Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
 

111

Ob. cit., pág. 96.

 

112

«Manía de citas y epígrafes», en el cuaderno 6 del Pobrecito Hablador, noviembre de 1832, en Obras, I, 105-106.

 

113

Por ejemplo: «Como soy el diablo y aun he sido duende...», dice el Pobrecito Hablador, Obras, I, 136 b. Y Fígaro dice: «Pesándome que me llamen todos los días, desde el año 9 en que nací, por el mismo apellido, cien veces dejé aquel con que vine al mundo, y ora fui el Duende satírico, ora el Pobrecito hablador, ora el Bachiller Munguía, ora Andrés Niporesas, ora Fígaro, ora...», Obras, I, 280 a.

 

114

Artículo sobre el estreno del Macías, aparecido en la Revista Española, núm. 343, del 27 de septiembre. Hacía muy poco que Larra había dejado este periódico para pasar al Observador. González Carvajal ya había publicado en la Revista una crítica sobre El doncel, la novela histórica de Larra, cuando éste era crítico literario del periódico (núm. 228, 30 de mayo de 1834).

 

115

Dice A. Rumeau: «De la fin de 1827 au mois d’avril 1829, il semble avoir renoncé à la poésie: c’est le moment où il publie El Duende Satírico del Día. Au printemps de 1829, il redevient poète, mais il remplace la “cítara entonada” par la lyre aimable et légère de Meléndez Valdés et d’Anacreón» («Larra, poète», 1948, página 512). Hay que hacer notar que de todas las composiciones en verso que escribe el año siguiente al Duende lo único que publica es una composición de «cítara entonada», la oda a los terremotos de 1829.

 

116

Ibíd., págs. 516-517, véanse las notas a pie de página.

 

117

Véase A. González Palencia, Estudio histórico sobre la censura gubernativa en España, 1800-1833, tres tomos, Madrid, 1934-1941; especialmente el apartado «Legislación de imprenta», I, págs. XXXI-XXXIV. También J. E. de Eguizábal, Apuntes para una historia de la legislación española sobre imprenta desde el año de 1480 al presente [1873], Madrid, 1879.

 

118

«Sí, señor; el Gobierno vigila sobre la sociedad, y la sociedad no cesa de conspirar a desbaratar los buenos fines del Gobierno», le replica el Duende al librero en el primer artículo de la serie. Obras, I, 7 b.

 

119

La alusión se aplica tanto al Duende como al Pobrecito Hablador. En el Semanario teatral, núm. 7, entrega 1.ª, 2 de junio de 1834, pág. 1. Se trata de uno de los artículos del actor Agustín Azcona que provocaron los incidentes que refiere Sánchez Estevan (ob. cit., págs. 102-105 y 258-63). Como Sánchez Estevan sólo conocía una de las partes de la disputa a través de los escritos de Larra y de su amigo Ventura de la Vega, sacó consecuencias falsas en relación con Larra y la cantante italiana Giudita Grisi. Esperamos poder tratar del asunto en otra ocasión.

 

120

López Peñalver firma, en cuanto secretario, el oficio que la Junta de la Exposición manda a Larra con motivo de la oda (Obras, I, 53 b); con sus iniciales J. P., uno de los artículos contra Larra en el Correo (núm. 34, 29 de septiembre de 1828), y, como redactor del periódico, junto con J. M. Carnerero y con el editor, P. Ximénez de Haro, el artículo del 9 de enero de 1829 (Sánchez Estevan, ob. cit., pág. 33). Vid. también Mesonero Romanos, Memorias, ed. cit., pág. 167 a.