Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
 

41

Viaje imaginario.

 

42

Informe oral del señor don V. Lucio Salazar y por los años de 1868 y 1869, estuvo de Secretario de la Legación ecuatoriana en Bogotá.

 

43

Jerés murió después en la batalla del Tambo cuando yo era jefe de un escuadrón de caballería. Había sido también, antes de esta batalla, desterrado a Panamá en junta del coronel don Carlos Montúfar, según consta de la correspondencia oficial del general Montes.

 

44

Castillo, hijo de Ambato, que en el año 1818 partió para el Perú de cadete en el batallón Numancia, en junta de otros jóvenes, hizo con Boltijeros, en que se convirtió aquel, todas las campañas y guerra de la independencia con el denuedo que debía al cielo, sin desmentirlo en ninguna de cuantas acciones se encontró. Su valor le elevó muy pronto hasta el grado de teniente coronel, y murió suicidado en Piura, desertado de las filas de Colombia, en 1829, a consecuencia de la derrota que sufrieron en Tarqui las armas peruanas; porque Castillo fue uno de esos republicanos exagerados que llegaron a desconfiar de Bolívar, a quien vino a aborrecer de muerte.

 

45

Téngase cuenta de que el granadino señor Caicedo se hallaba entonces de provisor y vicario general del obispado. Téngase presente, asimismo, que gozaba de una muy merecida reputación por sus virtudes, y así no cabe que hubiese aventurado una sola palabra que no estuviera conforme con la verdad. Caicedo fue desterrado en 1813 a las Islas Filipinas en Junta del doctor don Miguel Antonio Rodríguez y de otros varios. Su destierro se alzó por Fernando VII a mediados de 1820.

 

46

El finado señor don Bartolomé Donoso

 

47

Sal. Recuerdos.

 

48

Continuador de Ascarai.

 

49

«Cuenca, abril 25 de 1829.- Vistos: teniendo en consideración: 1.º que el ciudadano Manuel Carrión fue obligado por el gobierno del Perú a admitir el de Loja, a pesar de las excepciones que puso, según resulta de las declaraciones de los testigos C. Agustín Riofrío y C. José Maldonado, y los certificados de la municipalidad y vicario de aquella ciudad; 2.º que no prestó al ejército enemigo todos los auxilios que necesitaba, como aparece de la nota del Ministro Castro; se declara no estar comprendido en el delito de conspiración, ni sujeto a las penas prescritas por el decreto del caso, pues que no ha obrado con deliberación; y dése cuenta a S. E. el Libertador presidente.- Luis Urdaneta».

 

50

Tan cabal fue la fama que conquistó entonces, que días después mereció de Bolívar dos cartas de las más honoríficas que sus tenientes pudieron anhelar. En la de 12 de marzo le dice: «Diez millones de gracias, mi querido Flores por tan inmenso servicio a la patria y a la gloria de Colombia. Yo debo a usted mucho, infinito más de lo que puedo decir. Los servicios de usted no tienen precio ni recompensa; pero era mi deber mostrar la gratitud de Colombia hacia usted. Quise enviarle desde Popayán el despacho de general de división; mas no hubo vía segura, Tarqui se la dio, y esto vale más...».. En la del 18 del mismo: «Me llena usted de gozo con las expresiones de consagración con que empieza usted su carta. Las heridas que usted deseara, las hubiera sufrido mi corazón con más dolor que usted mismo. Su pérdida sería irreparable para Colombia, para la mistad y para nuestra gloria. Ya usted se ha sentado entre los inmortales, y por lo mismo no debe perecer. Estoy lleno de gratitud por usted, pues sus servicios en esta ocasión han sido incomparables. Todo el mundo está lleno de admiración por usted; pero la mía, creo no tiene rival».