Libro electrónico

Lima antigua en el cuadro de costumbres de Ismael Portal, un seguidor de Palma / Teodoro Hampe Martínez

Ficha

Indice


Abajo

Lima antigua en el cuadro de costumbres de Ismael Portal, un seguidor de Palma

Teodoro Hampe Martínez





La oportunidad de participar en esta nueva versión de los coloquios de Re-visión de las «Tradiciones peruanas» de Ricardo Palma, me permite compartir algunas notas sobre un personaje que perteneció al entorno más cercano del ilustre autor limeño y que merece inscribirse entre los personajes que ha estudiado el maestro Estuardo Núñez, bajo el renombre de «los tradicionistas peruanos»1. Me refiero a Ismael Portal Espinosa, un personaje no del todo conocido, a quien pretendo rescatar del olvido con esta puntual investigación.


1. Vida y obra de Ismael Portal

Empecemos con algunos datos biográficos del personaje. En realidad, yo tuve mi primer acercamiento a Portal hace ya muchos años, al realizar un estudio sobre los miembros de número de la Academia Nacional de la Historia en su centenaria existencia2. Portal no fue miembro fundador, pero sí uno de los miembros más conspicuos del Instituto Histórico del Perú (como entonces se llamaba la Academia) en la primera mitad del siglo XX. Se puede decir que era un personaje bastante conocido en su tiempo en la ciudad de Lima, como limeñista de pura cepa que era.

Ismael Portal, hijo del doctor Juan Portal y Figueroa, senador en varias legislaturas, y de doña Carlota Espinosa y Monterrey, nació el 17 de febrero de 1863 y murió el 3 de julio de 1934. Al igual que Palma, no tuvo formación universitaria. Se educó en el colegio de don José Mayuri y Calderón y después en la Escuela Superior de Comercio. Durante la campaña de Lima, a los 17 años de edad, integró uno de los batallones de reservistas que se formaron para enfrentar a las tropas chilenas. Relata Alberto Tauro del Pino, en su concisa biografía del personaje, que Portal consiguió adquirir algunos de los «papeles viejos» que las tropas invasoras habían saqueado de la Biblioteca Nacional, y que la lectura de esos materiales despertó su vocación por el conocimiento del pasado3.

Después de la guerra del Pacífico hizo carrera en la administración pública, llegando a ocupar el puesto de vocal en el Tribunal Mayor de Cuentas (provisto en 1910). Este era su modus vivendi, el trabajo del cual vivía, pero no hay duda de que toda su vida estuvo dedicada al estudio de las antiguallas y de las costumbres nacionales, para lo cual combinó sabiamente notas extraídas de archivos, crónicas y libros antiguos con vivencias que él mismo había recogido, dialogando con personas de generaciones antecedentes. Así, pues, con sentido evocador y de añoranza, estudió detenidamente los caracteres de la vida religiosa, personajes, episodios y costumbres propiamente limeñas a través de la historia.

Su producción intelectual es relativamente amplia. Como se podrá ver más abajo, en el Anexo, para hacer el asunto más inteligible hemos dividido su bibliografía en cinco categorías, siendo la que nos interesa principalmente la primera, referida al «cuadro de costumbres» de Lima antigua.

Consideramos que el mejor libro de Portal es, ciertamente, Lima religiosa (1924), un estudio bastante preciso y bien documentado, que trata una serie de personajes e instituciones religiosas de la ciudad en tiempos coloniales. Los capítulos más largos se refieren a Santa Rosa de Lima, la Orden de San Francisco y el Señor de los Milagros. Son valiosas las fotografías de iglesias y conventos, muchos de los cuales ya no existen en la actualidad. Podemos destacar como secciones importantes: Santa Rosa de Lima: vida, muerte y canonización (pp. 59-92); Historia de las campanas de los templos limeños (pp. 161-182); Nómina de los arzobispos de Lima (p. 401); Monasterio del Prado (pp. 403-413), entre otras.

Aparte ello, este autor se hizo relativamente célebre por haber publicado la primera biografía documentada del mártir José Olaya, premiada con medalla de oro por la Municipalidad de Chorrillos en su primera aparición en letras de molde, en 1899. No menos importante, porque entraña una relación directa con Palma, que vamos a mencionar en seguida, es su serie de obras sobre la tauromaquia en el Perú, que sacó a luz bajo el seudónimo de El Duque de Veraguas.

Hoy en día, Ismael Portal no es un personaje del todo olvidado. En un rastreo desarrollado para esta comunicación hemos observado que varios autores modernos utilizan uno u otro de sus libros, ya sea refiriéndose a costumbres limeñas o a instituciones, personajes religiosos o cuestiones de tauromaquia. Lo cual significa que sus libros y sus desvelos intelectuales no han caído, definitivamente, en saco roto.




2. Cuadro de costumbres de Lima antigua

El «cuadro de costumbres» es un subgénero propio del costumbrismo o literatura costumbrista en que se presentan tipos populares y actitudes, comportamientos, valores y hábitos comunes a una profesión, región o clase por medio de la descripción, con frecuencia satírica o nostálgica (como es el caso de Portal), en ocasiones con un breve pretexto narrativo, de los ambientes, costumbres, vestidos, fiestas, diversiones, tradiciones, oficios y tipos representativos de una sociedad. El cuadro de costumbres se desarrolló sobre todo durante el romanticismo, cuando la Revolución Industrial presagiaba ya que una serie de valores y tradiciones del antiguo régimen podrían perderse con el desmesurado desarrollo del capitalismo urbano y el éxodo masivo del campo a la ciudad. También sirvió para describir, con el realismo propio del siglo XIX, el espíritu de una nueva y boyante clase social: la burguesía4.

Escritores, periodistas, ensayistas, críticos y columnistas, que publicaron sus obras en periódicos, revistas y otros medios de expresión, han sido fuentes importantes de este género. En América Latina el cuadro de costumbres alcanzó gran éxito entre las élites lectoras locales. En la mayoría de los países se consagró algún personaje como el autor por excelencia de los relatos costumbristas nacionales. Entre nosotros destacó especialmente don Ricardo Palma, aplicando el cuadro de costumbres a temas históricos, episodios, personajes y costumbres de la época virreinal, en sus deleitosas Tradiciones peruanas.

Si nos fijamos en Portal, haciendo una revisión de sus libros referidos a Lima antigua, se percibe un paulatino mejoramiento en el estilo. A lo largo de los años, su estilo va ganando en solidez, en recursos evocativos y en minuciosidad histórica. Sus primeros libros se leen bastante mal, debido a que contienen gran cantidad de errores. Inclusive se puede cuestionar si esto se debía a una verdadera incompetencia del autor o a erratas de imprenta. Quizás sea esto último, porque su libro Lima de ayer y hoy exhibe dos largas páginas de fe de erratas5.

¿Cómo caracterizar la prosa de este viejo escritor limeño? Recurre básicamente a narraciones breves, que muestran una lograda combinación de literatura, periodismo e historia. Ismael Portal sigue muy de cerca las orientaciones de quien llama su maestro, o sea Palma. Aquí y allá, en diversos pasajes de sus obras, hay diversas referencias a las Tradiciones peruanas, siempre con sentido laudatorio. Cita a Palma cuando se refiere, por ejemplo, a las pataletas por las cuales era famosa la hija del virrey Abascal y a los instrumentos de crédito que se usaban en la Lima colonial6.

La relación más directa se da a través de una carta del «maestro» agradeciendo el envío de su libro Cuernos históricos. Con la característica enjundia de su pluma, don Ricardo le felicita por su profundo conocimiento de las antiguallas taurinas, que dio a la luz cuando contaba 34 años de edad. Merece citarse esta sabrosa carta a Ismael Portal, del 16 de marzo de 1897:

Doy a usted las gracias muy sinceras por el obsequio de un ejemplar de su precioso libro Cuernos históricos.

Aficionado como soy a antiguallas, adivinar se deja que no se me cayó el libro de las manos sino después de algunas horas de deleitosa lectura. Ha escrito usted un libro muy criollo, y por ende, muy sabroso.

¡Adelante, joven! Hay en usted tela de cronista que acierta a sacar abundante jugo de apolillados y rancios pergaminos. ¡Y vaya, en gracia de Dios, si ha tenido usted que aspirar polilla y polvo de siglos para compaginar el librejo!

Quien sobre toros, en el Perú, sepa más que usted, que levante el dedo. [...] En materia de cuernos no hay quien le dé a usted lección al pelo7.






3. Tradicionista vs. tradicionalista

Veamos cuál es el trasfondo ideológico, si se quiere, que puede distinguir a Palma de su seguidor Portal. Para esto voy a utilizar el capítulo sobre Ricardo Palma, Lima y la Colonia, dentro del largo y conocido ensayo de José Carlos Mariátegui, «El proceso de la literatura». Señala el Amauta que es cierto el colonialismo que se endilga a Palma, como evocación nostálgica de la época virreinal, la cual recrea sabrosamente en sus Tradiciones, pero no debe confundirse este hecho con una intención pasadista o reaccionarismo, que pudiera significar la búsqueda de un retorno a épocas pretéritas, como en el caso de José de la Riva Agüero y Osma. En el abordaje de Palma hay un distanciamiento burlón respecto a la Iglesia, su moralidad, sus dogmas, sus principios, etc., que él refiere -como buen liberal- con desdén y sorna. Escribe Mariátegui:

Situar la obra de Palma dentro de la literatura colonialista es no sólo empequeñecerla sino también deformarla. Las Tradiciones no pueden ser identificadas con una literatura de reverente y apologética exaltación de la Colonia y sus fastos, absolutamente peculiar y característica, en su tonalidad y en su espíritu, de la académica clientela de la casta feudal.

Las Tradiciones de Palma tienen, política y socialmente, una filiación democrática. Palma interpreta al medio pelo. Su burla roe risueñamente el prestigio del Virreinato y el de la aristocracia. Traduce el malcontento zumbón del demos criollo. La sátira de las Tradiciones no cala muy hondo ni golpea muy fuerte; pero, precisamente por esto, se identifica con el humor de un demos blando, sensual y azucarado. Lima no podía producir otra literatura. Las Tradiciones agotan sus posibilidades8.



En esta misma línea, diferenciando entre una actitud crítica y una actitud reverente hacia los tiempos pasados, traigo a colación un artículo de Víctor Raúl Haya de la Torre, publicado en un volumen del año 1927, Por la emancipación de América latina, que reúne un conjunto de artículos que el líder aprista publicó durante sus años en el exilio:

Personalmente, creo que Palma fue tradicionista, pero no tradicionalista. Creo que Palma hundió la pluma en el pasado para luego blandirla en alto y reírse de él. Ninguna institución u hombre de la Colonia y aun de la República escapó a la mordedura tantas veces tan certera de la ironía, el sarcasmo y siempre el ridículo de la jocosa crítica de Palma. Bien sabido es que el clero católico tuvo en la literatura de Palma un enemigo y que sus Tradiciones son el horror de frailes y monjas...9



Palma se halla a la cabeza de los tradicionistas y tiene toda una secuela de autores que lo emularon en el Perú y en Hispanoamérica en general. Hay que plantear entonces dónde se sitúa Portal, si entre los tradicionistas o los tradicionalistas. Respondiendo directamente esta cuestión, yo me decido por el segundo término.

A Portal le tocó vivir una serie de transformaciones en la sociedad peruana y latinoamericana, que surgieron de violentos movimientos sociales, del fin de los grandes imperios europeos, al término de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, él no fue capaz de aggionarse, de ponerse a tono con los tiempos que corrían. Le importaba ante todo que su obra tuviera un contenido moral y patriótico, marcado por el viejo cuño, envuelto en sus épocas de infancia, en sus años de formación original. A este respecto, hemos encontrado una cita bastante precisa del periódico La Voz del Sur de Tacna, del 31 de diciembre de 1907, que ponía en una leyenda al pie de su retrato: «Ismael Portal, bastante joven por sus años, es un viejo en su manera de ser y de escribir. Modesto, trabajador, estudioso y correcto en todo, su personalidad es de las más simpáticas entre la intelectualidad joven del Perú. Quizá el país no sabe todo lo que vale Portal, por su propia culpa, pues gusta más del trabajo que del aplauso»10.

Si tenemos que definir, pues, el sesgo político de su obra limeñista, diremos que Portal era un hombre afincado netamente en los valores del pasado. Más aun, a partir de 1918, dirigió en la capital un periódico católico llamado La Tradición, destinado a propugnar el mantenimiento de una serie de principios que se iban perdiendo. En esto se vincula por cierto con los ideales bajo los cuales había nacido, precisamente un año antes, la Universidad Católica del Perú11.

Además de ello, fue un asiduo colaborador de El Comercio, La Prensa y otros periódicos, donde publicó una numerosa cantidad de textos, que podemos llamar tradiciones, caracterizados por unos breves títulos y una corta extensión. Nos interesa rescatar aquí especialmente una narración llamada «El teléfono», donde se refiere a los problemas que surgían de la comunicación que brindaban los primitivos teléfonos de aquellos años. No había entonces la posibilidad de una comunicación directa y la operadora debía conectar al usuario con el número deseado, lo cual muchas veces resultaba fallido. Este hecho sacaba de sus casillas a Portal. La mencionada narración termina con un párrafo que lo viste de cuerpo entero:

Pero confieso que el adelanto no me es muy simpático, porque se presta a equivocaciones con mucha facilidad, especialmente en manos de las autoridades; y como aquí por equivocación se manda a chirona a cualquiera, por equivocación se le da de palos a un hombre y se le pide dispensa en seguida, y por equivocación un custodio del orden le clava a uno ciento cincuenta centímetros de limpia bayoneta, me declaro por ésta y las demás causas en contra del teléfono12.






4. Un balance de la obra limeñista de Portal

Al final de sus días, a los 69 años de edad, publicó la obra llamada Del pasado limeño, diciendo con orgullo que se trataba de su duodécimo libro. Sin embargo, al trazar un resumen de su contribución a la vida intelectual peruana, Portal se quejaba amargamente de no haber podido lograr el efecto que deseaba, como fin último de sus reconstrucciones pasadistas de la historia peruana. Revela que su intención había sido propagar los ideales de piedad, patriotismo y honestidad de la vieja escuela, aquella fundada directamente sobre el pasado -aparentemente glorioso- de la Lima virreinal.

En un prólogo de honda confesión personal señala nuestro autor que ha decidido seleccionar de las páginas de El Comercio un conjunto de treinta y tantos artículos, con los cuales «doy término a mi modesta pero muy digna, ordenada y larga jornada literaria y periodística». Y a continuación afirma textualmente lo siguiente:

Si alguna vez estuve fundamentalmente severo en mis críticas u omití, por razones especiales, detalles que, simpáticos para unos, resultarían ingratos para otros, atribúyase ello a la prudencia que he procurado seguir, como sabio consejo de San Agustín [...]

Nunca, por eso, escuché quejas o tuve noticia de ellas contra mi humilde labor de prensa, encaminada notoriamente, desde sus comienzos, a la propaganda de las ideas de piedad sin falsía, de patriotismo sin ventajas ni dobleces, y de costumbres honestas que afiancen la marcha correcta y sólida de la sociedad. Lamento sí que mi obra, abnegada y perseverante, no haya alcanzado el éxito apetecido. Porque al retirarme de la arena, dejo amargamente el horizonte anubarrado, muy anubarrado...13



Este era el mensaje pesimista que dejaba Portal al abandonar, en premonitoria concepción, las arenas del periodismo y de las letras impresas. Con esta sombría y autocrítica imagen cerraba su cuadro de costumbres de Lima antigua. Sin embargo, hay que evaluar, en mi opinión, si esta reflexión tan negativa es valedera.

Debemos señalar que sus obras, si bien no son acuciosos ensayos históricos, con notas y referencias eruditas a pie de página, han quedado como confiables retratos de la vida y costumbres de nuestra capital en tiempos antiguos. En sus obras más importantes se captan una serie de vivencias, personajes, imágenes, aun fotografías, de monumentos e instituciones que hoy se han perdido irremisiblemente: testimonios de esa Lima que él tanto añoraba y que nunca más volverá. Estimo, en resumen, que hay buenas razones para rescatar del olvido a Ismael Portal Espinosa, un convencido amante del país, un defensor de la identidad criolla, y un seguidor de Ricardo Palma.








Referencias bibliográficas

  • AGUIRRE, Carlos. «Delito, raza y cultura: el desarrollo de la criminología en el Perú (1890-1930)». En: Diálogos en Historia (Lima), n.º 2, 2000, pp. 179-206.
  • BURNS, Kathryn. Colonial habits: convents and the spiritual economy of Cuzco, Peru. Durham, NC: Duke University Press, 1999. xi, 307 p.
  • CÁCERES, Esteban M. España en el Perú (Homenaje al Perú en el Día de la Raza). Lima: La Opinión Nacional, 1923-24. 2 vols.
  • CORNEJO POLAR, Jorge. El costumbrismo en el Perú: estudio y antología de cuadros de costumbres. Lima: PetroPerú, Ediciones Copé, 2001. 411 p.
  • HAMPE MARTÍNEZ, Teodoro. «Los miembros de número de la Academia Nacional de la Historia (Instituto Histórico del Perú), 1905-1984». En: Revista Histórica (Lima), vol. 34, 1983-84, pp. 281-353.
  • HAMPE MARTÍNEZ, Teodoro. «José Carlos Mariátegui en la Universidad Católica». En: La aventura de Mariátegui: nuevas perspectivas, eds. Gonzalo Portocarrero, Eduardo Cáceres y Rafael Tapia. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, Fondo Editorial, 1995, pp. 139-143.
  • HAYA DE LA TORRE, Víctor Raúl. Por la emancipación de América latina. Artículos, mensajes, discursos (1923-1927). Buenos Aires: M. Gleizer, 1927. 212 p.
  • KLAIBER, Jeffrey L. La Iglesia en el Perú: su historia social desde la Independencia. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, Fondo Editorial, 1988. 530 p.
  • MARIÁTEGUI, José Carlos. «El proceso de la literatura». En sus: Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana. 13.ª ed. Lima: Emp. Editora Amauta, 1968, pp. 181-277.
  • NÚÑEZ, Estuardo. Los tradicionistas peruanos. Lima: Laberintos, 2001. lii, 608 p.
  • ——. comp. Ricardo Palma, escritor continental. Las huellas de Palma en los tradicionistas hispanoamericanos. Lima: Banco Central de Reserva del Perú, Fondo Editorial, 1998. li, 420 p.
  • PORTOCARRERO, Gonzalo. «¿Inacabadas ruinas? Notas críticas sobre el imaginario peruano». En: Racionalidad e irracionalidad en la cotidianidad del sujeto. Huancayo: Taller de Estudios Sociológicos, 2006.
  • SIMMONS, Ozzie G. «The Criollo Outlook in the Mestizo Culture of Coastal Peru». En: American Anthropologist, New Series, vol. 57, n.º 1, febrero 1955, pp. 107-117.
  • TAURO DEL PINO, Alberto. Enciclopedia ilustrada del Perú: síntesis del conocimiento integral del Perú, desde sus orígenes hasta la actualidad. Lima: PEISA, 2001. 17 vols.
  • VARILLAS MONTENEGRO, Alberto. La literatura peruana del siglo XIX: periodificación y caracterización. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, Fondo Editorial, 1992. 349 p.
  • WATSON-ESPENER, Maida Isabel. El cuadro de costumbres en el Perú decimonónico. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, Fondo Editorial, 1979. 161 p.



Anexo: Bibliografía de Ismael Portal


1. Cuadro de costumbres de Lima antigua

Título: Lima de ayer y hoy / Ismael Portal

Publicación: Lima : Imp. Comercial de H. La Rosa & Co., 1912

Descripción: vii, 246 p. : il. ; 22 cm.

Título: Cosas limeñas : historia y costumbres / Ismael Portal

Publicación: Lima : Empresa Tip. Unión A. Giacone & Co., 1919

Descripción: 206 p. : il. ; 20 cm.

Nota: Artículos publicados como colaborador de La Prensa, de esta capital, bajo el seudónimo de «El Centinela de la Ciudad»

Título: Lima religiosa, 1535-1924 / Ismael Portal

Publicación: Lima : Libr. e Impr. Gil, 1924

Descripción: xii, 420 p. : il., retrs. ; 25 cm.

Título: Del pasado limeño / Ismael Portal

Publicación: Lima : Libr. e Impr. Gil, 1932

Descripción: 215 p. : il., facsíms., retrs. ; 21 cm.




2. Para el mejor conocimiento de la historia patria

Título: Bolognesi y sus hijos, familia de héroes

Publicación: Lima, Oficina Tip. de «La Opinión Nacional», 1917

Descripción: 100 p. : il., retrs. ; 22 cm.

Título: Bolognesi y sus hijos : familia de héroes / Ismael Portal

Edición: 2.ª ed.

Publicación: Lima : Impr. Colegio Militar Leoncio Prado, 1950

Descripción: 115 p. : il., retrs. ; 21 cm.

Nota: Publicación hecha con motivo del primer centenario del inmortal defensor de la plaza de Arica, celebrado el 4 de noviembre de 1916

Título: La independencia del Perú : 28 de julio de 1917 / Ismael Portal

Publicación: Lima : Libr. e Impr. Gil, 1917

Descripción: 112 p. ; 22 cm.

Título: Lecturas históricas comentadas : obra recomendada por el Ministerio de Instrucción a todos los colegios y escuelas de la República / Ismael Portal

Publicación: Lima : Libr. e Impr. Gil, 1918

Descripción: 280 p. : il. (incl. retrs.) ; 23 cm.

Título: Morir por la patria : José Olaya / Ismael Portal

Publicación: Lima : Tip. de El Tiempo, 1899

Descripción: 45 p. ; 22 cm.

Título: Morir por la patria : José Olaya / Ismael Portal

Edición: 2.ª ed.

Publicación: Lima : Impr. La Industria, 1906

Descripción: 4 h., 43 p. : retrs. ; 22 cm.

Título: Morir por la patria : José Olaya / Ismael Portal

Edición: 3. ed.

Publicación: Lima : Impr. y Libr. de San Pedro, 1907

Descripción: 1 h., 48 p. : il. ; 23 cm.

Título: Morir por la patria : José Olaya / Ismael Portal

Edición: 4.ª ed.

Publicación: Lima : Impr. del Estado, 1923

Descripción: 65 p. : il., retrs. ; 21 cm.




3. Otros textos del autor

Título: Chile ante el árbitro : su conducta desde 1820 / Ismael Portal

Publicación: Lima : Libr. e Impr. Gil, 1924

Descripción: 219 p., 1 h.: il. retr. ; 20 cm.

Nota: Artículos publicados en El Comercio de Lima, otros inéditos, acerca de la guerra con Chile y el arbitraje de Tacna y Arica

Título: Corona fúnebre dedicada al poeta peruano Acisclo Villarán : socio fundador del «Ateneo de Lima», vencedor en batería descubierta en el combate naval del Dos de Mayo, sobreviviente de los combates de San Juan y Miraflores

Publicación: Lima : I. Portal, 1932

Descripción: 218 p., [13] h. : il. ; 25 cm.




4. El Duque de Veraguas y la tauromaquia

Título: La fiesta española en el Perú. / El Duque de Veraguas, seud.

Publicación: Lima : Impr. de la Escuela de Ingenieros, 1892

Descripción: 118 p. : il., retrs. ; 20 cm.

Título: Cuernos históricos / El Duque de Veraguas, seud.

Publicación: Lima : Libr. e Impr. Gil, 1897

Descripción: 180 p. ; 21 cm.




5. La esposa: Elena Razzeto de Portal

Título: Elena Razzeto de Portal / editor, Ismael Portal

Publicación: Lima : s. n., 1909

Descripción: 172 p., 2 h. láms. : il., retrs. ; 25 cm.

Nota: Incluye misivas al viudo Ismael Portal y artículos que escribieron diversos diarios locales sobre el fallecimiento de Elena Razzeto de Portal (1863-1908)





 
Indice


Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes