Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
 

1

Iris M. Zavala, étude préliminaire à Iluminaciones en la sombra de Alejandro Sawa, Madrid, Editorial Alhambra, 1977, p. 12.

 

2

Ramón María del Valle-Inclán, «Madrid de noche», El Universal, México, 03/06/1892.

 

3

Pedro Luis de Gálvez (1882-1940), bohème et fondateur de la revue hebdomadaire Puerta del Sol, dont la vie rocambolesque et l'œuvre de cet auteur fusillé en 1940 ont été retracées par Juan Manuel de Prada, dans son roman Las máscaras del héroe (1996). Pío Baroja, dans ses mémoires, rapporte ce fait: «Se decía que, cuando murió un hijo suyo, le envolvió entre periódicos y le llevaba por los cafés, pidiendo dinero para enterrarle». («Tercera parte: Escritores, bohemios y políticos», Galería de tipos de la époa, Final del siglo XIX y principios del XX, Desde la última vuelta del camino. Memorias, Obras completas, Madrid, Biblioteca nueva, 1949, p. 855). Dans l'anthologie de José Montero Padilla, celui-ci rajoute à ce sujet en note: «Julio Casares hace referencia también en El humorismo y otros ensayos, Madrid, Espasa-Calpe, 1961, pp. 211-15. Y existen otros testimonios coincidentes». (Op. cit., note 42, p. 141). Par ailleurs, Juan Manuel de Prada jeune écrivain né à Baracaldo (Vizcaya) en 1970 et vainqueur du Premio Planeta 1997 pour son roman, La tempestad, a réalisé un travail de récupération romanesque de la bohème littéraire madrilène du début du XXe siècle dans une trilogie dite de l'échec: Las máscaras del héroe (1996), Las esquinas del aire (2000) et Desgarrados y excéntricos (2001) qui accumule biographies fictives et réelles d'auteurs bohèmes.

 

4

L'expression est de Pío Baroja et apparaît dans le texte «Bohemia o seudobohemia», de ses mémoires Desde la última vuelta del camino, Op. cit., p. 682.

 

5

José Esteban et Anthony N. Zahareas, Los proletarios del arte - Introducción a la bohemia, Madrid, Celeste Ediciones, Biblioteca de la Bohemia, 1998, p. 14.

 

6

«Existe una turbamulta de llamados bohemios, de hamponcillos pseudo-literarios, de fracasados, de melenudos, que viven desvergonzadamente del acoso a la gaveta del amigo. Eso no es la bohemia; eso es el hampa. Y es conveniente advertirlo, porque muchos miopes confunden ambas categorías. El verdadero bohemio no es tan frecuente como parece. Se necesita un alma templada contra la mala vida y contra la incomprensión del medio» (Emilio Carrere «Divagación acerca de la señorita Bohemia», Antología, Edition de José Montero Padilla, Madrid, Editorial Castalia, 1999, p. 355).

 

7

Ramón María del Valle-Inclán, Luces de bohemia, edición de Alonso Zamora Vicente, Madrid, Espasa-Calpe, 1989, p. 66.

 

8

Ibid., p. 60.

 

9

Ibid., p. 81.

 

10

Ibid., p. 87.