Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
 

491

Escritura de 29 de enero de 1571. Documentos, n. LXVI.

 

492

Documentos. n. LXXXVII. Para la cobranza de este crédito Ercilla dio poder en 13 de febrero del año siguiente (página 133) a un genovés residente allí, cuyas gestiones no sabemos en qué pararían.

 

493

No encontramos en el Archivo Notarial la escritura de la deuda de Luzón, que llevaba fecha 7 de mayo de 1572, y, se vencía en 6 de febrero del año siguiente. Parece que contrajo esa deuda solidariamente con don Lope de Valenzuela, «comendador de la Orden de los Bastimentos del señor Santiago», según se desprende del poder que para cobrarla dio Ercilla a Andrés Gallén, su factotum en materia de tales negocios, en 23 de enero de 1573. Página 138.

Este Andrés Gallén de quien Ercilla se valía; de otros documentos consta que era «andante en corte de Su Majestad, agente del Reino de Nápoles y contino de S. M. en el dicho reino».

Otro de los individuos de que Ercilla echaba mano y que ya lo hemos visto figurar en algún contrato, era Bernardino Vizcarreto, que en escritura de 9 de junio de 1553, aparece con el dictado de «mercader, estante en la corte de Su Majestad». (Protocolo de Francisco de Riaño, sin foliar.) Más tarde se avecindó en Madrid, de cuyo cabildo era regidor cuando falleció allí «súpitamente», el 31 de mayo de 1585. Inventario de sus bienes ante Juan de la Torre, hoja 404. Consta en él que se le halló un cajón de cartas que le había dirigido el Rey de Bohemia. De ahí, quizás, sus concomitancias, con Ercilla.

 

494

Documentos, n. XC, p. 131.

 

495

Don Aureliano Fernández Guerra, citando una carta de Lope de Vega, refiere de él la anécdota muy celebrada entonces, de que Habiéndole preguntado en una ocasion «por qué no socorría a un halcón a quien mataba un cuervo, respondió: «¿saben vuestras mercedes si yo soy más aficionado que a los cuervos a los halcones?» Don Juan Ruiz de Alarcón, p. 163.

 

496

Documentos, n. XCVI, pp. 136-137. El plazo para el pago se señaló en veinte meses.

 

497

Escritura de 5 de julio de 1574 (pp. 145-150), en la que se halla inserto el poder que doña María dio a su marido para cobrar las rentas de sus juros, con facultad de sustituirlo. Ese poder se lo renovó después en 11 de julio de 1579 (página 196), refiriéndolo especialmente a los 400 ducados de censo anuales que estaba obligado a pagarle el Duque de Alba, y a los 200 situados sobre las salinas de Espartinas; y ambos juntos lo repitieron en 19 de octubre de 1579 en favor de Alonso Rodríguez. (Páginas 203-204).

El que juntos también habían dado a Andrés Gallén para que cobrase los juros de doña María se lo sacaron de un escritorio en que lo guardaba, y como no pudiese presentarlo para la cobranza, rindió una información a fin de acreditar su pérdida, en 10 de octubre de 1579. Páginas 202-203.

Como complemento a la transacción de que hablamos, Ercilla firmó a Vizcarreto, el 13 de aquel mes, otra escritura por la que se comprometió a que por la libranza girada contra él, no lastaría ni pagaría cosa alguna, ni le sobrevendría ningún daño ni perjuicio (página 150), con lo que se advierte que tal documento era de pura fórmula.

 

498

Documentos, pp. 175-177.

 

499

Véase esta pieza literaria y los datos biográficos que conocemos de Suárez de Luján en las Ilustraciones correspondientes.

 

500

«Jugando a la pelota un rico mayorazgo, ilustre por sangre y en extremo valiente, nació cierta diferencia, sobre que se comenzó a altercar, como es costumbre. Contradiciendo unos y afirmando otros...» Suárez de Figueroa. El Pasagero, hoja 300.