Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
IndiceSiguiente


Abajo

Las mocedades del Cid

Comedia segunda

Guillén de Castro


[Nota preliminar: Edición a cargo de Eva Soler. Grupo de investigación ARTELOPE. Proyecto TC/12.]



LOS QUE HABLAN EN ELLA SON LOS SIGUIENTES
 

 
EL REY DON SANCHO.
UN CAPITÁN SUYO.
RODRIGO DE VIVAR, EL CID.
DON DIEGO ORDÓÑEZ DE LARA.
ARIAS GONZALO.
[DON GONZALO,]
DON DIEGO,
DON RODRIGO,
DON PEDRO,
DON ARIAS,   hijos de Arias Gonzalo, todos los cinco.
EL REY DON ALONSO.
PERANSULES.
DOÑA URRACA.
BELLIDO DE OLFOS.
ALIMAIMÓN,    Rey de Toledo.
ALGUNOS MOROS.
[CONDE DE CABRA.]
ZAIDA,   mora.
SOLDADOS CRISTIANOS.
ALGUNOS CRIADOS y otra GENTE de acompañamiento.
SOMBRA DEL REY DON FERNANDO.
EL CONDE DON GARCÍA.
EL CONDE DON NUÑO.
UN VASALLO.
DOS MORABITOS.
DOS SOLDADOS.





ArribaAbajoActo I

 

Dicen dentro a voces y salen el REY DON SANCHO, y un CAPITÁN suyo.

 
DENTRO
¡Santiago, Santiago,
cierra España, cierra España!
DON SANCHO
Acometa mi escuadrón.
¡Ah, vasallos! ¿Qué os espanta?
CAPITÁN
¿Adónde vas, Rey don Sancho?
DON SANCHO
A morir.
CAPITÁN
Espera, aguarda.
 

(Todo tocando al arma, y vanse el REY y su CAPITÁN, y salen RODRIGO DE VIVAR, y D. DIEGO ORDÓÑEZ.)

 
RODRIGO
Tarde llegamos don Diego,
don Diego Ordóñez de Lara;5
tan cruel como dudosa
comenzóse la batalla.
De nube le sirve al sol
el polvo que se levanta;
todo es ya confusas voces,10
y todo atrevidas armas.
«Santiago», dicen todos,
y todos, «España, España»;
todo es valor español
y todo sangre cristiana.15
Todo es sangre, todo es fuego,
aquí mueren y allí matan;
el peso oprime a la tierra
y al cielo ofende la causa.
DON DIEGO
Acometamos.
RODRIGO
Espera.
20
DON DIEGO
Muero por sacar la espada.
RODRIGO
Reconozcamos primero,
y por la parte más flaca
acometa nuestra gente.
Mas, de la hueste contraria,25
de gente un tropel confuso
se sale de la batalla.
¡Válgame Dios! Preso llevan.
al Rey don Sancho. Es sin falta.
 

(Sale el REY DON SANCHO entre muchos SOLDADOS, como que le llevan preso, guardándole el decoro de REY.)

 
SOLDADO 1.º
Son sucesos de la guerra.30
DON SANCHO
No es sino mengua de España.
DON DIEGO
Él es, ¿qué esperas Rodrigo?
RODRIGO
¿Qué he de esperar? Muere o mata.
Rey don Sancho, aquí está el Cid.
DON DIEGO
Y Diego Ordóñez de Lara.35
SOLDADO 2.º
¿El Cid es?
SOLDADO 3.º
El Cid, huyamos.
SOLDADO 4.º
El nombre sólo bastaba.
 

(Huyen los SOLDADOS dejando libre al REY DON SANCHO.)

 
DON SANCHO
¡Ah, don Rodrigo! ¡Ah, don Diego!,
aún es mayor mi desgracia:
mi gente va de vencida.40
RODRIGO
Pues vuelve a vencer, ¿qué aguardas?
DON DIEGO
¿No te basta, no te sobra
cualquier destas dos espadas
para cobrar lo perdido?
DON SANCHO
¡Santiago, cierra España!45
 

(Éntranse y tocan dentro al arma y hacen ruido de pelea y salen el REY DON ALONSO y un CAPITÁN suyo.)

 
REY ALONSO
¡Ah, vasallos! ¡Ah, leoneses!,
¿agora el ánimo os falta?
CAPITÁN
¿Dónde vas, Rey don Alonso?
REY ALONSO
A morir.
CAPITÁN
Espera, aguarda.
REY ALONSO
El Cid, ¿no es un hombre solo?50
¿Más su nombre os acobarda,
que mi desdicha os obliga?
¡Santiago, cierra España!
 

(Éntranse, y tocan otra vez al arma, y dicen dentro con DON DIEGO, y el CID que salen acuchillando sus contrarios.)

 
DON DIEGO
¡Victoria, España, victoria
por don Sancho!
RODRIGO
Bravas alas
55
tiene el miedo.
SOLDADO 1.º
Y brava fuerza
el acero de tu espada.
 

(Salen el REY DON ALONSO y PERANSULES que será el CAPITÁN que salió con él, retirándose del REY DON SANCHO y los suyos.)

 
DON SANCHO
Prended, matad a mi hermano;
no se escape, no se vaya.
REY ALONSO
Don Rodrigo de Vivar,60
don Diego Ordóñez de Lara;
don Fernando, vuestro rey,
fue mi padre.
RODRIGO
Nuestras armas
no te ofenderán, señor.
DON DIEGO
Ponte en cobro, Dios te valga.65
PERANSULES
Allí te espera un caballo.
REY ALONSO
¡Ah, vil fortuna volcaría!
 

(Vanse el REY DON ALONSO y PERANSULES, y sale el REY D. SANCHO con muchos SOLDADOS de los suyos.)

 
DON SANCHO
¿Por dónde fue? ¿Qué se ha hecho?

 [A los SOLDADOS.] 

¡Corred tras él, que se escapa!
RODRIGO
Si al enemigo que huye70
le hacen puente de plata,
¿por qué a un hermano persigues?
Deteneos, gente arrojada.
Tu Majestad se reporte,
porque no es malicia tanta75
digna de un cristiano pecho.
DON SANCHO
El corazón se me abrasa.
No me enojes, don Rodrigo,
que como rémora paras
mi furia.
RODRIGO
Señor, perdona,
80
no has de pasar desta raya.
¿Tu misma sangre persigues?
¿Tu misma sangre derramas?
Vuelve y piadoso contempla
tu viejo padre en la cama85
de sus hijos rodeado
y rindiendo al cielo el alma.
Y entrar entonces diciendo
la afligida doña Urraca,
tendido al pecho el cabello,90
bañada en llanto la cara:
«¿Morir os queréis mi padre?
San Miguel os haya el alma;
a San Miguel y Santiago
la tengáis encomendada.95
A don Sancho dais Castilla,
la Extremadura y Navarra;
a don Alonso a León,
y a don García a Vizcaya;
y a mí porque soy mujer100
me dejáis desheredada;
siendo, padre, vuestra hija,
siendo de Castilla Infanta,
¿habré de ir de tierra en tierra
como una mujer errada?»105
Allí respondiera el Rey
con ternísimas entrañas,
dando aljófar de los ojos
a la plata de las canas:
«Calledes hija, calledes,110
no digáis tales palabras,
que la mujer que las dice
merecía ser quemada.
Que allá en Castilla la vieja
un rincón se me olvidaba,115
Zamora tiene por nombre,
Zamora la bien cercada;
quien os la quitare hija
la mi maldición le caiga,
y al que de mi testamento120
no obedeciere las mandas».
Todos dicen «amén, amén»,
pero tú, don Sancho, callas,
y apenas murió el buen Rey
cuando la mano levantas125
sin mirar que desde el cielo
con la suya te amenaza
y a tu hermano don García
desheredas y maltratas
en el Castillo de Luna,130
donde prisiones arrastra;
y agora desta victoria
disminuyes la alabanza,
persiguiendo a don Alonso;
basta, Rey don Sancho, basta135
que a tus hermanos les quites
los reinos y la esperanza
de cobrallos, de sus cuellos
el rígido acero aparta.
Acuérdate de que rompes140
a tu padre la palabra,
y teme el ser desdichado
si su maldición te alcanza;
que no con callar cumpliste,
pues es cosa averiguada,145
que tácitamente otorga
quien a lo propuesto calla.
DON SANCHO
Mucho me aprietas, Rodrigo;
más me ofenden tus palabras
que tu opinión me acredita,150
y me asegura tu espada.
Si a mis hermanos persigo
bastante ha sido la causa,
mis enemigos son todos,
beberé su sangre ingrata;155
y no han de tener más tierra
que cuando encima les caiga
solamente siete pies,
a mi hermana doña Urraca
he de quitalle a Zamora,160
y no tardaré en cercalla
más, de cuanto marche agora
mi gente y a esta jornada
has de acompañarme, Cid.
RODRIGO
Con mi lealtad ordinaria165
a defender tu persona
siguiendo iré tus pisadas;
pero vame juramento
y no saldrá de mi vaina
mi espada contra Zamora.170
DON SANCHO
No imagino que hará falta.
RODRIGO
Bien poco habrá que la hizo.
DON SANCHO
Ya me enojo si no callas.
Toca, toca a recoger,
y al momento marcha, marcha175
contra Zamora, a Zamora
vamos. Pase la palabra.
RODRIGO
¡Oh, Rey mal aconsejado!
¡Oh, infelice doña Urraca!
 

(Vanse y salen la Infanta DOÑA URRACA y ARIAS GONZALO.)

 
URRACA
   Arias Gonzalo, si al consuelo mío180
no acude tu valor y tu consejo,
fuerte es la pena, mujeril el brío.
ARIAS GONZALO
    Con el alma te sirvo, y te aconsejo,
suspende el llanto y sirva tu querella
pues es tan clara, a tu razón de espejo.185
URRACA
   Mi desventura todo lo atropella,
y así parece que en la suerte mía
son rayos los efectos de mi estrella.
   Si es que don Sancho, cuya mano impía
doña Elvira dejó desheredada,190
y preso tiene en Luna a don García,
   en el trance feroz desta jornada
venciese a don Alonso, justamente
podré temer los filos de su espada;
   y así mi corazón eternamente195
triste y sobresaltado al mismo peso
la nueva espera y la desdicha siente.
ARIAS GONZALO
    Hijos, no puedo responderte a eso
sin estas lenguas, que serán, señora,
fieles anuncios de tu buen suceso. 200
 

(Salen DON GONZALO, DON DIEGO, DON RODRIGO, DON PEDRO y DON ARIAS, todos hijos de ARIAS GONZALO.)

 
   Defenderánte el muro de Zamora
estos cinco renuevos, arrancados
de este árbol verde, aunque marchito agora.
   De apoyos servirán a mis cuidados,
que son tuyos, señora, si es que llego205
a servir de caudillo a tus soldados.
   Don Gonzalo, llegad; llegad, don Diego,
don Rodrigo y don Pedro, y con brío
para ceñirse espada; harálo luego
   el menor, que es don Arias, ya le crío210
y tal, que en el discurso de la guerra
del que muriere ocupara el vacío.
DON GONZALO
    Suspende el llanto y el temor destierra...
DON DIEGO
...que antes que ver tu tierra destruida...
DON RODRIGO
...verás temblar y estremecer la tierra.215
DON PEDRO
   Pondréme espada y perderá la vida
en tu servicio.
DON ARIAS
Y yo.
ARIAS GONZALO
Dales las manos.
DON ARIAS
Ánimo tengo, aunque mi edad lo impida.
URRACA
   Con tierno amor y pensamientos llanos
los brazos les daré.
ARIAS GONZALO
Besad sus huellas.
220
URRACA
Vos sois mi padre y ellos mis hermanos.
DON PEDRO
   Bellido de Olfos viene.
URRACA
¡Ay, luces bellas!
Malas nuevas serán.
ARIAS GONZALO
Sí, no lo dudes,
pues el tan presto se obligó a traellas.
 

(Sale BELLIDO DE OLFOS.)

 
BELLIDO
   Perdona, Infanta, aunque el semblante mudes,225
si aplicando a mi voz atento oído
los males sabes y al remedio acudes.
URRACA
    ¿Venció don Sancho?
BELLIDO
Sobre ser vencido
ya le llevaban preso entre la gente
del escuadrón más fuerte y más lucido,230
   cuando Rodrigo de Vivar valiente,
ése a quien llaman Cid, ese enemigo
que vence con el nombre solamente,
   dio libertad al Rey.
URRACA
¡Oh vil Rodrigo,
ingrato eternamente a mi memoria!235
¿Venció don Sancho? Di
BELLIDO
Que venció digo
   con el mayor aplauso y mayor gloria
que se ha visto jamás.
URRACA
¿Que oíllo puedo?
BELLIDO
Con sangre deja escrita su victoria.
URRACA
   ¿Y murió don Alonso?
BELLIDO
Huyó a Toledo
240
a lo que se sospecha.
URRACA
¿Qué haré agora?
BELLIDO
Con más causas darás al alma el miedo,
    cuando sepas que el muro de Zamora
viene ya amenazando.
URRACA
¡Ay, desdichada!
ARIAS GONZALO
¿Por qué pierdes el ánimo, señora?245
   ¿No ves que está Zamora bien cercada?
¿De tu justicia en la divina mano
no ves lucir la no torcida espada?
   Junta consejo, diles de tu hermano
el injusto rigor, el mal intento,250
que yo aseguro que le salga vano.
 

(Dentro.)

 
   ¡Viva Zamora!
ARIAS GONZALO
Ya a tus puertas siento
el pueblo junto que la nueva sabe
y con voces te anima; cobra aliento.
   Terrible es la ocasión, la causa es grave,255
pero atropelláranse inconvenientes,
pues todo el cielo en tu justicia cabe.
   Traiga tu hermano innumerables gentes,
llegue a Zamora, dele la batalla,
que le defenderán brazos valientes.260
   Y en habiendo un portillo en la muralla
mis hijos pondrá en el después del pecho:
¡veremos quien se atreve a derriballa!
URRACA
   Mucho me animas, el temor desecho.
 

(Dentro.)

 
¡Viva la Infanta!
ARIAS GONZALO
Y la arrogancia altiva
265
de estas voces me deja satisfecho.
URRACA
   Vamos, y la defensa se aperciba.
ARIAS
Ea, amigos, decid, la pena aplaca:
«Muramos todos, doña Urraca viva».
TODOS
   ¡Muramos todos, viva doña Urraca!270
 

(Salen el REY DON ALONSO de León y ALIMAIMÓN, rey de Toledo.)

 
ALIMAIMÓN
   Alonso tuya es Toledo;
de mis poderes dispón
y de mí.
REY ALONSO
Obligado quedo
con el alma, Alimaimón,
a servirte.
ALIMAIMÓN
Pierde el miedo.
275
REY ALONSO
    Nunca le supe tener,
sólo desdicha he tenido,
pues cuando pensé vencer
entonces quedé vencido.
ALIMAIMÓN
Es la fortuna mujer280
   en las mudanzas y el nombre.
REY ALONSO
Soy desdichado y mi hermano
-para que el mundo se asombre-,
es hombre que con ser hombre
tiene su rueda en la mano.285
ALIMAIMÓN
    Ayúdale en popa el viento,
mas no siempre ha de durar,
que no dura lo violento.
¿Vienes cansado?
REY ALONSO
No siento
sino en el alma el pesar.290
   Y como en su centro estaba
los del cuerpo divertía;
y así, Rey, más me cansaba
que el caballo que corría
el discurso que volaba.295
ALIMAIMÓN
   Con más ánimo, mejor
mostrarás el que has tenido;
que más muestra su valor
en la desdicha el vencido,
que en el triunfo el vencedor.300
REY ALONSO
    Aunque me ves descontento,
que tengo no has de creer
sin valor el sentimiento.
ALIMAIMÓN
Sólo tú puedes tener
por victoria el vencimiento;305
   pues causaron los despojos
de tu valor sin segundo
generales los enojos,
y es tu desdicha en el mundo
llorada con tantos ojos,310
   tanto, que en Toledo agora
si llora el niño en la cuna,
sus padres piensan que llora
también tu mala fortuna,
el mundo entero te adora.315
 

(Sale un MORO y habla al oído de ALIMAIMÓN.)

 
   De Zaida las luces bellas
quieren verte, porque dice
que movida a tus querellas
lloran tu estrella infelice
sus ojos que son estrellas.320
REY ALONSO
   ¿Zaida, la que es maravilla
del mundo?
ALIMAIMÓN
La rica hermosa
hija del Rey de Sevilla,
apiadada de piadosa
viene a verte.
REY ALONSO
Iré a servilla.
325
ALIMAIMÓN
   Agora en Consuegra está,
que es suya.
REY ALONSO
Justo sería
recebilla.
ALIMAIMÓN
Viene ya,
que como es sobrina mía,
a Toledo viene y va.330
 

(Sale ZAIDA mora, con todos los MOROS que pudieren acompañarla.)

 
ALIMAIMÓN
   ¡Zaida!
ZAIDA
¡Alonso! ¡Alimaimón!
REY ALONSO

 [Aparte.] 

(Ya mis penas glorias son.)
ZAIDA

 (Aparte.) 

(Bello galán.)
REY ALONSO

 (Aparte.) 

(Bella dama,
poco debes a tu fama.)
ZAIDA
Corta anduvo tu opinión.335
REY ALONSO
    Mil años te guarde el cielo.
ALIMAIMÓN
Voime Alonso y cuando estés
con más falta de consuelo
volveré.
REY ALONSO
Beso tus pies.
ALIMAIMÓN
Pierde el pesar.
REY ALONSO
Perderélo.
340
 

(Vase ALIMAIMÓN, y siéntanse ZAIDA y DON ALONSO, con otros que los acompañan.)

 
ZAIDA
   Alonso, tanto voló
tu nombre siempre alabado
por el mundo, que llegó
mil veces donde tratado
hemos del tu fama y yo.345
   Inclinéme a tu valor
siendo casta mi esperanza;
y como siempre el amor
que fue grande en la alabanza
en la lástima es mayor,350
   apenas tuve creído
tu vencimiento en tu suerte,
cuando por verte he venido,
templando el gusto de verte,
señor, el verte vencido.355
   Y no sólo a verte vengo,
con ser éste el mayor bien
que para el alma prevengo,
sino a ofrecerte también
cuanto valgo y cuanto tengo.360
   Cuenca, Consuegra y Ocaña,
y otras mis villas tendrás
cuya riqueza es extraña;
y ojalá por darte más
fuera mía toda España365
   y cuantas provincias son
desde Levante a Poniente;
pero con esta intención
en mis joyas solamente
puedo ofrecerte un millón.370
   Empeña o vende mis villas,
si no basta mi tesoro,
y estima con mi decoro
estas entrañas sencillas
con más quilates que el oro.375
REY ALONSO
    Señora, pues causa ha sido
el no haber vencido, al ser
de ti tan favorecido,
desdicha fuera el vencer,
como es dicha el ser vencido.380
   Y así, tres venturas son
las que el cielo me asegura
tras la pasada ocasión,
pues me venció tu hermosura,
y luego tu obligación.385
   Con el honor que me ha dado
tu boca te certifico,
que no sé si me has dejado
más obligado que rico,
o más rico que obligado.390
   No tiene el suelo español
la riqueza en que me fundo,
pues miro entre tu arrebol
en ti, aunque pequeño, un mundo
donde nunca falta el sol;395
   para ver que no me engañas
cuando de decir me trates,
que engendran glorias extrañas
oro de muchos quilates
las venas de tus entrañas.400
   Mas si ofende tu valor
mi alabanza, ve culpando
mi agradecido temor,
aunque mis ojos callando
te lo dijeran mejor.405
   Mas si con ellos te obligo
cuando tu alabanza sigo,
de mí puedes admitir
lo que te quiero decir,
pero no lo que te digo.410
   Y lo que pisando vas
por ídolo he de tener;
no puedo ofrecerte más,
pues ni aún a ti he de ofrecer
las glorias que tú me das.415
ZAIDA
   Levanta. ¡Notable exceso!
REY ALONSO
¡Zaida bella!
ZAIDA
Rey cristiano,
de tu majestad el peso
hace que tiemble la mano.
REY ALONSO
Como reina te la beso.420
ZAIDA
   No, señor. ¿Qué rey la besa
a reina sin ser su esposa?
REY ALONSO
Atrevida fue la empresa.
ZAIDA
¡Gran Alonso!
REY ALONSO
¡Zaida hermosa!
 

(Sale PERANSULES.)

 
PERANSULES
El Rey te espera en la mesa.425
ZAIDA
   Hoy a mi lado sentado
comerás.
REY ALONSO
¡Dulce comida!
ZAIDA
¿Qué dices?
REY ALONSO
Solo un bocado
podrá el comelle a tu lado
hacer eterna una vida.430
   Y más si potable el oro
de tus entrañas comiera.
ZAIDA
   Yo te estimo.
REY ALONSO
Yo te adoro.
ZAIDA

 [Aparte.] 

(¡Ay cielo, si fuera moro!)
REY ALONSO

 [Aparte.] 

(¡Ay Dios, si cristiana fuera!) 435
 

(Éntranse todos. Suena ruido y dicen dentro a voces lo que se sigue y salen ARIAS GONZALO y sus hijos arriba en la muralla.)

 
DENTRO
   ¡España! ¡Santiago! ¡Cierra, cierra!
Arrima esas escalas, apercibe
instrumentos y máquinas de guerra.
¡Viva el Rey, viva el Rey!
ARIAS GONZALO
El cielo vive
defensor desta causa y desta tierra;440
gigantes pare quien razón concibe.
 

(Dentro.)

 
[UNOS]
¡Zamora!
OTROS
¡España!
ARIAS GONZALO
¡Fuerte es la batalla!
Hijos, corred volando la muralla.
   Allí arriman escalas, allí han hecho
un portillo, acudid, mostrad el brío445
donde os parezca ser de más provecho.
 

(Vanse los hijos y él prosigue diciendo.)

 
¡Zamora insigne a tu defensa envío
a pedazos el alma, cuando el pecho
ocupa en tu muralla este vacío!
Y ¡ojalá que, aunque a costa de mi pena,450
te diera un hijo para cada almena!
 

(Tocan al arma, y salen el REY D. SANCHO y D. DIEGO y cuantos SOLDADOS puedan.)

 
DON SANCHO
    Ea, valientes godos no vencidos,
y vencedores siempre, nuevos Martes,
pues que nos sobra gente, repartidos
a Zamora asaltad por varias partes.455
¡Que tanto se os defienda! De corridos
a puñadas batid sus baluartes,
a puntapiés sus torres haced piezas,
sus murallas romped con las cabezas.
   Por aquí miro su mayor flaqueza;460
llegad, llegad, venced, venced agora.
ARIAS GONZALO
Está en mi defensión su fortaleza.
DON SANCHO
Arias Gonzalo, ríndeme a Zamora,
contempla el oro en mi real cabeza
y el acero en mi mano vencedora,465
si soy tu rey, buen viejo...
ARIAS GONZALO
Cosa es llana.
DON SANCHO
...no seas deste muro barbacana.
ARIAS GONZALO
    También lo fue tu padre, en quien de estrellas
contemplo circuida el alma santa,
y heredero también de sus querellas470
me encargó la tutela de la Infanta.
Leyes suyas defiendo que atropellas
con tanta fuerza, y con injuria tanta,
y los reyes que son cristianos reyes
no rompen fueros, ni derogan leyes.475
DON SANCHO
    Eres traidor.
ARIAS GONZALO
No soy, y el mismo cielo
defiende mi justicia averiguada.
DON SANCHO
Escalas, ea, escalas; y de un vuelo
sube, don Diego.
DON DIEGO
El pomo de mi espada
media Zamora te pondrá en el suelo.480
¡Sangre de Lara soy!
DON SANCHO
Esta jornada
quiero vencer yo solo; poner quiero
en Zamora mis armas, yo el primero.
   Mi fe me anima y mi valor me abona,
desta manera la victoria allano.485
¿Qué mano ha de atreverse a mi persona?
ARIAS GONZALO
Nadie te ha de ofender, Rey soberano.
DON SANCHO
Pues ¿qué harás?
ARIAS GONZALO
Respetando tu corona,
si subes solo, besaré tu mano;
pero el que te acompañe, por mis brazos490
al suelo ha de volver hecho pedazos.
DON SANCHO
    ¡Ah villano! Ya estoy de enojo ciego.
Hoy mi valor que en mi venganza apoya
Cipión cartaginés, Aquiles griego,
será sobre Cartago y sobre Troya.495
¡Guerra, guerra! ¡Zamora, a sangre y fuego!
ARIAS GONZALO
No haréis, que es el honor preciosa joya
y puras fuerzas de flaqueza saca.
DON DIEGO
¡Viva don Sancho!
ARIAS GONZALO
¡Viva doña Urraca!
   No puedo más, ¡ay cielo! ¡Ah, zamorano500
valor! ¿Dónde te ascondes? ¿Qué te has hecho?
 

(Esto último se dice dando el asalto a la muralla, y sale a ella DOÑA URRACA con los cabellos descompuestos.)

 
URRACA
¡Ah, nobles de Castilla! ¡Injusto hermano
sediento de mi sangre! De mi pecho
la saca agora, que se opone en vano
a tu rigor, del mío satisfecho.505
Llega, y para que el cielo te destruya,
bebe mi sangre que también es tuya.
   Teme a mi padre, en quien venganza espero
de tu injusticia.
DON SANCHO
¡Oh, vil! ¿Quién te respeta?
¡Subid, soldados! ¡Venga un ballestero!510
Pásele el corazón una saeta.
URRACA
¡Padre, vuelve por mí en trance tan fiero!
DON SANCHO
¿Que eso te anima y eso me inquieta?
¿Tu padre llamas? ¡Para hacerme guerra
baje del cielo o salga de la tierra!515
 

(Sale de la tierra el REY DON FERNANDO con un venablo en la mano sangriento. Visión.)

 
REY FERNANDO
    Detén, Sancho, la mano, que violenta
es injusta.
DON SANCHO
¿Qué miro? ¿Qué recelo?
¿Qué me aflige, me asombra y me amedrenta?
REY FERNANDO
Quien no obedece al padre ofende al cielo
y nunca tierra firme le sustenta.520
Tu muerte, rey don Sancho, te revelo,
cuyo instrumento el cielo soberano
puso a tus ojos y dejó en mi mano.
 

(Vuélvese el REY DON FERNANDO a entrar debajo la tierra, desapareciéndose.)

 
DON SANCHO
    ¡Válgame Dios! Soldados, ¿habéis visto?
¿Habéis visto, vasallos?
DON DIEGO
Rey, ¿qué es esto?
525
DON SANCHO
¡Toquen a recoger, que no resisto
esta sombra, este asombro!
DON DIEGO
¿Descompuesto
tu Majestad?
DON SANCHO
En lo que estoy no asisto...
A recoger, soldados. Pase presto
la palabra.
DON DIEGO
¿Qué viste?
DON SANCHO
Al gran Fernando
530
mi vida con mi muerte amenazando.
ARIAS GONZALO
    ¿Qué suspensión, señora, habrá podido
la furia detener del Rey, tu hermano?
 

(Tocan dentro las cajas a recoger.)

 
Ya toca a recoger.
DON SANCHO
Ingrato he sido
a mi padre y a Dios.
URRACA
Cuando su mano
535
nos pudiera vencer, ¿cómo vencido
se va? ¿Qué puede ser?
DON DIEGO
Rey soberano,
¿qué tienes?
ARIAS GONZALO
¡Con qué priesa se retira!

 [A URRACA.] 

El mismo cielo por tus cosas mira.
 

(Vanse. Sale BELLIDO DE OLFOS solo.)

 
BELLIDO
   ¡Ay, Zamora desdichada!540
¡Ay, patria amada y querida,
injustamente perdida
y dignamente adorada!
   Extraña resolución
encamina mi esperanza;545
si es venganza, no hay venganza
sin asomos de traición.
   Aunque tenga el fin funesto
la intención que traigo agora,
la libertad de Zamora550
gallardamente he dispuesto.
   Mas toda el alma se admira
del valor que en mí no afloja.
¿Quién me anima? ¿Quién me arroja?
¿Quién me tienta o quién me inspira?555
   En todas mis esperanzas,
en todas mis intenciones,
con recelos y traiciones
aseguré mis venganzas.
   Y hoy ni medroso me espanto,560
ni cobarde me retiro,
con saber que a tanto aspiro
y ver que aventuro tanto.
   Algún impulso divino
da fuego a mi pensamiento;565
del cielo soy instrumento,
aunque malo, peregrino.
   Aquí esperaré a la Infanta
Mas ya viene; loco estoy,
de ver que cobarde soy 570
y la muerte no me espanta.
 

(Sale DOÑA URRACA, y algunos VASALLOS que la acompañan.)

 
URRACA
   El no perderse Zamora
milagro del cielo ha sido;
a mi hermano vi vencido
y a su gente vencedora.575
VASALLO
   Cansada debes de estar,
Señora.
URRACA
Como mujer
cansada estoy de temer
y muerta estoy de llorar.
   ¿Bellido de Olfos?
BELLIDO
Si gustas,
580
hablarte a solas querría.
URRACA
Dejadnos.
 

(Vanse todos, dejando solos a los dos.)

 
BELLIDO
Señora mía;
el ver tus lágrimas justas
   me ha movido y me ha obligado...
Ya sabes que te he servido,585
y que nunca de ti he sido
con una merced premiado.
   Con todo, por verte agora
como estás, tu bien procuro.
¿Qué me darás, si aseguro590
la libertad de Zamora?
URRACA
   Bellido, en el alma precio
esa oferta, y si has oído,
que quien compra del perdido
a su gusto pone el precio.595
   Consulta en tu voluntad
lo que quieres, con saber
que diera el alma por ver
en Zamora libertad.
BELLIDO
   Dame la mano, y confía600
de mi industria y de mi suerte,
el darte con una muerte
Zamora libre en un día.
   Escucha, señora.
URRACA
Calla
si es traición y en mi querella605
excusará el no sabella
la culpa del no excusalla.
BELLIDO
   Ya te entiendo.

 [Aparte.] 

(A quien le pesa
de mis trazas viene aquí)
Hoy el mundo vera en mí610
la más atrevida empresa.
   ¿Lloras, señora? No llores.

 (Aparte.) 

(Hoy seré terror de España.)
 

(Salen ARIAS GONZALO y sus hijos.)

 
Arias Gonzalo te engaña,
y todos te son traidores.615
   Da Zamora al Rey, tu hermano,
pues defendella no puedes
y espera después mercedes
de su justa heroica mano.
   ¿Qué importa en esta jornada620
defendella un mundo entero,
y por la una parte Duero,
por la otra Peña Tajada,
   si faltan mantenimientos?
Rico, pobre, bueno o malo,625
¿comerán de Arias Gonzalo
los honrados pensamientos?
   Mira que estás engañada
de quien te incita y provoca;
quien no da pan a la boca630
mal dará fuerza a la espada.
   A Zamora rinde.
ARIAS GONZALO
Infame,
bajo, vil, de humilde pecho,
mi respeto justo ha hecho
que tu sangre no derrame.635
RODRIGO ARIAS
    ¡Villano!
ARIAS GONZALO
Espera, Rodrigo.
¡Hijos!
DON ARIAS
Desvergüenza tanta...
GONZALO ARIAS
¡Vive Dios!
BELLIDO
Mátanme, Infanta,
porque las verdades digo;
   pues por hacerse señor640
de Zamora te ha engañado
Arias Gonzalo.
ARIAS GONZALO
¡Oh, malvado!
Tú mientes como traidor.
URRACA
   Matalde.
RODRIGO ARIAS
¡Villano!
DON ARIAS
Espera.
GONZALO ARIAS
¡Traidor!
ARIAS GONZALO
En esto, señora,
645
va mi honor.
BELLIDO
¡Ah, quién agora
alas en los pies tuviera!
ARIAS GONZALO
    ¡Ah, hijos, ah, zamoranos!
Muera, muera el magancés;
ligeros tiene los pies,650
no se os vaya de las manos.
 

(Dentro.)

 
[VOCES]
    Aquí, aquí.
URRACA

 [Aparte.] 

(¡Terrible estruendo!
Como sin alma he quedado.
¿Qué intención le habrá obligado
a Bellido? No la entiendo.655
   Y este impensado rigor
me atemoriza, ¡ay, cuitada!,
pues yo soy tan desdichada,
como Bellido es traidor.)
 

(Vanse. Salen el REY DON SANCHO y DON DIEGO ORDÓÑEZ DE LARA.)

 
DON DIEGO
   Ya te miro, gloria al cielo,660
con menos pena, señor.
DON SANCHO
A faltarme tu valor
y a no tener tu consuelo,
   sin duda, hubiera acabado
la vida.
DON DIEGO
El pesar destierra.
665
DON SANCHO
Vi que temblando la tierra
abría el cielo enojado.
   Vi de mi padre al abrilla
el aspecto soberano
y de un venablo en su mano670
vi la sangrienta cuchilla.
   -Paréceme que a la vista
le tengo- Y, tras esto, veo
abrazarse mi deseo
por hacer esta conquista.675
   Pienso que pierdo opinión
si malogro esta esperanza.
Tú, pues eres mi privanza,
tú, pues sabes mi razón,
   dame consejos agora.680
No reposo, no sosiego.
¿Qué dices? ¿Qué haré, don Diego?
¿Quitaré el cerco a Zamora?
DON DIEGO
    Si es que el cerco se levanta
porque pesa en tu conciencia685
la justísima obediencia
de tu padre, cosa es santa;
   mas si es por esta visión
fantástica, ciega y vana,
a tu valor, cosa es llana,690
que ofendes. ¿No ves que son
   quimeras que se levantan
y las presenta el sentido?
O ¿es que en Zamora temido
con embelecos te espantan?695
   Que no falta una hechicera,
que entre sombras finge y miente.
Si es que por hijo obediente
lo dejaras, justo fuera;
   mas si no, poco te estimas,700
si es que por eso lo dejas.
DON SANCHO
Como discreto aconsejas
y como valiente animas.
   Mía Zamora ha de ser,
aunque para hacerme guerra705
brote gigantes la tierra.
¡Vive Dios!, que he de poner
   en ella mis estandartes
armas de seda y de acero,
sino es que allano primero710
sus torres y baluartes.
   Todo mi valor lo abrasa,
a todo mi fuerza obligo;
y si la estrella que sigo
con venablos me amenaza,715
   para poderme igualar
en las armas al contrario,
en la mano de ordinario
un venablo he de llevar.
   Iguales armas tenemos720
la fortuna y yo. ¿Has oído?
 

(Dentro.)

 
[VOCES]
¡Afuera, aparta!
DON DIEGO
Un ruido
cuyas voces son extremos...
   Descompuesto un caballero
huye, pica, corre, vuela.725
DON SANCHO
Como es de miedo la espuela
hace el caballo ligero.
   Los que le siguen dirán
si es ligero su caballo.
DON DIEGO
Revientan por alcanzallo,730
mas pienso que no podrán.
   La gente de tu real
le ha recogido y le ampara.
¡Qué a espacio vuelven la cara
al peligro, aunque es mortal,735
   los contrarios!
DON SANCHO
Hay valor
en ellos.
DON DIEGO
¡Con qué congoja
de su caballo se arroja!
 

(Dentro.)

 
¡Ah, Rey don Sancho! ¡Ah, señor!
DON DIEGO
   Por ti pregunta.
DON SANCHO
¿Por mí?
740
Tocáranme sus cuidados.
DON DIEGO
Ya una tropa de soldados
le traen caminando aquí.
DON SANCHO
    Algunas causas mayores,
le obligan a extremos tales,745
 

(Salen BELLIDO DE OLFOS y SOLDADOS que le traen.)

 
BELLIDO
Rey, ampara los leales
y castiga los traidores.
DON SANCHO
    Alza, ¿quién eres?
BELLIDO
Bellido
de Olfos soy. Con boca y manos
a los reyes castellanos750
he adorado y he servido.
   Y Arias Gonzalo, señor,
con audacia y con malicia,
porque esforcé tu justicia,
y contradije a su error;755
   porque dije que a Zamora
como era razón te diese,
fundado en el interese
de su intención, que es traidora,
    con sus hijos me acomete,760
entero el pueblo amotina
contra mí, que a la malina
ocasión asió el copete.
   Pero la inocencia mía
porque quiere castigallo,765
todo el cielo en un caballo
que apercebido tenía,
   me ha valido y me ha escapado
de aquel indomable viejo,
por aquel postigo viejo770
que nunca fuera cerrado.
   Por el huyendo salí,
que es mi amigo el capitán
de los que en su guarda están,
y el cielo me trajo aquí775
   por milagro y... Rey, querría
hablarte a solas.
DON SANCHO

 [A D. DIEGO y a los SOLDADOS.] 

Ios fuera.
DON DIEGO

 [Aparte.] 

(Éste es traidor.)
 

(Vanse todos dejándolos solos.)

 
BELLIDO

  [Aparte.] 

(¿Quién pudiera
tanto sin la industria mía?)
   Yo he procurado, señor,780
que pongan los zamoranos
a su justicia en tus manos,
y a Zamora en tu valor.
   No bastó en mi diligencia
la fuerza de mi verdad,785
y acudiendo a mi lealtad
he venido a tu obediencia.
   ¿No me admites por vasallo?
DON SANCHO
Sí, pues la mano te doy.
BELLIDO
Pues agora, que lo soy,790
en obligación me hallo
   de darte a Zamora. Agora,
Rey justo, Rey soberano,
pues Zamora está en mi mano
cuenta por tuya a Zamora.795
DON SANCHO
    Bellido de Olfos, si eso
tu espada y crédito abona,
serás segunda persona
en mis reinos.
BELLIDO
Tus pies beso.
   Solo tú, Rey, has de ser800
depósito del secreto.
Oye, escucha.
DON SANCHO
Eso prometo
y aseguro.
BELLIDO
Has de saber...
 

(Dice dentro ARIAS GONZALO.)

 
ARIAS GONZALO
    ¡Ah, Rey don Sancho! ¡Ah, señor!
 

(Salen el CID RODRIGO y DON DIEGO ORDÓÑEZ y los SOLDADOS.)

 
RODRIGO
Al Rey avisemos presto,805
llega don Diego.
DON SANCHO
¿Qué es esto?
BELLIDO
Temblando estoy de temor.
RODRIGO
   Muy grandes voces se oyeron
en el real de don Sancho,
que las daba un caballero810
de Zamora en el andamio.
 

(Sale arriba ARIAS GONZALO.)

 
ARIAS GONZALO
¡Ah, Rey! ¡Ah, señor!
RODRIGO
Escucha;
desde aquí le divisamos.
ARIAS GONZALO
De un traidor te guarda...
DON DIEGO
Entera
llega su voz.
DON SANCHO
¡Cielo santo!
815
ARIAS GONZALO
...que de Zamora ha salido,
Bellido de Olfos llamado,
traidor, hijo de traidores.
El hechizo de sus labios
no te engañe, que a su padre820
y a su misma sangre ingrato,
le mató y echó en un río;
testigo bien declarado
de quien es, matarte quiere,
toma mi consejo llano,825
no digas que no te aviso;
no acuerdes tarde, don Sancho.
Protesto que si sucede
lo que digo, en mi descargo,
que no puede dar el mundo830
de tan desastrado caso
ni a tu descuido disculpa,
ni culpa a los zamoranos.
DON SANCHO
¿Qué es esto, Bellido?
BELLIDO

 [Aparte.] 

(¡Ay, cielo!
De congoja estoy temblando.)835
RODRIGO
Rey, yo conozco a Bellido;
manda prendello o matallo.
BELLIDO
Rey, escucha.
DON SANCHO
Cid, espera,
confuso me tiene el caso.
BELLIDO
Señor, el que da las voces840
debe ser Arias Gonzalo,
porque sabe que la fuerza
de Zamora está en mi mano.
Estratagemas son suyas;
no lealtades, sino engaños,845
con que defiende a Zamora
a costa de mis agravios.
¿Quiéreslo ver? A tus pies.
¿Cómo un humilde gusano
se atreverá, a tu persona850
Rey poderoso, Rey magno?
DON SANCHO
Del todo estoy persuadido
que es traidor Arias Gonzalo.
RODRIGO
Arias Gonzalo procede
como caballero honrado,855
y hay en su pecho lealtad
como valor en sus brazos.
Y cuanto dijo de ti
es cierto y averiguado,
que lo sabe el mundo, y yo860
lo defenderé en el campo,
y no a un traidor solamente.
DON SANCHO
¡Ah, Rodrigo!
RODRIGO
Señor, callo,
obligado a tu respeto.
BELLIDO
Por lo mismo estoy callando...865
Mas no lo que a tu corona
sé yo que le importa tanto.
Si Arias Gonzalo y Rodrigo
son parientes tan cercanos,
no es mucho le corresponda,870
aunque contra ti.
RODRIGO
¡Villano!
DON SANCHO
¡Rodrigo!
RODRIGO
¡Oh, santa obediencia,
lazo agora de mis manos!
BELLIDO
Si el favorecer al Cid
tu hermana Urraca, Fernando,875
los caducos lo entendieron,
y los niños lo cantaron;
y el amor entre los dos
recíproco, aunque pasado,
tiene fuerza en sus reliquias880
mayor que en los muros altos
de Zamora...
RODRIGO
Eres traido
y mientes, infame, bajo.
DON SANCHO
¿En mi presencia?
BELLIDO
Tú eres
partícipe de mi agravio.885
DON SANCHO
Tocárame la venganza.

 [A RODRIGO.] 

¡Vete, vete desterrado
por un año desta tierra!
RODRIGO
Rey don Sancho, rey don Sancho,
tú me destierras por uno,890
yo me destierro por cuatro.
Y no pienso que en el mundo
dejará de ser honrado
sin besar mano de Rey
quien tiene reyes vasallos.895
Y guardaré de traidores,
porque a los reyes ingratos
suele castigar el cielo,
él te guarde muchos años.
DON SANCHO
Vete.
RODRIGO
Y al cielo, señor,
900
de la falta que te hago
me protesto.
DON SANCHO
Vete.
RODRIGO
Voyme.
DON DIEGO
Y todos te acompañamos.
RODRIGO

 [Aparte.] 

(¡Ah, mal regido mancebo!)
 

(Vanse todos, dejando solos a BELLIDO DE OLFOS y al REY.)

 
DON SANCHO
Por dar crédito a tus labios905
le niego a todos, Bellido,
mira.
BELLIDO
Si te trato engaños
manda cortar mi cabeza,
que nunca ha sido cerrado
hay un postigo en Zamora,910
que llaman de los zambranos
de la Reina, y por él quiero
-pues sé los ocultos pasos-
darte a Zamora, y ya tengo
el capitán cohechado915
de los que guardan su fuerza;
pero, como importe tanto
el secreto, tú y yo solos
importará que salgamos
a reconocer el puesto.920
DON SANCHO
¿Contigo sólo en el campo
sola mi real persona?
BELLIDO
¿No irá segura en mis manos?
Pues que de mí no te fías,
con tu licencia me parto925
donde moros me acrediten,
pues me ofende un rey cristiano.
DON SANCHO
Espera, Bellido, espera...
 

(Sale DON DIEGO ORDÓÑEZ.)

 
DON DIEGO
Señor, ¿el Cid desterrado
de tu tierra que en tus tierras930
es la fuerza de tus brazos?
¿Qué dirá el mundo de ti,
Rey?
DON SANCHO
¿Fuése?
DON DIEGO
Puesto a caballo
le dejé, que se partía
entre todos sus soldados935
y gran parte de los tuyos,
aunque rehúsa el llevallos.
DON SANCHO

 [Aparte.] 

(Mucho emprendo.)
DON DIEGO
¿No respondes?
DON SANCHO
Ve, y dile que yo le llamo.
Bellido, yo estoy resuelto.940
Ve, don Diego.
DON DIEGO
Iré volando.
 

(Vase.)

 
DON SANCHO
A mi persona aventuro
en tu confianza; vamos,
ve diciendo.
BELLIDO
Lo que pisas
iré barriendo y besando.945
DON SANCHO
Tú mi privanza has de ser.
BELLIDO

 [Aparte.] 

(Tú has de morir a mis manos.)

IndiceSiguiente