Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
Indice


Abajo

Diez años creando periferia en Madrid

Dolores Brandis

Isabel del Río


(Departamento de Geografía Humana de la Universidad Complutense de Madrid).

  —[267]→  
Resumen

En los últimos diez años se está creando y pensando una nueva periferia de Madrid con la urbanización de 3.318 has. de nuevo suelo y la construcción a corto plazo de 117.260 viviendas donde el capital privado tendrá un importante protagonismo.




Abstract

Ten years making Madrid's periphery. In the last ten years, new periphery is emerging in Madrid. 3.318 has. of new land have been developed with a short-terme building of 117.260 dwellings. Private investment will be important in this procedure.






El marco de desarrollo

Se reconoce como periferia madrileña el territorio situado entre el trazado de la M-30 y el límite municipal, lo que viene a coincidir con los catorce distritos exteriores al Área Central. Este espacio representa el 93% de la superficie municipal y acoge, aproximadamente, el 67% de la población total madrileña. Antes de la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana de 1985, la periferia reunía el 67% del suelo municipal calificado de urbano. Desde esa fecha y hasta hoy, y antes de que entre en vigor el nuevo Plan General cuya aprobación se prevé para el verano del presente año, se han creado unas mil has. de nuevo suelo urbano y, a falta de la aceptación definitiva, está previsto aumentarlo hasta un total de tres mil, lo que vendrá a representar un incremento del 40% sobre el existente en 1985.

Creemos que el proceso que acabamos de describir tiene el suficiente interés como para justificar un estudio en el que se presenten no sólo algunas de las características que está adquiriendo la nueva periferia y las que se prevén en un futuro cercano, sino también los presupuestos ideológicos y económicos que, en último término, la han hecho y la harán posible.

La periferia desarrollada hasta el día de hoy corresponde con los 27 Planes Parciales (PPs) y con cuatro de los 15 Programas de Actuación Urbanística (PAUs)   —268→   previstos en el Plan de 1985. Estas figuras de planeamiento fueron aprobadas, casi en su totalidad, antes de mayo de 1991, momento en que los socialistas son sustituidos por los populares en el Gobierno municipal. La periferia prevista se identifica con seis PAUs que, al haber aumentado en superficie cuatro de ellos y aparecer dos ámbitos nuevos, han precisado la modificación del Plan de 1985, máxime cuando estas modificaciones han afectado al suelo no urbanizable. Estos programas, tras haber sido aprobados inicial y provisionalmente en 1993, están todavía pendientes de la aceptación definitiva, debido sobre todo a la existencia de desacuerdos entre las Administraciones local y autonómica.

La mayoría de las actuaciones diseñadas a lo largo de estos diez últimos años se apoyan estratégicamente en el trazado de la M-40, rematando hasta aquí el límite de la ciudad construida. Las figuras desarrolladas hasta la fecha, a través de PPs, se localizan preferentemente en la periferia oriental, mientras que los PAUs pendientes se ubican en el sur y en el norte de la misma. La diferente entidad superficial de unos y otros, más reducidos y dispersos los primeros, está en el propio modelo de ciudad que se ha propuesto desde cada uno de los dos Gobiernos municipales responsables. Así el interés en limitar el crecimiento de la ciudad del equipo socialista deja paso a unas expectativas grandes de crecimiento, que se prolongarán en las propuestas del nuevo Plan General, a través de una fortísima ampliación del suelo urbanizable para nuevos desarrollos (Fig. 1).

Plano de Madrid

Fig. 1. Figuras de planeamiento redactadas entre 1985 y 1995 en la periferia.

  —269→  

En este marco general es donde nos vamos a mover para conocer e interpretar algunas de las características que están definiendo la nueva periferia de Madrid, y hemos elegido para ello el estudio de los usos lucrativos ya que son los que más incidencia tienen en los aspectos económicos y sociales de la ciudad, dejando para más adelante el estudio de las dotaciones e infraestructuras que los acompañan.




El proceso de conformación

El Plan General de 1985 pensaba en un crecimiento espacial madrileño poco expansivo. Su propuesta para el suelo urbanizable programado tiene como fin el de completar y rellenar con piezas de tamaño medio y pequeño los intersticios e irregularidades de un final urbano discontinuo. En este sentido, el trazado de la M-40 viene a proporcionar un remate lineal y continuo para el límite externo de la ciudad, de ahí que también el suelo urbanizable no programado y propuesto por el plan completa la mancha urbana hasta el cuarto cinturón. Junto con este principio espacial, el equilibrio de los diferentes usos del suelo y la presencia predominante de la vivienda protegida eran los elementos básicos que debían caracterizar la periferia a desarrollar hasta 1993.

De toda esta programación es un hecho la urbanización de 1.314 has. que responden al desarrollo de las 31 piezas urbanas ya comentadas. Sobre este nuevo suelo se están construyendo algo más de 7 millones de metros cuadrados de edificabilidad lucrativa, de los que el uso residencial absorbe el 70%. El resto, valor nada despreciable, se reparte equitativamente entre el terciario y la industria, tal y como se deriva de la filosofía del Plan de 1985 que aboga por mantener y reforzar en la ciudad las actividades económicas y el empleo.

El Plan preveía, también, que la ciudad creciera, sobre todo, por el este, prolongando los barrios residenciales de San Blas hasta la M-40 y rellenando los amplios vacíos existentes entre Moratalaz y Vicálvaro, más allá de esta vía. Para ello se diseñan el «Ensanche de San Blas» y «Valdebernardo» que concentran el 30% de toda la edificabilidad y de la que en su mayor parte es residencial. También el uso terciario aparece especialmente en la periferia oriental. Unas veces, como en el caso del Campo de las Naciones, se trata de un terciario especializado de uso exclusivo con lo que se consigue recualificar el noreste de la periferia, otras, es un terciario de oficinas y comercios que acompaña a la residencia. Por su parte, el nuevo espacio industrial de uso exclusivo se localiza en el sur, reforzando la vocación tradicional fabril de la periferia meridional. Por último, en el oeste de la ciudad el crecimiento ha sido escaso, tal y como estaba previsto, pero siempre teniendo el uso residencial un papel casi exclusivo (Cuadro n.º 1).

  —270→  

Tabla sobre urbanismo en Madrid

Cuadro n.º 1. Distribución por sectores de los usos lucrativos en la periferia de Madrid desarrollada entre 1985 y 1994.
Fuente: López de Lucio (1995), Información Urbanística de la Gerencia Municipal de Urbanismo

Si en superficie y usos lo realizado ha seguido los contenidos del Plan de 1985, no ocurre lo mismo con la propuesta social de equilibrar espacialmente las diferencias históricas a través de la construcción de un buen número de viviendas de protección oficial en toda la periferia. Así, a medida, que se iban aprobando las figuras de planeamiento se disminuía la proporción de las viviendas oficiales, que de un 90% pasan a un 60% en el resultado final. Estas viviendas protegidas nuevas se siguen concentrando en el este, mientras que las libres son mayoritarias al norte de la ciudad. Con ello se mantiene el alto nivel social de la periferia septentrional y el carácter más popular de la meridional. Esta orientación social se reafirma también con la tipología de vivienda utilizada. Sólo en el oeste la vivienda unifamiliar es dominante, mientras que en el resto la colectiva se erige como protagonista de las nuevas formas urbanas (Cuadro n.º 2).

Tabla sobre urbanismo en Madrid

Cuadro n.º 2. Morfología y tipos de promoción en la periferia residencial desarrollada entre 1985 y 1994.
Fuente: López de Lucio (1995), Información Urbanística de la Gerencia Municipal de Urbanismo

  —271→  

A partir de 1991, con la llegada al poder municipal de los populares, se procede a la revisión del Plan General. El nuevo equipo contempla la escasez de suelo para vivienda como el principal y más grave problema de la ciudad, y sostiene que ello origina el alza de los precios y la expulsión de población fuera del municipio. Al mismo tiempo resalta que existe un superávit de suelo terciario e industrial. En este contexto es donde se redactan los seis PAUs que obligan a modificar el Plan de 1985. Con ellos se pretende urbanizar, a corto plazo, amplios espacios al norte y al sur de la ciudad, aumentando la mancha urbana con dos mil hectáreas de nuevo suelo, con lo que se consigue doblar la superficie prevista en el Plan de 1985 y multiplicar por diez la capacidad residencial de los PAUs que proponía. De ello resultan espacios con una dedicación eminentemente residencial, distribuida equitativamente en el norte y en el sur de la periferia, con una ligera presencia del terciario en el norte y aún menos de la industria en el sur (Cuadro n.º 3).

Tabla sobre urbanismo en Madrid

Cuadro n.º 3. Propuesta de usos lucrativos en los seis Planes de Actuación Urbanística de 1995.
(1) PAUs de Arroyo del Fresno, Monte Carmelo, Las Tablas y Sanchinarro.
(2) PAUs de Vallecas y Carabanchel.
Fuente: Información Urbanística de la Gerencia Municipal de Urbanismo y Memoria de Gestión del Ayuntamiento de Madrid, 1994.

La operación en su conjunto alcanza una gran envergadura, acogiendo 70.000 nuevas viviendas de las que el 65% son protegidas y de ellas la mitad de precio tasado (VPT). Con esto se pretende ampliar la oferta de vivienda a una demanda que supera los ingresos máximos exigidos para la VPO y cuyos recursos económicos no llegan al mercado de la vivienda libre. Esta modalidad residencial aparece algo más representada en el sector norte de la periferia. En todos los Programas se adopta mayoritariamente la vivienda colectiva, aunque se observa la presencia de un monto de unifamiliar en el sur, difícilmente explicable si no respondiera a un intento de elevar la cualificación del ámbito de Vallecas, que ya parece que se intenta con proyectos para ubicar equipamientos metropolitanos como la sede del parlamento autonómico (Cuadro n.º 4).

  —272→  

Tabla sobre actuaciones urbanísticas en Madrid

Cuadro n.º 4. Propuesta residencial en los seis Planes de Actuación Urbanística de 1995.
(1) PAUs de Arroyo del Fresno, Monte Carmelo, Las Tablas y Sanchinarro. (2) PAUs de Vallecas y Carabanchel.
Fuente: Información Urbanística de la Gerencia Municipal de Urbanismo y Memoria de Gestión del Ayuntamiento de Madrid, 1994.




La periferia resultante

El final del proceso, si llegan a hacerse realidad las propuestas contenidas en los seis PAUs, dará lugar a una periferia en la que el nuevo suelo urbano aparece distribuido equitativamente por todo el conjunto menos por el oeste, cuyo desarrollo a lo largo de todo el proceso ha sido insignificante debido a la escasez de suelo disponible por la presencia de la Casa de Campo. La mitad norte de la periferia se orienta claramente hacia la residencia, pues no en vano concentra a cuatro de los nuevos PAUs, acompañada por un terciario de calidad. También residencial resulta la mitad meridional pero en mayor medida aquí la residencia se acompaña de los otros usos lucrativos, destacando la presencia cada vez más de la industria conforme nos acercamos a los barrios meridionales. Con todo esto se consigue en el sur de la ciudad una periferia más diversificada y equilibrada en la distribución de usos frente a una periferia más homogénea y monolítica en el norte (Cuadro n.º 5 y Fig. 2).

Tabla sobre actuaciones urbanísticas en Madrid

Cuadro n.º 5. Distribución por sectores de los usos lucrativos en la periferia desarrollada y propuesta entre 1985 y 1995: Los PAUs se han incluido en los sectores a los que geográficamente pertenecen: Sector 1: Arroyo del Fresno, Monte Carmelo y Las Tablas; Sector 3: Sanchinarro; Sector 5: Vallecas; Sector 6: Carabanchel.
Fuente: Las mismas que para los cuadros n.º 1 y n.º 3.

  —273→  

Mapa sobre urbanismo en Madrid

Fig. 2. Total de edificabilidad de los usos lucrativos.

  —274→  

Esta periferia eminentemente residencial podrá contener 117.260 nuevas viviendas, lo que representa un incremento del 18% del parque existente a principios de los años ochenta. Este conjunto se distribuye de forma bastante equilibrada por todo el espacio menos por el oeste, coincidiendo con lo que mostraba la edificabilidad residencial. Sin embargo, la calidad de estas viviendas no se reparte de manera uniforme pues las de precio libre se instalan fundamentalmente en la mitad norte, y asimismo ocurre con las de precio tasado. El resultado final es que los nuevos barrios más populares se instalarán en el sur, con lo que se sigue manteniendo la tradicional diferenciación social de la periferia madrileña (Cuadro n.º 6 y Fig. 3 ).

Tabla sobre actuaciones urbanísticas en Madrid

Cuadro n.º 6. Características residenciales de la periferia desarrollada y propuesta entre 1985 y 1995: Los PAUs se han incluido en los sectores a los que geográficamente pertenecen: S.1: Arroyo del Fresno, Monte Carmelo y Las Tablas; S.3: Sanchinarro; S.5: Vallecas; S.6: Carabanchel.
Fuente: Las mismas que para los cuadros n.º 2 y n.º 4.

Consideramos que la nueva periferia presentada podrá ser realidad en breve plazo, ya que los PAUs es muy posible que se aprueben sin dificultad, una vez que la orientación política del Gobierno autonómico coincide con la municipal desde mayo de 1995. Además, para mejor llevar a cabo la puesta en práctica de estos programas se piensa cambiar su sistema de gestión, sustituyéndose la primera fórmula adoptada, la de expropiación convenida, por la actual de compensación, en la cual los propietarios de un mínimo del 60% del suelo se encargan de la urbanización y se reparten las parcelas, debiendo ceder el 15% de la edificabilidad al Ayuntamiento. De esta forma, los propietarios del suelo tienen capacidad de intervenir directamente en la creación de los nuevos barrios mientras que se reduce el papel desempeñado por las Administraciones. Este cambio en la gestión ha suscitado recelos y críticas en los restantes agentes sociales afectados que ven con preocupación el dejar el futuro de los nuevos barrios en manos de la iniciativa privada, pues consideran que esta operación

  —275→  

Mapa sobre urbanismo madrileño

Fig. 3. Total de edificabilidad residencial según tipo de promoción.

  —276→  

se trata más de un negocio, máxime cuando ya la mayor parte del suelo es propiedad de las grandes inmobiliarias, que de una propuesta urbanística para solucionar el problema que se deriva de una demanda insatisfecha de vivienda.

Este amplio programa se inserta en la filosofía expansiva del Nuevo Plan General que concibe la compactación del municipio y el reforzamiento de la estructura radioconcéntrica con la terminación del quinto cinturón y los ocho nuevos ejes de salida proyectados. Ese trazado facilitará la expansión de la futura periferia por el Noreste y Sureste, tal y como propone el Nuevo Plan, ya que son los únicos ámbitos donde todavía queda suelo libre disponible en el municipio.

Finalmente, no queremos dejar de señalar la consecuencia que consideramos como la más preocupante y que se deriva de la filosofía expansionista del Plan, y es el de calificar de urbanizable la casi totalidad del suelo sin protección específica. Tememos que esto vaya a facilitar en el futuro la elección selectiva de los espacios a transformar, perpetuándose la diferenciación interna de la periferia madrileña.






Referencias bibliográficas

ALFOZ (1994): Plan General de Madrid, n.º 107, Monográfico.

AYUNTAMIENTO DE MADRID (1985): Plan General de Ordenación Urbana de Madrid, Normas Urbanísticas.

—— (1992): Un año de Gestión Urbanística, 1991-1992, Gerencia Municipal de Urbanismo.

—— (1993): Un año de Gestión Urbanística, 1992-1993, Gerencia Municipal de Urbanismo.

—— (1995): Revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid. Avance 1993. Oficina Municipal del Plan.

—— (1995): Memoria de Gestión 1994 y 2.º semestre 1993, Gerencia Municipal de Urbanismo.

LÓPEZ DE LUCIO, R. y HERNÁNDEZ AJA, A. (1995): Los nuevos ensanches de Madrid. La morfología residencial de la periferia reciente, 1985-1993, Ayuntamiento de Madrid.

NASARRE, F. y RODRÍGUEZ-AVIAL, L. (1995): «Programas de Actuación Urbanística para afrontar el problema de la vivienda en el Municipio de Madrid», Urbanismo, n.º 24, pp. 6-25.

URBANISMO (1995): Madrid. Nuevo Plan General. Exposición, Análisis, Debate, n.º 25, monográfico.



Indice