Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.

  —[122]→     —123→  

ArribaAbajo- V -

Llegada


  —[124]→     —125→  

Y en Veracruz...

En mayo de 1939 se empieza a organizar en México la llegada del primer contingente de refugiados españoles que el Gobierno de Cárdenas recibiría en forma oficial.

El jefe del Gobierno republicano, doctor Juan Negrín, creó el Comité Técnico de Ayuda a los Españoles en México (CTAE), presidido por el doctor José Puche; dicho Comité se puso en contacto con las Secretarías de Estado para coordinar los preparativos de la llegada del vapor Sinaia. Mientras tanto, el presidente Cárdenas, decidía cómo debería ser distribuido el primer grupo:

TELEGRAMA

Casas Grandes, Chihuahua, Chih.
21 de mayo de 1939

Urgente

C. Lic. Ignacio García Téllez
Srio. de Gobernación
México, D. F.

Núm. 454 DP. Refiérome sus mensajes número PMJ 14511 y a los sin número del 19 y 20 del actual. En cumplimiento política México aceptar elementos españoles perseguidos en su país deberán distribuirse de acuerdo siguiente criterio: conocidos recursos traigan españoles por informes que afortunadamente deberá estar enviando Ministro Bassols seguirá resolviendo en qué zonas radicarán dichos contingentes. Si los que están anunciados ahora no traen recursos y vienen en espera de lo que el Comité pueda proporcionarles, hay que distribuirlos forma siguiente:

Veracruz ciento cincuenta campesinos y cien obreros

Michoacán doscientos campesinos

Jalisco ciento cincuenta campesinos

Hidalgo cien obreros

México cien obreros

Distrito Federal cincuenta intelectuales

  —126→  

Estimando que este grupo podría organizar una casa editora obras, resolviendo por este medio su problema.

Debe usted dirigirse luego a C. C. Gobernadores de Entidades mencionadas para que en colaboración con Gobierno centro, nos ayuden a colocar estos grupos, localizando zonas donde establecerlos, informándoles usted especialidad cada grupo obrero, para que vean de señalar qué nueva industria puede abrirse. Otros contingentes anúncianse vendrán país, se distribuirán distintas Entidades, tan pronto se sepa especialización cada uno de ellos y recursos tengan. Hay posibilidades abrir nuevos distritos agrícolas de Michoacán; en varias regiones Veracruz; en El Naranjo, San Luis Potosí; El Naranjo y La Estrella Estados de Colima y Jalisco, así como en otras grandes extensiones en costas, Golfo y Pacífico, señaladas por Secretaría Agricultura y sobre las cuales pueden derivarse aguas diferentes ríos.

Afectte.

Presidente República
Lázaro Cárdenas
Firma281



imagen

Al mismo tiempo, el propio presidente Cárdenas giraba órdenes a la Secretaría de la Defensa, la que, de común acuerdo con las otras Secretarías, había sido encargada de organizar el alojamiento y la alimentación de los 1 599 pasajeros del Sinaia, mientras estos tuvieran que permanecer en Veracruz:

Los enfermos deberán ser internados en el Hospital Militar (Veracruz)

Se pondrán a disposición del C. Coronel Carlos S. Valdés (responsable de la operación) 80 carpas de lona para la instalación del campamento o campamentos que tengan que instalarse.

Se proporcionarán a la comandancia de la zona para uso de los refugiados:

1 150overoles
1 150pares de calzado para hombre
1 150juegos de ropa interior para hombre
300vestidos para mujer
300juegos ropa interior para mujer
300pares calzado para mujer   —127→  
300trajes para niños y niñas
300juegos ropa interior para niños y niñas
300pares de calzado para niños y niñas
1 200bolsas de ración
3cocinas con sus peroles respectivos

En la Escuela Naval Militar de ese puerto, se alojarán cincuenta individuos de dichos refugiados, pagando su alimentación.

(Firma el Secretario de Defensa Nacional,
Gral. de División Jesús Agustín Castro)282



El Comité Técnico empezó entonces a planificar su política de ayuda a los refugiados, con el fin de que estos no resultaran gravosos para el país:

TELEGRAMA

De México, D. F., el 1.º de junio de 1939
Para Hermosillo, Son.
C. Gral. Div. Lázaro Cárdenas

P. M. J. Número 156 19 Profesionistas Comité Técnico Ayuda, en colaboración técnica Gobierno, apuntan siguientes posibilidades desenvolvimiento refugiados españoles, sobre base cuéntese con fondos para erogación instalación y desarrollo, aprovechando especialistas técnicos vienen entre refugiados, procurándose asegurar condiciones remunerativas inversión y beneficio país PUNTO Exploración explotación minas estaño mercurio, aprovechando experiencia Minas españolas Almarlen PUNTO Fabricación hojalata y envases PUNTO Producción productos farmacéuticos, especialmente alimenticios adecuados maternidad y primera infancia PUNTO Fundiciones hierro, bronce, acero, talleres construcción, reparación maquinaria, fabricación clavos, telas metálicas, alambres, maquinaria agrícola, aperos labranza, herramientas en general PUNTO Fabricación armas cortas de fuego, escopetas, rifles para caza, talleres niquelado, pavonado, cobrado, incrustación oro y plata en hierro por sistema Eibar y Toledo PUNTO Construcción motores automóviles y avión PUNTO Instalación plantas eléctricas y conservación estaciones generadoras energía PUNTO Organización empresa editorial PUNTO Industrialización recursos marinos, salados, ahumados, deshidratados,   —128→   conservas, producción de abonos, aceites y subproductos PUNTO Difusión cultivos olivo y vid, oleaginosas, y producción aceites y grasas vegetales PUNTO Difusión cultivos quina, nogal, castaños, caucho, industrialización de montes, aserraderos, fabricación chapa madera PUNTO Establecimiento colonias agrícolas, preferentemente cultivos fácil mercado, y desarrollo ganadería e industrialización subproductos PUNTO Aprovechamiento frutas, legumbres, conservación y empaque PUNTO Técnicos españoles afirman contarase con químicos para laboratorios, ingenieros constructores, obreros calificados y demás personal planeación, construcción y desarrollo actividades escójanse, en vista oportunidades colocación segura en mercado interno para eliminar necesidad importaciones actuales PUNTO Confían que elementos financieros que podrán invertirse conducto Doctor Negrín, permiten proyectos serios sobre desarrollo formal diversas ramas productivas indicadas PUNTO Salúdolo respetuosamente.

Secretario
Ignacio García Téllez283



Se preparaba también la recepción que sindicatos oficiales y otras organizaciones darían a los refugiados.

La recepción a los refugiados hispanos.

Actividades del Comité designado por la Federación de Trabajadores de la región de Veracruz.

Nada de fijo se sabe sobre la fecha exacta del arribo del vapor Sinaia, en donde vienen 1 600 ex combatientes republicanos que se encontraban en los campos de concentración de Francia; se espera que el buque llegue el sábado próximo.

La oficina de migración está en espera de los diez empleados extras que ayudarán a los de planta aquí, en el despacho de la documentación de los refugiados.

En relación a las actividades desarrolladas por la Federación de Trabajadores de la región de Veracruz, el comité de la propia central, encargada de las labores relacionadas con la recepción de los refugiados nos entregó el siguiente boletín:

«El Comité de la Federación de Trabajadores de la región de Veracruz, CTM, está trabajando activamente y ha logrado interesar a todos los sectores populares para que la recepción sea todo un éxito, y el pueblo en general manifieste moral y   —129→   materialmente sus simpatías a los refugiados trabajadores españoles.

Se han distribuido profusamente muchos millones de manifiestos, explicando al pueblo el provecho que se obtendrá con la llegada de los españoles que representan fuertes valores de trabajo y cultura para México. Además diariamente se están transmitiendo por radio pequeños avisos sobre la organización y actividades del Comité pro-refugiados. Por otra parte, el día 10 se llevará a cabo la suspensión general de labores, con el objeto de hacer una gran manifestación de adhesión y simpatía, para lo cual se han invitado a las agrupaciones campesinas de la región, los contingentes obreros de la CROM284, la CGT285, y otros sectores populares independientes de la CTM. En esta manifestación se presentarán los familiares de los trabajadores, llevando ramos de flores para obsequiarlos a los niños y compañeros refugiados. Se han formado cinco comisiones a cargo de agrupaciones obreras, a efecto de que de acuerdo con el carácter de su trabajo, no falte ningún detalle en los preparativos correspondientes. La comisión de desembarco tendrá a su cargo lo relativo al rápido desembarque de los refugiados, con sus equipajes y distribución de sus alojamientos. La comisión de acondicionamiento tendrá listos los alojamientos, dormitorios, comedores públicos, baños, alimentación y servicio sanitario. La comisión de prensa y propaganda, mediante boletines a los periódicos y a la radio, dará las notas informativas, y por medio de volantes, manifiestos, etcétera, orientará a la opinión pública acerca del verdadero significado de la inmigración de los trabajadores españoles. La comisión de organizaciones sociales se encargará de establecer lazos de amistad con los refugiados, de manera que los trabajadores de este puerto visiten y conversen en franca camaradería con los trabajadores españoles»286.





Por otro lado, hubo organizaciones políticas contrarias a la decisión tomada por el Gobierno cardenista, como el Frente Constitucional Democrático Mexicano (FCDM), la Unión Democrática Institucional (UDI) y el Partido Socialista Demócrata (PSD), que públicamente se opusieron a que México acogiera a los refugiados españoles. La UDI, en carta enviada al secretario de Gobernación, Ignacio García Téllez, solicitaba:

  —130→  

... representantes Cámaras Comercio e Industria y Prensa intervengan en calificación si supuestos inmigrantes serán elementos útiles que realmente se dedicarán trabajo honesto. Suplicámosle nos informe si esa Secretaría a su digno cargo aprueba que mencionadas Cámaras y Prensa nombren comisiones para objeto indicarse.

Fin desvanecer temores mayoría mexicanos que desean no ver agravada situación actual nuestra patria287.



A dicha solicitud, el secretario de Gobernación respondió:

Su mensaje relativo intervención solicitan para Cámaras Comercio e Industria y Prensa en calificación refugiados españoles PUNTO Debida respuesta permítome comunicarles que señor ministro Bassols tiene amplias instrucciones Presidencia República para seleccionar refugiados entre españoles corren peligro vida caso regresar su patria (coma) teniendo en cuenta al mismo tiempo intereses nuestro país.

Secretario de Gobernación
Lic. Ignacio García Téllez288



El Partido Comunista Mexicano, a través de su órgano de difusión La Voz de México inició su campaña de apoyo total a los refugiados.

Nuestra opinión

España en México.

Llegan los refugiados españoles. Llegan por mar y tierra para encontrar en México la posibilidad de rehacer sus vidas y esperar el día del regreso a su patria, hoy dominada por la invasión extranjera.

Son hombres que han peleado, peleado heroicamente en defensa de sus libertades, hombres honrados, obreros y campesinos, intelectuales y profesionales, jóvenes y adultos que durante casi tres años han sufrido lo sufrible, han aguantado las avalanchas de plomo de las tropas invasoras, que se han enfrentado con la muerte para defender su tierra, su porvenir. Ellos han luchado en contra de los bárbaros y la humanidad nunca logrará pagar su deuda con estos hombres que la han defendido, rodeados por la traición, abandonados por aquellos que debían ayudarlos, callados en su gloria y su heroísmo.

  —131→  

México, su gobierno y su pueblo, han estado a su lado desde el primer día, como lo estuvo el gobierno y el pueblo de la Unión Soviética. Lo están, hoy, para acogerlos como hermanos para que en nuestro país encuentren pan y trabajo, para que con nosotros colaboren en la construcción de nuestra patria...289



En el puerto de Veracruz se efectuaban los últimos preparativos para recibir a los refugiados:

Es esperado hoy el Sinaia. Posiblemente llegue al caer la tarde y será hasta mañana cuando desembarquen los refugiados. En el Instituto de Españoles Izquierdistas se nos informó que los refugiados españoles que vienen en el vapor Sinaia posiblemente bajarán a tierra hasta mañana martes, pues se espera que el barco llegue hoy al caer la tarde, y como ya se dijo, anclará en la bahía para que los empleados de Sanidad y de Migración desempeñen su cometido, cuyas labores demandarán varias horas, así que en el supuesto de que hoy arribe el barco, será hasta mañana cuando los inmigrantes hispanos puedan saltar a tierra.

Además del secretario de Gobernación, licenciado García Téllez y demás funcionarios que informamos habían arribado a este puerto para dar la bienvenida a los elementos mencionados, llegaron ayer con el mismo fin el secretario general de la CTM, licenciado Vicente Lombardo Toledano, el gobernador del estado, licenciado Casas Alemán y otros funcionarios del gobierno del estado290.



Entrará hoy el Sinaia. Paro general para recibir a los que vienen de España. A las seis de la mañana entrará en el puerto el vapor que conduce a 1 500 ex combatientes españoles. Estará hoy en el puerto a las seis de la mañana, a esa hora estarán listos para la visita reglamentaria de las autoridades de migración con el licenciado García Téllez a la cabeza y subirán a bordo, después de la visita sanitaria, el gobernador del estado, licenciado Fernando Casas Alemán, el licenciado Vicente Lombardo Toledano y algunos funcionarios que vinieron de México a esperar a los refugiados, amén de las representaciones del Frente Popular Español radicado en México, a cuyo frente vino anoche el doctor Juan Negrín, ex primer ministro del gobierno republicano.

  —132→  

Todos los preparativos para recibir a los refugiados habían terminado ayer y las diversas comisiones tenían ya listos sus programas para hacer más brillante la recepción que se haga a los ex combatientes españoles291.



El vapor español Arnús que hace muchos meses está anclado en la bahía, fue trasladado al muelle de la terminal lado norte, con fin de transbordar a una cantidad de refugiados de los que llegarán hoy a bordo del Sinaia292.



imagen

Manuel Arnús.

El Manuel Arnús era un barco de pasajeros perteneciente a la Compañía Trasatlántica Española.

Mi marido era radiotelegrafista del Manuel Arnús, hacía viajes a América. Cuando estalla la guerra, vivíamos en Barcelona y por casualidad él está en tierra, porque su barco estaba en reparación; entonces el Sindicato de Radiotelegrafistas a donde él pertenecía opinó que era mucho más positivo que él se quedara en Barcelona haciendo las guardias en una estación republicana; bueno, concretamente la estación era de la UGT, pero estaba al servicio de la república y querían contar con gente de toda confianza ideológica. Él salió dos meses justo después de estallar la guerra, el día 18 de septiembre de 1936, en el Manuel Arnús, barco que venía aquí por armas que había ofrecido el general Cárdenas; en España se decía que venía por garbanzos, porque claro había mucha quinta columna. Pensé que iba a ser un viaje de cincuenta y tantos días y yo esperaba que mi marido volviera y nunca volvió293.



En octubre de 1936, el ministro de Marina de la República española, ofrece a Gordón Ordás, embajador en México, dos trasatlánticos: el Cristóbal Colón y el Manuel Arnús, para que actuaran como transportes de guerra, llevando armamento de México a España. El Cristóbal Colón encalló en las Bermudas el 10 de octubre de 1936, por lo cual se dispuso que el Manuel Arnús, ya en viaje a La Habana, siguiera de inmediato a Veracruz para efectuar el traslado de armas. El 27 de octubre, el embajador Gordón Ordás recibe el siguiente telegrama:

  —133→  

Embajador de España en Cuba a Embajador de España en México. 27-10-1939.

Reproduzco el telegrama dirigido Ministro ayer: Comunico a V. E. lo siguiente: que ayer al atracar vapor correo Manuel Arnús, la oficialidad entera, salvo el capitán, desertó de sus puestos negándose a volver al barco y presentando hoy denuncia autoridad local alegando presión continua del Comité Revolucionario, convicta de que éste considera su autoridad y la presencia de ella superior a las órdenes emanadas del gobierno. Abundancia de armas y de literatura roja para repartirla en México y, sobre todo, el temor de sus vidas. Las gestiones del cónsul, en continuo contacto conmigo para conseguir la vuelta al barco de la oficialidad han sido estériles. Ambiente local tan hostil para nosotros ha favorecido quizá en algún caso la deserción y sospechamos que están provocando otras. La policía creyéndose autorizada por los términos de la denuncia está practicando un sondeo en el barco para ver si el manifiesto es exacto. Tengo la impresión de que sólo podrán encontrar armas individuales no declaradas. Saludos. Barnés294.



Uno de los oficiales de dicho barco ya en México, escribiría al presidente Lázaro Cárdenas lo sucedido en Cuba.

El que suscribe, Ramiro Ruiz Brú, de nacionalidad española, es Oficial Radiotelegrafista Civil con Título de Primera Clase expedido por la Dirección de Telecomunicación (Sección de Radiotelegrafía) en 2 de abril de 1914. Ha cumplido un total de 21 años de servicios en la compañía Hispano Radio Marítima, S. A. Al estallar la sublevación militar en 1936, se ofreció incondicionalmente al gobierno de la República, por intermedio de la Unión de Radiotelegrafistas Españoles, entidad profesional afiliada a la UGT, quedando desde este momento (23 de julio de 1936) a las órdenes del Gobierno. En 4 de agosto de 1936 fue nombrado Subjefe de los servicios radiotécnicos afectos al Comité de las Milicias Antifascistas de Cataluña. Posteriormente se le designó para la presidencia del Comité Obrero de Incautación de la Hispano Radio Marítima, S. A. de Barcelona. En fecha 17 de septiembre de 1936 fue reintegrado, por necesidades del servicio de guerra, a su puesto de Oficial Encargado de la Radio del vapor Manuel Arnús, con el cual salió en viaje para La Habana y Veracruz,   —134→   en 18 de septiembre de 1936. En el puerto de La Habana, después de la deserción de la oficialidad y de la ocupación militar del buque por las autoridades de aquel país, fue encarcelado en el Castillo del Príncipe por permanecer leal al Gobierno de la República, siendo absuelto después de nueve comparencias ante el Tribunal de Urgencia, siendo nuevamente detenido y llevado al Castillo de la Punta, siempre acusado por los fascistas desertores con cargos falsos según pudo probarse ante las autoridades que sucesivamente le absolvieron295.



Durante diecisiete meses, los representantes del Gobierno de España en La Habana y México realizaron trámites interminables para poder trasladar al Manuel Arnús a Veracruz. Grupos reaccionarios, en combinación con el Gobierno cubano, enemigo de la República, hicieron lo imposible por impedirlo, mantuvieron presa, con falsas acusaciones, a la poca tripulación del Arnús, leal al Gobierno republicano, y realizaron varios sabotajes que produjeron serios daños en la maquinaria del barco.

Por fin, el 16 de marzo de 1938, las autoridades cubanas permitieron que el trasatlántico fuera trasladado a México.

El Manuel Arnús, nunca pudo llevar armamento a los republicanos. Los daños que había recibido en La Habana eran irreparables. Permaneció anclado en Veracruz, hasta que terminó la guerra, y quedó en manos del Comité Técnico, como propiedad del Gobierno republicano. Hasta donde se sabe, pocos años después se hundió en Veracruz.

Nosotros vivíamos en el Arnús. Yo había llegado en enero. Estábamos fondeados en medio de la bahía, los dinamos no funcionaban, no teníamos electricidad a bordo, nos alumbrábamos con mecheros de esos de gasolina que dan una luz tremenda, pero que no sirven para otra cosa... Económicamente el barco todavía dependía del consulado español en Veracruz, y me acuerdo que nos daban un sueldecito y todo, semanario, a todos los que estábamos, tanto las dos mujeres, menos a los niños, nos daban... creo que eran cuatro o cinco pesos semanarios.

Empezamos a tener noticias de que iban a llegar varios barcos con refugiados, la tripulación del Arnús se entera y viene el reparto de trabajo. La tripulación no estaba completa, porque como a finales del '38, o por ahí, el gobierno de España pidió la mitad de la tripulación; todos hubieran querido irse,   —135→   pero claro, aquí tenía que quedar gente de mantenimiento, entonces esa gente que quedó, concretamente había que distribuirle el trabajo, naturalmente un barco que está fondeado o anclado, no necesita tantísima cantidad de gente como uno que está navegando. Se encendieron las máquinas para poder producir electricidad, y el barco pasó a atracar a un muelle. Esto pasó como cuarenta y ocho horas antes de la llegada; ya se había hecho limpieza, ya se habían preparado cantidad de catrecitos que habían llevado... cantidades, como ochocientos o novecientos. Y se organiza todo el trabajo de a bordo como de un barco hotel, el trabajo que más tenían que hacer, aparte de lo de las máquinas, pues era un trabajo de mantenimiento y cocina. Eran como siete y pico de hombres los que quedaban de la tripulación, y aparte de los poquitos oficiales que había. El barco no tenía capacidad para albergar a todos los que venían, era un barco de lujo, y estaba preparado como para seiscientas personas. Cuando atracan el barco en el muelle empiezan a subir cosas para el alojamiento y a sacar cosas que había guardadas; se hacen contratos también con una panadería o dos panaderías, porque en el horno de a bordo no se podía cocer pan para tantísima gente, aunque estaban los hornos trabajando a toda la capacidad. Antes de que llegara el 13 de junio se pone también la telegrafía, se pone al aire, y se comunican con el Sinaia y cada veinte minutos o cada media hora hay comunicación con el Sinaia296.



El 13 de junio, los pasajeros del Sinaia ven las costas veracruzanas por primera vez.

La llegada a Veracruz, me acuerdo que fue un momento... fíjate qué curioso que yo me acuerdo más de los momentos angustiantes, yo sé que paramos antes de entrar a Veracruz, fuera de Veracruz, pero yo no me explico por qué me acuerdo de esos momentos y no me acuerdo de momentos alegres, fíjate, porque también existía... me daba la sensación siempre esa de que... ¡Y si no nos dejan entrar!, dije: -No, estamos esperando el amanecer para que nos guíen. Así de sencillo297.



Llegamos un día antes de lo previsto, entonces estuvimos dando vueltas ahí casi un día, porque parece ser que habían dado día libre en Veracruz para que fueran a recibirnos, entonces ya... deben haber sido como las diez o así cuando ya tocamos   —136→   puerto, ¿no? Entonces estaba, me imagino que eran sindicatos, ¿no?, o algo que los habían mandado ahí a recibirnos muy de blanquito y muy morenitos, que los vimos muy morenitos... nos llamó mucho la atención, porque nos asustó un poco la gente, ¿no?, porque nos decían cosas, pero no, no les entendíamos bien lo que decían, no sé si por el acento jarocho o porque las palabras eran distintas...298



Al llegar a Veracruz yo me sentí liberado. Fue la impresión de que llegábamos a un país que nos acogía con los brazos abiertos, que podíamos rehacer fácilmente nuestra vida, que tendríamos toda clase de facilidades para ello, que estábamos en un país que hablaba nuestro idioma; bueno, había unas variantes que nos eran incomprensibles en un principio, pero que nos encontrábamos prácticamente en nuestra casa y con la posibilidad de rehacer nuestra vida299.



Un lugar pues no tropical como yo me lo imaginaba, porque es relativamente seco; yo me lo imaginaba húmedo, verde, relativamente primitivo. La gente muy curiosa en su modo de hablar, de caminar, de vestirse, muy sencilla, muy accesible; a mí me daban la impresión de muy infantiles, como que hasta las personas mayores con las que hablaba pues me resultaban, pues digamos... transparentes300.



... yo tenía unas vistas en mi casa, de esos cines movietones, de vista, muy antiguo, y ahí venían unas postales iluminadas de México, entonces me retrocedieron a la infancia... y vi todo aquello, pero natural. Aquellas sombras que daban los árboles tan verdes, tan fuertes, aquellos pájaros tan... extraordinarios y... y también unos zopilotes que nos causaron mucha impresión porque yo siempre tenía la idea de que los zopilotes estaban alrededor de los cadáveres, y decíamos: -¿Nos estamos muriendo?, porque aquí estamos llenos de zopilotes. Pero ya te digo, Veracruz me gustó muchísimo, como una ciudad española... pero como si me retrocediera muy atrás en mis impresiones301.



Recuerdo poco la llegada, fue un recibimiento agradable. La   —137→   población me pareció más pequeña de lo que me imaginaba, sobre todo el puerto; estaban esos muelles de madera, todo estaba un poco así disminuido en relación a lo que yo me había imaginado de una población como Veracruz, de la que se había hablado tanto. Yo de todos modos pensaba que era una cosa temporal, pero yo no estaba tan seguro como al atravesar la frontera, no estaba tan seguro. Me parecía absurdo que yo hubiera tenido que emigrar y sobre todo tan lejos, era como un castigo... me parecía que ya aquello era absurdo, es que no me daba cuenta en verdad de la monstruosidad que había sido la guerra y que seguía siendo. De la guerra me había dado cuenta bastante de lo terrible que era, pero jamás supuse lo que después iba a ser...302



... el México veracruzano, es el México jarocho; es que llegar a Veracruz no es acabar de entrar a México, es como un puente entre España y México, es decir la huella española es muy fuerte en Veracruz, y el carácter mismo, sobre todo, sobre todo para nosotros andaluces que eso nos casa perfectamente. Yo tenía una idea teórica, un poco irreal, ahora estaba en una realidad, y la realidad exigía pues una perfección y un aprendizaje303.



Llegada del Sinaia
Especial para El Nacional

Veracruz, Ver., junio 13. Apoteósica fue la recepción que el proletariado de México, por conducto de los trabajadores veracruzanos, prodigó a los mil seiscientos refugiados iberos que arribaron hoy a tierras mexicanas a bordo del vapor Sinaia. El acto de recepción fue magnífico. Veinte mil obreros, pletóricos de un gran entusiasmo, formaron una masa humana compacta que se agitaba frente a los muelles alzando los brazos y lanzando vítores a los refugiados que emocionados contemplaban desde la cubierta del Sinaia la grandiosa y elocuente manifestación.

En punto de las cinco horas (hora de Veracruz) hizo su entrada a la bahía el vapor francés Sinaia, luciendo en sus mástiles las banderas de todos los países democráticos.

En la cubierta se veían grandes carteles en los que los refugiados transmitían el saludo del pueblo español al de México. El muelle ofrecía un espectáculo inusitado, pues desde temprana   —138→   hora los trabajadores se congregaron allí, apiñándose hasta la orilla del mar para saludar desde lejos, con los puños en alto, a los refugiados españoles. Esto acontecía antes de que hubiese amanecido por completo.

Magníficas demostraciones de simpatía y solidaridad

Al despuntar el día, innúmeras lanchas, llevando a bordo comisiones de trabajadores y oficiales, se acercaron hasta el barco para saludar a los emigrados. La cubierta del Sinaia se cubrió de refugiados -hombres, mujeres, niños- que emocionados contemplaban aquel recibimiento magnífico del proletariado mexicano. Millares de gargantas dejaron escapar jubilosas aclamaciones y vítores al pueblo de México, al general Cárdenas, a la CTM304.



Los que vinieron en el Sinaia

Estricta disciplina.

A las seis en punto de la mañana llegó ayer el vapor francés Sinaia conduciendo a mil seiscientos veinte pasajeros españoles. Pocos momentos después subieron a bordo los médicos, delegados y el personal completo, más los empleados extraordinarios del servicio de población.

Después de un trabajo laborioso de estos servicios, a las once y veinte de la mañana pisó tierra mexicana la primera familia...305



imagen

Final.

imagen

Principio.

Así como las organizaciones nacionales se movilizaron para dar alojamiento y alimentos a los recién llegados, el CTAE, también comenzó su trabajo, repartiendo un volante entre los pasajeros:

Al fin has pisado tierra mexicana, tierra de libertad y de esperanza. Los horrores de nuestra justa lucha y los de los campos de concentración de Francia han terminado para vosotros. Una nueva etapa comienza en este momento inolvidable. Etapa dura de trabajo, de sacrificio, que exige ideales para no pensar más que en nuestra patria invadida y en la renunciación externa de sus ideales, para no pensar más que en nuestra patria invadida y en su próxima reconquista, que depende de tu esfuerzo, de tu entusiasmo. Estás en tierra amiga, pero extranjera306. Quien otorga su hospitalidad merece   —139→   respeto y agradecimiento; tus leyes, tu política, tu acatamiento indiscutible y colaboración más leal. No olvides que también encontrarás enemigos irreconciliables que procurarán desprestigiarte, demuéstrales con tu conducta que eres un genuino representante de la verdadera España. ¡Bienvenido, camarada!307



Las personalidades sindicales y políticas inician su relación con los pasajeros:

El licenciado Lombardo en el Sinaia.

A las diez de la mañana subió a bordo el licenciado Vicente Lombardo Toledano, secretario general de la CTM, acompañado por el gobernador del estado, licenciado Fernando Casas Alemán; del secretario de Gobernación, licenciado Ignacio García Téllez; del licenciado Alejandro Carrillo, subdirector de El Popular; el compañero Rodolfo Piña Soria, y otros más.

En cuanto el licenciado Lombardo apareció en la cubierta del barco, la multitud que se apiñaba en el muelle irrumpió de nuevo en aclamaciones, oyéndose ¡vivas! a España y a México, al general Cárdenas y a la Revolución, mientras la banda del Quinto Regimiento tocaba el Himno Nacional Mexicano y el Himno de Riego.

Pasados los primeros momentos de emoción y de esparcimiento, el licenciado Lombardo departió largamente con los refugiados, que rodeaban al líder del proletariado mexicano308.



En el puerto ya había algunos refugiados que habían llegado con anterioridad en forma individual.

El 13 de junio, yo estaba desde las seis de la mañana, que me levanté muy temprano, pues estábamos todos en la última cubierta, por ver si veíamos llegar el barco. Efectivamente, lo vimos llegar y a los diez minutos estábamos viendo el barco, los muelles estaban desde las siete de la mañana o seis y media, llenos de gente de sindicatos, con pancartas... de saludos de obreros; todas las sirenas de los barcos que entonces estaban, en cuanto el barco tocó el agua territorial de México, que entonces eran menos millas, empezaron a sonar   —140→   y estuvieron sonando, bueno, una cosa que emocionaba muchísimo, porque estabas viendo pues que aquella gente iba a tener un recibimiento que no se lo esperaba, ni nos lo esperábamos nadie. Yo no me figuraba que iba a ser una cosa así. Entonces pues el barco llegó muy rápido, no tuvieron que hacer todos esos trámites de que el capitán vire, con los silbatos, que vayan los prácticos, los prácticos estaban dispuestísimos, y antes de que el barco pidiera entrada al puerto, ya estaban por él. Entonces lo llevaron, lo remolcaron, lo dejaron en... en otro muelle encarado en donde nosotros estábamos, o sea que ellos bajaban, hacían así como una U, y entraban en el Arnús... Pues aquello fue el acabose, el acabose... porque además cuando entró el barco, en el puerto, se puede decir ya dentro del puerto en Veracruz, pues la Banda Madrid que iba a bordo iba tocando canciones de la guerra y la gente lloraba... y bueno aquello fue muy emocionante. Los del Arnús nos amontonamos junto a la pasarela por donde iban entrando para ver a la gente, a ver a la gente, a ver si nos pedían algo, esperando a ver si podíamos servir de algo. Entonces pues claro, naturalmente que había algunos pasajeros que por su edad y por su condición política y por su condición revolucionaria y por todo lo que habían hecho, pues eran... podríamos decir los pasajeros de honor del bar co, esos llegaron los primeros. Estaban todos los de la Marina, formados en las cubiertas de los barcos que estaban cerca, bueno fue un recibimiento... una cosa apoteósica de verdad. Y pues mientras, sonar sirenas, llorar la gente... porque todos llorábamos los que estábamos aquí y los que llegaban, los que llegaban figúrate con qué emoción...309



Y el pueblo veracruzano esperaba curioso.

Las labores se suspendieron durante toda la mañana, mientras desembarcaban los refugiados españoles.

Un sol abrasador bañaba la amplia explanada del malecón, pero el público permanecía ahí, saludando copiosamente, en espera de que los republicanos españoles saltaran a tierra. Todo estaba adornado con palmas y banderas mexicanas y españolas, un arco y en la parte superior se leía «CTM. Bienvenidos los camaradas españoles». Además de las banderas rojinegras también se vio ondear en los malecones la bandera comunista que era llevada por una representación de dicho   —141→   partido. La gente desde los malecones contemplaba el barco francés Sinaia, anclado a corta distancia con grandes banderas de la República Española y los centenares de hombres, mujeres y niños en cubierta y hasta en las barcas de salvamento; también se veía la banda de música hispana con sus relucientes instrumentos, la cual estuvo tocando el Himno Mexicano y La Internacional, además de varias piezas netamente españolas y otras mexicanas, entre ellas «La cucaracha».

«Negrín tenía razón», era el letrero que con mayores caracteres estaba cubriendo el lado de uno de los puentes. En otro se leía: «Mexicanos, venimos a trabajar con ustedes por la Revolución Mexicana y por la reconquista de España», y otro más decía: «La juventud española saluda a México».

Las leyendas que llevaban los manifestantes mexicanos decían: «Víctimas del fascismo, el pueblo mexicano os saluda», «Bienvenidos seais españoles», «Trabajadores españoles y mexicanos unidos ante los traidores franquistas CTM».

En una lancha que partió del malecón del paseo y cerca de las diez de la mañana se dirigieron al Sinaia el secretario de Gobernación licenciado García Téllez; el alcalde del puerto, licenciado Eduardo Sánchez Torres, don Juan Negrín y otras personas más que fueron recibidas con aclamaciones. Poco después el barco empezó su movimiento de atraque para colocarse al borde del muelle de la terminal, descendieron sus dos escaleras, por las cuales, poco a poco empezaron a bajar los españoles republicanos, tostados por el sol, viéndose al fin libres del apeñuscamiento en que hicieron su largo viaje310.



imagen

Llegada.

A la hora de la bajada a tierra, el instante fue grandioso, pues soportando el fuerte sol tropical que caía sobre sus cabezas, el pueblo veracruzano se mantuvo firme.

Mientras, los recién llegados cruzaban la valla que formaba la multitud dirigiéndose al Palacio Municipal, donde los representantes del gobierno y agrupaciones obreras de toda la república les dieron la bienvenida.

En el comedor central del Palacio, se hallaban el licenciado García Téllez, secretario de Gobernación; el licenciado Vicente Lombardo Toledano, secretario general de la CTM; el licenciado Fernando Casas Alemán, gobernador del estado y otros. Poco después llegó el doctor Juan Negrín, ex presidente del gobierno de la República Española que también fue aclamado.

  —142→  

El mitin fue radiado por medio de reproductores colocados en diversos lugares de la plaza de armas, y a todo el país por las estaciones XEV y XESO del Partido de la Revolución...311



La llegada de los españoles refugiados motivó la publicación de una serie de artículos en diferentes periódicos del país, algunos manifestándose a favor, otros en contra; se aprovechaba el tema de los exiliados españoles para atacar a representantes del Gobierno de Cárdenas o al mismo sistema.

Abre México sus puertas al exiliado

Los perseguidos por la rebelión de España pueden venir al país en busca de seguridad y libertad. Acogerá en su seno a los leales republicanos que cambiarán las armas por sus instrumentos de labranza.

El gobierno de México, por acuerdo del Presidente de la República, abrirá las puertas del país a todos los españoles perseguidos por la rebelión de España, invitándolos al mismo tiempo a su marcha al esfuerzo progresista del pueblo mexicano. La Secretaría de Gobernación declaró: Con profundo deber de humanidad, México ha brindado asilo a los extranjeros que buscan seguridad a su vida, a la libertad de sus ideas y actividades honestas. Consecuente con la política interna en señal de respeto a los regímenes legalmente constituidos, y de solidaridad a las causas que representan la redención de los trabajadores, el gobierno de México, interpretando a su pueblo ha brindado su contingente material y moral a la España demócrata que derrocó a la monarquía representativa de privilegios de castas. Culpable sería permanecer indiferentes ante las tragedias de los países hermanos, que como la de España nos obliga a solidarizarnos con su situación y ofrecerle nuestra ayuda ante la agresión que sufre su pueblo. Es por eso que México se siente obligado a acoger en su suelo a los leales republicanos, quienes encontrarán aquí el refugio necesario y que cambiarán armas de combate por instrumentos de labranza, para ayudar a fructificar nuestros fines, identificándose con el esfuerzo productivo de los campesinos mexicanos. También se acogerá a destacados profesionales, obreros técnicos y especialistas en las distintas ramas del saber, que expulsados de los templos de investigación y trabajo por la rebelión fascista, vendrán a aportar su experiencia y estudio   —143→   al aprovechamiento de nuestros recursos naturales y a la progresiva transformación de la agricultura e industria312.



Creemos que el más obstinado en que lleguen a México los refugiados, es el señor Lombardo Toledano y a que tomará a distintos elementos como fuerza política para seguir explotando a los trabajadores mexicanos y que serán un vehículo para transmitir sus ideas ultrarrojas e inocular la mente del trabajador para que siga siendo dócil víctima de sus explotaciones313.



Lombardo Toledano responde:

Con motivo de la llegada de los refugiados, se ha sabido que algunas asociaciones y grupos políticos enemigos del gobierno son los que hasta la fecha han venido realizando agresiones contra los refugiados a fin de dar la impresión de que el pueblo es quien los repudia314.



Los comunistas mexicanos habían afirmado el 10 de junio:

Mientras los escribanos de Excélsior y demás traficantes del periodismo insultan a los hermanos españoles, los campesinos les abren sus brazos en nombre del México verdadero, noble y hospitalario315.



Otro grupo de Guadalajara, contrario al Gobierno, realizó una reunión el 17 de junio donde:

... algunos elementos propusieron lanzar un manifiesto al pueblo mexicano protestando por la llegada de los refugiados; otros propusieron «acción directa» y, finalmente algunos indicaron que se siguiera con ellos una política de no cooperación como la proclamada por el caudillo hindú Gandhi en la India en contra de los ingleses, es decir, aislar totalmente a los refugiados españoles restándoles elementos de vida y trabajo316.



Por esos días, en Veracruz se publicaba:

Días de inusitado movimiento éstos que estamos viviendo entre   —144→   los refugiados españoles que nos visitan, con el propósito de quedarse a vivir con nosotros. Disfrutando de nuestra hospitalidad deambula esta pobre gente por las arterias de la ciudad, tristes muchos de ellos ante el recuerdo de la tragedia en la que lo único que no perdieron es la vida; pensativos otros frente a un porvenir que al menos, por el momento se les presenta lleno de brumas; decaídos muchos por el peso duro y amargo de su propia congoja317.



... vemos que no son gentes con capitales sino clase media intelectual, relacionados con el gobierno de Azaña, con responsabilidad política, casi no hay aristócratas, casi todos son cultos e inteligentes, gente de carácter, energía y de principios firmes, pero no traen dinero. Y bien, no importa. Bienvenidos sean.

El pueblo los recibe porque son españoles, sin preguntarles su credo político, simplemente porque son hombres, porque sabemos que son honrados, inteligentes y trabajadores.

Se dice que el número de los refugiados excederá seguramente de nuestra capacidad hospitalaria, quizás perjudique a los mexicanos mismos. Pero no hay tal. México es suficientemente amplio para que quepan nuestros huéspedes.

En la inmigración que ahora acogemos, hay que distinguir a los refugiados políticos, comunistas, que son unos cuantos, y a los inmigrantes propiamente dichos, que son los más. Aquéllos son meros refugiados transitorios que vienen a nuestra patria con espíritu irreconciliable y con el propósito de hacer de México el parapeto de sus actividades políticas y el centro de sus conjuraciones y que esperan lograr la caída del régimen nacionalista de Franco con la ayuda de nuestro gobierno. Los demás son hombres de trabajo que están escarmentados por su reciente derrota, que no quieren oír hablar de política, que están decepcionados de los ensayos políticos que fueron la causa de la derrota del gobierno de Azaña, y que en suma vienen a México con el propósito de trabajar aquí mientras no puedan regresar a España.

Lo único que se puede exigir de nuestros huéspedes es que no se mezclen en la política nacional. Pero si a pretexto de explicar los ideales porque luchaban y las causas de su derrota, se les permite o aun se les exige que ayuden a la propaganda comunista internacional que está haciendo nuestro gobierno, no podremos después exigirles que no tomen parte en nuestras disidencias políticas, y lo que es peor, no podrán   —145→   dedicarse a trabajar en el verdadero sentido de la palabra, ni su venida será provechosa para ellos ni para nuestra patria318.



Había personas radicales que consideraban nefasta la llegada de los españoles

... soy enteramente contraria a la inmigración roja de España. He auscultado la opinión pública y tomado de todas partes impresiones, el 80% de los mexicanos están en contra de esa invasión de los españoles, que huyen de los campos de reconcentración donde ni los franceses los quieren a pesar de que respaldaron su presencia con algunos millones de dinero, oro extraído de las arcas españolas.

Datos que se me envían de Veracruz indican el malestar que contra estos, no muy distinguidos huéspedes, es general y así donde quiera que se presenten. Son varias las organizaciones obreras que se niegan a darles acomodo si antes no se da a los mexicanos que están sin trabajo y hacen bien; ¿de qué privilegio gozan o deben gozar en que se les dé trabajo, comida, albergue, ropa, etcétera?, cuando hay millares de los nuestros que de todo eso carecen. Así pues el descontento es natural y día a día toma más raigambre. El gesto siempre noble y generoso del general Cárdenas no será justipreciado por estos iberos que no olvidan, pero ni en las tristes circunstancias en que están, su gesto de suficiencia y valor sobre esos INDIOS PIOJOSOS Y HOLGAZANES...

No censuramos el gesto bello de nuestro Primer Magistrado, todo corazón y buenos sentimientos; rechazamos, como todos los mexicanos rechazan, esa invasión de elementos que con el tiempo serán nocivos, peligrosos para México, y que ya empiezan a serlo319.



El acto sobresaliente en estos primeros días de julio en contra de la llegada de los exiliados españoles se llevó a cabo en San Juan Coscomatepec, Veracruz, cuando:

Miles de personas, en su mayoría humildes jornaleros del campo, desfilaron el domingo pasado por esta población, llevando al frente la bandera nacional y, en son de protesta por la admisión de milicianos, pidieron al Gobierno Federal que no los admita, pues en toda la zona no permitirán la entrada de uno solo de esos elementos.

  —146→  

Se calcula que fueron alrededor de diez mil personas. En Omelaca y Tezonape del estado de Veracruz y en Cozolape, Oaxaca, tuvieron lugar actos públicos de la misma especie320.



La situación para muchos de los españoles que han venido a México, es sencillamente crítica, y es que el pueblo, con razón o sin ella, ha creído ver en el arribo de esos núcleos el peligro inminente de que, respaldados por un apoyo oficial excesivo, vengan a desplazar al trabajador mexicano de sus habituales ocupaciones o cuando menos a establecer una competencia desventajosa. Por lo mismo, el fondo del problema, no es racial ni ideológico, es pura y simplemente de brazos. Si fueran elementos de empresa, que vinieran a inaugurar nuevas industrias y comercios, que abriesen nuevas fuentes de trabajo, serían recibidos con los brazos abiertos.

México necesita una colonización de hombres experimentados, técnicos en industria. Nuestro país exige el concurso de hombres capaces pero de buena fe, que nos vengan a enseñar lo que ignoramos o a mejorar lo que ya sabemos. Ésta es la oportunidad para los inmigrantes españoles.

Así se verá cómo el pueblo mexicano, que lleva sangre hispana y hace mucho borró sus diferencias con los descendientes de los conquistadores, abre sus brazos para trabajar codo con codo y corazón con quienes lejos de desplazarlo de sus fuentes de vida le han abierto rutilantes horizontes de progreso321.



Ante tan enconados artículos:

Opina el Primer Mandatario que la agitación hecha por cierto sector en el asunto de los refugiados españoles es típica de ese malestar artificiosamente formado, pues no hay cosa que la justifique. Desde luego que todo mundo sabe -expresó el Jefe del Ejecutivo- que México necesita poblarse. Aquí pueden caber contingentes grandes de inmigración sana y ninguna tan apropiada como la española, que es nuestra raza pues de ella descendemos cosa de la que se olvidan los opositores. Es inexacto que los refugiados vengan a constituir fuerzas de choque en México; ésta es la calumnia más injusta que se puede hacer al gobierno y a ellos mismos. Fuera de las razones de humanidad que se han tenido en cuenta, el establecimiento de los inmigrantes españoles es benéfico para   —147→   nosotros; vienen exclusivamente como gente de trabajo, no como políticos. Poco importan las ideas que hayan sustentado en su patria; aquí serán expresamente trabajadores. No desplazarán a nadie en sus labores; sólo se ha pedido cooperación a los organismos más indicados y ella se ha brindado franca y sincera. En estas condiciones podrían colocarse en México varios miles de refugiados, pero esta inmigración estará limitada por las posibilidades del país y lo que convenga a sus intereses322.



Y el 1.º de septiembre de este mismo año de 1939, en su Quinto Informe de Gobierno, Cárdenas declaró:

Ante el cumplimiento de deberes universales y de hospitalidad y frente a las desgracias colectivas de España, se abrieron las puertas de México a los elementos republicanos que no pueden estar en su patria sin peligro de sus vidas y por considerar, además, que se trata de una aportación de fuerza humana y de raza afín a la nuestra en espíritu y en sangre, que fundida con los aborígenes contribuyó a la formación de nuestra nacionalidad. Espera el Gobierno Federal que pasada la etapa de la agitación pre-electoral, que ha esgrimido tal actitud como arma política de oposición, se llegarán a estimar en todo el país los beneficios que recibe México con la aportación de esas energías humanas que vienen a contribuir con su capacidad y esfuerzo al desarrollo y progreso de la nación323.