Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.

ArribaAbajo

Acto segundo

     
 

Aposento corto de MILTON con mesa, escribanía y papeles: déjase ver MILTON escribiendo.

 
MILTON Traidores, sí, y si tuvieren
el villano atrevimiento
de borrar de este papel
este justo vilipendio [11]
que imprimo en él, mi valor 5
irá a imprimirle en sus pechos,
de modo que ni aun la muerte
pueda ya borrarle de ellos.   (Escribe.)
 

(Sale CECILIA.)

 
CECILIA Señor.
MILTON           ¿Qué quieres, Cecilia?
CECILIA Que no os vais de este aposento 10
dice mi ama, porque quiere
venir al instante a veros.
MILTON ¿Madama, a mí?   (Extrañandolo.)
CECILIA                           ¡Qué extrañeza,
cuando todo el día entero
parecen ustedes dos 15
la soga tras el caldero!
MILTON Ve y dila que está muy bien
CECILIA Señor Milton, oh qué bueno
sería, que desde huésped
pasara usted en un momento 20
a ser amo de esta casa.
MILTON ¡Qué necedad!   (Escribiendo.)
CECILIA                        No, pues ello
ya se murmura bastante;
y los continuos misterios
con que ustedes andan... su... 25
no me fío.
MILTON                 Esos son cuentos   (Escribiendo.)
de criados.
CECILIA                   Pero vaya,
la verdad, ¿no hay algo hecho
todavía? Mire usted   (Con bufonada.)
que son un poco traviesos 30
esos ojillos.
MILTON                    Cecilia,
vete, y déjame, que tengo
mucho que hacer.
CECILIA                             Yo también,
y no me mato por eso.
El que atrás venga que arree, 35
que el individuo es primero.
MILTON ¡Qué impertinencia!   (Escribiendo.)
CECILIA                                 Usted debe
cuidarse más, que aunque viejo
hay quien le quiera. Y si no
Madama Aspurg: ¡con qué esmero 40
cuida a Milton! ¡qué contenta
le sienta a su lado mesmo
en la mesa, le hace plato
de lo mejor, y el primero,
y aún le da sus finecitas! 45
vaya que es un gusto el veros
a los dos.
MILTON                ¿Quieres dejarme,
Cecilia?
CECILIA             No, no, no quiero,
que a mí me escuece, y al cabo
porque me escuece me quejo. 50
MILTON Tú estás loca.
CECILIA                       ¿Loca? vaya
que para ser usted viejo
es un poquito insolente.
¿Pues qué no es en evangelio
lo que digo? Ayer mañana 55
porque no traje tan presto
el chocolate a Milton
empezó mi ama a echar ternos
contra mí, y faltó muy poco
para arañarme. Por cierto 60
que no tiene ese cuidado
con su hija: y extrañan luego
que murmuren los criados,
no les den pie para ello.
MILTON No seas tan bachillera. 65
CECILIA Pues es la verdad.
MILTON                              Que tengo
mucho que hacer, que te vayas,
o habré yo de irme.   (Se levanta.)
CECILIA                                ¡Qué genio
tan regañón, tan vinagre!
No os sirviera aunque mil pesos 70
me dierais cada semana.
MILTON ¿Te vas?
CECILIA               Ya me voy. Reniego
de usted y su secatura.
MILTON ¿Callarás?
(Vuelve a sentarse, y escribe.)
CECILIA                 Veré si puedo.
MILTON Vete, y más que nunca calles. 75
 

(Vuelve CECILIA.)

 
CECILIA ¡Ah! sí, ahora que acuerdo
¿cuándo hace usted cuenta que
se barra este cuarto?
MILTON                                 Luego.   (Escribiendo.)
CECILIA Ahora era mejor.
MILTON                            Ahora
tengo que hacer.   (Escribiendo.)
CECILIA.                           Allá dentro 80
pudiera usted entretanto
escribir. [12]
MILTON              Allí, no puedo.   (Escribiendo.)
CECILIA Yo llevaré la mesita.
MILTON Muchacha o molino suelto,   (Se levanta.)
¿quieres dejarme?
CECILIA                              Es que yo, 85
clarito, ganas no tengo
de llevar una rociada
si mi ama ve este aposento
sin asear.
MILTON                Ve, que yo
la diré...
CECILIA               Dos chicoleos.   (Vase riendo.) 90
MILTON ¡Jesús, y qué inaguantable   (Se sienta.)
es la chica! ¡qué desuello!
¡qué pico! Vaya, no sé
como la sufre un momento
Madama Aspurg.   (Lee.)
 

(Sale AILSON.)

 
AILSON                              Allí está. 95
Poner en planta resuelvo
mi designio. Ay mi Justina,
denme ventura los Cielos.
Padre.
MILTON           Amado Ailson, ¿parece   (Guardando la carta.)
que tienes más placentero 100
el semblante?
AILSON                      Algún alivio
conozco, pero es pequeño.
MILTON Siéntate, que aunque le sea
tan sensible hoy a mi afecto,
un pesar tengo que darte. 105
AILSON Tan acostumbrado a ellos
estoy, padre mío, que
por grande que sea, creo
que no ha de inmutarme.   (Se sienta.)
MILTON                                         Acaso,
hijo mío, harán los Cielos 110
que el que hoy te doy como mal
sea antes de mucho tiempo
bien, y bien grande.
(Registrando la escena.)
AILSON                                 Sacadme
ya de dudas.
MILTON                     Oye atento.
AILSON ¡Buen Dios, qué será!
MILTON                                   Ninguno 115
(oye Ailson lo que te advierto)
sepa hasta que yo te mande
descubrirlo este secreto.
AILSON Está bien: más y más crece
mi confusión por momentos. 120
MILTON Ya me has oído hartas veces,
Ailson mío, que los Cielos
hace veinte años cumplidos
que nos dejaron a un tiempo,
a ti sin madre, y a mí 125
sin esposa.
AILSON                  Bien me acuerdo,
y harto lo he llorado.
MILTON                                   Apenas
tenías tú entonces, creo,
dos años. De aquesta edad,
bien a costa de mi tierno 130
cariño, lejos de Londres
te envié, donde en efecto
te criaste, al digno lado
de uno de mis muchos deudos.
Quince años (ah, quince siglos 135
para mi ternura fueron)
sin verte estuve, hasta tanto
que los extraños sucesos
de mi vida me obligaron
a venir contigo huyendo 140
a Zeta, donde ha tres años
 

(Registrando la escena.)

 
que con el nombre supuesto
de Milton...
AILSON                    ¿Supuesto, padre?   (Sorprendido.)
¿Pues qué no es el nombre vuestro
Milton?
MILTON             No, pero con él 145
y el ejercicio que tengo
de mercader, mis desgracias
me hacen vivir encubierto.
AILSON ¿Encubierto? ¡Oh Dios!   (Con agitación.)
MILTON                                       Sí, hijo,
más ilustre nacimiento 150
debiste a la Providencia,
del que crees.
AILSON                       Santos Cielos,   (Con alborozo.)
¿más ilustre?
MILTON                      Sí, Ailson mío:
hijo y único heredero
de Lord Wantain eres.
AILSON                                    ¿Vos   (Enajenado.) 155
Lord Wantain? Yo no acierto
a hablar de alegría.
MILTON                               Sí, [13]
me dio honores, me dio puestos,
el Rey Jacobo en la guerra,
y en la paz su valimiento 160
gocé, pero...
AILSON                     Tened, padre   (Mirando adentro.)
que vienen a este aposento
Madama y Justina.
MILTON                               Pues
que esperes aquí te ordeno
hasta que ellas partan.
AILSON                                     Bien. 165
¿Yo hijo de un Lord? ¿Qué contento
para Justina?
 

(Salen MADAMA y JUSTINA y los dos se levantan.)

 
MADAMA                       Milton,
¿es ya más dócil a vuestros
consejos, Ailson?
MILTON                             Señora,
hace apenas un momento 170
que llegó aquí, y no he podido
hacer experiencia de ello.
Pero la visita vuestra,
de mejor humor le ha puesto
según miro.
AILSON                    Os aseguro 175
que es ya menor mi tormento
de lo que era, y por instantes
va en mi alma renaciendo
la esperanza de un alivio
total.
MADAMA         Vaya, yo me alegro. 180
JUSTINA (Aparte.)   ¿Amor, qué habrá adelantado
mi Ailson, que con tan risueño
semblante está?
MADAMA                          Sí, Milton,
venid un instante adentro
conmigo, que hablar a solas 185
con vos deseo.
MILTON                        Siguiéndoos
voy: ¿qué me querrá Madama?
MADAMA Justina, al instante vuelvo.
 

(Vanse los dos.)

 
AILSON Justina mía.
JUSTINA                    Mi Ailson,
¿qué tienes que tan contento 190
te muestras?
AILSON                     El mayor bien
de cuantos piadoso el Cielo
me ha dado. Ya nuestras almas
no sufrirán el tormento
de dividirse. Este amor 195
puro, sencillo y honesto
que la virtud nos inspira,
gozará bien pronto el premio
de que es digno.
JUSTINA                           ¿Cómo, Ailson?
no retardes el consuelo 200
a mi corazón.
AILSON                      Apenas
hablar de alegría puedo.
Ailson, aquél que creía
ser sólo hijo de un grosero
mercader, es (no lo dudes) 205
hijo de Lord Wantain.
JUSTINA                                    ¿Cielos,   (Sorprendida.)
de Lord Wantain?
AILSON                             Sí, mi padre
acaba en este momento
de descubrirlo.
JUSTINA                        Pues como...
AILSON No, amado bien, malgastemos 210
unos instantes tan dulces
y preciosos. En el medio
de asegurar nuestras dichas
únicamente pensemos
ahora. Mi amor, mis ansias, 215
y el sí cruel y funesto
que espera el Barón, quizás
en este mismo momento,
hace nuestra situación
más dura, sí. Resolvernos 220
falta sólo.
JUSTINA                 Ailson amado,
si antes de ahora te hice dueño
de mi voluntad, ¿qué quieres?
Resuélvete, y sea presto.
Haz, manda, ordena, dispón 225
de mi vida y de mi afecto
como tuya sea.
AILSON                         Pues,
Justina amable, yo creo
que para no aventurarlo
sera mejor que apelemos 230
a mi buen padre. En sus manos
nuestra ventura dejemos,
y... [14]
JUSTINA      Calla, que vuelven ya.
AILSON ¡Qué ventura!
JUSTINA                       ¡Qué contento!
 

(Vuelven a salir MILTON y MADAMA, diciendo.)

 
MADAMA Perdonad la confianza, 235
Milton.
MILTON             Siempre seréis dueño
de mis facultades. Yo
iré a contar al momento
los mil doblones, y el chico
os los llevará.
MADAMA                       Agradezco 240
la prontitud. Ved, Ailson,
que mi sobrino ha dispuesto
para esta noche un festín
magnífico en justo obsequio
de mi Justina. Que a él 245
asistáis los dos espero.
AILSON Si de ello gusta mi padre
recibiré el favor vuestro.
MADAMA Está bien: vamos, Justina.
MILTON y AILSON A las dos guarden los Cielos. 250
 

(Acompañan a MADAMA y JUSTINA hasta la puerta.)

 
AILSON Corazón no te acobardes.
Mi padre es: me ama en extremo,
y nunca podrá ofenderse
de un amor puro y honesto.
MILTON Pues ya se fueron, volvamos 255
a sentarnos, porque el resto
de mis infortunios sepas.
 

(Se sientan.)

 
AILSON Pues sé que es mi nacimiento
tan ilustre, aunque ellos sean
grandes los sentiré menos. 260
MILTON Gocé, como ya te he dicho,
de mi Rey por largo tiempo
la privanza: pero astutos,
envidiosos y protervos
mis enemigos perderla 265
en un instante me hicieron,
y con ella aún la grandeza
que heredé de mis abuelos.
Persuaden al Rey que yo era
el que inspiraba a los pueblos 270
la rebelión, y con firmas
y testigos que el dinero
les ganó, la acusación
de modo fortalecieron,
que el Rey la creyó: fue fácil 275
S. M. ya lo veo.
Por traidor a él y la patria
me declara el Parlamento,
y manda prenderme. Ah cuántos
sin sabores, cuántos riesgos, 280
más que dulzuras impuso
la fortuna al valimiento.
De aquella resolución
me dio parte con secreto
un deudo mío, (que es sólo 285
el que sabe el paradero
de los dos, y quien me escribe
las ideas y sucesos
de mis contrarios.) En fin
recogí todo el dinero 290
y las alhajas que pude;
salí de Inglaterra huyendo,
y dejé al pronto burlados
los enemigos deseos.
Confiscáronme los bienes, 295
dieron a otro los puestos
y rentas que yo gozaba,
y no contentos con esto
me quitaron el honor.
No sé cuando lo recuerdo, 300
cómo no acaban mis penas   (Llora.)
conmigo, y mi vida a un tiempo.
Mi honor me quitaron, sí,
porque declararme hicieron
a mí y a mis descendientes 305
por traidores, por plebeyos,
y aún más, hijo, por indignos
de obtener en aquel Reino
cargo noble. Despatriado
y proscrito...
AILSON                      Justo Cielo,   (Consternado.) 310
¿proscrito?
MILTON                  Proscrito, sí,
de modo, Ailson, que debiendo
a Dios tan ilustre cuna,
en la precisión me veo
de ocultarlo, y de pasar 315
por un humilde y grosero
mercader.
AILSON                 Ailson, murió
tu esperanza en un momento. [15]
MILTON Mas no por eso, hijo mío,
te entregues al desconsuelo 320
de ese modo. Los reveses
de la suerte en ningún tiempo
deben ser a la virtud
superiores. Si los Cielos
por humillar mi soberbia 330
quizás así me abatieron,
sin duda alguna ellos mismos,
al ver cómo sus decretos
con resignación abrazo,
harán, Ailson, por volvernos 335
lo que perdimos, dejando
victorioso el honor nuestro.
AILSON ¡Ay, padre mío! Ay, Justina,
que para siempre te pierdo.
MILTON Vaya, procura encubrir   (Se levantan.) 340
en tu rostro por lo menos
tus pesares: que si al fin.
no volviese el Juez Supremo
por nuestra causa, ignorados
en Francia nos mantendremos 345
con el caudal que yo traje,
y el que adquirí en el comercio.
AILSON Ah, padre, que no sabéis,
a donde llega el extremo
de mi desgracia.
MILTON                           ¿Pues qué? 350
AILSON Todos esos contratiempos
y desgracias que acabáis
de referirme, son menos
rigorosos, menos fuertes
que el mal que me causan ellos. 355
MILTON No entre tan crueles dudas
me tengas, hijo, más tiempo.
¿Qué tienes? di: qué otro mal
es ese que no penetro.
AILSON ¿Si no podéis remediarlo, 360
para qué queréis saberlo?
Yo os ruego por la ternura
con que me amáis, y el respeto
con que os miro, que jamás
apurar este secreto 365
queráis, si no pretendéis
aumentar mi desconsuelo.
MILTON Si es fuerza que sientas más
cuando yo llegue a saberlo,
aunque mis dudas me maten, 370
salir de dudas no quiero.
Ven conmigo.
 
(Camina pausadamente.)
 
AILSON                       ¡Qué bondad!
(Mirando a MILTON.)
¡qué feliz me hubieran hecho
los Cielos con tal esposa
y tal padre! pero puesto 375
que entre mi padre y Justina
partida mi vida tengo,
y la mitad de la vida
perdiendo a Justina pierdo,
para qué, fortuna, la otra. 380
mitad de la vida quiero.   (Vanse.)
 

(Aposento más largo, con puerta a la izquierda, que es paso para el resto de la Quinta, y puerta a la derecha, que es entrada a dicho aposento, y sale JUSTINA.)

 
JUSTINA Honor, no me reconvengas
ya de mi primer exceso
con Ailson, pues la fortuna
ha enmendado todo el yerro 385
haciéndole hijo del Lord
Wantain. ¿Por qué causa, Cielos,
habrá ocultado Milton
su calidad tanto tiempo?
este discurso me llena 390
de inquietud.
 

(Queda suspensa y sale por la derecha ESTRUK.)

 
ESTRUK                       Vaya, esto es hecho,
o yo duerma todavía,
o es espíritu foleto
mi amo. Cerca de dos horas
hace, según me dijeron, 395
que llegó aquí; y otras tantas
hace que el juicio me vuelvo
buscándole por la Quinta,
y en parte alguna le encuentro.
Esta carta que al venir 400
(Saca una carta.)
me dio su nuevo embeleso,
para que... mas ay, que di
en la lumbre con mi cuerpo.
 

(Le ve JUSTINA.)

 
JUSTINA ¿Dónde vas, Estruk?
ESTRUK                                  Señora,
que no me tengáis os ruego, 405
que voy en busca de un duende.
JUSTINA Loco estás.
ESTRUK                   No sé de cierto. [16]
JUSTINA ¿Pero qué papel es ese?
ESTRUK Es un papel en derecho.
JUSTINA ¿Para quién?
ESTRUK                     Para mi amo, 410
que cansado ya su genio
de enredar cuarteles, quiere
enredar los Parlamentos.
JUSTINA Damele.
 

(Le quita el pliego.)

 
ESTRUK               Pobre de mí.
Por los clavos de un herrero 415
que no le abráis, porque mi amo
quiere seguir en secreto
la instancia, y si se descubre
creo que tendrá mal pleito.
JUSTINA ¿Qué lo sepa yo que importa? 420
ESTRUK ¿Qué importa? pese a mi abuelo,
¿y sois la parte contraria?
JUSTINA Que vienes borracho creo.
(Abre la carta.)
ESTRUK ¿Cómo es eso de borracho,
señora? vuestro concepto 425
reformad, que es mucha afrenta
para quien nació tudesco.
JUSTINA Calla mientras leo.   (Lee.)
ESTRUK                               A Dios,
ahora dan fin los enredos
de mi amo y mi amo después 430
me muele todos los huesos
a mí.
JUSTINA         Con que el buen Estruk
(Guarda la carta.)
hace aquí el papel discreto
de...
ESTRUK         A buenos entendedores
pocas palabras.
JUSTINA                         Me alegro, 435
me alegro.
ESTRUK                  Señora, yo...
JUSTINA Sois un gran pícaro.
ESTRUK                                 Eso
me han dicho muchos, mas yo
jamás he querido creerlo.
JUSTINA Quiero informarme algo más. 440
Ven acá.
ESTRUK               Vaya los huesos
me duelen ya de los palos
que han de darme.
JUSTINA                              En el supuesto
de que ya por esta carta
sé que tiene nuevo empleo 445
tu amo, y que eres tú su...
ESTRUK                                           Vamos
al grano.
JUSTINA               Dime al momento
cuánto en el asunto sabes.
ESTRUK Bien, ¿y mi cabeza luego?
JUSTINA Si te la rompiere tu amo, 450
toma estos luises, con ellos
(Dale unas monedas.)
harás que un buen Cirujano
te la componga.
ESTRUK                          Es consuelo
a fe mía. Pero en fin
si ha de ser del mal el menos, 455
y digo que esa madama
es hija, si bien me acuerdo,
de un Brigadier. Hace un mes
escaso que mi amo anda hecho
un badulaque por ella. 460
Van recados, vienen pliegos,
suspira que es un prodigio,
regala que es un contento;
ella a él pobres esperanzas,
a ella él ricos aderezos, 465
y por más piedras que tira,
no viene la breva al suelo.
Esto es cuanto sé.
JUSTINA                              Pues dime,
¿ella no sabe en efecto
que tu amo ha de ser mi esposo? 470
ESTRUK Sabe todo cuanto hay: pero
como él se llama Juan niega,
ella calla: demás de eso,
como mi amo es buen cristiano,
y la ve esperando, pienso 475
que la tiene por judía,
y la está enseñando el Credo:
de modo que yo me río
más cada día de verlos
a él negar que es un gusto, 480
y a ella creer que es un contento.
JUSTINA ¿La ha dado palabra?
ESTRUK                                  Toma,
la habrá dado mas de ciento:
pero si él ha de cumplir
todas las que ha dado, creo 485
que no acabará jamás.
JUSTINA Esta bien, vete.
ESTRUK                         Laus Deo. [17]
JUSTINA No digas a nadie que
con esta carta me quedo.
ESTRUK Yo os ruego que hagáis lo mismo 490
vos, y me ahorraréis con eso
muchos palos.   (Vase.)
JUSTINA                        Sí Milton
interesarse ha resuelto
por nosotros con mi madre,
que ha de hacer al caso creo 495
este papel. Mucho tarda
mi Ailson, y yo no sosiego
un instante. Pero amor,
(Mirando a la izquierda.)
de ver a mi madre pienso
que sale. Mi Ailson querido. 500
 

(Corre precipitadamente a encontrar a AILSON, que sale por la izquierda muy triste con sombrero y espada.)

 
Corre, llega, y el consuelo   (Con alegría.)
que espera mi corazón
impaciente... ¿mas qué veo?
 

(AILSON hará con la mayor expresión lo que dicen los versos.)

 
¿tú con tal dolor suspiras?
¿te apartas de mí, y al Cielo 505
vuelves los ojos? ¿qué, dime,
tú padre está descontento
de tu elección? ¿enmudeces,
 

(AILSON, con mayor agitación, repite los mismos extremos.)

 
y duplicas por momentos
tu agitación?
AILSON                     ¡Ay Justina! 510
JUSTINA ¿Tú lloras? Astro supremo,
decid, ¿qué es esto?
AILSON                                Esto es
que para siempre te pierdo.
JUSTINA ¿Para siempre?   (Con decaimiento.)
AILSON                         Así lo manda
mi destino.
JUSTINA                   ¿Pues su ceño 515
qué estorbo pone a mis dichas?
¿No eres hijo del excelso
Lord Wantain?
AILSON                        Sí.
JUSTINA                             Yo no te amo
con el más cándido extremo?
AILSON Eso hace más injuriosa 520
mi desgracia.
JUSTINA                      ¿Tú ha un momento
no deseabas unirte
a mí con el más estrecho
y sagrado nudo?
AILSON                           ¡Ah,
y qué venturoso el Cielo 525
me hiciera!
JUSTINA                   ¿Pues quién lo impide?
pudiera ser que otro dueño
tuvieses... ah, no me engañes,
Ailson mío.
AILSON                    ¿Tal tu afecto
pronuncia? ¿Otro dueño yo? 530
Mal conoces el extremo
de mi pasión. tú grabaste
en mi alma los primeros
caracteres del amor.
Solamente el embeleso 535
de tus gracias, el encanto
de tus virtudes, hicieron
a mi corazón probar
las delicias, el veneno
gustoso de una pasión 540
verdadera.
JUSTINA                  ¿Pues qué al ruego
de Milton pudo tal vez
negarse en este momento
mi madre absolutamente?
AILSON No la llegó de saberlo 545
el caso: mas si llegara
Justina amable, contemplo
que se irritará.
JUSTINA                       ¿Por qué?
AILSON Por no hallarme digno objeto
de ti.
JUSTINA          Más crecen mis dudas. 550
¿Qué enigma Ailson...?
AILSON                                      No en saberlo
te empeñes si no deseas
verme morir al exceso
de mi rubor.
JUSTINA                    ¿Rubor? mira
que es dolor mucho más fiero 555
que el golpe, la duda.
AILSON                                   Acaso
si te aclarara el misterio...
si tú supieras con quién
irás a unirte... [18]
JUSTINA                       Yo tiemblo.
AILSON Me aborrecerías.
JUSTINA                           ¿Cómo, 560
no eres el hijo (yo muero)
de un Lord?
AILSON                   Sí, de un Lord, proscrito
y sin honor.
 

(AILSON llora y JUSTINA queda un instante consternada.)

 
JUSTINA                      Justos Cielos
¿qué queréis de mí? ¡Más guarde
mis activos sentimientos 565
para después, que mi amor
me llama, y él es primero!   (Aparte.)
¿Por eso te desconsuelas,
y ofendes con tal recelo
mi fe? ¿Quién supo adorarte 570
ciega y tiernamente, siendo
hijo de un mercader, crees
que podrá quererte menos
siendolo de un hombre ilustre,
a quien tiene hoy encubierto 575
y abatido la fortuna?
No: yo amaba con extremo,
no las riquezas de Ailson,
no su claro nacimiento,
sino su virtud: pues si ésta 580
es la misma, si sus hechos
no la han corrompido, ¿cómo
no he de amarte este momento,
y todos los de mi vida
como antes? Ah, podrá el ceño 585
de la suerte perseguirnos,
podrá separarnos, pero
no podrá arrancar la imagen
dulce de Ailson, que imprimieron
en mi alma sus virtudes. 590
Esto a su pesar te ofrezco.
(Asiendole la mano con viveza.)
 

(Asidos de la mano expresan su ternura, y sale el BARÓN.)

 
BARÓN DE LAIN Bravo, señores.
JUSTINA                          ¡Ay triste!   (Sorprendida.)
BARÓN DE LAIN Vaya, no porque yo vengo
lo dejen ustedes.
AILSON                           Sólo
faltaba a mi pena esto. 595
BARÓN DE LAIN Señor Ailson, con franqueza,
¿en qué pasabais el tiempo?
AILSON Ahora, Madama...   (Titubeando.)
BARÓN DE LAIN                           ¿Os estaba
pulsando? No, yo os prometo
que si se empeña en curaros   (Con soflama.) 600
mi prima saldrá con ello.
JUSTINA No es sino que me cogió
la mano para...
BARÓN DE LAIN                          Ya entiendo,
¿decirte buenas venturas?   (Con bufonadas.)
Pues a fe, a fe, que el bueno 605
de Ailson tiene linda traza
de gitano. En fin me alegro
que usted, señora Justina,
vaya abriendo ya ese genio   (Con intención.)
corto y melindroso, y se haga 610
a tratar (como ahora veo)
a las gentes con franqueza.
Qué ajena de los progresos
de su hija estará la buena
Mamá. Ella por adentro 615
muy satisfecha, y la niña
a sus anchuras, haciendo
acá fuera mil vistosas
evoluciones y juegos
de manos. Oh, la crianza 620
a lo antiguo es mucho cuento.
Tiemblan y se escandalizan
de ver que un joven de aquestos
de la educación moderna
por vía de cumplimiento 625
coge la mano a una niña:
¡Jesús qué insolencia! y luego
si baila la niña ocasión,
verbi gratia...
JUSTINA                      Primo, quedo,
que si hasta aquí toleré 630
cuanto hablaste, fue creyendo
que de tu genio festivo
podía ser un efecto.
Lo que has visto, ni a mi honor,
ni a mi grandeza es opuesto. 635
BARÓN DE LAIN No señor, nada: el estarse
con muchísimo sosiego
agarrada de la mano,
¿de quién? vaya, me avergüenzo,
de un villano, que... [19]
AILSON                                 Mentís, 640
que si no mejor, tan bueno,
soy como vos, y aquí mismo
(Saca la espada.)
lo confirmara mi acero.
BARÓN DE LAIN Yo nunca riño con hombres
de tan baja esfera.
AILSON                              Eso 645
lo dirá solo un cobarde.
BARÓN DE LAIN Ya sufrir tanto no puedo.
 

(Saca la espada, JUSTINA le detiene, y sale ESTRUK.)

 
JUSTINA ¿Qué haces, primo? Ailson, mirad
por mi honor.
ESTRUK                       ¿Mi amo? a buen tiempo
llegó.
 

(Tira ESTRUK de la espada, y el BARÓN le aparta amenazándole.)

 
BARÓN DE LAIN            ¿Dónde vas, villano? 650
Aparta, o viven los Cielos
que te pase con mi espada.
ESTRUK No señor, yo os lo agradezco
muy de veras.   (Envainando.)
JUSTINA                       Ten a tu amo.
ESTRUK Señora, yo no me atrevo, 655
que él tendrá gusto en matarse,
y estorbárselo no debo.
AILSON Apartad, señora.
JUSTINA                           Primo,
advierte...
BARÓN DE LAIN                 Yo nada advierto.
JUSTINA Da voces.   (A ESTRUK.)
ESTRUK                  Estoy muy ronco. 660
JUSTINA Pues yo desde este aposento
llamaré. Madre, Milton.
 

(Entra por la puerta de la izquierda, y AILSON parte a cerrarla.)

 
AILSON Señor Barón, mientras cierro
yo esta puerta cerrad vos
la otra.
BARÓN DE LAIN            Voy.   (Cierra la de la derecha.)
JUSTINA (Dentro.)      ¿Qué habéis hecho? 665
¿Ailson? mas no importa, que
yo frustraré vuestro intento.
 

(Suena un tiro de pistola, y se suspenden los dos.)

 
BARÓN DE LAIN ¿Qué escucho?
AILSON                        De una pistola
fue el tiro, yo me recelo
alguna temeridad 670
de Justina.
JUSTINA (Dentro.)   Acudid presto.
MILTON (Dentro.)   Venid, que aquí son las voces.
Abrid.   (Llaman.)
ESTRUK           Que llaman.
AILSON                              ¿Qué haremos,
señor Barón?
BARÓN DE LAIN                      Suspender
por ahora nuestro duelo. 675
MADAMA (Dentro.)   Hija.
BARÓN DE LAIN                          Estruk abre: y nosotros
sigamos lidiando.
AILSON                             Pero...
BARÓN DE LAIN Dejadme a mí. Vaya, vaya,
 

(Abre ESTRUK, siguen lidiando, y salen MILTON y MADAMA.)

 
la diagonal, sin miedo:
quitad este tajo, pronto, 680
no me descubráis el pecho;
porque suelo enardecerme
de modo que sin poderlo
remediar, tiro, y... bien, bravo.
MILTON Hijo.
MADAMA         Sobrino.
MILTON y MADAMA                      Teneos. 685
BARÓN DE LAIN En verdad que yo ya me iba
cansando un poco.
MADAMA                              ¿Qué es esto?
¿Y Justina?
BARÓN DE LAIN                   Aquí encerrada
 

(Abre y sale JUSTINA despavorida.)

 
por melindrosa.
JUSTINA                          ¡Si ha muerto
mi Ailson!
MADAMA                  ¿Por qué dabas voces? 690
¿qué ha habido aquí?
BARÓN DE LAIN                                   Un embeleco
de Justina.
JUSTINA                  Yo si...
BARÓN DE LAIN                               Calla.
AILSON Qué irá a decir.
ESTRUK                          Ahora es ello.
BARÓN DE LAIN Ten paciencia, amor. Aquí
hallé a Ailson, hace un momento 695
que salía de ese cuarto
sin duda alguna, y sabiendo
por Estruk que era en la esgrima [20]
inteligente, hice tal empeño
de tirar con él un rato: 700
llegó mi prima a este tiempo,
y empezó a chillar pensando
que reñíamos. Por cierto
que era estupendo capricho.
Yo con un raro pretexto, 705
porque no nos estorbara,
la encerré en ese aposento
como visteis.
ESTRUK                      Lindas prendas
va este niño descubriendo.
MADAMA ¿Y el tiro que hemos oído? 710
JUSTINA Pesares disimulemos.
Fue que habiendo Ailson dejado
esta pistola en el suelo
tal vez porque te estorbaba
para esgrimir, yo creyendo 715
que reñían, la cogí,
y disparé, porque oyendo
el tiro acudieseis.
ESTRUK                             Chispas,
qué lindo par de embusteros.
BARÓN DE LAIN Alborotar tontamente 720
la casa.
MADAMA             Mucho recelo
que sea verdad. Justina
tuvo causa para ello.
ESTRUK No lo sabes bien.   (Aparte.)
MILTON                            En fin
que no haya sido me alegro 725
lo que pensamos.
AILSON                             Anduvo
el Barón muy caballero
en este lance.
 

(Sale el CRIADO.)

 
CRIADO                        Señora,
la comida.
ESTRUK                   A lindo tiempo
para echar el susto abajo. 730
MADAMA Vamos pues.
BARÓN DE LAIN                      Honor.
AILSON                                 Tormentos.
MILTON Pesares.
JUSTINA              Desdichas.
MADAMA                                Dudas.
TODOS Padezcamos y callemos.

Arriba