Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
Anterior Indice Siguiente




ArribaAbajo- X -

Castilla y León





El rey de León convoca cortes

570 Enbio Sancho Ordoñez          al buen conde mandado
que querie fazer cortes          e que fuesse priado,
e que eran ayuntados          todos los del reinado;
por el solo tardava,          que non era uviado.

571 Ovo ir a las cortes,          pero con grand pesar,
era muy fiera cosa          la mano le besar:
«Señor Dios de los çielos,          quieras me ayudar
que yo pueda a Castiella          d'esta premia sacar.»

572 El rey e sus varones          muy bien lo reçebieron,
todos con el buen conde          muy grand gozo ovieron,
fasta en su posada          todos con el venieron,
entrante de la puerta          todos se despedieron.

573 A chicos e a grandes          de toda la çibdad
la venida del conde          plazie de voluntad;
a la reina sola          pesava por verdad,
que avia con el          muy grande enemistad.

574 Avie en estas cortes          muy gran pueblo sobejo,
despues que el conde vino          duro les poquellejo,
ca dio les el buen conde          mucho de buen consejo,
d'ellos en poridad,          d'ellos por buen conçejo.


Venta del caballo y el azor

575 Llevara don Fernando          un mudado açor,
non avia en Castiella          otro tal nin mejor,
otrossi un cavallo          que fuera d'Almançor:
avie de todo ello          el rey muy grand sabor.

576 El rey, de grand sabor          de a ellos llevar,
luego dixo al conde          que los querie conprar.
-«Non los vendrie, señor,          mas mandes los tomar;
vender non vos los quiero,          mas quiero vos los dar.»

577 El rey dixo al conde          que non los tomaria,
mas açor e cavallo          que gelos conpraria,
que d'aquella moneda          mill marcos le daria
por açor e cavallo          si dar gelos queria.

578 Avenieron se amos,          fizieron su mercado,
puso quando lo diesse          a dia señalado;
si el aver non fuesse          aquel dia pagado
sienpre fues' cada dia          al gallarin doblado.

579 Cartas por ABC          partidas y fizieron,
todos los paramentos          alli los escrivieron,
en cabo de la carta          los testigos pusieron
quantos a esta merca          delante estovieron.

580 Assaz avia el rey          buen cavallo conprado,
mas salio le a tres años          muy caro el mercado:
con el aver de Françia          nunca serie pagado,
por y perdio el rey          Castiella su condado.

581 Fueron todas las cortes          desfechas e partidas,
las gentes castellanas          fueron todas partidas,
fueron todas las gentes          del rey bien despedidas,
tornaron a sus tierras          d'onde fueron venidas.




ArribaAbajo- XI -

Prisión del conde





La reina de León trama la traición

582 Antes que el partiesse,          una dueña loçana,
reina de Leon,          del rey don Sancho hermana,
prometio le al buen conde          -fizo le fiuzia vana:
cuntio l'commo al carnero          que fue buscar la lana-.

583 Demostro le el diablo          el engaño aina:
prometio l' casamiento          al conde la reina:
por que finas' la guerra          le darie a su sobrina;
¡seria el daño grande          sin esta meleçina!

584 Tovo ende el buen conde          que serie bien casado,
otorgo a la reina          que lo farie de grado.
La reina enbio luego          a Navarra el mandado,
una carta ditada          con un falso ditado.

585 Esta es la razon          que la carta dezia:
«De mi, doña Teresa,          a ti, el rey Garçia;
perdi al rey tu padre,          que yo grand bien queria;
si fuesse rey com' tu,          ya vengado lo avria.

586 Oras tu tienes tienpo          por vengar a mi hermano,
por este tal engaño          coger lo has en mano:
tomaras buen derecho          d'aquel conde loçano,
a vida non le dexes          a aquel fuert' castellano.»

587 Quando oyeron las gentes          d'aqueste casamiento,
todos tenian que era          muy buen ayuntamiento,
que serie de la paz          carrera e çimiento:
¡mas ordio otras redes          el diablo çeniçiento!


Vistas en Cirueña

588 Pusieron su lugar          do a vistas veniessen,
tovieron por bien amos          que a Cirueña fuessen,
de cada parte çinco          caveros aduxessen,
fablarien e pornien          lo que por bien toviessen.

589 Tomo Fernan Gonçalez          çinco de sus varones,
todos de buen derecho          e grandes infançones,
muy grandes de linaje,          esforçados varones,
d'un logar eran todos          e d'unos coraçones.

590 Fueron pora Cirueña          assi commo mandaron,
el conde de Castiella          con solos çinco uviaron;
el rey e los navarros          aquel pleito falsaron:
en lugar de los çinco,          mas de treinta llevaron.

591 Quando vio don Fernando          al rey venir guarnido,
entendio que le avia          del pleito falleçido:
«Santa Maria, val me,          ca yo so aqui traido:
creyendo m' por palabra,          yo mismo so vendido.»

592 El conde dio grand voz          commo si fues' tronido,
diz: «Devie ser agora          el mundo destruido,
con tan grand enemiga          que el rey ha cometido;
lo que me dixo el monje,          en ello so caido.»

593 Reptando se el mismo          de la su mal andança,
non pudiendo tomar          nin escudo nin lança,
fuxeron a una ermita,          alli fue su anparança,
de man fasta la noche          alli fue su moraa.

594 Fizo su escudero          a guisa de leal:
una finiestra vio          en medio del fastial,
vino pora la hermita,          metio s' por el portal,
echo les sus espadas,          non pudo fazer al.

595 Aquestos escuderos          que con el conde fueron,
quando a su señor          acorrer no pudieron,
todos en su cavallos          aina se cojieron,
luego con el mandado          a Castiella venieron.


El conde se entrega al rey don García

596 Fue del rey don Garçia          la iglesia bien lidiada,
non la quiso dexar          maguer era sagrada,
de lo que quiso el rey          non pudo acabar nada,
ca tenia el conde          la puerta bien çerrada.

597 El sol era ya baxo,          que se querie tornar,
mando el rey don Garçia          al conde preguntar
si se querie a presion          sobre omenaje dar,
que podrie por aquesto          la muerte escapar.

598 A salva fe jurando          dio se les a presion;
peso mucho a Dios          fecho tan sin razon:
oyeron voz en grito,          commo voz de pavon,
partio se el altar,          de somo a fondon.

599 Assi esta oy en dia          la iglesia partida
por que fue atal cosa          en ella conteçida;
-bien cuido que durara          fasta la fin conplida,
ca non fue atal cosa          que sea ascondida-.


El conde, encarcelado

600 Fue luego don Ferrando          en los fierros metido,
de grand pesar que ovo          cayo amortecido,
a cabo d'una pieça          torno en su sentido,
dixo: «Señor del mundo,          ¿por que me has falleçido?

601 Señor Dios, si quisieres          que fuesse aventurado,
que a mi los navarros          me fallassen armado,
aquesto te ternia          a merçed e a grado,
e por esto me tengo          de ti desanparado.

602 Si fuesses tu en la tierra,          serias de mi rebtado;
nunca fiz por que fuesse          de ti desanparado,
morre de mala guisa          commo omne de mal fado:
si yo pesar te fize,          bien deves ser vengado.»

603 Dentro en Castro Viejo          al buen conde metieron,
teniendo l' fuerte saña          mala presion le dieron;
commo omnes sin mesura          mesura no l' fizieron
los vassallos del conde          dexar le non quisieron.

604 Dixo al rey Garçia          el conde su razon:
«Non has por que tener          ningunos en presion,
abras por mi señero          quantos en Burgos son,
non les fagas nul mal,          que ellos sin culpa son.»


Dolor de los castellanos

605 Solto los don Garçia,          a Castiella venieron;
quando los castellanos          el mandado sopieron
-nunca tan mal mensaje          castellanos oyeron-
por poco, de pesar,          de seso non salieron.

606 Fizieron muy grand duelo          estonçes por Castiella,
mucho vestido negro,          rota mucha capiella,
rascadas muchas fruentes,          rota mucha mexiella
tenie en su coraçon          cada uno grand manziella.

607 Lloravan e dezian:          «¡Somos de fuert' ventura!»
Dezien del Criador          mucha fuert' majadura:
«Non quiere que salgamos          de premia nin d'ardura,
mas que seamos siervos          nos e nuestra natura.

608 Somos los castellanos          contra Dios en grand saña,
por que nos quiere dar          esta premia atamaña;
caimos en la ira          de todos los d'España:
tornada es Castiella          una pobre cabaña.

609 A otro non sabemos          nuestra coita dezir
si non al Criador,          que nos deve oir;
con el conde coidavamos          d'esta coita salir,
oviemos nos enantes          en ella de venir.»

610 Dexemos castellanos          en su fuerte pesar,
aver nos hemos luego          en ellos a tornar;
ayuntaron se en uno          por se aconsejar:
dexemos los yuntados,          bien nos deve menbrar.


El conde lombardo

611 Tornemos en el conde          do lo avemos dexado,
era en Castro Viejo          en la carçel echado;
de gentes de Navarra          era bien aguardado,
nunca fue omne nado          en presion mas coitado.

612 Avia en estas tierras          la gente ya oido
que otro mejor d'armas          nunca fuera nasçido,
tenie se por mejor          quien le avie conosçido,
avie sabor de ver le          quien non le avia vido.

613 Un conde muy onrado,          que era de Lonbardia,
vino le en coraçon          de ir en romeria;
tomo de sus vassallos          buena cavalleria,
por ir a Santiago          metio se por su via.

614 Aquel conde lonbardo,          yendo por la carrera,
demando por el conde          en quales tierras era.
Dixeron gela luego          toda cosa çertera
commo el fuera preso          e sobre qual manera.

615 Demando el por çierto          todo aquel engaño,
commo avien resçebido          castellanos grand daño:
«Levaron le a vistas          a fe e sin engaño,
en ellas le prendieron          bien avie ya un año.»

616 Pregunto si l' podria          por cosa alguna ver,
ca avia el sabor          d'al conde conosçer,
que verie si podria          alguna pro tener,
que tal omne non era          pora en carçel tener.

617 Fue pora Castro Viejo,          demando los porteros,
prometio les de dar          muchos de los dineros,
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
que le dexassen ver lo          con solos dos caveros.

618 Levaron le al castiello,          las puertas le abrieron,
los condes uno a otro          muy bien se resçibieron;
entramos en su fabla          grand pieça estovieron;
la razon acabada          luego se despedieron.

619 Partieron se entramos          de los ojos llorando,
finco en su presion          el conde don Fernando,
estando en grand coita,          muchas coitas pasando,
que Dios d'end' le sacasse          todavia rogando.

620 Aquel conde lonbardo,          quando fue despedido,
al conde castellano          nunca le echo en olvido;
demando la donzella          por que fuera cuntido
commo el conde          oviera a ser d'ella marido.

621 Mostraron gela luego          la fermosa donzella,
vio tan apuesta cosa          que era maraviella;
fablo luego el conde          de poridat con ella,
dixo le commo avia          d'ella muy grand manziella.

622 «Dueña -dixo el conde-          eres muy sin ventura,
non ha de mas mal fado          en toda tu natura;
de ti han castellanos          todos fuerte rencura,
que les vino por ti          este mal sin mesura.

623 Dueña sin piedat          e sin buen conosçer,
de fazer bien o mal          tu tienes el poder:
si al conde non quieres          tu de muerte estorçer,
aver se ha Castiella          por tu culpa a perder.

624 Fazes muy grand ayuda          a los pueblos paganos,
ca les quitava este          a todos pies e manos;
tuelles muy grand esfuerço          a todos los cristianos,
por ende andan los moros          alegres e loçanos.

625 Eres de tu buen preçio          mucho menoscabada,
seras por este fecho          de muchos denostada;
quando fuere esta cosa          por el mundo sonada,
sera toda la culpa          luego a ti echada.

626 Si tu con este conde          podiesses ser casada,
tener te ian las dueñas          por bien aventurada,
de todos los d'España          serias mucho onrada:
¡nunca fiziera dueña          tan buena cavalgada!

627 Si tu eres de sentido,          esto es lo mejor;
si tu nunca oviste          de cavero amor,
mas deves amar este          que non enperador:
non ha omne en el mundo          de sus armas mejor.»

628 Despidio se el conde,          con todo fue su via,
fue se pora Santiago,          conplio su romeria;
envio la infante          esta mensajeria
con una de sus dueñas          que ella mucho queria.


La infanta libera al conde

629 Torno s' la mensajera          luego con el mandado
«de la coita del conde,          que esta en grand coydado»;
vino con la respuesta          a la infante priado;
dixo commo dexara          al conde muy lazrado.

630 «De lo que m' dixo el conde,          ove muy grand pesar,
ovo se contra vos          a Dios a querellar,
que vos sola l' queredes          d'este mundo sacar,
e si vos lo quisiessedes,          el podria escapar.»

631 Dixo la dueña: «Infante,          por la fe que devedes,
que vayades al conde          e vos lo conortedes;
tal conde commo aqueste          non lo desanparedes,
si muere de tal guisa,          grand pecado faredes.»

632 Respondio a la dueña          essora la infante:
«Bien vos digo, criada,          tengo m' por malandante;
de quantos males pasa          mucho so yo pesante,
mas venira sazon          que l' vere bienandante.

633 Quiero contra el conde          una cosa fazer:
al su fuerte amor          dexar me yo vençer,
quiero me aventurar          e ir me lo yo ver,
todo mi coraçon          fazer le he entender.»

634 La infante doña Sancha,          de todo bien conplida,
fue luego el castiello          muy aina sobida;
quando ella vio al conde,          tovo se por guarida.
«Señora -dixo el conde-          ¿commo es esta venida?»

635 «Buen conde -dixo ella-          esto faz buen amor,
que tuelle a las dueñas          verguença e pavor,
olvidan los parientes          por el entendedor,
de lo que ellos se pagan,          tienen lo por mejor.

636 Vos sodes por mi amor,          conde, mucho lazrado,
ond' nunca bien oviestes          sodes en grand cuidado;
conde, non vos quexedes,          e sed bien segurado,
sacar vos he d'aqui          alegre e pagado.

637 Si vos luego agora          d'aqui salir queredes,
pleito e omenaje          en mi mano faredes
que por dueña en el mundo          a mi non dexaredes,
comigo bendiçiones          e missa prenderedes.

638 Si esto non fazedes,          en la carçel morredes,
commo omne sin consejo,          nunca d'aqui saldredes;
vos, mesquino, pensat lo,          si buen seso avedes,
si vos por vuestra culpa          atal dueña perdedes.»

639 Quando esto oyo el conde,          tovo se por guarido
e dixo entre si:          «¡Si fuesse ya conplido!»
«Señora -dixo el conde-,          por verdat vos lo digo,
seredes mi muger          e yo vuestro marido.

640 Quien d'esto vos falliere          sea de Dios fallido,
fallesca de la vida          com' falso descreido;
ruego vos lo, señora,          en merçed vos lo pido,
que de lo que fablastes          non lo echedes a olvido.»

641 El conde don Fernando          dixo cosa fermosa:
«Si vos guisar podieredes          de fazer esta cosa,
mientra que vos visquieredes,          nunca abra otra esposa;
si d'esto vos falliere,          fallesca m' la Gloriosa.»

642 Quanto todo aquesto          ovieron afirmado,
luego saco la dueña          al conde don Fernando:
«Vayamos nos, señor,          que todo es guisado,
del buen rey don Garçia          non sea mesturado.»

643 El camino françes          ovieron a dexar,
tomaron a siniestra          por un grand enzinar;
el conde don Fernando          non podia andar:
ovo le ella un poco          a cuestas a llevar.

644 Quando se fue la noche,          el dia quier' paresçer;
ante que ningun omne          a ellos podiesse ver,
vieron un monte espesso,          fueron se asconder,
e ovieron alli          la noche atender.


El mal arcipreste

645 Dexemos y a ellos          en la mata estar,
veredes quanta coita          les queria Dios dar;
d'un açipreste malo          que iva a caçar
ovieron los sus canes          en el rastro entrar.

646 Fueron luego los canes          do yazien en la mata:
el conde e la dueña          fueron en grand rebata
el açipreste malo,          quando vio la barata,
plogo l' qual si ganasse          a Acre e Damiata.

647 Assi commo los vio          començo de dezir;
dixo: «Donos traidores,          non vos podedes ir,
del buen rey don Garçia,          non podredes foir,
amos a dos avredes          mala muerte a morir.»

648 Dixo el conde. «Por Dios,          sea la tu bondat
que nos quieras tener          aquesta poridat;
en medio de Castiella          dar te he una çibdat,
de guisa que la ayas          sienpre por eredat.»

649 El falso açipreste,          llieno de crueldat,
mas que si fuessen canes          non ovo piedat;
diz: «Conde, si tu quieres          que sea en poridat,
dexa me con la dueña          conplir mi voluntat

650 Quando oyo don Fernando          cosa tan desguisada,
non serie mas quexado          que si l' dieran lançada:
«Por Dios, -le dixo-, pides          cosa desaguisada,
por poco de trabajo          demandas grand soldada.»

651 La dueña fue hartera          escontra el coronado:
«Açipreste, ¿que quieres?;          yo lo fare de grado;
por end' non nos perdremos          amos e el condado,
mas vale que ayunemos          todos tres el pecado.»

652 Dixo l' luego la dueña:          «Pensat vos despojar,
aver vos ha el conde          los paños de guardar,
e por que el non vea          atan fuerte pesar,
plega vos, açipreste,          d'aqui vos apartar.»

653 Quando el açipreste          ovo aquesto oido,
ovo grand alegria,          tovo se por guarido,
verguença non avia          el falso descreido:
confonder cuido a otro,          mas el fue confondido.

654 Ovieron se entramos          yaquanto d'apartar,
cuidara se la cosa          el luego d'acabar:
ovo el açipreste          con ella de travar,
con sus braços abiertos          iva se la abraçar.

655 La infante doña Sancha,          dueña tan mesurada,
«-nunca omne nado vio          dueña tan esforçada-
travo l' a la boruca,          dio le una grand tirada,
dixo le: «Don traidor,          de ti sere vengada.»

656 El conde a la dueña          non podia ayudar
ca tenie grandes fierros          e non podia andar;
su cuchiello en la mano          ovo a ellos llegar,
ovieron le entramos          al traidor de matar.

657 Quando de tal manera          morio el traidor
-¡nunca merçed le quiera          aver el Criador!-
la mula e los paños          e el mudado açor
quiso Dios que lo oviesse          mas onrado señor.

658 Tovieron todo el dia          la mula arrendada,
el dia fue salido          e la noche uviada;
quando vieron que era          la noche aquedada,
movieron se andar          por medio la calçada.


Los castellanos deciden ir en su busca

659 Dexemos y a ellos          entrados en carrera
por llegar a Castiella,          que muy çerca ya era;
dire de castellanos,          gente fuerte e ligera,
avenir no s' podien          por ninguna manera.

660 Los unos querien uno,          los otros querien al;
commo omnes sin cabdiello          avenien se muy mal.
Fablo Nuño Lainez,          de seso natural,
buen cavallero d'armas          e de señor leal.

661 Començo su razon          muy fuerte e oscura:
«Fagamos nos señor          de una piedra dura,
semejable al buen conde,          d'essa mesma fechura:
a aquella imajen          fagamos todos jura.

662 Assi commo al conde,          las manos le besemos,
pongamos la en un carro,          ante nos la llevemos
por amor del buen conde          por señor le ternemos,
pleito e omenaje          todos a ella faremos.

663 La seña de Castiella          en la mano l' pongamos,
si ella non fuyere,          nos otros non fuyamos,
sin el conde a Castiella          jamas nunca vengamos;
el que antes tornare,          por traidor le tengamos.

664 Si fuerte es el conde,          fuerte señor llevamos;
el conde de Castiella          nos a buscar vayamos;
alla finquemos todos          o aca le traigamos;
tardando aquesta cosa          mucho menoscabamos.

665 Al conde de Castiella          muy fuerte onra le damos,
el puja cada dia          e nos menoscabamos,
semeja que el lidia          e nos nunca lidiamos:
que Cristo nos perdone,          que atanto nos pecamos.

666 Que veamos que preçio          damos a un cavero:
nos somos bien trezientos          e el solo señero,
e sin el non fazemos          valia d'un dinero:
pierde omne buen preçio          en poco de mijero.»

667 Quando Nuño Laino          acabo su razon,
a chicos e a grandes          plogo de coraçon.
Respondieron le luego          mucho buen infançon:
«Todos lo otorgamos,          que es de grand razon.»

668 Fizieron su imagen          commo antes dicho era,
a figura del conde,          d'essa misma manera;
pusieron le en un carro          de muy fuerte madera;
sobido en el carro,          entraron en carrera.

669 Todos, chicos e grandes,          a la piedra juraron,
commo a su señor          assi la aguardaron;
pora ir a Navarra          el camino tomaron,
en el primero dia          a Arlançon llegaron.

670 Desende otro dia,          essa buena conpaña,
su señor mucho onrado,          su seña mucho estraña,
passaron Montes d'Oca,          una fiera montaña,
solie ser de los buenos          e los grandes d'España.

671 Caveros castellanos,          conpaña muy lazrada,
fueron a Bilforado          fazer otra albergada;
qual a Dios demandaron          ovieron tal posada,
movieron se otro dia          quando al alborada.


Encuentro de los castellanos y los fugitivos

672 Enantes que oviessen          una legua andado,
salida fue la noche          e el dia aclarado;
el conde con su dueña          venie mucho lazrado:
quando vio aquella seña,          muy mal fue desmayado.

673 La dueña la vio antes          e ovo gran pavor;
dixo luego la dueña:          «¿Que faremos, señor?
Veo una grand seña,          non se de que color,
o es de mi hermano,          o es de Almançor.»

674 Fueron en fuerte quexa,          non sabien que fiziessen,
non veian montaña          do meter se pudiessen,
non sabien con la quexa          que consejo prendiessen,
ca non veien logar          do guarida oviessen.

675 Eran en fuerte quexa,          nunca fuera tamaña,
quisieran, si podieran,          alçar se a la montaña,
que se asconderian          siquiera en cabaña;
fue catando la seña,          otrossi la conpaña.

676 Conosçio en las armas          commo eran cristianos,
non eran de Navarra          nin eran de paganos;
conosçio commo eran          de pueblos castellanos,
que ivan a su señor          sacar d'agenas manos.

677 «Dueña -dixo el conde-,          non dedes por end' nada,
sera la vuestra mano          d'ellos todos besada:
la seña e la gente          que vos vedes armada,
aquella es mi seña,          e ellos mi mesnada.

678 Oy vos fare señora          de pueblos castellanos,
seran todos convusco          alegres e pagados,
todos, chicos e grandes,          besar vos han las manos,
dar vos he yo en Castiella          fortalezas e llanos.»

679 La dueña, que estava          triste e desmayada,
fue con aquestas nuevas          alegre e pagada;
quando ella vio que era          a Castiella llegada,
rendio graçias a Dios,          que la avie bien guiada.

680 Enantes que el su pueblo          al conde fues' llegado,
fue delante un cavero          e sopo este mandado:
como venia el conde,          bien alegre e pagado,
traia a la infante          e venie muy cansado.

681 Las gentes castellanas,          quando aquesto oyeron
que venie su señor          e por çierto lo ovieron,
nunca tamaño gozo          castellanos ovieron,
todos con alegria          a Dios graçias rendieron.

682 Tanto avien de grand gozo          que creer no l' quisieron,
dieron se a correr          quant' de rezio pudieron;
enantes que llegassen,          al conde conosçieron,
allegaron se a el,          en braços le cojieron.

683 Fueron besar las manos          todos a su señora,
diziendo, «Somos ricos          castellanos agora.
Infante doña Sancha,          nasçiestes en buen hora,
por end' vos resçebimos          nos todos por señora.

684 Fiziestes nos merçed,          nunca otra tal oviemos,
quanto bien nos fiziestes,          contar non lo sabriemos;
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
si non fuera por vos,          cobrar non lo podriemos.

685 Sacastes a Castiella          de grand cautividat,
fiziestes grand merçed          a toda cristiandat,
mucho pesar a moros,          esto es la verdat,
todo esto vos gradesca          el Rey de Magestat.»

686 Todos, ella con ellos,          con grand gozo lloravan,
tenian que eran muertos          e que resuçitavan;
aquel Rey de los çielos          bendez:ien e laudavan,
el llanto que fazian          en grand gozo tornavan.

687 Llegaron de venida          todos a Bilforado,
-aquesta villa era          en cabo del condado-;
un ferrero muy bueno          demandaron priado:
el conde don Fernando          de fierros fue sacado.


Bodas en Burgos

688 Fueron se pora Burgos          quanto ir se podieron,
luego que alli llegaron,          grandes bodas fezieron:
non alongaron plazo,          bendiçiones prendieron,
todos, grandes e chicos,          muy grand gozo ovieron.

689 Alançavan tablados          todos los cavalleros,
a tablas e escaques          jugan los escuderos,
d'otra parte matavan          los toros los monteros,
avie y muchas çitulas          e muchos de violeros.

690 Fazian muy grand gozo          que mayor non podian,
dos bodas, que non una,          castellanos fazian:
una, por su señor,          que cobrado avian,
otra, por que entramos          bendiçiones prendian.



Anterior Indice Siguiente