Página principal
Lírica popular de tradición infantil
Hacia una clasificación
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes


Hacia una clasificación de la Lírica Popular de Tradición Infantil

Pedro César Cerrillo Torremocha


     Una clasificación rigurosa de las composiciones que forman parte del abundante caudal de la Lírica Popular Española de Tradición Infantil requiere, previamente, una determinación y una valoración del concepto «infantil», porque ¿hasta dónde llega lo infantil? Es muy difícil precisar unas barreras cronológicas absolutas. Lo lógico sería entender el término, siempre en cuanto a su aplicación al campo de estudio a que nos referimos, sin tomar en consideración a los posibles autores de las creaciones, algo que, por otro lado y en este caso, no interesa especialmente, ya que hablamos de composiciones de tradición oral y, por tanto, anónimas en su origen y en su proceso de transmisión. Es decir, entendemos como «infantiles» las composiciones líricas de carácter popular que son de uso exclusivo del niño, o aquéllas en las que él representa o asume el papel esencial. Así lo explica Román López Tamés:

          

Desde las nanas que mecen el sueño y adoctrinan en la receptividad de la cuna, hasta las coplillas en las que se aprende a nombrar partes del propio cuerpo y le proporcionan conciencia de sí mismo, los repartos de tareas en retahílas, aleluyas y refranes, adivinanzas, juegos de palabras y trabalenguas, canciones en el denso y antiguo mundo de los juegos, corros, ruedas y combas, también romances que se han ido adecuando ¿por quién? a la emotividad infantil: todo ello supone entrenamiento en pequeñas dimensiones, ensayo para iniciarse en el mundo de los adultos. Esta sí es poesía infantil, anónima y siempre presente, pues ahí está heredada, repetida, (...).(1)

          

     Es cierto que los niños han imitado, en unos casos, y han hecho suyos, en otros, textos que no nacieron en su ambiente y que, ni siquiera, se crearon pensando en ellos. Pero es también cierto, en muchos de esos casos, que el niño ha sido quien, tras esa apropiación, ha posibilitado la pervivencia del texto en cuestión. Pero también sucede al contrario, porque existen ejemplos con los que se demuestra que los adultos han usado, o aún usan, sin saberlo casi siempre, canciones que tienen su origen en el mundo infantil; y no me estoy refiriendo a autores cultos que, en determinadas obras de tradición culta, han incluido alguna de estas composiciones. Me refiero a ejemplos como la conocida y machacona cantinela del «barquito chiquitito»: no hay excursión, por muy poblada de adultos que vaya, en que no se escuche.

     Cuando nos enfrentamos al problema que supone la clasificación de estas composiciones, es imprescindible un comentario previo de las que ya existen. Del «Cancionero Infantil», o «Folclore Infantil», o expresiones similares, tenemos ejemplos de clasificaciones explícitas y casos de meros índices en los que los textos se agrupan de acuerdo a criterios no siempre homogéneos, no existiendo -además- ningún tipo de justificación expresa al respecto.

     En el primero de los casos, sin duda mucho más atractivos, Ana Pelegrín(2) ofrece una clasificación que pretende ser una completa guía del Cancionero Infantil, partiendo de una idea muy concreta: recoger todo lo que el niño, total o parcialmente, usa, sin considerar si ello es de tradición infantil o no. Lo que interesa -en su caso- es ofrecer, exhaustivamente, una guía de trabajo para el «Aula de Poesía» -lo que ella misma llama «Aula, taller de poesía»- en la que, a partir de la comunicación oral del cancionero infantil, se trabajará no sólo el juego, el ritmo o las elementales estructuras de esas canciones, sino que también se compondrá el «Libro del folclore infantil» y se darán muchos más pasos hasta llegar, incluso, a la recreación poética del lenguaje del niño, analizándolo y comentándolo igualmente. En este sentido, el trabajo de Ana Pelegrín es sumamente útil.

     En el segundo de los casos,(3) aun siendo trabajos de indudable interés, algunos(4) -además- de una gran precisión en la selección de las composiciones, la dispersión clasificatoria que ofrecen es más evidente, y eso que se trata de guías menos exhaustivas que la comentada anteriormente; ello se debe a que no eran los criterios clasificatorios los que movían a sus autores a la hora de dar forma a sus colecciones o antologías.

     Por otro lado, hay otras clasificaciones,(5) aproximativas o no, de carácter general, es decir no expresamente infantiles, que también aportan datos de interés. Margit Frenk, expresando, en sus propias palabras, que «un poco curiosamente»(6), divide su trabajo en cinco grupos:

     1. Cantares de amor.

     2. Cantares de la naturaleza.

     3. Cantares de trabajo.

     4. Cantares de fiesta y juego.

     5. Cantares humorísticos y satíricos.

     Pero cuando hace referencia a la variedad temática de esta lírica, ella misma señala como grupo temático «curioso», las Rimas Infantiles (queriendo recoger en él las canciones infantiles que conllevan una concreta acción o escenificación).

     Algo parecido sucede en el voluminoso e importantísimo trabajo de Rodríguez Marín, cuando cita las rimas infantiles,(7) en el mismo sentido que Margit Frenk, pero diferenciándolas de las nanas, de las adivinanzas, de las oraciones o de los conjuros. Rodríguez Marín explica los criterios clasificatorios que guiaron a otros, al tiempo que expone los suyos propios:

          

(...) Los de Fernán Caballero y Lafuente Alcántara dejan mucho que desear y algo los de todas las colecciones extranjeras que conozco: fáltales unidad: en unos lugares la clasificación es psicológica, mientras en otros es cronológica, rítmica, etc., etc. No creo haber orillado tamaña dificultad al adoptar como base las épocas de la vida humana a que común y ordinariamente se refieren las canciones.(8)

          

     Pese a todo, Rodríguez Marín no puede evitar los problemas que plantean determinadas composiciones, cuyo análisis temático no aporta los argumentos necesarios para adscribirlas con claridad en uno o en otro apartado. Valga como ejemplo que el propio autor, en lo que él llama «cantos religiosos», incluye cantinelas que, difícilmente, pueden ser ignoradas como «conjuros», en unos casos; en otros, recoge textos con elementos religiosos que se utilizan, sin embargo, con motivo bien distinto. (De ello hablaremos, con ejemplos concretos, más adelante).

     Aunque no es un estudio sobre lírica popular, no podemos dejar de considerar la propuesta que realiza Stith Thompson sobre el «cuento folclórico» en particular y sobre los «motivos folclóricos», en general, por lo que aporta de claridad en sus aspectos clasificatorios.(9) Thompson pretendió con sus estudios organizar los elementos que formaban parte de la literatura narrativa tradicional: el cuento popular, el mito, la balada, la fábula, el chiste, el ejemplo, etc., omitiendo, conscientemente, ciertos aspectos folclóricos, como las supersticiones, las creencias religiosas, las adivinanzas o los proverbios, excepto cuando formaban parte orgánica de la narrativa. Para su clasificación, Thompson marca una diferencia entre tipo y motivo:

          

Un tipo es un cuento tradicional que tiene una existencia independiente (...). Puede constar de un solo motivo o de varios (...). Un motivo es el elemento más pequeño en un cuento y tiene el poder de persistir en la tradición (...).(10)

          

     Pues bien, teniendo en cuenta los casos citados, incluso se podría hacer referencia a alguno más, nosotros proponemos una clasificación distinta, esencialmente restrictiva, en comparación con la mayoría de las comentadas.

     Entendemos que el Cancionero Infantil es una manifestación de Lírica Popular, de tradición infantil, cuyas composiciones, ejecutadas por los niños, permanecen vivas a través de las variantes, siendo patrimonio exclusivo -o, al menos, mayoritario- de ellos, aunque hay algunos casos que, por sus especiales características, requieren intervención de los adultos (por ejemplo, las nanas o los primeros juegos mímicos). Siendo consecuentes con lo dicho, desechamos una posible clasificación por edades, porque, como afirma Ana Pelegrín:

          

La literatura oral tradicional no es reductible ni clasificable por edades, pues su edad es la de la imaginación.(11)

          

     Tampoco hemos atendido a criterios temáticos, porque podemos encontrarnos elementos que se repiten en composiciones radicalmente distintas en cuanto a la finalidad de su uso.

     La clasificación que proponemos responde, por aproximación, al criterio definido por Thompson como tipo, es decir, cada grupo lo constituyen composiciones que tienen existencia independiente respecto a los demás, porque se usan en contextos diferentes y con finalidad distinta. Dicha clasificación la forman los siguientes apartados:

     1. Nanas o canciones de cuna.

     2. Adivinanzas.

     3. Juegos mímicos.

     4. Canciones escenificadas.

     5. Oraciones.

     6. Fórmulas para echar a suertes.

     7. Burlas.

     8. Trabalenguas.



1. Las nanas

     Uno de los géneros más ricos del Cancionero Infantil Español es el de las nanas, también llamadas canciones de cuna, y, sin embargo, no hay otro género del propio Cancionero Infantil en que más intervenga el adulto, incluso poniéndose en lugar del mismo niño, hablando siempre por él y estableciendo así una real y eficaz comunicación.

     La nana es un género de madres, tías, abuelas y nodrizas que ejercen, singular y apasionadamente, el emotivo papel de «arrulladoras». En la tradición de la nana, ese papel ha estado reservado a mujeres, siempre muy cercanas al primer entorno del niño; el de la arrulladora es, pues, un papel femenino: una mujer que canta el sueño del crío y cuya presencia sentimos, aunque a menudo no sepamos exactamente quién está tras la voz que entona la cantinela:

               

Angelitos del cielo,

                    

¡venid cantando!

y llevarse este niño

que está llorando.

     El adulto-hombre, cuando aparece en la canción, no suele intervenir directamente, sino que, al contrario, se tiende a señalar su ausencia:

               

Este niño tiene sueño,

                    

no tiene cama ni cuna.

A su padre carpintero

le diremos le haga una.

     Las nanas son canciones populares, de transmisión oral, en las que podemos percibir casi las primeras palabras que se le dicen al niño pequeño. Si hubiera que hacer una clasificación del Cancionero Infantil que contemplara las edades del niño, habría que incluir las nanas en los primeros momentos de la vida del infante, es decir, los que van desde su mismo nacimiento hasta aquéllos en que empieza a ser capaz de expresarse oralmente con cierta autonomía, aunque -es cierto- ello no impide que se sigan practicando durante más tiempo (los mismos niños -sobre todo, las niñas-, pero más mayores, jugarán a dormir a sus muñecos cantándoles nanas). Por eso, en la nana no sólo es importante lo que se dice, sino también la forma de decirlo.

     La sencillez comunicativa de la nana, en la que un emisor (el adulto) transmite un mensaje (directo, breve y conciso) a un destinatario (el niño) del que no se espera contestación, no es impedimento para que aparezcan elementos que, literariamente, la enriquecen. Sirva como ejemplo que el emisor se apoya en determinados personajes -que tienen función secundaria- para reforzar los contenidos de su mensaje, es decir, para incitar al niño a que concilie el sueño. De este modo, vemos aparecer multitud de personajes: bien de tradición religiosa: Ángel de la Guarda, San Juan, Santa Ana, San Pedro, San Vicente, Santa Isabel; bien, animales: «gallinita», «gallo», «buey», «burro», «pajarito»; bien elementos inanimados de la naturaleza: sol, árbol, luna; bien, incluso, otros de diverso tipo: mora, gitana, pastora, morito, además del tradicional y ya mítico coco.



2. Las adivinanzas.

     De todos los géneros del Cancionero Infantil, posiblemente sea el de las adivinanzas el que mayor difusión ha alcanzado. Pero, ¿qué es la adivinanza? Probablemente no sea necesario un especial esfuerzo por intentar definirla. ¿Un «ejercicio intelectual», como afirma Rodríguez Marín? ¿Una «ingeniosa descripción en verso, de un mensaje que el receptor debe descubrir», como señalan Gárfer y Fernández? En cualquiera de los dos casos nos aproximamos mucho a su descripción. Más ampliamente, es un tipo de poesía lírica popular, que se ha transmitido oralmente, que los niños han hecho suyo -aunque de una manera no tan absoluta como en otros casos-, practicándolo, conservándolo, retocándolo, enriqueciéndolo y transmitiéndolo, y que nos llama, poderosamente, la atención por su gracia e ingenio y por su sorprendente y continua «perífrasis».

     La adivinanza es un género especialmente rico por la variedad de temas que trata. Para facilitar la comprensión de su diversidad de contenidos es necesaria una clasificación temática, aunque es indudable que ello conlleva una gran dificultad, tanto por la riqueza ya referida de este tipo de composiciones, como por la elección del criterio a seguir. Trabajos muy interesantes, como el de J. L. Gárfer y C. Fernández,(12) proponen clasificaciones muy minuciosas, que destacan por su excesiva atomización; al respecto, creemos que es más conveniente optar por criterios aglutinadores que permitan ofrecer una clasificación lo más homogénea posible.

Clasificación de las ADIVINANZAS.(13)

1. El mundo de lo abstracto.

2. El hombre.

     2.1. El cuerpo humano.

     2.2. Parentesco.

     2.3. Personas y personajes.

     2.4. Oficios y profesiones.

3. El mundo de los animales.

4. La naturaleza.

     4.1. Fenómenos de la naturaleza.

     4.2. Los vegetales.

     4.3. La geografía.

     4.4. El tiempo.

5. El mundo de la religión.

6. El mundo de la escritura y los números.

7. Los juegos.

8. El mundo de las cosas.

     8.1. Del hogar.

     8.2. Del vestir.

     8.3. Del comer.

     8.4. Los transportes.

     8.5. De la música.

     8.6. Varias.

     A la dificultad señalada de fijar temáticamente la adivinanza, hay que añadir complicaciones adicionales, derivadas, esencialmente, de algunos elementos propios del género, que -sin duda- ayudan a caracterizarlo. Además del atractivo que la propia fórmula pueda ejercer en el niño, con carácter más o menos inmediato, el aspecto problemático de la adivinanza es parte consustancial al género. La complicación viene casi siempre por el camino de la metáfora, más o menos literaria, por el juego de palabras o por la paradoja; lo que sucede es que a ello, se une la tendencia, propia del género, de esquematizar la expresión.

     No obstante, todo esto no imposibilita, en principio, que el niño vea estas composiciones como un verdadero juego, por el que, aunque no entienda algunas significaciones, se siente atraído rápidamente; en el aprendizaje escolar no debemos desaprovechar esta especial atracción del niño hacia la adivinanza, sobre todo si tenemos muy en cuenta que es un género que ayuda al desarrollo progresivo de las capacidades intelectivas, que fomenta la imaginación y que despierta la fantasía. Además, el lenguaje de las adivinanzas sorprende, desde el primer momento, por su alejamiento de las convenciones lingüísticas más esperables: es un lenguaje caracterizado por los constantes juegos de palabras, la ampliación de determinados campos significativos, las entonaciones muy marcadas, la frecuente paradoja, la ausencia sistemática del sujeto, la metáfora... Un lenguaje tremendamente rico, muy expresivo y con una peculiarísima música.



3. Los juegos mímicos.

     Lo primero que debemos decir es que entre los juegos mímicos y las canciones escenificadas hay elementos coincidentes: el hecho de ser, en ambos casos, canciones o retahílas que se cantan o dicen con un concreto apoyo gestual o escénico; o la presencia en todas las composiciones de los dos tipos de un ritmo de interpretación muy marcado. Pero, por otro lado, también hay un elemento que las diferencia: el «emisor». En los juegos mímicos, el niño sólo es receptor del juego o acción, correspondiendo al adulto el papel de emisor; sólo con el paso del tiempo, el niño ocupará ese papel para jugar a las mismas cantinelas. En las canciones escenificadas, en cambio, el niño es emisor y destinatario, individual o colectivamente.(14)

     Los juegos mímicos son un tipo de tonadas que el adulto cuenta o canta al niño muy pequeño, ejecutando con él, o junto a él, una acción o un juego, cuyo componente lúdico es esencial, aunque, a menudo, también va implícito un deseo de que el niño vaya aprendiendo una serie de movimientos o gestos bastante elementales: giros de la mano,(15) primeros pasos, palmadas, etc. Pero también son juegos mímicos otras tonadas, igualmente transmitidas por el adulto, dirigidas a los niños que ya pueden intervenir en su ejecución, aunque sea parcialmente:

                    

Esta barba..., barbará;

                    

esta boca..., comerá;

esta nariz..., narigueta;

este ojito..., pajarito;

este otro..., su compañerito;

y ¡pum!, ¡tope, borreguito!

     (En su ejecución, el adulto intenta -sin conseguirlo siempre- que sea el niño quien intervenga en la segunda parte de cada verso, para sorprenderle con el verso final, dándole una leve palmada en la frente, simulando el tope de un borrego).



4. Las canciones escenificadas.

     Como ocurre con otros géneros de la Lírica Popular de Tradición Infantil, el primer problema con el que nos encontramos al estudiar estas composiciones es doble: la fijación de sus límites y la terminología que emplearemos para su designación. En las antologías y cancioneros existentes podemos encontrarlas agrupadas o diferenciadas en «canciones de comba», «de rueda», «de corro», «de filas», «de columpio», «de grupos»... En otras ocasiones se las conoce con el término más general de «canciones infantiles». Pese a los problemas que conlleva esta fijación y delimitación, parece conveniente realizar un esfuerzo en tal sentido, con el que se evite su posible confusión con otros tipos y con el que, al mismo tiempo, se logre la mayor aproximación a su definición y, con ella, a su caracterización.

     Las canciones escenificadas son composiciones que van, necesariamente, acompañadas de una mínima acción que, en unos casos, se representa (incluso con papeles asumidos por los participantes en ella) y que, en otros, se mima solamente. Da igual que sean interpretadas a la rueda, a la comba, en filas, en grupo o al columpio; algunas de ellas, en algunos casos, se interpretan de modo distinto, según sea su localización regional. De todos modos, no podemos olvidar que las barreras existentes entre los diversos tipos de composiciones que integran el Cancionero Infantil son bastante permeables: de ahí que haya elementos temáticos que parecen propios de una «canción de corro» y que forman parte de una «suerte», por poner solo un ejemplo.

     Hay un problema más, también general a la lírica popular infantil, que no debemos olvidar: la frecuencia con que los niños adoptan como suyos cantos que no van, expresamente, dirigidos a ellos. Si este hecho se ha generalizado a través del paso del tiempo y el canto en cuestión ha pasado a ser de uso exclusivo, o claramente mayoritario, del mundo infantil, no pasa nada; pero si no ha sido así, podemos caer en el error de considerar «infantil» lo que pertenece a la tradición general de toda una colectividad, en la que el niño interviene, pero sólo como un grupo social más. Precisamente, esto es lo que pasa con algunas canciones que podrían incluirse en este apartado del que estamos hablando: las llamadas «canciones de estación».

     En las canciones escenificadas percibimos un hecho histórico muy importante que es propio del género: la frecuencia con que han aparecido «canciones de comba» o «de rueda» que se forman a partir de romances de amplia difusión popular. Sería el caso de los romances del «Conde Olinos», del «Conde Arnaldos», de «La doncella guerrera»... Es un hecho que también se produce con determinadas canciones zarzueleras e incluso «cuarteleras»:

                    

Quinto, quintorro,

                         

quítate ese gorro;

si no te lo quitas,

te pego en el morro.



     En todos estos casos, los niños tienden a abreviar, sin llegar a usar totalmente la canción original; el acortamiento se suele producir por el final, como si llegara un momento en que les cansara seguir el desarrollo narrativo del romance.

     Por tanto, en este rico grupo de composiciones se deben recoger todas aquellas canciones que se acompañan, en la mayoría de los casos, de ritmos musicales muy concretos (que, además, funcionan como soporte temático de determinados juegos o acciones escenificadas de carácter grupal). Lo de menos es que estas canciones se interpreten saltando a la comba, haciendo corros, columpiándose, andando en filas o en grupo o cogidos de la mano haciendo rueda.

     Algunas de estas canciones escenificadas nos cuentan una historia, plenamente desarrollada, presentada y desarrollada: «Al salirme de La Habana...» o «Estaba el señor don Gato...». De todos modos, estos contenidos, aunque hay excepciones, tienen un carácter notablemente circunstancial: me refiero a que, pese a la existencia de esas historias, lo que queda de esas canciones suele ser el ritmo, el sonsonete, la acción que se escenifica, la plasticidad o el movimiento, antes que la propia historia.



5. Las oraciones.

     La dispersión clasificatoria del Cancionero Infantil Español, evidente en casi todos sus géneros, llega a provocar constantes confusiones cuando nos referimos a las oraciones, porque no se trata sólo de establecer un criterio por el que agrupemos composiciones cuyos contenidos respondan a objetivos comunicativos similares, sino también de diferenciar aquellas oraciones que son de específica tradición infantil de las que exceden a esa condición: con ello, por ejemplo, solventaríamos algunos problemas que, al respecto, se encuentran muy arraigados, como el del «villancico», que, aparte de ser un género por sí mismo, ya que sus contenidos religiosos son particularísimos, su proceso de transmisión se debe a una tradición social mucho más amplia. Además, no debemos caer en la trampa de incluir como oraciones composiciones que, por la facilidad con que, históricamente, algunos las han usado -bastante mal, por cierto- en la edad escolar, aparecen en algún cancionero sin indicación de autor, cuando sin duda lo tienen, aunque no sepamos su nombre.

     No es fácil dar solución definitiva a estas confusiones; la propia personalidad del Cancionero Infantil dificulta su ordenación, siendo múltiples los criterios a seguir. Prueba de ello es el hecho de que muchos folcloristas de reconocido prestigio, como Rodríguez Marín, no dudan en incluir las oraciones en el mismo capítulo que los «ensalmos» y «conjuros»; aunque parezca sorprendente, no deja de tener parte de razón, porque en algunas de estas canciones hay, implícita, una firme creencia en la intervención efectiva del personaje religioso al que se apela para que remedie, con más o menos inmediatez, un mal, por pequeño que sea, que aqueja a quien habla:

                    

Agua bendita, de Dios consagrada,

                         

quita los pecados y salva esta casa.

Agua bendita, de consolaciones,

quita los pecados de estos corazones.



     Este posible componente supersticioso hace que, cuando menos, sus semejanzas con el «ensalmo» y, a veces, con el «conjuro», puedan ser discutidas.

     Sobre los otros aspectos referidos al principio: la delimitación de lo que es «infantil», por un lado, y de lo que es «tradicional», por otro, el cuidado debe ser especial. En muchos géneros del Cancionero Infantil se han producido intromisiones inadmisibles de tonadas de dudosa tradición infantil, debido casi siempre al énfasis con que algunos educadores usan este tipo de composiciones; este hecho es mucho más acusado en el caso de las oraciones: su inmediatez y simplicidad facilita la introducción de valores y elementos extrapoéticos que, cuando se interpretan, pueden -cuando menos- producir confusión; he aquí un ejemplo:

            

Eres paloma, María, / del hermoso mes de mayo;

          

una niña pequeñita / te viene a ofrecer el ramo.

A la aurora te alabamos, / y también al mediodía:

toma este ramo de flores / que yo te ofrezco, María.

Rosa, lila, violeta, / te ofrezco, Virgen María;

5

si un jardín traer pudiera, / mayor mi gusto sería.

Recíbele, Madre amada; / recíbele, Madre tierna,

y en cambio dame tu gracia / para que yo sea buena.(16)

     Quizá no sea uno de los casos más graves, porque -al menos- se ha construido sobre una base rítmica que se identifica con la tradición infantil: cuartetas octosilábicas, con rima alterna en los versos pares, aunque escapándose asonancias en algunos de los versos impares. De todos modos, los contenidos de la composición mencionada están envueltos de una especie de caparazón artificial, fruto más del apasionamiento de un adulto que de la ingenuidad de un niño. La mejor prueba de que es una oración forzada es la de que no se usa más que en determinados contextos -mes de mayo- que no han surgido espontáneamente del mundo infantil, y que para usarla es necesario que el niño se la aprenda de memoria, para luego no volver a utilizarla. Lo explica muy bien Ana Pelegrín cuando dice:

          

Ni infantilismo ni utilitarismo didáctico. Reducir la vivencia poética a una enumeración de virtudes, exaltación patriótica, enseñanza de temas escolares, ofrendas líricas para el Día de..., es un buen procedimiento para despertar en el niño la repulsión al lenguaje poético.(17)

          

     Debemos entender como oraciones de tradición infantil aquellas canciones religiosas(18) que responden a contenidos comunes -referidos explícitamente, casi siempre, a elementos o personajes de la historia cristiana-, que se aprenden y se practican en la edad infantil (aunque es cierto que algunas de ellas se siguen diciendo en cualquier periodo de la vida del hombre) y que se han transmitido oralmente de generación en generación.



6. Fórmulas para echar a suertes.

     Retahílas o fórmulas para echar a suertes; las Suertes. Estamos ante un género del Cancionero Infantil rico en significados distintos a los esperables y que debemos leer, necesariamente, entre líneas, porque los contenidos que porta pueden ser absurdos, teniendo como función la de acompañar el inicio de un determinado juego, preludiándolo y señalando quién comienza a actuar o quién asume un papel determinado.

     Muchos juegos infantiles necesitan «sortear» previamente quién se queda o quién se libra. Para ello, desde hace muchísimos años, se han usado variadas fórmulas que, en su desarrollo, contenían esas dos opciones: «cara y cruz», echando una moneda al aire; «la china», escondiéndola en una de las dos manos; «la paja», una más larga y otra más corta, etc. Pero, junto a ello, existe otro procedimiento, quizá más usado entre los niños, en el que participan todos los intervinientes en el juego al mismo tiempo, y por el que se entona una cantinela o sonsonete, marcando el compás (en muchas ocasiones, sílaba a sílaba), mientras se señala sucesivamente y por orden a todos los niños participantes: el último señalado es, según lo convenido previamente, quien se libra o quien se queda.(19)

     Como ocurre en otros géneros de la lírica popular infantil, el sin sentido por el sin sentido, el placer emocionante de la palabra absurda y, a veces, del puro disparate, es esencial en estas composiciones. Al margen de posibles significados lógicos, casi siempre ausentes, subyace una especie de magia, cuyo sustento es el propio lenguaje empleado. Precisamente entre estas suertes hay bastantes ejemplos de lo que Alfonso Reyes llamó «jitanjáforas»(20) y que él mismo definía como:

          

Pedacerías de frases que no parecen de este mundo, o meros impulsos rítmicos, necesidad de oír ciertos ruidos y pausas, anatomía interna del poema.

          

     Para añadir a continuación que:

          

Un poco de jitanjáfora no nos viene mal para devolver a la palabra sus captaciones alógicas y hasta su valor puramente acústico, todo lo cual estamos perdiendo (...). La jitanjáfora pura es de carácter popular, y muchas veces infantil. Posee una nota colectiva, social, y se sumerge en el anonimato del folclore.(21)

          

     Efectivamente, en las suertes encontramos fácilmente un componente lingüístico de carácter jitanjafórico, esotérico, brujeril, mágico, o como queramos llamarlo; Celaya dice que:

          

Se advierte enseguida con la comparación, que una, dona, tena, catena, quina, quineta no es más que un modo esotérico o mágico de decir: una, dos, tres, cuatro, cinco.(22)

          



7. Las burlas.

     El primer problema que nos plantea el estudio de las burlas es el de su denominación, ya que son varios los términos con los que se refieren a estas composiciones quienes, antólogos o críticos, las han analizado: «pegas», «burlas y burletas», «dichos», «mentiras, patrañas y disparates», etc. A ello habría que añadir un problema más, derivado de la general dificultad, ya mencionada, que existe en el Cancionero Infantil para delimitar con exactitud las fronteras entre un género y otro:

                  

Sana, sana,

                    

culito de rana;

si no sanas hoy,

sanarás mañana.

     ¿Es una burla? ¿O es un «conjuro»? ¿O es, más bien, un juego mímico? El contexto en que se interprete es el que, como casi siempre, nos lo va a indicar: si el adulto acaricia suavemente la mano abierta del niño pequeño tras habérsela golpeado, y esta acción -al resultarle placentera- es demandada por el crío en ocasiones en que no se ha golpeado, estaremos ante un juego mímico. Pero si el adulto, incluso un compañero de juego, recita la cantinela, dirigiéndose a otro niño, no tan pequeño como el referido en el caso anterior, que también se queja tras un golpe, lo entenderemos como una burla. Y en cualquiera de los casos, el contenido específico de la canción (la caricia suave de la mano en parte lesionada como acción curativa) aporta elementos significativos que son propios del conjuro.

     No obstante, debemos entender como burlas el género que tiene como finalidad la manifestación, casi siempre pública, por parte de un emisor, individual o múltiple, de una mofa que provoca una actitud, un hecho, un defecto físico, incluso un descuido o un error, del receptor que es quien, además, sufre la burla; en el caso de que la burla la motive un juego, será el azar del mismo -en su desarrollo- el que haga que el muchacho sufra la mofa.



8. Los trabalenguas.

     Los trabalenguas debemos entenderlos como una especie de «burla», ya que son cantinelas que un emisor propone a un destinatario para que las repita con exactitud, sabiendo de su dificultad y con la casi total certeza de que, al menos al principio, se equivocará, lo que provoca un momento de mofa o burla, por la torpeza expresiva de quien intenta el recitado.

     El trabalenguas es un tipo de juego basado en la complicación sonora de las expresiones sobre las que se construye la tonada; expresiones que, por otro lado, suelen caracterizarse por su ilógica significativa y que, en ocasiones, son auténticos disparates, pero con los que los muchachos experimentan un verdadero placer al tener conciencia de que las usan en el contexto de un juego; hecho que, en general, es consustancial a la poesía popular de tradición infantil, incluso a la que ha sido escrita por adultos expresamente para ellos.

     Tratándose, pues, de composiciones disparatadas, si las analizamos fuera de su contexto, comprobaremos que los elementos temáticos que forman parte de ellas son escasísimos, al tiempo que están en función de la mera burla, del estricto disparate y juego lingüísticos:

                    

Hijo, mijo, trijo, sipilitrijo,

                    

dile a tu madre, notabre, sipilitabre,

que no tengo olla, otrolla, sipilitrolla,

para guisar la liebre, tiebre, notiebre, sipilitiebre.

     Hasta aquí el repaso a los ocho géneros (recordemos, tipos de composiciones) en que dividimos la Lírica Popular Española de tradición infantil.

     Además de lo dicho sobre las características propias de cada tipo, conviene tener en cuenta un hecho cronológico que es importante, porque divide esta clasificación en dos momentos bien diferenciados: en el primero, del que formarían parte las nanas y los juegos mímicos, las composiciones son, ante todo, un juego sensorial en que el niño es sólo destinatario de la cantinela, además de protagonista pasivo de la acción, del que no se espera ninguna respuesta, o al que se quiere provocar, con la retahíla que se le ofrece, una balbuciente repetición. Es un periodo que abarcaría desde el mismo nacimiento del niño hasta que empieza a ser capaz de expresarse oralmente con una cierta autonomía. En el segundo, las composiciones se van organizando de acuerdo a sus contenidos, o a la finalidad con que se interpretan, o a juegos concretos que acompañan a la canción, etc. A él pertenecen el resto de los tipos arriba señalados. En algunos de los casos -la adivinanza, por ejemplo- estamos ante composiciones que son parte del patrimonio folclórico general, pero en las que se ha producido una intensificación en su uso y una más sólida transmisión por parte de niños y jóvenes, sin lo que el género no conservaría la pujanza que todavía hoy tiene: lo podemos comprobar no sólo por la existencia de múltiples variantes de una misma composición, sino también por el frecuente intercambio de elementos y personajes con otras modalidades del propio Cancionero.

     Pese a todo, las dificultades de clasificación del Cancionero Infantil son muy grandes. Así lo entendió Demófilo cuando comentó los criterios seguidos por Rodríguez Marín, a los que ya hicimos referencia:

          

(...) Dado el estado de estos estudios, todo sistema es bueno; si observamos un poco las producciones contenidas -se refiere a las de Rodríguez Marín-, veremos que fuera de la sección de cantares religiosos, verbigracia, hallamos coplas verdaderamente religiosas, sin que esto sea un defecto por parte del autor, sino deficiencia imprescindible por la naturaleza misma del asunto.(23)

          

     Efectivamente, y volviendo al problema que al principio planteé, la frontera por la que delimitamos los contenidos de un determinado tipo de lírica popular infantil no está muy clara en ocasiones. Precisamente el caso a que se refiere Demófilo no es un hecho aislado. Veamos un ejemplo:

               

En la puerta del cielo

                    

venden zapatos

para los angelitos

que están descalzos.

     Por algunos elementos temáticos («angelitos», «cielo») que aparecen, incluso por el significado que tienen en el texto, podríamos encuadrar la cancioncilla en las oraciones; pero si nos atenemos al contexto en que muchas veces se interpreta: para apoyar los comienzos del sueño del niño pequeño, esta cantinela habría que etiquetarla como nana.

     Lo mismo ocurre con ésta:

               

Anda, niño, anda,

                    

que Dios te lo manda,

y la Virgen María

que andes un día.

     En ella también hay elementos temáticos propios de una tradición religiosa, pero que sirven de apoyo para que esta composición se use acompañando los primeros e indecisos pasos del niño que aún no sabe andar.

     Esta aparición de elementos, presuntamente propios de un tipo de composiciones en otros tipos distintos, lo percibimos también entre burlas y juegos mímicos, entre suertes y canciones escenificadas, etc.

     Hay, finalmente, otros tipos de lírica popular, recogidos como de tradición infantil en algunos cancioneros y colecciones: los «villancicos», las «canciones de estación», los «refranes», los «conjuros», etc. Nosotros no los recogemos, porque entendemos que sólo parcialmente son de tradición infantil; son, más bien, patrimonio general de determinadas colectividades, en las que el niño interviene, pero sólo como una parte más de ellas. Por otro lado, el acceso del niño a esas manifestaciones del folclore poético es parcial, ya que las complicaciones significativas, incluso referenciales, del «conjuro», por poner un ejemplo, imposibilitan ese acercamiento.

     Es decir, en la clasificación aquí expuesta recogemos sólo aquellos tipos que, apoyados en su tradición oral, viven adaptados al medio, han sobrevivido al paso del tiempo, resistiendo -al menos por ahora y con dificultades- la presión, cada vez más agobiante, de la civilización urbana y son -además- de uso, mayoritariamente, infantil. Son tipos con existencia autónoma, aunque con coincidencias estructurales y valores literarios comunes a todos ellos.

     La pena, la gran pena, es que esta espléndida poesía lírica popular está perdiendo su vía natural de transmisión: la oralidad; al menos, nos queda el consuelo de conservarla, en gran medida, por escrito.




1.       LÓPEZ TAMÉS, Román: Introducción a la Literatura Infantil. Oviedo. ICE. Universidad de Santander, 1985, pp. 109 y 110.

2.       PELEGRÍN, Ana: «Poesía infantil de tradición oral», en Literatura Infantil. Madrid. Papeles de Acción Educativa, 1982, pp. 35 a 38.

3.       Cfr. Los índices de: BRAVO-VILLASANTE, Carmen: Antología de la Literatura Infantil Española, vol. III. Madrid. Doncel, 1973. CELAYA, Gabriel: La voz de los niños. Barcelona. Laia, 1972. GIL, Bonifacio: Cancionero Infantil. Madrid. Taurus, 1974. HIDALGO, J.: Cancionero popular infantil español. Madrid. Ed. de A. Carmona, 1969. Y MEDINA, Arturo: El silbo del aire. Barcelona. Vicens Vives, 2 vols., 1963.

4.       Es especialmente recomendable el libro de Arturo Medina (El silbo del aire, cit.), que hoy es considerado un clásico del Cancionero Infantil, del que se han hecho ya doce ediciones, desde que apareciera hace treinta años.

5.       FRENK, Margit: Lírica española de tipo popular. Madrid. Cátedra, 1978, pp. 24 y 25. Y RODRÍGUEZ MARÍN, Francisco: Cantos populares españoles. Madrid, 1882. (Madrid. Atlas, 1981; cfr. Los índices de los volúmenes I, II, III y IV).

6.       FRENK, Margit: Ob. cit., p. 25.

7.       RODRÍGUEZ MARÍN, Francisco: Ob. cit., índice del vol. I.

8.        Ídem, íd., vol. I, p. 14.

9.       THOMPSON, Stith: Motif index of Folk-Literature. Copenhague. Indiana University Press, 1955, 6 vols. (Cfr. Vol. I). Y El cuento folclórico. Caracas. Editorial de la Biblioteca, 1972.

10.        Ídem: El cuento..., cit., p. 528.

11.       PELEGRÍN, Ana: La aventura de oír. Madrid. Cincel, 1982, p. 7.

12.       GÁRFER, J. L. y C. FERNÁNDEZ: Adivinancero popular español, vol. I. Madrid. Taurus, 1983, pp. 24 a 31.

13.       Cfr. en CERRILLO, Pedro C.: Adivinanzas populares españolas. Cuenca. Diputación Provincial. (En prensa).

14.       Al respecto, conviene precisar que los problemas clasificatorios del Cancionero Infantil aparecen muy a menudo; en este caso, nos podemos encontrar con que una misma cantinela es interpretada por adultos que se dirigen a niños que aún no saben hablar, pero también por niños de edades superiores, variando las características de la interpretación en cada caso. Un ejemplo sería éste: Tilín, talán, / campanitas de San Juan, / unas vienen y otras van. El adulto la canta teniendo sobre sus rodillas al niño pequeño, al tiempo que lo balancea hacia delante y hacia atrás (sería, en este caso, juego mímico). Los niños no tan pequeños la interpretan jugando en parejas, con la espalda de uno junto a la del otro, agarrados fuertemente por la cintura o por los antebrazos, para poder levantarse alternativamente el uno al otro, imitando, sin duda, el voltear de las campanas.

15.       Cinco lobitos tenía la loba. / Cinco lobitos detrás de una escoba. / Cinco tenía y a cinco crió, / y a todos los cinco tetica les dio.

16.       En GIL, Bonifacio: Cancionero Infantil, cit., p. 25. (Gil indica que desconoce el autor de esta composición y de otras más que también incluye, pero afirma que fueron anotadas por una señora a la que, expresamente, cita: D.ª Isabel Gallardo. Sin duda, esta canción, notablemente forzada en muchas de sus partes, debió sufrir el énfasis creativo de algún adulto concreto, que pudiera haber sido la misma señora citada).

17.       PELEGRÍN, Ana: Poesía española para niños. Madrid. Taurus, 1982, p. 7.

18.       Se pueden decir al acostarse, al levantarse o en otros contextos (al bendecir la mesa, ante un peligro o tentación...).

19.       Un gato se cayó a un pozo, / las tripas le hicieron guá. / Arre, moto, piti, poto, / arre, moto, piti, pa. / Sal-va-do-es-tás.//

20.       Cfr. REYES, A.: «Las jitanjáforas», en Libra. Buenos Aires, 1929. Y «Alcance de las jitanjáforas», en Revista de Avance. La Habana, 15 de mayo de 1930.

21.       Ídem, íd., p. 186.

22.       CELAYA, G.: La voz de los niños, cit., p. 28.

23.       DEMÓFILO (MACHADO Y ÁLVAREZ, Antonio): En el Post Scriptum a RODRÍGUEZ MARÍN, Francisco: Ob. cit., p. 154.


Del cancionero popular al cancionero infantil
Hacia una clasificación de la Lírica popular de tradición infantil
Catálogo
Bibliografía
Biblioteca de voces y canciones
El cancionero en la escuela
Biblioteca de la Literatura Infantil y Juvenil

Página mantenida por el Taller Digital Marco legal Página principal Enviar correo