Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
Anterior Indice




ArribaJornada III

 

Salen BATO y PERSEO con el escudo y caduceo.

 
BATO
¿Adónde vamos, señor,
por estos incultos valles,
que, por funestos, el sol
los visita nunca o tarde?
¿Dónde, después que te hallé 5
libre de aquel riesgo grande
en que te dejé, y saliste
dél victorioso y triunfante,
ahora en más lejos países
nunca habitados de nadie, 10
caminamos hechos libro
de caballeros andantes?
Sácame de aquesta duda,
dímelo, por Dios.
PERSEO
Si sabes
como te he contado, Bato, 15
los sucesos admirables
que me pasaron, y que
por mayor timbre y realce,
Mercurio y Palas, en quien
yerve sin fuego la sangre 20
del gran Júpiter, me adornan
deste escudo de diamante
y este caduceo, con que
venciendo el común ultraje
de Medusa, volver pueda 25
donde altivo y arrogante,
con un horror venza otro;
¿qué preguntas?
BATO
¿Ahora sales
con que a buscar a Merluza
vienes? ¿Por ventura sabes 30
que es una mujer que tiene
por moño y por aladares
milagros y basiliscos,
con licencia del romance?
PERSEO
Sí sé.
BATO
Pues ¿cómo con esa
35
flema vienes en su alcance?
PERSEO
Como no hay riesgo que no
venza, temor que no allane,
peligro que no atropelle,
dificultad que no arrastre 40
un amor, que lo que adora
ve en peligro. Si llegases
tú a saber cómo se siente
el menos violento achaque
de quien gasta a un mismo tiempo 45
su vida y la de su amante;
vieras que aun el más difícil
remedio parece fácil.
Mas tú, ¿por qué has de saberlo?
Que primores semejantes 50
no caben en pechos viles;
solo en reales pechos caben.
Y pues no veo la hora
de conseguir el fin, antes
que de los contados días 55
el breve término pase,
mira si habrá quién nos diga
por ese monte, ese valle,
del sitio donde esta fiera
se alberga.
BATO
¿No es disparate
60
que de la que huyen hoy todos,
quieres que te diga nadie?
PERSEO
Pues sígueme.
BATO
¿Qué papel
he de hacer yo?
PERSEO
El ayudarme
a darla muerte.
BATO
Por eso
65
mejor es que un doctor llames
y a un boticario, que son
asesinos familiares.
PERSEO
Sígueme, digo.
BATO
¿Habrá, cielos,
nacido en el mundo alguien 70
menos a los sastres dado,
y más dado a los desastres?
PERSEO
No temas, pues vas conmigo.
BATO
Contigo iba, y si no echase
a correr, me hubieran dado 75
con algo un poquito antes.
Y pues ya tengo experiencia,
que es remedio saludable
el huir, déjame huir.
LIDORO

  (Dentro.) 

O prendedles o matadles. 80
BATO
Pues que nos dan a escoger,
el prendernos es más fácil.
PERSEO
¿Qué gente y armas es esta?
 

(Sale LIDORO con algunos, con arcos y flechas.)

 
LIDORO
Ignorados caminantes,
a quien trae su destino 85
sin saber a donde os trae;
daos a prisión.
BATO
Yo, por mí,
dado estoy; ¿dónde es la cárcel?
PERSEO
¿Este no es el otro joven
de Acaya?
LIDORO
¿Qué esperas? Date
90
a prisión.
PERSEO
Pues ¿qué delito
es que este monte pisase?
LIDORO
Ninguno; mas sin ninguno,
hay hados inexorables
que dan la muerte sin culpa 95
de quien muere ni quien mate.
Y porque con el consuelo
mueras de que ellos te hacen
la sinrazón, y no yo,
infelice joven, sabe 100
que este monte de Medusa
teatro es, en cuyo boscaje
no hay verde tronco que no
sea un humano cadáver.
No han bastado contra ella 105
sacrificios, hasta darle
a Júpiter en Acaya
humos que ardieron en balde.
De su sangre, respondió
que habían de fabricarse 110
los remedios de otras ruinas;
y así, hoy los naturales
hemos elegido un medio
para derramar su sangre.
Este es que todos, armados 115
de arcos y flechas, se amparen
de las sombras de los troncos,
y poniendo a sus umbrales
condenado a muerte a uno,
sea el reclamo que la saque, 120
para que mientras él muere
todos los demás disparen,
y corone amor de plumas
a la flecha que le alcance.
Sobre cuál había de ser 125
al que la suerte tocase,
fue voto ser el primero
que por esta senda pase.
A los dos cupo la suerte,
y pues en desdichas tales 130
podéis quejaros de todos
sin ofenderos de nadie,
y uno es el que ha de morir,
ahora entre los dos echarse
podrá otra suerte.
UNO
Es en vano,
135
supuesto que hay ley que mande
que cuando de dos el uno
muera y el otro se salve,
sea el que muere el de peor
cara; y así, ese se ate 140
de pies y manos.
BATO
¿Pues yo,
cuando esa ley se guarde,
soy el de peor cara?
UNO
Sí,
y mucho peor.
BATO
No se engañen,
fación por fación me miren, 145
vean que soy como un ángel.
Miren ¡qué rostro si lloro!
Si río, ¡miren qué semblante!
Al mesurarme, ¡qué tez!
¡Y qué ceño al enojarme! 150
UNO
Este ha de ser el que muera.
BATO
Miren que soy como un ángel,
sino que no caen en ello.
PERSEO
Si la novedad os place
de que haya quien morir quiera, 155
haced cuenta que me cabe
la suerte. Yo me prefiero
ser a quien Medusa llame;
y como espada ni escudo
me quitéis, a sus umbrales 160
iré delante de todos.
LIDORO
Si a aqueso te atreves, parte;
que aquel edificio que
a tierra en ruinas se abate,
es su albergue.
PERSEO
Retiraos
165
todos, y solo dejadme.
LIDORO
Retiraos, y cada uno
detrás de su tronco aguarde.
UNO
Tengamos aqueste preso,
por si esotro se escapare. 170
BATO
Sayón de capa y espada,
¿qué os va a vós en que me maten?
LIDORO
¿Quién será este joven, cielos,
tan soberbio y arrogante?
BATO
Es un joven quesicosa, 175
que se sabe y no se sabe.

 (Vase.)  

PERSEO
¿Qué es aquesto, corazón,
ahora con pavor lates?
Mas ¡ay, que el primer recelo
no es de ánimo cobarde, 180
porque una cosa es temerle
y otra cosa es despreciarle!
Sus dos hermanas, sin duda,
son las que a la puerta salen.
Hasta mejor ocasión, 185
estas ruinas me recaten.
 

(Salen SIRENE y LIBIA.)

 
LIBIA
Mientras que Medusa duerme,
porque no nos sobresalte
ningún temor, la campaña
reconozcamos.
SIRENE
De nadie
190
pisada se mira.
LIBIA
En tanto
que nuestros desvelos guarden
su sueño, para engañar
la posta, el cuidado cante.
LIBIA

  (Canta.)  

    Pisa, pisa con tiento las flores. 195
    Quedito, pasito, amor, que no sabes
    en cual dellas se esconden los celos;
    y puesto que son de tus flores el áspid..
LAS DOS
    No, no los despiertes;
    duerman y callen23. 200
PERSEO
¡Quién al tomar una y otra
vuelta, a una y a otra tocase
con aqueste caduceo,
introduciendo el süave
sueño de Argos en sus ojos, 205
porque, ellas dormidas, pase

  (Toca el caduceo a LIBIA.)  

yo donde duerme Medusa!
Mercurio mi intento ampare.
LIBIA
    Pisa, pisa quedito las flores,
    quedito, pasito, amor, que no sabes... 210
¿Qué es esto? ¿Qué ardiente yelo
hay que en mis venas se esparce,
que me estremece?
SIRENE
¿Qué tienes?
LIBIA
No sé, pasa tú adelante.
SIRENE
    ¿En cuál dellas se esconden los celos? 215
    y puesto que son de sus flores el áspid...
Mas ¡ay triste! A mí también
hay letargo que me embargue
los sentidos.
LIBIA
¿Qué te turba?
SIRENE
Tampoco lo sé.
PERSEO
Ya hace
220
su efecto el sueño.
LIBIA
A pesar,
velamos, de efectos tales.
LAS DOS
    No, no los despiertes,
    duerman y callen24.
SIRENE
En vano yo me resisto. 225
LIBIA
También yo me animo en balde.
SIRENE
Vela tú mientras yo duermo.
LIBIA
No a mí el cuidado me encargues,
mejor velarás que yo.
SIRENE
Pues venzámonos iguales, 230
diciendo una y otra vez,
para que el sueño se engañe...
LAS DOS
    Pisa, pisa con tiento las flores.

  (Duérmense.)  

PERSEO
Ya al sueño las dos rendidas,
no hay quien la entrada me guarde. 235
Por medio pasaré dellas,
mas, ¡ay, que al paso me sale
Medusa! ¿Qué haré después
de verme, si helado antes
que me vea, me ha dejado 240
el ver monstruo semejante?
 

(Sale MEDUSA vestida de pieles, y la cabeza llena de culebras.)

 
MEDUSA
¿Cómo de mis dos hermanas
hoy el siempre vigilante
cuidado fallece? ¿Cuándo
fue posible que me falte 245
de una la asistencia, el tiempo
que el venenoso coraje
de mis nunca muertas iras,
rendido al sueño descanse?
¿Qué hubiera sido, si algunos 250
de tantos como combaten
mi vida, hubiera gozado
desta ocasión, y al hallarme
sin ojos que me defiendan,
hubieran podido darme 255
la muerte? ¡Libia y Sirene
en profundo sueño yacen!
PERSEO
Cobrado el primer asombro
que el verla me dio, acercarme
puedo ya en fe deste escudo. 260
MEDUSA
¡Sirene! ¡Libia! No trate
despertarlas, que no es sueño,
sino letargo el que hace
tan usado efecto en ellas.
¡Oh vengativas deidades, 265
en cuya ojeriza vivo,
para horror de los mortales,
racional fiera en los montes,
humano monstruo en los valles!
¿Qué novedad será esta 270
de que hoy me desamparen
las que me velan?
PERSEO
Medusa.
MEDUSA
¿Quién puede haber que a nombrarme
se atreva, siendo mi nombre
tan escándalo en el aire, 275
que aun a los ecos tal vez
cayeron muertas las aves?
PERSEO
Medusa.
MEDUSA
¿Cúya eres, voz
tan osada, que me llames,
cuando otras me huyeron?
PERSEO
Vuelve
280
los ojos25.
MEDUSA
Y en ellos tales
iras, que ellas te escarmienten
de osadía semejante.

  (Enséñale el espejo.)  

Mas ¡ay infeliz de mí!
¿Qué es lo que miro?
PERSEO
Tu imagen.
285
MEDUSA
¿Esta soy yo?
PERSEO
Sí, esta eres.
MEDUSA
¿Qué mucho que a todos mate,
si aun me da la muerte a mí
el horror de mi semblante?
¡Qué horrible forma! ¡Qué fea! 290
¡Qué asombrosa! ¡Qué espantable!
Quita, oh tú, quien quiera que eres,
ese cristal de delante
de mis ojos: no cometas
en mí barbarismos tales 295
como hacer la que padece
de la persona que hace.
PERSEO
Si das la muerte a quien miras,
mírate a ti.
MEDUSA
Que me espante
de mí es fuerza, y que de mí 300
huya26.
 

(Entra MEDUSA huyendo, y PERSEO detrás de ella.)

 
PERSEO
Seguiré tu alcance.
MEDUSA
Sirene, Libia, acudidme
a valerme y ampararme,
que me dan muerte.
SIRENE
Las voces
de Medusa el viento trae. 305
LIBIA
Si ha despertado, a asistirla
las dos acudamos, antes
que sepa el descuido.
MEDUSA

 (Dentro.) 

¡Ay triste!
SIRENE
Pues ¿de cuándo acá sus ayes
lastimosamente suenan? 310
LIBIA
Vamos a ver qué lo cause.

 (Vanse.)  

 

(Sale MEDUSA y PERSEO.)

 
PERSEO
A tu vista muere.
MEDUSA
No
me aflijas más: baste, baste
el saber que mi veneno
ya por mis venas se esparce, 315
y que cebado en mi mismo
corazón, tan sin mí late,
que neutral de fuego y nieve,
ni bien yela ni bien arde.
PERSEO
Hasta que tu mismo aliento 320
te ahogue, te deje y te falte,
te he de estar dando en los ojos
la luz de aquestos cristales.
MEDUSA
Cerraré los ojos yo.
Mas ¡ay de mí, que ya es tarde! 325
Pues ya mi ponzoña ha hecho
su efecto en mí, y que cobarde
no hay ira que no fallezca,
no hay rencor que no desmaye.
Mas con todo huiré de ti, 330
porque yo conmigo acabe,
respirando Etnas de fuego,
mongibelos y volcanes,
solo porque no blasones,
solo porque no te alabes 335
que tú me diste la muerte.
PERSEO
Por más que de mí huir trates,
te he de seguir, hasta que
vierta mi acero tu sangre.
 

(Éntrase huyendo, y salen las dos.)

 
LIBIA
De un hombre huyendo, vencida, 340
aquí tropieza, allí cae.
SIRENE
Huyamos, Libia, pues fuimos
de desdicha semejante
causa; no a las dos también
su venganza nos alcance. 345
LIBIA
Dices bien, aquestos montes
nos favorezcan y amparen.
 

(Sale LIDORO y gente.)

 
LIDORO
Deteneos, ¿dónde vais?
SIRENE
Huyendo, por no ver darle
la muerte a Medusa un joven. 350

 (Vanse.)  

LIDORO
Vamos todos a ayudarle,
que es vergonzosa omisión,
que un extranjero nos gane
el aplauso.
BATO
¿Para qué
hemos de ir, si ya ella sale 355
huyendo dél?
PERSEO
Aunque intentes
huir al monte, he de alcanzarte.
MEDUSA
¿Qué más pretendes de mí,
si ya me resisto en balde,
y tropezando en mi sombra, 360
soy de mí misma cadáver?
PERSEO
Ahora, que ya en la tierra
muerta a tu veneno yaces,
este acero será bien
que con tu púrpura esmalte 365
las flores de África, adonde
nazca en cada gota un áspid.

 (Córtale la cabeza, y salta por el tablado.) 

BATO
Eso yo también lo hiciera,
a saber que era tan fácil.
Salte hacia otra parte usted, 370
seora cabeza, y no salte
hacia mí, se lo suplico.
LIDORO
Al ver acción semejante,
la admiración y el silencio
solo es justo que te alaben. 375
Dame los brazos y piensa
qué premio habrá con que pague
tan heroica acción.
PERSEO
El premio
me ha de dar aquesta sangre;
y pues he de cobrar della, 380
no es bien que tú me lo pagues.
LIDORO
Pues ¿qué premio della aguardas?
PERSEO
No sé más de que es constante,
si aquel oráculo creo
de Acaya, que ella ha de darle. 385
LIDORO
¿Eres tú de Acaya?
PERSEO
Estaba
en ella cuando llegaste
tú a su gran templo.
LIDORO
Bien dices,
porque si vuelvo a acordarme,
de la sangre de Medusa 390
dijo que había de formarse
el remedio de otras ruinas;
mas, aunque el creerlo es fácil,
no es fácil el verlo, pues
aunque su sangre derrames, 395
¿adónde el remedio está
que della puede esperarse?
PERSEO
Para responder, la tierra
pienso que en bocas se abre.
 

(Ábrese la tierra, y sale el caballo Pegaso.)

 
LIDORO
Horrible bostezo es 400
una grieta, y della nace,
si no me miente el asombro,
un bruto.
PERSEO
No es sino una ave,
pues las alas en el viento
es lo primero que bate. 405
LIDORO
Monstruo es de dos especies,
pues hijo es [de]27 tierra y aire.
PERSEO
Sobre la cumbre del monte
Parnaso, émulo de Atlante,
ha parado el primer vuelo. 410
LIDORO
No aquí la admiración pare,
pues hiriendo con la uña
el fuego a sus pedernales,
en vez de brotar centellas,
brotan líquidos cristales. 415
BATO
La fuente de los poetas
será28.
UNO
¿Qué hay de que lo saques?
BATO
De que quitará la sed,
y no quitará la hambre.
PERSEO
Bato.
BATO
¿Qué quieres?
PERSEO
Que al monte
420
subas al punto, y me bajes
aquel caballo, en que pueda
volver volando.
BATO
No es fácil
que suba yo, y que él se deje
coger de mí.
PERSEO
Yo a alcanzarle
425
subiré, pues para mí
la tierra le aborta. Trayte
tú esa cabeza, y conmigo
ven29.
BATO
¿Qué cabeza?
PERSEO
Ignorante,
esa de Medusa.
BATO
¿Yo?
430
PERSEO
¿Pues quién?
BATO
El turco.
PERSEO
No tardes.
Álzala del suelo y ven.

 (Vala a coger, y ella salta.)  

BATO
Lleve el diablo quien tal hace.
PERSEO
Vive Júpiter, villano,
si no la trais, que te mate, 435
porque ella ha de ser blasón
de mis hechos inmortales.
BATO
¿Por dónde tengo de asirla?
PERSEO
Por cualquiera troncado áspid.
BATO
Buenas señas para mí; 440
¡ay que muerden!
PERSEO
No te espanten,
que muertos están.
BATO
Sepamos,
cuando yo con ella cargue
y te siga, ¿en qué he de ir yo,
si tú volando te partes? 445
PERSEO
A las ancas del Pegaso
irás.
BATO
Pues, ¿y de qué sabes
que sufre ancas?
PERSEO
Trayla, pues.
BATO
Yo llevo, para librarme
de los peligros del vuelo, 450
linda cabeza de mártir.
PERSEO
Vosotros quedad en paz,
que el volverme es importante.
LIDORO
¿No admitirás de nosotros
las gracias de semejante 455
acción?
PERSEO
No, que las que espero,
amor me ha de dar triunfante
de otra fiera.
LIDORO
Oye.
PERSEO
Es en vano.
LIDORO
Pues dinos, ya que te partes,
¿quién eres?
PERSEO
Perseo, hijo
460
de Júpiter y de Dánae.

 (Vanse.)  

LIDORO
¡Dánae y Júpiter, cielos!
Sin duda este es de sus graves
fortunas causa en los celos
del rey Acrisio, su padre: 465
y aunque me acuerden los más,
tanto me obligan sus partes,
que he de seguirle a saber
si puedo en algo pagarle
esta fineza, inquiriendo 470
en qué las fortunas paren
de Perseo, ilustre hijo
de Júpiter y de Dánae.
 

(Salen todos los que pudieren al son de cajas destempladas, cantando, y detrás ANDRÓMEDA vestida de luto.)

 
[UNOS]

  (Dentro.)  

¡Muera Andrómeda!
OTROS
¡Muera!
OTROS
¡Viva Trinacria! 475
MÚSICA
La que nace para ser
estrago de la fortuna,
supla, calle, llore y sufra,
y consolada con que
la que es desdicha no es culpa, 480
supla, calle, llore y sufra.
ANDRÓMEDA
«¿La que nace para ser
estrago de la fortuna,
supla, calle, llore y sufra,
y consolada con que 485
la que es desdicha no es culpa,
supla, calle, llore y sufra?».
Miente la alevosa voz
que consolarme procura
inútilmente, asentando 490
en los ecos que pronuncia
que, porque culpa no es
la que a este fin me reduzga,
no es desdicha; porque antes,
si bien lo advierte y lo juzga, 495
es ser desdicha dos veces,
que el que culpado se angustia,
en la culpa que comete
halla honestada la injuria;
mas quien la padece, ¡ay triste!, 500
sin cometerla, es locura
persuadirse a que es consuelo
el fracaso a que se ajusta.
Y así, miente, otra vez digo,
la voz que aleve articula 505
que en disculpa de su hado,
no siendo el hado disculpa.
MÚSICA
La que nace para ser
estrago de la fortuna,
supla y calle, llore y sufra. 510
ANDRÓMEDA
¿Cuánto le fuera mejor
a mi fatal desventura,
morir culpada que no
inocente? Estrella injusta,
¿por qué a mí no me dictaste 515
la vanidad que perjura
me condena? Fuera mía,
pues es mía la fortuna,
la causa della; que yo
me holgara en pena tan dura 520
de ser la culpada siempre,
porque no llorara nunca.
ELLA y
MÚSICA
Que consolada con que
la que es desdicha, no es culpa,
supla, llore, calle y sufra. 525
LIBIA
Andrómeda, ya es en vano
 

(Descúbrese el mar.)

 
el llanto: esta peña dura
que dentro del mar permite
que en sus golfos se descubra
tan a todas partes, que 530
por todas partes la inundan,
cerrando el paso a que puedas
desde ella ponerte en fuga,
es donde hemos de dejarte
entregada a la sañuda 535
cólera de las Nereidas,
sacras enemigas tuyas.
Ellas han de recibirte,
para que la ofensa suya,
en Venus se satisfaga, 540
pues Venus es en quien dura.
Retiraos todas. Sagradas
deidades, justas o injustas,
ahí os queda vuestra ofensa,
ahí os queda vuestra injuria, 545
o remitidla o vengadla,
que a vuestra obediencia suma
toca el ponérosla donde
gima ciega y diga muda.
TODOS
La que nace para ser 550
estrago de la fortuna,
sufra y calle, llore y supla.

 (Vanse.)  

ANDRÓMEDA
Oíd, esperad... Mas, ¡ay triste!,
en vano un infeliz busca
piedad en orejas que oyen, 555
cuando oyen lo que no escuchan.
Altos montes de Trinacria
que al cielo eleváis las puntas,
siendo el cóncavo palacio
del alcázar de la luna, 560
rocas rústicas, pilastras
de sus dóricas columnas,
abrid en el centro vuestro
la más horrorosa gruta,
para que a un vivo cadáver 565
le sirva de sepultura,
antes que siendo ese golfo
de sus verdes años tumba,
la dé un monstruo en sus entrañas
pira, monumento y urna. 570
¿Es posible que aquel joven,
después que ciego aventura
mi vida y honor, se ausenta,
sin que de mis desventuras
sea testigo? Siquiera 575
consolara mis injurias
su lástima; que el ver que otro
siente, si no alivia, ayuda
a hacer más tratable el daño.
Mas ¡ay de mí, qué locura! 580
y más cuando dulces ecos
 

(Música dentro.)

 
la esfera del aire turban,
porque mi llanto y su acento
uno en el otro confundan.
 

(Salen seis Nereidas, vestidas de azul y oro, cantando y bailando todas.)

 
[NEREIDA] 1.ª
Ya la que es soberbia. 585
[NEREIDA] 2.ª
Quiso que presuman.
[NEREIDA] 3.ª
Que reina podía.
[NEREIDA] 1.ª
Ser de la hermosura.
[NEREIDA] 2.ª
Víctima es sagrada.
[NEREIDA] 3.ª
A las aras tuyas. 590
¡Albricias, hermosa
deidad de la espuma!
ANDRÓMEDA
Bellas ninfas de Nereo
(sagrado río que inunda
los imperios de Trinacria, 595
patria mía y patria suya,
desde el alto Lilibeo,
que fue su cuna y mi cuna,
hasta esta funesta boca,
donde con el mar se junta), 600
si sois, como sois deidades,
a quien toda esa cerúlea
república no hay escollo
en que no os labre y construya
templos de coral y nácar 605
en sus bóvedas profundas,
mostrad que lo sois en ser
piadosas: que no hay ninguna
acción en que más se muestre
la deidad que a un dios ilustra 610
que en la piedad; y más cuando
a la cuchilla que empuña,
el ruego le embota el filo,
le mella el llanto la punta.
A vuestras plantas postrada 615
yace una pompa caduca,
que solo para morir
infausta, amaneció augusta.
Si mi madre apasionada,
con amor y sin cordura, 620
me alabó sobradamente
el afecto la disculpa.
¿Cuándo el amor de los padres
hizo fe? ¿Qué sierpe astuta
sus viboreznos no cría 625
con cariño y con blandura,
pareciéndole que son,
llenos de escamas y arrugas,
más hermosos que las aves,
que ramilletes de plumas, 630
cuando ellos la tierra arrastran,
esotros el aire sulcan?
Y cuando fuese indecoro
que con los dioses presuma
competir, ¿fue culpa mía 635
la que fue vanidad suya?
Duélaos la flor de mis años,
mirad que el prado os acusa,
que cuando floridas todas,
esta sola dejéis mustia. 640
Acordaos de que fuimos
amigas, cuando estas rubias
arenas a nuestros bailes
la scena dieron, de cuyas
mudanzas el viento ahora 645
no sin ocasión murmura,
viendo que de extremo a extremo
pasan; pues siendo las unas
festivas, queréis contra arte
que a trágicas se reduzgan. 650
Más airosas quedaréis
en pasión tan absoluta,
como el decir que yo era
más hermosa, bella y pura,
que Venus y que vosotras, 655
en hacer, como seguras,
desperdicio del baldón
y de la arrogancia burla.
Contra la enseñanza no hay
silogismo que concluya, 660
sin que él mismo a su primera
consecuencia se confunda.
Dígalo el Sol: ¿qué importara
a sus bellas luces rubias,
que hubiera uno que dijera 665
que le parecían obscuras?
¿Ofendiérase por eso?
No, que la venganza suya,
fuera al que su luz disfama,
ver que a su luz se deslumbra. 670
Pues siendo así, ¿qué más noble,
más piadosa ni más justa
satisfación puedo daros,
que absorta, elevada y muda,
arrojarme a vuestras plantas? 675
Pues no puede haber ninguna
que más claramente diga
quién obedece y quién triunfa.
Y pues como allá en el sol
nada a su esplendor perturba, 680
y yo confieso que el vuestro
a mí a su sombra me ilustra,
no vengativas, no fieras,
no crüeles, no sañudas...
[NEREIDA] 1.ª
No prosigas, calla, calla. 685
[NEREIDA] 2.ª
No con piedad nos arguyas.
[NEREIDA] 3.ª
Sin tiempo nos lisonjeas.
[NEREIDA] 2.ª
Sin ocasión nos adulas.
[NEREIDA] 1.ª
Y pues ya echada la suerte
a vista de la fortuna, 690
humildades afectadas,
más que virtud, son industria;
de tus ropas te despoja.
[NEREIDA] 2.ª
De tu adorno te desnuda.
ANDRÓMEDA
Amigas.
[NEREIDA] 3.ª
En competencia
695
de discreción y hermosura,
no hay amigas que no sean
enemigas.
ANDRÓMEDA
¡Suerte injusta!
[NEREIDA] 1.ª
En ese elevado escollo
están las cadenas rudas 700
que han de atarla.
ANDRÓMEDA
¡Ay infelice!
TODOS
En él arrastrando suba.
 

(Átanla a un escollo con unas cadenas.)

 
ANDRÓMEDA
¿Para qué? Soltad, que yo
corrida, que con la angustia
usase del rendimiento, 705
quiero apelar a la furia.
Falsas, mentidas deidades,
de vuestro rencor se induzga,
pues no puede serlo, en quien,
rogada, la saña dura, 710
ya no quiero que piadosas
conmigo estéis, pues ninguna
desdicha puede ya serlo
para mí más importuna,
que ver desaprovechada 715
de las lágrimas la astucia,
en quien usa tan mal dellas,
que dellas con fieras usa.
Y así por echarle a mal,
ya el llanto de afecto muda; 720
que ninguna piedad vuestra
será mejor que ninguna.
Y supuesto que el despecho,
mejor que yo lo divulga,
voluntariamente doble 725
la cerviz a la coyunda.
Este destinado escollo,
cátedra de mi fortuna,
el peso de mis desdichas
sobre sus espaldas sufra. 730
Y habiendo de llorar alguien,
llore aquesta peña ruda
antes que a vosotras, pues
menos toscas, menos brutas
son las que ostentan el serlo, 735
que las que lo disimulan.
[NEREIDA] 1.ª
Llega esas argollas, ata.
[NEREIDA] 2.ª
Ve, y esa cadena añuda.
[NEREIDA] 3.ª
Sí haré.
[NEREIDA] 4.ª
Yo también.
[NEREIDA] 2.ª
Ahora
verás si el viento te escucha. 740
TODOS
¿Quién merece ser, tú o Venus,
la reina de la hermosura?

  (Vanse.)  

ANDRÓMEDA
¿Cuál de vosotras, estrellas,
de cuantas la arquitectura
celeste esmaltáis, a quien 745
es dado (¡qué ansias!) que influyan
la mía? No es porque quiere
darla quejas, lo pregunta
la voz, que antes para darla
gracias, en saberlo estudia, 750
al ver que tan liberal
en mí su influjo ejecuta,
que haga que quepan en mí
todas las desdichas juntas.
¿Habrá, dime, ¡oh tú!, entre tantas 755
la más pobre, más obscura,
más trémula, más infausta,
más apagada y más turbia?
¿Habrá, digo, en este estado,
porque digas que no apura 760
mi voz tu poder, algún
consuelo, esperanza alguna?
ECOS
Una.
ANDRÓMEDA
Una el eco me responde;
mas, ¡ay!, que no es piedad suya, 765
sino delito, pues siempre
algo de lo que oye, hurta.
Y así, por mi desconsuelo,
volver pretendo a la duda.
¿Qué más puede ser que sea 770
mi infelice desventura?
ECOS
Ventura.
ANDRÓMEDA
Segunda vez, ladrón eco,
la postrer sílaba usurpas
de mi última razón; 775
mas no por eso, segunda
causa creeré que te tray.
ECOS
Ay.
ANDRÓMEDA
Pues nada en ti me asegura.
ECOS
Segura. 780
ANDRÓMEDA
¿Qué fuera, ¡ay de mí!, que el eco
algo en mi favor pronuncia?
Pues a mis preguntas dice,
si sus respuestas se aúnan,
que en el estado en que estoy, 785
una ventura hay segura.
Mas ¿qué ventura, ¡ay de mí!,
puede ser, si ya se enturbian
las ondas, a la batida
que la disforme estatura 790
 

(Saliendo la fiera toda de escamas.)

 
de un vivo escollo, que ya
bajel animado, sulca
al mar, encrespa la tez
de su verdinegra bruma,
de sus presas y sus garras 795
viene aguzando las puntas
contra mí?
PERSEO

 (Dentro.) 

En aquesta peña
te apea.
BATO
Es cosa muy justa.
 

(Aparece PERSEO en el caballo en lo alto con lanza y escudo.)

 
PERSEO
Ya que Andrómeda y el monstruo
quiere el cielo que descubra 800
a tan buen tiempo.
ANDRÓMEDA
¡Piedad,
altos dioses!
PERSEO
¿Qué te angustia,
hermosa Andrómeda bella,
si Perseo es en tu ayuda?
Alado Belerofonte, 805
bruto y ave en piel y pluma,
que aborto fuiste engendrado
de la sangre de Medusa,

 (Baja el caballo.)  

abate el vuelo a esas ondas,
que su campaña cerúlea 810
hoy el teatro ha de ser
de la más desigual lucha
que vio el sol en cuantos giros
dora, ilumina y ilustra.
ANDRÓMEDA
¿Qué es esto, ¡cielos!, que veo? 815
De la más alta, más suma
región nuevo alado asombro
la esfera del aire cruza.
Un joven trae, y si no
me mienten y me perturban, 820
el joven es de la selva.
Oye, aguarda, espera, escucha;
que a tanta costa, no quiero,
como tu riesgo, tu ayuda.
Menos importa que yo 825
muera, que ver que aventuras
tu vida hoy por mi vida.
PERSEO
Por más que a las iras tuyas
los polos del cielo giman,
los ejes del orbe crujan, 830
sobresaltados del mar
que a apagar sus luces suba
cuando en horribles bramidos
sus ondas al sol escupas,
no has de ponerme pavor. 835
ANDRÓMEDA
Deja, deja que esa furia
se cebe antes en mi pecho,
que en el tuyo; no presumas
que es favor el que tirano
más que me alivia, me asusta. 840
En partida lid los dos
ya se apartan, ya se juntan.
¡Piedad, dioses! Y esta vez
concederlo no se excusa,
pues para mí no la pido. 845
 

(El monstruo se retira cayendo.)

 
PERSEO
Ya que la aleve cicuta
de tu sangre, la azul playa
vuelve campaña purpúrea,
huye vencido a mi acero;
y porque en el mar te hundas, 850
a nunca más ver tu horror
mira en la acerada luna
deste escudo, en quien impresa
quedó la faz de Medusa.
ANDRÓMEDA
Rastros de sangre dejando, 855
el monstruo se ha puesto en fuga.
PERSEO
Ya que vencido de mí,
el mar su terror sepulta,
es bien, hermosa beldad,
que ahora a desatarte acuda; 860
libre estás.

  (Baja al tablado.) 

ANDRÓMEDA
De dos albricias
soy deudora a mi fortuna;
mas miento, que no soy yo
sino solamente de una,
pues no es mi vida hacedora 865
donde está anterior la tuya.
Dime quién eres, porque
agradecida y confusa
sepa a quién esta fineza
debo.
PERSEO
Quien tu amparo busca
870
con tal riesgo, que no es
este el mayor de quien triunfa.
Mas ¿qué mucho facilite
más que el hado dificulta,
amor, que en estas finezas 875
todos sus méritos fundan,
para arrojarme a tus plantas?
¡Qué gran dicha!
ANDRÓMEDA
¡Qué ventura!
PERSEO
¡Qué felicidad!
ANDRÓMEDA
¡Qué suerte!
 

(Sale BATO.)

 
BATO
Bien podéis, cuando os oculta 880
el miedo por esas peñas,
llegar, que ya con mi ayuda,
mi amo dio la muerte al monstruo,
quitando a su dentadura
el que hoy no tenga por postre 885
manjar blanco de pechugas.
UNOS
¡Viva quien la fiera vence!
OTROS
¡Viva quien del monstruo triunfa!
 

(Sale el REY y los que pudieren.)

 
REY
Dame, extranjero, los brazos,
y supuesto que es sin duda 890
que quien ha hecho tal hazaña,
heroica sangre le ilustra,
en premio della, porque
ella sola es paga justa,
en diciéndonos quién eres, 895
Andrómeda será tuya.
PERSEO
Pues oye: yo soy.
[GENTE]30

  (Dentro.)  

¡Qué asombro!
REY
Tente, espera, ¿qué os asusta
segunda vez, que esas voces
dais?
 

(Sale LIDORO.)

 
LIDORO
Yo te lo diré, escucha.
900
Mató a Medusa el ínclito Perseo,
y de su sangre concibió la tierra
aquel blanco caballo, en quien le veo
los rumbos acertar por donde yerra.
Yo, llevado del noble alto deseo 905
de ver que en sí tanto prodigio encierra,
sabiendo que a Trinacria venía, intento
seguir por agua al que navega en viento.
Embarqueme tras él, y cuando hacía
punta el bajel del África a la Europa, 910
gozando en tormentosa travesía
dulce tranquilidad del viento en popa,
absorto vi que sobre mí venía
frisando con las nubes en quien topa,
un bulto tal, que en el boreal espacio, 915
era templo tal vez, tal vez palacio.
Este, pues, estrechándole la esfera
al aire, en quien ocupa lo que oprime,
sus espaldas fatiga de manera,
que cuando más bramar intenta, gime. 920
Bien que pesada fábrica y ligera,
ni senda deja en él, ni huella imprime,
siendo de un horizonte a otro horizonte,
monte y ciudad, sin ser ciudad ni monte.
Alguna vez que acaso él declinaba, 925
o que acaso el bajel hacia él subía,
nuestra atención en ecos escuchaba
ya humana voz, ya métrica armonía;
de suerte que el horror que nos causaba
en lisonjas a tiempos convertía, 930
haciendo el gusto aquí, y allí el disgusto,
pesado al gozo y apacible al susto.
Con este pues prodigio, siempre a vista,
navegué hasta la orilla desa playa,
donde he visto del monstruo la conquista 935
de quien jamás es fuerza ejemplar haya,
donde porque un asombro a otro resista,
o porque uno en aumento de otro vaya,
donde del monstruo fue la lid sangrienta,
parece que la fábrica se asienta. 940
REY
Absorto estoy.
ANDRÓMEDA
Yo confusa.
PERSEO
Yo turbado.
LIDORO
Yo suspenso.
BATO
¿Y habrá algún bobo después,
que piense que es verdad esto?
 

(JUNO en su carroza.)

 
JUNO
Por no asistir al aplauso 945
que ya, declarado el cielo,
da de Júpiter al hijo,
a pesar de mis desprecios,
dejé el coro de los dioses,
Discordia, y contigo vengo 950
desde aquí a verle, porque
la necedad de los celos
siempre anda acechando el daño.
Y así, aquí nos retiremos,
ya que vencidas las dos 955
quedamos.
DISCORDIA
De mis deseos
servida estás; pero no,
señora, de mis efectos,
porque trató de impedirlos
al gran Júpiter supremo, 960
que de Mercurio y de Palas
poco importara el esfuerzo.
PALAS
No importara sino mucho,
pues escudo y caduceo
fueron de su triunfo causa. 965
JUNO
Pues ¿por qué, si es triunfo vuestro,
no le asistís en el coro
de los dioses?
MERCURIO
Porque queremos
no perderos a las dos
de vista, percibiendo 970
que no intentéis perturbarle
sus venturas a Perseo.
REY
A tanta admiración, solo
responder puede el silencio.
Y pues antes que tu voz, 975
quién eres dijo el portento,
dale a Andrómeda la mano.
 

(Sale FINEO, y vale a dar a PERSEO, y LIDORO le tira una flecha31.)

 
FINEO
No dará tal, que primero
que sus extrañas fortunas
a lograr lleguen tal premio, 980
morirá al arrojadizo
rayo del templado acero
deste arpón.
LIDORO
No morirá,
sin que tú mueras primero.
FINEO
¡Ay infelice de mí, 985
que antes de matar me han muerto!
Justamente esta venganza
de mí han tomado los cielos.

 (Cáese.)  

LIDORO
Ya con esto te he pagado
aquella fineza, puesto 990
que si mataste una hidra
que tenía en el cabello
los áspides, yo maté
a quien los tenía en el pecho,
no siendo menos rabiosos 995
que los áspides, los celos.
REY
Retirad ese cadáver:
y tú, gallardo extranjero,
por aquesta acción, de quien
eligió por instrumento 1000
el cielo, en venganza noble
de las iras de Fineo,
dame los brazos.
ANDRÓMEDA
Y a todos:
sí, pues todos le debemos,
que puesto en salvo el amor, 1005
muera el aborrecimiento.
DISCORDIA
Todo nos sucede mal,
que este era el último esfuerzo
que de las Furias tenía
reservado.
JUNO
Sus efectos
1010
siguieron a los demás.
PALAS
Claro está, que el favor nuestro
había de llevar en Lidoro
lo que perdiera en Fineo.
MERCURIO
Y aún no ha de parar aquí 1015
su aplauso, que todo el cielo
la gala le ha de cantar.
JUNO y
DISCORDIA
¿Cómo?
LAS DOS
Dígalo el efecto.
 

(Ábrese el cielo.)

 
REY
¿Qué nueva luz nos alumbra?
LIDORO
Iluminados los vientos. 1020
PERSEO
Se transparentan a visos,
se traslucen a reflejos.
ANDRÓMEDA
Todo el coro de los dioses
rasga sus azules velos.
TODOS
Nueva música se escucha. 1025
BATO
¿En qué ha de parar aquesto?
MÚSICA
¡Viva, viva la gala del gran Perseo,
que de Júpiter hijo, merece serlo!
 

(Aparécese JÚPITER en un sol.)

 
JÚPITER
Yo, el festivo parabién
de vuestro aplauso agradezco, 1030
y en el traje de Cupido,
que fue mi disfraz primero,
le recibo, por hacer
de mis finezas acuerdo,
como al fin primera causa 1035
de tan gloriosos efectos.
Y así, para que prosiga,
vuelva a decir vuestro acento.
TODOS

  (Con música y representando.)  

    ¡Viva, viva la gala
    del gran Perseo, 1040
 

(Vuela JÚPITER.)

 
    que de Júpiter hijo
    merece serlo,
    cuando a padre tan grande
    ponen sus celos,
    con dos monstruos vencidos 1045
    en paz dos reinos!

 
 
FIN
 
 



 
Anterior Indice