Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
Indice


 

21

Ibid.

 

22

San Bernardo, ed. cit., p. 925.

 

23

BAC, 53, p. 347.

 

24

Acerca de estas imágenes, cfr. lo ya indicado en las páginas 47 ss. de este volumen.

 

25

El ms. donde figuran cuatro estrofas añadidas ofrece la lección tristes en lugar de ciegos. No parece lógico atribuirla a fray Luis. Tristes deshace un importante elemento de la coherencia del texto y crea, además, una redundancia innecesaria, ya que el sentimiento de tristeza está suficientemente expresado mediante otros recursos. La lección tristes representa, en suma, una trivialidad difícilmente atribuible al agustino. Las otras variantes inducen a conjeturas similares: de ese rostro por de tu r. (v. 12) es incoherente con el progresivo distanciamiento físico de Cristo, y rompe el equilibrio tu rostro / tu dulzura; el viento levantado (por v. fiero, airado) del v. 18 denota que el interpolador no ha entendido el juego sistemático de la doble calificación negativa frente a la calificación única cuando se trata de un término marcado positivamente: hondo, escuro, tristes y afligidos, pobres y ciegos, etc. Por último, la variante cubierto por encubierto (v. 19) revela un endeble sentido lingüístico, dado que sólo la forma auténtica es compatible con la acepción «oculto» que exige el texto.

 

26

Cfr. supra, n. 25.

Indice