Libro electrónico

Signa. Revista de la Asociación Española de Semiótica Núm. 12, 2003

Ficha

 

11

Para no complicar más las cosas con una discusión sobre las diferencias entre significado y significación, hemos optado aquí por el término de «sentido» (înteles en el original rumano). (N. del A.)

 

12

Se sobreentiende que presentamos aquí sólo una síntesis parcial de algunos capítulos dedicados al término «filosofía del lenguaje» del Enciclopedic Dictionary of Semiotics (1986: 708-721). (N. del A.)

 

13

Digo «frases» entre comillas, porque, a pesar de la apariencia de frases propiamente dichas, la secuencia en causa no está formada por frases en el sentido gramatical, sino solamente en el discursivo (Roulet, 1994). (N. del A.)

 

14

El acto de implorar parece definirse como un ruego potenciado por marcas suplementarias-verbales (te suplico) o no-verbales (juntar las manos, arrodillarse, etc.) (N. del A.)

 

15

El trabajo desarrolla ampliamente una exposición presentada en otra ocasión (Stanciulescu, 1995b), dedicada a la «filosofía de la luz», promovida por Lucian Blaga (1895-1961). Filósofo de la cultura, poeta, dramaturgo rumano de primera categoría, preocupado, entre otras, por la problemática del «pensamiento mágico», Lucian Blaga ha construido una concepción original, metafórico-simbólica, de la relación entre naturaleza y cultura. (N. del A.)

 

16

Si aprehendiéramos la identidad del Gran Anónimo, como llama Lucian Blaga al dueño de todos los misterios e implícitamente de la «censura transcendental», encontraríamos de hecho la presencia de la Luz No Creada, por la que Dios mismo se define, más allá de las fronteras de la luz creada, luz que abarca cada una de las infinitas formas del mundo. (N. del A.)

 

17

Precisamos desde un principio que el presente estudio utiliza las conclusiones de unas investigaciones ampliamente desarrolladas en diferentes otros contextos. En consecuencia, no todas las afirmaciones, hipótesis, etc., utilizadas van a poder ser explícita o detalladamente justificadas, lo que no significa sin embargo que les falte un soporte argumentativo. (N. del A.)

 

18

Desde un punto de vista funcional, el modelo de la «unidad esencial» argumenta que cualquier realidad se convierte en creadora en virtud a dos leyes fundamentales, es decir: (1) la ley del ciclo entrópico, que postula el paso con una necesidad estadística de cualquier sistema del mundo por el estado de entropía / desorganización, no entropía / organización, entropía / desorganización; (2) la ley de la continuidad informacional, que afirma que ninguna realidad es última, ya que transforma su información en el contexto de otra realidad, principalmente distinta de la anterior. (N. del A.)

 

19

La comprensión de este elemental proceso de interferencia física podría explicar el fenómeno de la «magia blanca», en el que -por una emisión bio-energética «en fase»- el mago aumenta el poder (la amplitud) del biocampo de la persona-objetivo, y respectivamente el fenómeno de la «magia negra», en el que -por emisión «desfasada» de bioenergía- se pueden disminuir / anular los recursos bio-energéticos de la persona-objetivo. (N. del A.)

 

20

Todavía hoy se conoce, en el ámbito rural rumano, la práctica mágica de «la venta del recién nacido» enfermo por motivos desconocidos. Esta práctica consta en pasar al niño por una ventana abierta y cambiar su nombre de pila. En realidad, lo que se realiza, por esta aparentemente simbólica acción, es un hecho objetivo, con doble consecuencia bio-psíquica: la emoción del paso físico de un medio a otro (interior-exterior) es duplicada por el cambio del complejo sonoro (el nombre), en calidad de estímulo físico por el cual se acciona disfuncionalmente sobre las estructuras bio-psíquicas ultrasensibles del recién nacido. Es, por lo tanto, posible, que la enfermedad sea generada por la falta de una «buena elección del nombre», siendo demostrado que los sonidos (musicales o los del nombre, en nuestro caso) accionan, por su frecuencia e intensidad, sobre uno u otro de los receptores profundos del organismo humano, con los que entra en resonancia funcional (coherente, armónica) o disfuncional (inarmónica). (N. del A.)

Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes