Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
 

1091

Todos los trabajos que la gloria acarrea son tolerables CICERÓN, Tusc. Quaest., II, 24. (N. del T.)

 

1092

Esto es lo que consuela y dulcifica los dolores más grandes. CICERÓN, Tusc. Quaest., II, 23. (N. del T.)

 

1093

Cuando os veáis atormentado por los deseos más violentos. PERSIO, Sat., V, 73. (N. del T.)

 

1094

Saciadlos con el primer objeto que se os ofrezca. LUCRECIO, IV, 1062. (N. del T.)

 

1095

Si con los primeros empujes no mezcláis heridas nuevas y no borráis sus primeras impresiones dejando errar vuestros caprichos. LUCRECIO, IV, 1067. (N. del T.)

 

1096

Como ese sutil pellejo de que las cigarras se despojan en verano. LUCRECIO, V, 801. (N. del T.)

 

1097

Con estos estímulos el dolor se irrita y aguijona. LUCRECIO, II, 42. (N. del T.)

 

1098

Tiberio. (N. del T.)

 

1099

¡Calamitosa arcilla aquella que en los comienzos moldeó Prometeo! Al formar el cuerpo del hombre para nada curó del espíritu, por lo cual, sin embargo debió comenzar. PROPERCIO, III, 5, 7. (N. del T.)

 

1100

Por temor que mi alma no se vea constantemente ocupada de sus males. OVIDIO, Trist., IV, 1, 4. (N. del T.)