Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
 

1341

Esto último había sido ya notado por un contemporáneo de ambos poetas en un pasaje de un libro didáctico tan curioso como raro, que vale la pena que el lector recuerde. Dice así: «Es, demás desto, lícito hacer una ficción para traer a propósito de la historia que se va contando alguna cosa ajena dellá y fuera de propósito, como hizo el excelente don Alonso de Ercilla, que en la historia que hizo de la rebelión de Arauco quiso contar por algún oculto respecto la victoria de Lepanto, siendo tan ajena de la historia que llevaba. Y para que viniese a cuento, fingió su pérdida y la hallada del sabio, que, entre otras varias cosas, en la Esphera le enseñó aquella victoria. Lo mismo hizo en su León de España Castellanos, para decir la descendencia de los Reyes de León».

Folio 134 del Cisne de Apolo, de las excelencias y dignidad y todo lo que al Arte Poética y versificatoria pertenece, por Luis Alfonso de Carvallo, Medina del Campo, Juan Godínez de Millis, 1602, 8.º

 

1342

Así consta de la orla de su retrato que adorna la obra y de lo que se lee en la hoja 170:


De veinte y nueve años no cumplidos
sacará a luz sus versos Gabriel Lasso,
donde serán tus hechos referidos
de las nueve alentado del Parnaso:
serán por el sujeto recebidos,
no por la autoridad del verso escaso:
lo cual hará en Madrid, antigua villa,
de limpio cielo, y de Felipe silla.



 

1343

Hablando del origen de su familia, dijo así en el canto XI:


Este será una rama dependiente
del tronco antiguo y claro de la Vega,
y del varón francés bravo, excelente,
que a Santillana sus cimientos llega,
fundador de la Casa preeminente
que hoy se llama la Torre de la Vega:
fértil raíz de ramos gloriosos,
a quien la fama canta vitoriosos.



Escasas son las noticias que se tienen de la vida de Gabriel Lasso de la Vega. Había nacido en Madrid, según él propio lo declara en la portada de su primera obra, y sirvió de contino en la Casa Real en tiempos de Felipe II y Felipe III. Su devoción a la familia del conquistador de México, -bien lo demuestra ya su obra y el prólogo de su pluma que la precede-, al par que acendrada, databa de años atrás, pues que en la carta que el Marqués del Valle le dirigió animándole a proseguir su poema y dándole algunas indicaciones sobre su desarrollo, inserta entre los preliminares, está datada en 13 de julio de 1582.

Además del Cortés valeroso, aumentado en La Mexicana, según queda dicho, Lasso publicó en 1601, sus Elogios de los tres varones famosos (Don Jaime de Aragón, don Fernando Cortés y don Álvaro de Bazán), -en el cual insertó la estrofa de La Araucana dedicada a Cortés-, y se había estrenado en las letras con la Primera Parte del Romancero y Tragedias, que salió de las prensas de Juan Gracián en Alcalá de Henares, en 1587. Obra suya parece ser también El Manojuelo, colección de romances, que formaría la segunda parte del que acabamos de enunciar, impreso en Zaragoza, en 1601.

En 1585 estaba ya casado con Antonia de Mondragón, y debe haber fallecido antes del 30 de julio de 1604, fecha en que se discernió la curaduría de sus hijos a su viuda doña Eugenia de Herrera, que, según esto, habría sido su segunda mujer; pero sí, es de advertir respecto de la muerte de Lasso, que el inventario de sus bienes lleva fecha 16 de Octubre de 1615 y en ese documento se dice que era fallecido «ahora seis días»; salvo que esto último aluda a un hijo de su mismo nombre, como parece lo más probable. Véanse en el tomo X de las Memorias de la Real Academia de la Lengua (p. 230) los varios extractos de escrituras públicas relativas a la familia de Lasso en él insertas, entre otras, las que aprovechamos para esta nota.

 

1344

Introducción a la Historia del Nuevo Reino de Granada, p. LV.

 

1345

Juicio que sería ocioso comprobar cuando se conocen los de Ticknor, Gayangos y Vedia consignados en el tomo III de la Historia de la Literatura Española (traducción castellana, pp. 148-149). Don Pedro de Peralta Barnuevo, que no fue crítico sino apologista de los escritores de cosas del Perú, pinta así la obra del arcediano de la Asunción (Lima fundada, canto VII, oct. 128:)


Observa aquel que ostenta allí preclaro
con plectro de marfil, dorada lira,
a quien parece que en concepto claro
canora musa heroica voz inspira:
este el Barco será, que cuanto raro
en la Argentea región al mundo admira
cantará, y descubriendo sus grandezas
los cantos vencerán a las proezas.



Barco Centenera ha tenido la suerte de hallar un crítico de la talla de don Juan María Gutiérrez, que ha dedicado al estudio de su vida y obras, largas y bien escritas y meditadas páginas, que, publicadas primeramente en la Revista del Río de la Plata (tomos VI, VII y XII), han sido puestas como prólogo a la edición facsimilar del libro de Barco Centenera, hecha por la Junta de Historia y Numismática Americana de Buenos Aires, en 1912, seguida de los apuntes biográficos del poeta que logró reunir don Enrique Peña.

 

1346

Última estrofa del Canto XXIV, hoja 205 vlta. ¡Qué bajo resulta aquel despabila!; mas, ¡cuán sentidos los calificativos que da a La Araucana y a su autor!

 

1347

Es obra muy rara, hasta ahora simplemente citada por los bibliógrafos en su edición príncipe, a cuya causa nos ha parecido que convendría describirla aquí.

Portada

-Qvarta / y Qvinta / Parte de La / Aravcana. /De don Diego de Santisteuan Osorio. / Dirigida a don Fernando Ruyz de Castro / y Andrade, Conde de Lemos, Andrade, / y de Villalba. / (Escudo de armas del Mecenas.) En Salamanca, / En Casa de Iuan y Andres Renaut. 1597.

8.º, de 8 por 13 cents. / -Port. v. con una décima alusiva al escudo de arenas de la portada. -7 hojas prels. s. f. -406 hojas de texto (veinte cantos). -Tabla de los cantos, 4 hojas s. f. -No cuenta en la foliación la hoja que debía llevar el número 152, que llena la portada de la

-Qvinta / Parte de / La Aravcana. / De don Diego de Santisteuan Osorio. / Dirigida a don Fernando Ruyz de Castro / y Andrade, Conde de Lemos, Andrade, / y de Villalba. / (El mismo escudo de la primera portada.) En Salamanca, en casa de Iuã Renaut. 1597.

-v. con un soneto de don Antonio Xuárez de la Peña.

Signts.: 2- A-Z, Aa-Zz, Aaa-Eee, esta última de 5 hojas.

Hízose segunda edición en Barcelona, en el año siguiente, de la cual hemos dado descripción y facsímil de la portada en las pp. 90 y 91 del tomo I de la Biblioteca Hispanochilena; Santiago de Chile, 1897. Allí hemos descrito también la tercera, debida a don Andrés González de Barcia, que salió a continuación de La Araucana, en 1735, en Madrid, contrahecha en la misma ciudad poco después, cambiando el milésimo de 5 en 8.

Hallándose Santisteban residiendo en Madrid, vendió en 20 de Agosto de 1599, al Licenciado Várez de Castro, el mismo que dos años antes editó La Araucana con las adiciones que en ella se han conservado, el privilegio para poder reimprimir su poema hasta por el resto de los diez años que abarcaba, cosa que el comprador no efectuó, ya porque desconfiara del éxito, ya, quizás, en vista de haberse reimpreso recientemente en Barcelona. Véase el documento respectivo en las páginas 478-79 del tomo III de La Imprenta en Madrid de Pérez Pastor.

 

1348

Por tratarse de un libro tan raro y poco conocido y ser obra de este continuador de Ercilla, hemos creído que no estaría de más dar su descripción.

-Primera y / Segvnda Parte de / las guerras de Malta, y toma / de Rodas. / Por Don Diego de Santisteuan Osorio. / Dirigida a don Antonio de Toledo Gentil- / hombre del Rey nuestro señor, y su / Caçador mayor, &c. / (Estampeta en madera). / Con Priuilegio, / en Madrid. / En la imprenta del Lic. Varez de Castro. / (Filete). / Año MDXCIX.

8.º, de 70 por 125 milmts. -Port. -v. en bl. -7 hojas prels. s. f. -297 hojas de texto. -Tabla de cosas notables. 3 hojs. s. f. -Signs.: ¶, A-Z, Aa-Pp, todas de 8 hojs., menos Pp. que tiene 4.

Prels.: -Tasa: Madrid, 8 de julio de 1599. -Erratas, suscritas por Juan Vázquez del Mármol: Madrid, 1.º de Julio de 1599 -Real cédula de licencia y privilegio a solicitud de la ciudad de León San Lorenzo, 21 de Septiembre de 1596. -Aprob. del Licenciado Berrio: Madrid, 3 de Sept. de 1596. -Dedicatoria: León, 24 de Mayo de 1598. -Prólogo. -Sonetos en elogio del autor de D. Antonio de la Peña, doctor Agustín de Texada y Páez, D. Cristóbal de Bilbao y Vedia y doña Victoria Osorio.

La Primera Parte, que contiene doce cantos, termina en la hoja 152; la Segunda Parte, que va sin portada por separado, abarca desde la 153 al fin y consta de trece cantos, que forman en total 1747 octavas.

Pérez Pastor, La Imprenta en Madrid, n. 656, que para describir el libro tuvo a la vista el ejemplar que fue de don D. José Sancho Rayón, el cual, según creemos, es el mismo que pasó a manos del Marqués de Jerez de los Caballeros y mencionó en la página 140 de su Catálogo, y fue en seguida a poder de Mr. Archer M. Huntington. Añadiremos que ese ejemplar es el que aparece descrito bajo el n. 3878 del Ensayo de Gallardo, o mejor dicho, de sus continuadores Zarco del Valle y Sancho Rayón; y no sabemos que, fuera de ese, exista otro que el que nosotros poseemos.

Antes que Santisteban Osorio, había publicado Hipólito Sans, La Mallea. En que se trata la famosa defensa de la Religión de sant Ioan en la isla de Malta. Valencia, en casa de Ioan Navarro, 1582, 8.º

Su autor, como consta de la portada, era un caballero del Hábito de San Juan, natural de Játiva: que se halló en el sitio de Malta en 1565 y escribió su obra como testigo ocular de los sucesos que canta, único punto de vista por el cual pudiéramos acercarle a Ercilla.

 

1349

La venta comprendía asimismo el que pudiese reimprimir la Quarta y Quinta Parte de la Araucana, y el precio de compra por las tres obras fue el de 250 reales, a pagar 50 de contado y el resto cuando se hubiese comenzado la impresión de las que estaban en manuscrito.

 

1350

En gran parte tuvieron la culpa de tan errado concepto, León Pinelo y su continuador Gonzalo de Barcia, que incluyeron en sus bibliografías la obra de Santisteban Osorio entre las históricas y fueron seguidos hasta en nuestros días por literatos españoles, y lo que resulta más sorprendente aún, por historiadores chilenos, que no hay para qué nombrar.