Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.

Volumen 15 - carta nº 605

De JULIO BERRIZ DO-SEIXO
A   MARCELINO MENÉNDEZ PELAYO

Fuencarral, 129 [Madrid], 18 marzo 1900

.Muy distinguido Sr. mío: Cómo estas lineas proporcionan á V. una molestia, me permito incluir adjunta una carta que seguramente me ha de recomendar, si el haber sido yo el primer clérigo, su discípulo en el Doctorado de Letras; y V. haber sido tambien amigo de otro muy estimado mio y paisano el malogrado Caminero, no fueran ya motivos eficaces de captarme la benevolencia de V. Solo le ruego que en eso que dice su Sr. padre acerca de «lisonjeras frases» no vea mas que un justo entusiasmo, producto en mí por la lectura «De las vicisitudes de la filosofia platónica en España»; porque, á decir verdad, creo con S. Alfonso que la lisonja es un pecado, y de él, á Dios gracias, no recuerdo haber tenido jamás que arrepentirme.

Años há que vengo hojeando las obras de Sto. Tomás, S. Buenaventura y Escoto, que he reunido en mi biblioteca, con ánimo de ver si lo que han dado en llamar contradiccion sistemática ó científica era una realidad, ó mas bien una pasion de escuela: el resultado ha sido adquirir la convicción de que cabe una armonía científica en esa triple direccion del espíritu teológico y filosófico de esos grandes pensadores. En este estado de ánimo leia yo, hace pocos dias, en «La Ciencia española», estas palabras: «el sistema ideológico y cosmológico de Aristóteles, en vez de ser una contradiccion respecto del de su maestro, no es sino un desarrollo parcial é incompleto del mismo»; y aquí tiene V. mi pretension: la de que se sirva indicarme autores, españoles ó extranjeros, donde pueda yo trabajar en ese sentido; pues tal obra, si no me engaño, ha de facilitar mucho esa armonia que busco en los tres Doctores citados.

Yo, como V., «ni soy ni dejo de ser platónico: ni soy, ni dejo de ser aristotélico»; pero sí afirmo que la intransigencia del neo-tomimo me es repulsiva, tal vez porque mi pensamiento se adapta á Balmes y Caminero, mas que á Ortí Lara y al P. Ceferino.

Si las muchas ocupaciones de V. le impiden contestarme, ruégole me designe día y hora en que pueda tener el gusto de saludarle su affmo. discípulo y at.º S.Q.B.S.M.

Julio Berriz