Libro electrónico

Tratado de higiene escolar : guía teórico-práctica ... / por Pedro de Alcántara García

Ficha

Indice Siguiente


ArribaAbajo

Tratado de higiene escolar

Guía teórico-práctica


Pedro de Alcántara García




ArribaAbajo

Advertencia preliminar

Se distingue el actual movimiento pedagógico por la importancia, cada día más acentuada, que dentro y fuera de la escuela se concede en todos los países a la educación física de los niños, en favor de la cual se hacen al presente los mayores esfuerzos y se promulgan multitud de disposiciones oficiales. Como nuestro propósito no es ahora otro que el de llamar la atención acerca de este hecho, nos creemos dispensados de entrar en la investigación de las causas que lo producen, máxime cuando tendremos ocasión sobrada de hacerlo en el decurso del trabajo a que estas líneas sirven de proemio.

Establecida la existencia del hecho en cuestión, y dada por admitida su legitimidad -que hoy no hay quien discuta, al menos de buena fe- no cabe desconocer el papel tan importante que en la dirección a que nos referimos toca desempeñar a la Higiene, cuyas múltiples e interesantísimas aplicaciones a las escuelas han originado los estudios que se designan bajo la denominación de Higiene escolar o pedagógica. Merced a estos estudios, cuya necesidad es cada día más evidente, se realiza en la escuela primaria verdadera y transcendental revolución que alcanza a todos sus elementos, desde las condiciones materiales de edificios, mobiliario de clase y material de enseñanza, hasta la manera de disponer todos los ejercicios escolares, la distribución del tiempo y el trabajo, y el régimen disciplinario. Nada, absolutamente nada, hay en la escuela sobre lo que no tenga algo que prescribir, y siempre con notorio provecho para la obra total de la educación, la Higiene pedagógica o escolar.

No es de extrañar, por lo tanto, la creciente boga que al presente alcanza en la mayoría de los países cultos esta novísima rama de la Higiene pública, y que a desenvolver sus principios y a depurar el valor y las aplicaciones de sus preceptos, consagren asiduos y prolijos trabajos los pedagogos e higienistas de más renombre. Y merced a esta labor, rica por demás en resultados prácticos, la Higiene escolar es de algunos años a esta parte objeto preferente en las discusiones de los Congresos de Pedagogía e Higiene, y cuenta ya hoy con una literatura tan abundante como estimable.

No es ahora del caso hacer la enumeración de los autores que desde uno y otro campo han cooperado y cooperan a construir y desenvolver la Higiene escolar, y de los trabajos en que con mejor o peor sentido, y de un modo más o menos completo y adecuado, se condensan los principios que la sirven de base y se exponen sus preceptos; aparte de que semejante tarea fuera impropia de este sitio, y se prestara, desempeñada aquí, a que se la tomase como mero alarde de inútil erudición, el lector hallará cuanto acerca del asunto podemos ofrecerle en el cuerpo del TRATADO que sigue a esta advertencia. Lo que sí conviene hacer notar a quien la leyere, es que no obstante la reconocida utilidad de los estudios a que nos referimos, y lo mucho que abundan en otros países los manuales relativos a la Higiene escolar, no tenemos en España ninguna obra de esa clase, pues no pueden considerarse comprendidos en ellos los trabajos que sobre puntos concretos y con fines distintos del que se persigue en los indicados manuales, han dado a luz algunos de nuestros escritores (Giner de los Ríos, Torres Campos, Repullés y Jareño, por ejemplo), y de que en lugar oportuno damos noticias. Es más; hasta nuestros más acreditados y recientes tratados de Pedagogía, dejan no poco que desear al respecto que nos ocupa pues las indicaciones que en ellos se hacen relativamente a la Higiene de las escuelas, con pecar de someras, y más aún de deficientes, se resienten, por lo común, de falta de unidad, y revelan bien a las claras que sus autores no han dado a estas materias toda la importancia ni prestádolas toda la atención que requieren, con lo que se explican las omisiones y aun errores que a este respecto contienen los aludidos libros, que por tal motivo apenas si pueden aprovecharse para la iniciación en el estudio de aquella materia.

Penetrados nosotros de la extraordinaria importancia que reviste la educación física de los niños, y de la mucha necesidad que tenemos en España de impulsarla y perfeccionarla, nos hemos consagrado con preferencia, desde hace algunos años, al estudio de las cuestiones que con ella se relacionan más estrechamente y que más pueden contribuir a darle dentro de la escuela primaria, el mayor alcance posible.

De aquí que uno de nuestros estudios predilectos haya sido y siga siendo el de la Higiene escolar, de que ya dimos un breve sumario en la segunda edición de nuestro Manual teórico-práctico de educación de párvulos. El boceto a que aquí nos referimos nos sirvió de guía para el resumen que de la misma materia contiene el tomo V (educación física) de la Teoría y práctica de la educación y la enseñanza, que actualmente publicamos. Con la base de estos trabajos, por su naturaleza incompletos, y de los estudios que posteriormente a ellos hemos tenido ocasión de hacer, se ha escrito el TRATADO que ahora ofrecemos al público, y especialmente a los maestros de primera enseñanza.

Al ampliar en él considerablemente la materia expuesta en el resumen a que acabamos de aludir, dándole la unidad necesaria, estableciendo entre ella y sus afines las relaciones oportunas, y ensanchando y aumentando los puntos de vista, hemos hecho las rectificaciones que nos han aconsejado, por una parte, un estudio más detenido, y por otra, el conocimiento de trabajos más recientes y en los que parecen condensarse los últimos progresos de la Higiene escolar. De este modo creemos poder afirmar a conciencia que el TRATADO que sigue es completo en todos sentidos, y que no hay punto de vista de los que a la Higiene de la escuela interesan, que no tenga en él lugar y no sea convenientemente desenvuelto.

Si a esto se añade que a la teoría procuramos unir la práctica, y que hemos puesto particular empeño en ilustrar todas las cuestiones con los datos, las noticias y las observaciones que mejor puedan conducir a resultados prácticos, a cuyo efecto, y sin perder nunca de vista los principios, el ideal, proponemos de continuo medios de acción aplicables en todas o en casi todas las circunstancias en que puedan encontrarse las personas llamadas a llevar a la práctica las conclusiones de la teoría (a este fin responden muchas de las notas con que ilustramos las páginas que siguen), si a lo dicho añadimos esto, decimos, no parecerá pretencioso que consideremos nuestro TRATADO como una Guía teórico-práctica necesaria a las personas que, como los Inspectores, Maestros, Autoridades y Juntas provinciales y locales, Arquitectos y Médicos deban intervenir de algún modo en los asuntos que más o menos directamente se refieren a la Higiene escolar.

Con arreglo a la distribución que de ésta se hace (según luego veremos), dividimos nuestro TRATADO, en el cual consagramos una parte a los cuidados personales que requieren los niños dentro de la escuela, y otra a cuanto dice relación con los locales, el mobiliario de clase y el material de enseñanza; la primera parte bajo la denominación de El Alumno, y la segunda con la de La Escuela. Como ilustración, y para facilitar ciertas aplicaciones, añadimos, por vía de Apéndice, una compilación de las disposiciones oficiales que contiene nuestra legislación de primera enseñanza relativamente a la Higiene escolar, cuyo estudio tanto interesa a los Maestros, por lo que tan gran lugar está llamado a ocupar en el programa de las Escuelas Normales.

El Autor




ArribaAbajo

Introducción

De la Higiene en sus relaciones con la escuela primaria



Importancia y trascendencia de la higiene

Se define generalmente la Higiene1 diciendo que es el arte de conservar la salud, a lo que algunos añaden, y de perfeccionarla. Revela esto ya bien claramente toda la importancia que tiene esa rama de las ciencias somatológicas2, cuyo conocimiento a todos nos interesa tan de cerca, por el capital interés que entrañan sus múltiples aplicaciones a la vida fisiológica y aún, en un sentido más elevado, a la del espíritu.

Pero concretándonos a la primera, no cabe desconocer que el interés a que nos referimos es de un orden superior, toda vez que, según la definición que acaba de darse, el objeto de la Higiene es determinar las condiciones generales de la salud y los medios adecuados para conservarla, poniendo el organismo en las mejores condiciones posibles para el desempeño de sus funciones individuales y sociales.

Resulta de esto último que, por sus fines, se refiere la Higiene, así a la economía individual como a la social. Si primera y directamente mira a la del individuo, tiende también, mediante ella, a la conservación de la sociedad, en cuanto que ésta se compone de individuos; debiendo tenerse en cuenta que, para atender cumplidamente al primer fin, necesita preocuparse del segundo, toda vez que, sin la observancia de ciertos preceptos higiénicos de carácter sociológico, la salud individual se halla en constante peligro.

De aquí que pueda afirmarse, en los términos que lo hace M. Cruveilhier3,que todo hombre es responsable, bajo ciertos respectos, de su salud y de su vida, frente a frente de sí mismo y de la sociedad de que es miembro, y responsable también, en ciertos límites, de la salud y de la vida de los seres de quienes es guía y protector natural. Y he aquí por qué el conocimiento de la Higiene -o al menos de sus más elementales preceptos- se nos impone como un deber que a la vez es personal y social.

Así, pues, considerada la educación física bajo un punto de vista general, cabe decir que la parte más importante de ella es la que se refiere a su función preservadora o conservadora, o sea a la Higiene, que en tal sentido se considera como su fin principal, del que los medios de desarrollo no son sino auxiliares.

Y no decimos esto porque deje de tener toda la importancia que las personas cultas reconocen hoy, y nosotros le reconocemos de buen grado, a cuanto dice relación con el desarrollo propiamente dicho del organismo, o sea con el ejercicio físico; sino porque, aparte de que las aplicaciones de la Higiene son más numerosas y de resultados más inmediatos y tangibles -si vale decirlo así -debe tenerse en cuenta que en muchos casos nos podemos pasar -y nos pasamos efectivamente -sin el ejercicio, o nos basta por el pronto -que es lo más general- con el que naturalmente hacemos (el juego espontáneo de los niños nos ofrece ejemplo de ello cuando tiene lugar en cierta medida), sin que resulte mal alguno para el cuerpo; mientras que el descuido acerca de ciertos preceptos higiénicos puede acarrearnos enfermedades que en ocasiones llegan a ser graves, y hasta a producir la muerte. El ejercicio mismo se prescribe en muchos casos, no meramente con el intento de desenvolver y fortificar el organismo, sino como cuestión de Higiene; de aquí que esta ciencia sea, además de conservadora, eminentemente progresiva.

Este último carácter le corresponde, no sólo por el influjo que ejerce en cuanto al desarrollo del cuerpo concierne, sino porque, trascendiendo esa influencia de la esfera meramente física, tiene resonancia muy acentuada en la vida económica, intelectual y moral del individuo. En esto se funda la doctrina de los efectos morales de la Higiene -efectos de que más adelante damos una idea- y por ello pudo muy bien decir Rousseau4que la Higiene es menos una ciencia que una virtud; frase a la que si algún correctivo hubiera de ponerse, no sería otro que el de afirmar el carácter de ciencia que de derecho se reconoce hoy a la Higiene, declarando de paso con Joly5, que no es ésta sólo una virtud, sino una reunión de virtudes.

Por someras que parezcan estas indicaciones, bastan para que se comprenda que la Higiene juega un papel asaz importante, no ya sólo en la educación física, sino en la total del individuo.

Todo el mundo sabe, de propia experiencia, lo que vale la salud, y, en lo tanto, lo que importa conservarla. Por recuperarla, cuando se ha perdido, hacemos los mayores sacrificios; como que cuando la salud se halla alterada, la vida está en inminente peligro de perderse también, y sin salud nos es enojosa, con sernos tan cara. Por otra parte, faltándonos la salud, no podemos entregarnos a nuestros trabajos, ya sean físicos, ora intelectuales; los recursos de la familia se aminoran y agotan, y hasta la vida moral se perturba, por virtud de las relaciones que existen entre el cuerpo y el espíritu. Con razón se ha dicho, pues, que la salud es la unidad que da valor a todos los ceros de la vida.

Análogos efectos que en el individuo y la familia produce en la sociedad la falta de salud, sobre todo cuando afecta a un número considerable de individuos, como sucede en las poblaciones y los países donde los preceptos higiénicos están enteramente desatendidos. Constituye, pues, la salud un bien precioso, un elemento de bienestar, lo mismo material que moral, así para los individuos como para los pueblos.

Si en tal y tan legítimo y justificado aprecio tenemos la salud, así individual como pública, por fuerza que a los ojos de todos deben revestir altísima importancia los estudios que tienen por objeto preservar nuestro organismo de las enfermedades que puede contraer, máxime cuando desde el punto y hora en que nacemos rodean a ese organismo multitud de agentes que constantemente conspiran contra su bienestar.




Necesidad de aplicar la higiene a las escuelas primarias

El hecho de ser el período de la niñez la época más peligrosa para la salud, es ya una razón suficiente para pedir que los preceptos higiénicos se apliquen con todo esmero en las escuelas, en las que pasan los niños la mayor parte del día en condiciones especiales, por lo que a la vida física respecta. No debe olvidarse, por otra parte, que la aglomeración de individuos que toda escuela implica, constituye de por sí una causa bastante poderosa para hacer que se redoblen los cuidados higiénicos, así por lo que atañe a los individuos como en lo tocante al medio en que se hallan; individuos y medio que en el caso que nos ocupa, están representados por los alumnos y el local de la escuela, respectivamente.

La influencia que puede ejercerse en las costumbres públicas por lo que respecta a formar hábitos higiénicos -de que tan menesteroso se halla nuestro pueblo- es otro de los motivos que aconsejan someter la escuela a las más rigurosas prácticas higiénicas, máxime cuando por virtud de ellas contraerán los niños hábitos corporales que reemplacen a los viciosos que de ordinario adquieren con detrimento de su salud, y a menudo con grave riesgo de su existencia, que en ocasiones destruyen prematuramente. Y que los hábitos corporales que adquieren los niños en la escuela, no sólo tendrán resonancia en la vida ulterior de éstos, sino que trascenderán a la sociedad, influyendo en ella en buen o mal sentido, según que sean buenos o malos, indicado queda ya, y es verdad que por lo notoria, excusa de toda prueba. Basta con recordar la influencia que en la vida de los individuos ejercen los hábitos adquiridos en la niñez, y la fuerza que tienen los que contraen las colectividades.




Las enfermedades escolares: la miopía y las desviaciones de la columna vertebral especialmente

Pero hay más todavía que obliga a cuidar con todo esmero del régimen higiénico de las escuelas. Observaciones repetidas, apoyadas en estadísticas tan variadas como minuciosas, han puesto de manifiesto que, así como los cuidados higiénicos en las escuelas preservan y mejoran la salud de los alumnos, el descuido respecto de ellos provoca resultados contrarios. Al propio tiempo se ha observado que ciertas enfermedades de las que padece la niñez, son más frecuentes en la población escolar que en los niños que no asisten a las escuelas, y más entre los que concurren a unas que entre los que frecuentan otras.

Sin aceptar las exageraciones en que a este respecto haya podido incurrirse, es indudable que los hechos apuntados acusan desde luego la existencia en las escuelas de causas especiales perturbadoras de la salud, que son origen de las afecciones que la Patología designa con el nombre de enfermedades escolares.

Los mismos estudios a que nos referimos muestran con toda evidencia, que semejantes enfermedades son debidas al exceso de trabajo intelectual y a la falta del físico; a las malas disposiciones del mobiliario de las clases, que hace adoptar a los niños actitudes viciosas; a la escasez y nocivas condiciones de la luz que éstos reciben durante los ejercicios escolares; a la continuidad de los trabajos manuales de las niñas; al aire viciado que en las escuelas se respira, y a la humedad y lobreguez de los edificios en que éstas suelen hallarse instaladas.

Entre las enfermedades que se designan con el calificativo de «escolares», figuran en primer término la miopía y las desviaciones de la columna vertebral, que ahora trataremos con algún detenimiento, y cuyas causas generadoras hay que buscarlas principalmente en las malas condiciones de la luz y del mobiliario de las clases. A la actividad cerebral a que se somete a los alumnos mediante el trabajo de la escuela, a las actitudes viciosas que toman, al aire enrarecido de las clases, se achacan el mal persistente de cabeza y las hemorragias de la nariz, que son enfermedades que también han entrado a figurar en el cuadro de las escolares6, en el que asimismo empieza a introducirse, merced a las observaciones del doctor Guillaume, de Neufchatel, la papera escolar, que se considera como derivada de las actitudes viciosas, y que ninguna relación parece tener con la papera endémica7. Según algunos médicos e higienistas, no deja de contribuir a propagar entre los niños la tisis, la vida sedentaria de la escuela (que se acentúa más tratándose de las niñas), la falta o insuficiencia en ella del ejercicio físico y la respiración de un aire húmedo, viciado por la aglomeración y alterado por una calefacción defectuosa. También parece comprobado que un gran número de escuelas situadas en locales manifiestamente insalubres, bajos, húmedos, oscuros y mal ventilados, han podido contribuir, si no las han producido enteramente, a favorecer de un modo singular en los niños manifestaciones escrofulosas. Las observaciones de algunos médicos, y los datos de las estadísticas parecen mostrar que mientras de más duración son las clases y menos frecuentes los descansos y recreos, más comunes son en los niños que asisten a las escuelas la debilidad de la vejiga, la retención e incontinencia de la orina, y la pereza del tubo digestivo8.Por último, es indudable que las escuelas donde no se tiene cuidado respecto de la aplicación de las reglas higiénicas, y el reconocimiento médico de los niños se halla desatendido o es nulo, favorecen grandemente la propagación de las enfermedades contagiosas.

Tratando en particular de las dos enfermedades primeramente mencionadas en la enumeración que precede, he aquí lo que en otro lugar hemos dicho refiriéndonos a la influencia que en su producción ejerce el mobiliario de las clases9:

-«En cuanto a la miopía escolar, es cierto, -dice el doctor Riant,- que el hábito de fijarse en objetos pequeños, como los caracteres frecuentemente diminutos de los libros, y de no mirar, en la extensión muy limitada de la clase, más que objetos poco lejanos, dispone a esa alteración de la vista. El ojo cesa poco a poco de ser capaz para ver de lejos, su globo se dilata en el sentido antero-posterior bajo la acción de los músculos que no cesan de obrar y de comprimirlo, y pronto la retina no recibe más que las imágenes de los objetos cercanos. Los niños se hallan tanto más dispuestos a esta alteración, cuanto que en ellos se encuentran las condiciones que la favorecen, y que el poder de acomodación o adaptación del ojo a las distancias es mayor en esa edad. Estos resultados son incontrastablemente atribuídos a la influencia de la escuela; en efecto, se observa que la miopía es relativamente rara en los individuos que no frecuentan las clases, y en los que de ordinario tienen a la vista un horizonte extenso. Se sabe que el número de miopes es mayor en las ciudades que en los campos, y entre los ricos que entre los pobres.

»La miopía escolar -añade el citado doctor- se producirá más fatalmente aún, si el niño toma una posición viciosa en su banco o en su mesa durante el trabajo de la escuela, si cede a la disposición, ya muy frecuente, de disminuir la distancia entre sus ojos y el libro, o si una colocación defectuosa del mobiliario escolar le facilita y aun le impone una actitud perjudicial para su salud.

»Estas circunstancias, unidas a otras que ya se han dicho o se tratarán más adelante (libros mal impresos, caracteres muy pequeños, color inadecuado del papel de éstos, mala iluminación de las clases, etc.), determinan una frecuencia excepcional de alteraciones de la vista en la población escolar, que ha hecho que los médicos y los higienistas se consagren al estudio de esta cuestión verdaderamente importante. Entre los resultados que ofrecen las observaciones hechas a este propósito, merecen citarse los obtenidos por el médico alemán, doctor Cohn, quien durante los años de 1865 y 1866 observó 10.000 niños de los que asistían a las escuelas, y encontró que más del 17 por 100 de ellos estaban afectados de miopía.

»Las cifras más favorables de esta estadística, que revela un mal verdaderamente desconsolador, se refieren a las escuelas rurales, en las que sólo el 5 por 100 de los alumnos ofrecía ese género de alteración visual, mientras que en las escuelas superiores de las ciudades se elevaba esta proporción al 15 por 100; en los Realschulen era de 24, y de 32 en los Gimnasios. En más de la mitad de los casos se trataba de esa miopía que, según el citado doctor, se halla en vías de progresión, de clase en clase, en todas las escuelas10.

»Debe tenerse en cuenta que, si bien el doctor Cohn no considera la escuela como la sola causa de la miopía, atribuye, sin embargo, su desenvolvimiento a diversas condiciones antihigiénicas de las clases, y en particular al mobiliario defectuoso que en ellas se encuentra con frecuencia.

»Las mismas causas -añade el expresado doctor, fundándose siempre en datos irrecusables- tienden de igual modo a favorecer las desviaciones de la columna vertebral, la ausencia de simetría en la altura de las espaldas y, como consecuencias, un encogimiento de los diámetros del pecho y una incomodidad considerable en el funcionamiento de los importantes órganos que éste encierra. Que esto proviene de las actitudes viciosas a que antes nos hemos referido, lo muestra el hecho de que, mientras los niños que no han asistido a las escuelas ofrecen rara vez semejantes desviaciones, los que las frecuentan es común que padezcan de ellas. Así, de una estadística formada por el ya citado doctor Guillaume, de 350 niños de los que se hallan en el último caso, ha encontrado este médico 62 afectados de desviación de la columna vertebral, y de 381 niñas, 156 con el mismo defecto, en grado más o menos pronunciado. En lo tanto, de 731 alumnos había 218 que corrían el mayor riesgo de padecer una enfermedad grave durante toda su vida. El mismo hecho ha sido comprobado por el Comité de médicos de Leipzig, que en su sesión de 15 de Enero de 1878, examinó dichas deformaciones, y reconoció que los maestros no pueden hacerlo todo para evitarlas, mucho menos si no disponen de un mobiliario costruído según las reglas de la Higiene escolar»11.

Concretándonos a la miopía, debemos añadir, refiriéndonos particularmente a lo que a su producción contribuye la mala luz de las clases, que estadísticas especiales, tan minuciosas como autorizadas, han puesto de manifiesto los siguientes hechos, cuya importancia es harto evidente para que necesitemos ponderarla, y que declaran con cuánta razón ha podido llamar Fonssagrives a las escuelas fábricas de miopes: 1º La miopía, muy rara en la primera infancia, se produce durante la frecuentación escolar. 2º En las escuelas rurales es menos frecuente que en las urbanas la miopía. 3º En una misma población es más considerable el número de miopes en las escuelas mal dispuestas bajo el punto de vista de la luz.

¿No serán suficientes las indicaciones que preceden para imponer un riguroso régimen higiénico en las escuelas, o imponerlo teniendo en cuenta todas las causas y todos los elementos que pueden contribuir a alterar la salud de los alumnos? Aun para las personas que menos se preocupen del bienestar de las nacientes generaciones, para las que la salud constituye un tesoro inapreciable, no puede por menos que ser afirmativa la repuesta. La Ciencia, la Pedagogía en particular, y el amor a los niños han respondido de consuno a esa pregunta, creando la rama especial de la Higiene de que a continuación tratamos.




La higiene escolar o pedagógica; idea general de su objeto

De las precedentes consideraciones y noticias resulta mostrado de un modo evidente, que en uno o en otro sentido, beneficiándola o perjudicándola, la escuela ejerce una gran influencia en la salud de los niños. Y claro es que si la sociedad debe a éstos, no sólo la cultura del alma, sino también y paralelamente con ella, la del cuerpo, en la escuela todo debe conspirar a mantener la salud física de los alumnos en el mejor estado posible.

Una tendencia muy acentuada se nota en nuestros días encaminada a poner en práctica esa proposición, y de ella ha surgido una nueva rama de la Higiene, mediante la cual se han determinado, de una manera precisa y minuciosa, las aplicaciones de esta ciencia a las escuelas. Nos referimos a los estudios comprendidos bajo la denominación de Higiene escolar o pedagógica, que con tanta solicitud son cultivados al presente por pedagogos e higienistas.

La Higiene escolar no es otra cosa que la aplicación de los principios y preceptos de la Higiene privada, y en parte pública, a las escuelas y los alumnos que a ellas concurren, aplicación que responde a satisfacer las peculiares condiciones del medio en que el niño debe pasar la mayor parte del día, y de la actividad que en él ejercita.

Difiere ese medio, que no es otro que la Escuela, del ordinario, o sea de la Casa, por virtud de la especialidad del fin que en él debe realizarse, o al menos de la manera como se camina hacia él, y por causa también de la aglomeración de niños sometidos a una misma dirección y obligados a desempeñar en común diferentes trabajos.

La índole especial de estos trabajos -ejercicios escolares- imprime a la actividad de los educandos un sello característico que le hace diferenciarse profundamente de la que los niños despliegan en el hogar doméstico, aun de aquel en que más y mejor se atienda a la educación.

Estas diferencias -que en mayor o menor grado persistirán siempre, y serán tanto más hondas cuanto menos se cuide dentro de la casa paterna de la cultura de los niños- exigen, por lo que a la escuela respecta, cuidados higiénicos especiales, distintos, en su mayor parte, de los que la higiene privada aconseja comúnmente.

Y no se entienda por esto que estimamos que las atenciones higiénicas que deben tenerse con el niño en la escuela no sean convenientes, y no respondan al mismo fin en el hogar doméstico; lo que hay es que en éste es muy dificultoso, cuando no imposible, en la casi totalidad de los casos, dar satisfacción cumplida a la mayor parte de las exigencias a que nos referimos, y la educación de los niños no puede revestir, en su marcha y pormenores, el mismo carácter que en la escuela, en la que, por otra parte, surgen nuevas exigencias por virtud de la aglomeración a que hemos aludido, de la vida en común que hacen en ella niños de condiciones distintas y clases sociales diferentes, y de la manera como se ponen en práctica determinados ejercicios, algunos de los cuales no pueden tener lugar o resultarían ineficaces y hasta sin sentido, en la casa paterna. Por lo demás, no puede desconocerse que se obtendrían grandes beneficios de acomodar el hogar doméstico al régimen que la Higiene escolar prescribe para todo lo que se relaciona con la educación de los alumnos.

Pero es lo cierto que la realidad dista hoy y distará por mucho tiempo de este ideal, y que lo verdaderamente factible al presente, lo que la Pedagogía y la Higiene están más en camino de conseguir, es acomodar las condiciones de la escuela primaria a las exigencias de la segunda de esas ciencias, en armonía, que no en oposición, con las necesidades de la primera.

Tal es el objetivo que persigue la Higiene escolar, que por esta razón, y por las que se originan de las condiciones que antes se han expuesto, entra cada vez más de lleno en el cuadro de los estudios pedagógicos, a los que al prestar eficacísimo y valioso auxilio, ha descubierto nuevos y dilatados horizontes, ensanchando, por ende, los dominios de la Pedagogía y contribuyendo a asegurar el éxito de la educación pública.




Contenido y división de la higiene escolar

Cuanto de un modo más o menos directo contribuye a preservar la salud de los alumnos contra la acción de los agentes exteriores que le son nocivos, o contra el influjo de determinados ejercicios que por uno u otro medio la perjudican -siempre en vista del fin que persigue la escuela y de las condiciones materiales a ésta inherentes, y sin dejar de tener en cuenta las alteraciones que pueden sobrevenir a la salud por motivo de la aglomeración de niños en locales por punto general reducidos, ni las exigencias más comunes que al respecto que nos ocupa surgen en todo lugar y momento de la conservación individual- todo es atendido por la Higiene pedagógica, según de ello nos da idea la complejidad de asuntos que abraza.

De la distribución que ordinariamente se hace de estos asuntos, se originan dos secciones de la Higiene escolar, en una de las cuales se agrupa todo lo concerniente a los cuidados personales que exige la salud del alumno en relación consigo mismo, sus compañeros y los ejercicios escolares, y en la otra, cuanto respecta a las condiciones materiales a que deben ajustarse la construcción y las disposiciones de los edificios de escuelas y del mobiliario y material de enseñanza de las clases, en correspondencia con dichos ejercicios y la salud de los educandos.

Toda la Higiene pedagógica se funda, pues, en la consideración de estos dos factores: el escolar y la escuela, siendo, en último término, su objetivo la salud individual y colectiva de la población escolar.

La consideración del primero de esos dos factores, motiva la parte denominada Higiene del alumno, en la que se trata de la preservación de la salud de los niños al respecto de las enfermedades que suelen llevar a la escuela o contraer en ella, especialmente por contagio; de los accidentes que en la misma pueden sobrevenirles y de su aseo personal; de las precauciones higiénicas que deben tomarse relativamente a los ejercicios físicos y a algunos intelectuales; de la distribución del tiempo y el trabajo; de las atenciones que han de tenerse en lo tocante a las comidas cuando los alumnos las hagan en la escuela; de los castigos corporales, y, en fin, de los consejos y las advertencias que al maestro incumbe dar y hacer a las familias de sus discípulos, al intento de garantir todo lo posible el bienestar físico de éstos y ejercer la saludable y trascendental influencia a que más adelante nos referimos.

Considerando el segundo factor, tenemos la Higiene del medio (de la escuela, en cuanto vivienda o medio artificial), y en ella se trata, como ya se ha indicado, por una parte, de las condiciones materiales que deben reunir los edificios para en vez de perjudicar, garantir la salud de los niños, y, por otra, de las que al mismo respecto necesita estar adornado el mobiliario de las clases y el material de enseñanza. En el primer concepto, comprende la Higiene del medio cuanto se relaciona con el emplazamiento, orientación y terreno de la escuela, modo y materiales de construcción, forma, dimensiones, ventilación, caldeo e iluminación de las diferentes piezas que la constituyen, especialmente las clases, respecto de las que también se tiene muy en cuenta el techo, las paredes y el suelo, y, en fin, todo lo que más o menos directamente pueda contribuir a alterar la salud y dependa de las condiciones del local y de los medios que en él se empleen para modificar o suplir los agentes naturales (luz, aire, calor, humedad, etc.) Por el segundo concepto, corresponde a la Higiene del medio determinar las condiciones del mobiliario de las clases -que, como los muebles en las casas, no deja de influir en la Higiene de la habitación- al intento especialmente de evitar que los alumnos tomen ciertas actitudes viciosas, que al cabo suelen dar por resultado enfermedades, como la miopía y las desviaciones de la columna vertebral; a este efecto estudia con preferencia la forma, dimensiones y distancias de las mesas-bancos, lo cual no quiere decir que deje de preocuparse de otras clases de mobiliario (el del maestro, por ejemplo) y aun de cierto material de enseñanza, entre el que le merecen especial atención los encerados y los libros, por las relaciones que guardan con la vista.




Importancia que tiene y favor que alcanza al presente la higiene escolar

Tal es, en suma, el objeto y contenido de la Higiene escolar. Las indicaciones que preceden revelan la mucha importancia que tiene esta nueva rama de los estudios pedagógicos, que con tanto interés se cultiva al presente en todos los países cultos. Y es que se reconoce, no sólo que la edad en que más peligro hay para la salud es precisamente aquella durante la que asistimos a la escuela primaria, sino que también en ésta se multiplican las causas que pueden alterar nuestro bienestar orgánico, según da de ello testimonio lo dicho más arriba con referencia a las llamadas enfermedades escolares. Por esto el empeño que se pone en todas partes por dotar la escuela y rodear a los alumnos de las condiciones que la ciencia considera como las más favorables para la salud del cuerpo y, por trascendencia, para la del espíritu.

Las revelaciones que a estos respectos ha hecho y diariamente hace la Ciencia; los progresos cada vez más ostensibles de la Pedagogía; el sumo interés que en todos los pueblos despierta hoy cuanto se relaciona con la buena y completa educación de la niñez; la idea, que cada vez hace más camino, de que al mismo tiempo que a la cultura del espíritu debe atenderse a la del cuerpo, y en fin, esa tendencia tan pronunciada que hemos señalado y que en todas partes se muestra vigorosa, enderezada a rodear a las nuevas generaciones de cuantas condiciones de vida nos son necesarias para la mejor realización de la existencia y el más cabal cumplimiento de nuestro destino -para vivir la vida completa, como dice Herbert Spencer- son las causas a que debe su razón de ser la llamada Higiene de la Infancia, de la que constituye parte integrante la que acabamos de bosquejar, que por sus especiales aplicaciones recibe la denominación de Higiene escolar o pedagógica, cuyo conocimiento interesa al maestro en mayor grado que al higienista y al arquitecto, por más que ni a uno ni a otro deba ser ni con mucho indiferente. Porque con frecuencia lo es, o no se la atiende con el necesario detenimiento, especialmente por parte de los arquitectos, resultan muchas escuelas con condiciones detestables, pudiéndolas tener muy buenas, bajo el aspecto pedagógico-higiénico.

La Higiene escolar es, por los motivos que acaban de apuntarse, una de las partes más importantes de las varias que forman la compleja trama de los estudios pedagógicos.

Si hasta hace poco no ha ocupado en éstos todo el lugar que le corresponde, hoy empieza a ganar la consideración que de justicia se le debe. La saludable y prudente reacción en estos tiempos iniciada contra el malhadado intelectualismo (causa generadora de lo descuidada que ha estado la cultura física dentro de la escuela), permite, y cada día permitirá más, que los ejercicios corporales sean mejor atendidos en la educación pública, y que se consagre a la Higiene escolar la solicitud que hasta ahora se le ha negado con grave daño de la salud, así individual como colectiva.

Que hemos entrado de lleno por el camino de una reacción favorable para las atenciones que dentro de la escuela reclama la naturaleza física de los niños, lo dice bien claro el interés que en todas partes despiertan las cuestiones relativas a la Higiene escolar. Condiciones de admisión de los niños en las escuelas, por lo que respecta a su estado físico; horas que deben tener de clase y de recreo; índole de los ejercicios que han de realizar, y alternativa entre los intelectuales y los físicos; circunstancias higiénicas en que necesitan llevarse a cabo estos ejercicios; medios más propios para habituar a los niños al aseo y conservar su salud; condiciones que, bajo el punto de vista higiénico, debe reunir el mobiliario escolar; reglas que, al mismo respecto, han de presidir a la construcción de los edificios destinados a escuelas; modos de ventilación, de iluminación, de calefacción, etc., de éstas; -todo es al presente objeto de detenido y minucioso examen, así en los Congresos y las Exposiciones, como en las revistas y obras de carácter pedagógico, y con todo ello se forma al presente un cuerpo de doctrina, cuyos principios, empezando por ganar la opinión más culta, se infiltran poco a poco en la administración de la enseñanza y producen disposiciones oficiales en lo países que más se preocupan de ésta, que es hoy en todaspartes verdadera cuestión palpitante, de la cuestión de las cuestiones, como la llamara nuestro ilustre publicista Fermín Caballero, de la educación popular, en suma.




El intelectualismo en sus relaciones con la higiene en la escuela

A que la Higiene (y, en general, la educación física) no ocupe en la escuela el lugar que le corresponde, no obstante la importancia que acabamos de reconocerle, se opone en gran manera el sentido intelectualista que desde muy antiguo ha dominado y aún impera en la educación primaria.

Considerada la escuela, merced al influjo de dicho sentido, como un lugar de mera instrucción y no como centro de educación -que es lo que debe ser- todo se sacrifica en ella a la enseñanza, por lo que se dejan en punible abandono los intereses del cuerpo, y con ellos otros muy respetables del alma. De aquí la deficiencia y los defectos de que, por lo general, se resiente nuestra educación primaria, y de aquí también la escasa o ninguna atención que se ha prestado, y todavía se sigue prestando en muchas partes, a la Higiene escolar, que ganará terreno en la escuela a medida que lo pierda el intelectualismo, que es su más irreconciliable enemigo.

Para que la Higiene pedagógica ocupe el lugar que en la escuela le corresponde, es menester que los maestros acaben de romper con ese sentido intelectualista que la tradición les ha impuesto; sentido que, al desnaturalizar el carácter de la escuela primaria, ha viciado hasta la misma educación intelectual, haciéndola verbalista y dogmática, merced al excesivo sello de memorista que le ha impreso, con grave daño del armonioso y cabal desenvolvimiento de las facultades intelectuales, y, en general, de las del espíritu y de todas las que constituyen o integran la naturaleza humana, a todas las cuales es preciso atender paralelamente.

Del reconocimiento de esta verdad proviene la importancia (más teórica que práctica todavía, desgraciadamente) que hoy se concede a la educación física y, por ende, a la Higiene escolar; y los maestros no deben perder de vista que cuanto hagan por una y otra redundará al cabo en mengua del intelectualismo, y además de ser una reivindicación y salvaguardia de intereses muy respetables (pues lo son en sumo grado los del cuerpo, así por lo que al cuerpo mismo se refiere, como por la influencia que en los del espíritu ejercen), servirá para dar a la escuela primaria su genuino carácter, toda la eficacia pedagógica que debe tener y que tanto interesa que tenga a los maestros, si con pleno derecho han de ostentar el honroso título de educadores de la niñez.




Deberes del maestro con relación a la escuela

La importancia que hemos visto que tienen las cuestiones de Higiene, y las aplicaciones que de esta ciencia se hacen en la escuela, donde cada vez son exigidas por la opinión con más imperio, imponer a los maestros, nuevos, delicados y complejos deberes, a los que cada día que pase podrán sustraerse menos.

Así, pues -y sin olvidarse de lo que acabamos de indicarles respecto del intelectualismo- de cuantas cuestiones abraza la Higiene escolar, necesitan los maestros tener conocimientos, pues que ellos son los primeros y más directamente llamados a influir en la opinión, en las autoridades, en los arquitectos, en los constructores de mobiliario, para que tengan aplicación en las escuelas las prescripciones de la Higiene, y mediante ello se garantice, cada vez más, la salud de los niños que concurren a las mismas.

Por estos motivos entrañan para los maestros interés capitalísimo los conocimientos a que nos referimos, máxime cuando, como repetidas veces hemos indicado, tanto como la cultura del espíritu, es precisa y necesaria la del cuerpo, y la educación que no atiende a esta última, no sólo es una educación incompleta e irracional, sino que al mismo tiempo tiene no poco de homicida, en cuanto que conspira contra la salud y, en su consecuencia, contra la vida de las nacientes generaciones.

En este concepto, el maestro ha de tener en cuenta que, tanto como los métodos y los procedimientos de enseñanza, necesita conocer las prescripciones de la Higiene escolar, y con tanta más razón, cuanto que muchas de ellas tiene necesidad de aplicarlas por sí mismo, y desde el momento que los niños entran en la escuela contrae con ellos y sus familias deberes de cuyo cumplimiento nada puede excusarle, si es hombre de conciencia y estima en lo mucho que vale la salud de sus discípulos, que el menor descuido o la falta que aparentemente sea menos importante puede alterar para toda la vida.

Es, pues, de capital interés para el maestro el estudio de los problemas que abraza la Higiene escolar, a fin de poder llenar cumplidamente los deberes que tiene con relación a la salud de los educandos, constantemente comprometida por la multitud de agentes nocivos que en la escuela se aglomeran.




Carácter que debe revestir en las escuelas la enseñanza de la higiene

No se limitan a lo indicado más arriba los deberes que el maestro tiene relativamente a la Higiene. Figurando esta materia como una de las que constituyen el programa de la enseñanza primaria12, está obligado a atender a ella de modo que resulte eficaz, que sea de verdadera aplicación, que tenga carácter experimental y práctico, en una palabra.

A este intento, lo primero que el maestro necesita hacer es no ofrecer al niño los conocimientos higiénicos que se proponga suministrarle, mediante esas fórmulas escuetas que tan en boga están en algunas escuelas, sino en relación con toda la cultura que se le suministre relativamente a las ciencias físicas y naturales, y, sobre todo, en estrecha unión con unas nociones suficientes de Fisiología. Fundándolo en esto es como puede hacerse experimental y práctico en las escuelas el estudio de la Higiene, que es un error quererlo reducir a los términos de una especie de cartilla escrita en prosa o en verso, pero en la que se prescriben reglas aisladas, cuya razón ni siquiera entrevé el niño. Repetimos que el estudio de la Higiene no debe presentarse al alumno aisladamente, sino con enlace, en una especie de compenetración con el de la Fisiología, sin olvidar las relaciones que tiene con el del espíritu: sólo a esta condición, que implica un procedimiento experimental, será práctico y resultará provechoso para el niño.

El carácter que requiere en la escuela la cultura higiénica, tiene gran analogía con el que exige la cultura moral, que, al cabo, no es otra cosa, en la mayoría de los casos, que una verdadera higiene del espíritu. Empeñarse en suministrar estas dos culturas de la manera abstracta que suponen las lecciones aprendidas de memoria en los libros, o las máximas que a modo de formularios de recetas se ostentan -más por vía de decorado que de verdadera enseñanza- en las paredes de las clases, y maestros y niños recitan con mejor o peor sentido, es desconocer la índole de ambas materias y las exigencias de toda buena educación, y convertir en enseñanzas muertas las que más que ningunas otras deben ser enseñanzas vivas.

La Higiene, como la Moral, debe respirarse en la escuela. Debe resplandecer en todo lo concerniente a ésta, al intento de que el alumno, mediante las impresiones que a todas horas reciba, se apropie insensiblemente sus preceptos, a la manera que se apropia el conocimiento de las cosas que de continuo le rodean. Debe surgir de la práctica, de los hechos mismos que se producen naturalmente en la vida escolar, de modo que el niño aprenda a apreciar su utilidad, tocando los beneficios que sus aplicaciones reportan. Debe, en fin, ser una Higiene en acción, que tienda a formar en el niño buenos hábitos, más que a suministrarle nociones que sólo sirvan para adornar la inteligencia y hacer vana ostentación de ellas en los días de visita y de exámenes.

Así entendida la enseñanza de la Higiene en la escuela, puede ejercerse, mediante ésta, una influencia por todo extremo fecunda, no sólo por lo que a los escolares respecta, sino también por lo que a las costumbres públicas atañe.

Añadamos, para terminar el punto que nos ocupa, que el influjo de la escuela en esta más amplia esfera, será más eficaz e inmediato si el maestro, penetrándose de su verdadera misión, no se limita a dar a la enseñanza de la Higiene el carácter práctico y experimental que hemos dicho que debe tener (no el dogmático y verbalista que suele dársele), sino que al mismo tiempo aprovecha cuantas ocasiones se le presentan o le sea dado provocar, para hacer comprender a los padres o encargados de los niños las exigencias de la Higiene, las ventajas que resultan satisfaciéndolas, y los males que se originan cuando no son atendidas13. Para esto ha de contar el maestro con que muchas veces las advertencias y los consejos de que al efecto se valga, podrán revestir el mismo carácter práctico y experimental que, según lo indicado más arriba, ha de tener la cultura que dé a sus discípulos. Y es evidente, por otra parte, que la eficacia de toda la labor aquí bosquejada será tanto más grande, cuanto mayor sea el celo que en ella ponga el maestro, más la discreción con que la lleve a cabo, y más sólida y apropiada la cultura que sobre el particular posea.




El servicio facultativo médico-higiénico en las escuelas

La solicitud desplegada por cuanto se relaciona con el régimen higiénico de las escuelas, ha sugerido el pensamiento, que ya empieza a ponerse en práctica en algunas partes, de establecer para las mismas un servicio especial, denominado médico-higiénico, a cuyo cargo corre todo lo referente a la salud de los escolares. La idea es en sí buena, pero no deja de ofrecer inconvenientes en la práctica, en cuanto que tiende a levantar dentro de la escuela otro poder enfrente del maestro, y a suscitar mediante ello rivalidades perjudiciales por más de un concepto; esto aparte de que puede dar motivo al entronizamiento en los dominios de la Pedagogía de una dictadura tan absorbente, y en ocasiones tan dañosa, como la que más adelante veremos que ejercen los arquitectos: la dictadura del médico o higienista.

Esto, no obstante, el servicio a que nos referimos cuenta ya con muchos partidarios en Europa, y bien organizado, puede ser grandemente beneficioso para las escuelas y para la salud pública en general.

Es indudable que la salud de los escolares se hallará mejor garantida si con el maestro cuida de ella un médico; pues que por mucha que sea la cultura del primero, nunca será la suficiente para atender cual corresponde a cuantas necesidades se originan en la escuela al respecto que nos ocupa. Fuera de todo punto ilusorio querer que a los conocimientos del pedagogo una el maestro los del higienista y el médico, en la medida necesaria para atender en todos los casos con éxito a las exigencias que diariamente surgen en la práctica, la cual enseña, por otra parte, que son muchas las atenciones que ya pesan sobre el maestro -especialmente sobre el que es celoso y tiene verdadera vocación- para aumentarlas con las muy delicadas y complejas que implica el régimen higiénico a que, según las indicaciones que hemos hecho más arriba, debe someterse la escuela. La inspección facultativa de que ahora tratamos puede aligerar el cúmulo de atenciones que agobian al maestro, a la vez que descargar a éste de ciertas responsabilidades, de las no pocas que se originan en la escuela con relación a la salud de los alumnos.

En corroboración de esto último, recordemos lo que con análogo motivo hemos dicho en otro lugar14:

«Sabido es que una de las garantías para la salud de los escolares es la precaución, puesta en práctica en todas partes, de no admitir en las escuelas niños, si antes no prueban sus padres, mediante la oportuna certificación facultativa, que están vacunados y no padecen enfermedad alguna contagiosa. Pues aún procediendo todo el mundo con celo e inteligencia (y ya se sabe cómo entre nosotros suelen darse semejantes certificados), se presentan ocasiones en que estos documentos no bastan, siquiera estén dados a conciencia; pues muy bien puede contraer el niño una de esas enfermedades después de haber obtenido del médico la correspondiente certificación, y, no conociéndola el maestro, ser admitido en la escuela, y contagiar a alguno de sus condiscípulos. ¿Y cuando la enfermedad la contrae el niño durante el tiempo en que frecuenta la escuela? Tan disculpable es en el maestro que no descubra muchas veces los síntomas de ella, como que en determinadas ocasiones someta a algunos de sus discípulos a ejercicios que puedan serles perjudiciales».

Añadamos que fijar el tiempo que los alumnos afectados de enfermedad contagiosa deben permanecer sin frecuentar la escuela, y adoptar respecto de ésta las medidas necesarias para impedir la propagación del mal entre los demás escolares, es otro de los servicios que puede prestar la inspección facultativa de que tratamos, la que, además ha de tener necesariamente intervención en otros puntos relacionados con la Higiene de los alumnos, tales como la ventilación y la temperatura de las clases, según las estaciones; horas en que deben verificarse en cada época del año los ejercicios físicos y de cultivo, y precauciones que acerca de ellos hayan de adoptarse; designación de los niños que deban tomar baños, caso de hallarse establecidos en la escuela, y cuidados que a este respecto deben tenerse, y por último, prescribir a las familias el régimen a que convenga someter a aquellos niños cuyo estado de salud requiera atenciones especiales.

Tal es, sumariamente expuesta, la misión que dentro de la escuela está llamada a desempeñar la inspección higiénico-médica, a la que también se impone en las poblaciones donde se halle establecida, la obligación de redactar anualmente una Memoria, en la que se consignen cuantos datos y observaciones se juzguen conducentes a fin de poder apreciar el origen y las causas de las enfermedades escolares, y los medios más adecuados para preservar y mejorar la salud de los alumnos.

A este fin, necesita el médico encargado del servicio que nos ocupa, llevar una Estadística minuciosa y exacta, formada mediante los datos que le suministre la inspección que ha de practicar en diferentes épocas del año, para comprobar el estado de las clases y demás dependencias de la escuela, así como del respectivo mobiliario, y el examen de los niños a su ingreso y salida, y en las visitas que al efecto debe hacer periódicamente a la misma.

Para que semejante Estadística sea eficaz y pueda servir, no sólo de verificación de la Higiene escolar, sino también y en un sentido más extenso, de guía seguro para la Higiene y la Patología de la infancia, debiera comprender, por lo que al alumno respecta: 1º, datos concernientes al sexo, edad, lugar y fecha del nacimiento del niño, y condiciones de sus padres, en lo tocante a su constitución, estado de salud y parentesco, por ejemplo; 2º, las noticias que suministre el examen somatológico del niño a su ingreso en la escuela y los que sucesivamente tengan lugar, durante su permanencia en ella y a la salida de la misma; y 3º, las observaciones médicas y las notas de higiene terapéutica que el médico crea oportuno consignar15. Con estos datos y los que acerca de las clases y el mobiliario de ellas deben tenerse en cuenta, según queda indicado, se podrá formar una estadística sumamente útil, y la inspección higiénico-médica de las escuelas dará resultados prácticos y beneficiosos.

Y debe tenerse presente que la organización de este útil servicio no es tan difícil de realizar ni resultaría tan costosa como a primera vista parece. En primer lugar, porque no es necesario que las visitas sean diarias (semanales son generalmente en las poblaciones donde se halla establecido el servicio de que tratamos; en París se dispuso en 1836 que fueran quincenales para las escuelas elementales y superiores, y en 1855, semanales, por lo menos, para las salas de asilo); y en segundo, porque los médicos a quienes se les confíen pueden ser los mismos que tengan a su cargo otros servicios en las respectivas poblaciones (los titulares de los pueblos, los higienistas, facultativos de hospitales, hospicios, etc., de las ciudades, por ejemplo); todo lo cual facilita el establecimiento de la reforma sin graves dispendios, pues el personal existe ya formado y su sostenimiento puede reducirse a una módica gratificación, como ya se practica en los Jardines de la infancia, de Madrid, en donde, con ser la visita diaria (la desempeña el médico del Colegio Nacional de Sordomudos y Ciegos), sólo cuesta al Estado 750 pesetas anuales16.

Por lo demás, la organización de la inspección facultativa debe llevarse a cabo de modo que resulten bien deslindadas las esferas de acción del médico y el maestro, mirando especialmente a que el segundo no quede como un subordinado del primero, pues si esto no se procura resultará el entronizamiento de la dictadura de que antes hemos hablado.

En cuanto se refiera a los ejercicios, condiciones de las clases y el mobiliario, distribución del tiempo, etc., el médico ha de limitarse a llevar los registros correspondientes y a aconsejar al maestro, el que si ha de proceder con la seguridad necesaria y no ha de abdicar la dirección que de derecho le corresponde, necesita poseer conocimientos sólidos en cuanto a la Higiene escolar concierne, máxime cuando no podrá contar en todos los momentos con el concurso del médico, ni conviene que esté discrecionalmente a merced de él, a fin de no hacerse solidario de los descuidos de otro, y acaso de exclusivismos mal entendidos y no bien dominados. Al médico, por su parte, corresponderá resolver en todo lo relativo al ingreso, reingreso y baños de los alumnos (habida consideración a sus condiciones somatológicas), a las enfermedades y accidentes que sobrevengan a los escolares, y a las precauciones que deban adoptarse en caso de desarrollarse en la escuela o en la población una enfermedad contagiosa. En una palabra, aconsejar, observar y proponer como higienista, y obrar como médico, es el papel que debe asignarse al facultativo dentro de la escuela.




Los museos pedagógicos con relación a la higiene escolar

La institución de los Museos pedagógicos, que cada día se extiende más, es una de las que mejores servicios han prestado y prestarán a la escuela primaria, particularmente al respecto de las cuestiones de Higiene.

Entre otros fines, tienen por objeto los Museos a que nos referimos el de auxiliar a los maestros y a las personas que tengan que intervenir en esas cuestiones, en el estudio de cuanto se relaciona con los locales de escuelas, el mobiliario de éstas y el material de enseñanza; a cuyo efecto, no sólo ofrecen planos de edificios escolares, modelos de los diversos tipos de mobiliario para maestros y alumnos, y ejemplares de las diferentes clases de libros, atlas, láminas, herbarios, museos escolares, etc., sino que además contienen cuantos datos son necesarios para la mejor inteligencia de esas colecciones, y poner al corriente a los que las consulten de los resultados que dan en la práctica las mejoras en ellas introducidas, modo, ventajas e inconvenientes de su empleo, etc. En algunos Museos es obligación de su director dar conferencias a los maestros acerca de estos puntos y visitar con frecuencia los de otros países, así como concurrir a los Congresos y Exposiciones de carácter pedagógico, o en que se traten cuestiones que, como las de Higiene, por ejemplo, interesen a la escuela.

Fácil es comprender el influjo saludable que con tales elementos y por semejantes modos pueden ejercer -y de hecho han ejercido y ejercen- los Museos pedagógicos, respecto de muchas y muy interesantes cuestiones de las que comprende la Higiene escolar: en ellos tienen el pedagogo y el higienista auxiliares muy eficaces. Por eso no hemos querido dejar de considerarlos aquí como uno de los agentes llamados a cooperar grandemente en la obra de difundir y perfeccionar esa interesante rama de los estudios pedagógicos, que ha nacido y fructificado merced al consorcio establecido entre la Pedagogía y la Higiene.

Faltaríamos a un deber de gratitud, si al poner fin a estas indicaciones no recordásemos que en nuestro país tenemos ya un instituto de la índole de los que acaban de ocuparnos, merced a la fecunda iniciativa y buena voluntad de los Sres. Albareda, Riaño y Robledo, a quienes se debe el Museo de instrucción primaria creado en Madrid por decreto de 6 de Mayo de 1882, cuando dichos señores desempeñaban el Ministerio de Fomento, la Dirección general de Instrucción pública y el negociado de primera enseñanza, respectivamente.

En funciones ya dicho Museo, contando con un personal tan celoso, como competente, y con una organización que nada tiene que envidiar a los mejores de su clase17, por fuerza que ha de ejercer bienhechora influencia (y de ello ha dado ya testimonio, no obstante el corto tiempo que lleva de estar constituido y de no hallarse instalado definitivamente), por lo que respecta a las condiciones pedagógico-higiénicas de los locales, el mobiliario y el material científico de nuestras escuelas; sobre todo, si, como es de presumir, los maestros no lo miran con indiferencia, concurren a las conferencias que en él se organicen y aprovechan los elementos que posea, y los profesores de las Escuelas Normales le prestan su necesario auxilio, poniendo estos institutos a su servicio como campos de experiencia, suministrándole noticias y datos, visitándolo, llevando a él, en la medida que sea posible, sus alumnos, y tomándolo, a su vez, como medio de hacer prácticas algunas de sus enseñanzas.








ArribaAbajo

Parte primera

El alumno



ArribaAbajo

Capítulo I

Cuidados higiénicos que deben tenerse en las escuelas en lo tocante a las personas de los alumnos



Condiciones que deben exigirse al respecto de la higiene para el ingreso de los niños en las escuelas

Tratándose de la higiene del alumno, en lo primero en que hay que pensar es en las condiciones de los aspirantes a ingresar en la escuela. Estas condiciones, en parte exigidas por la legislación, y en parte por la práctica y las conveniencias higiénicas, se refieren a la edad del niño de cuyo ingreso se trate, a su estado de salud y a si se halla o no vacunado.

A estas se reducen las llamadas condiciones de admisión al respecto de la Higiene, siendo las prescripciones que relativamente a ellas debe tener en cuenta el maestro las que a continuación expresamos.




Edad que se requiere para la admisión de niños en las escuelas

La edad escolar es, según la Ley, de seis a nueve años, no debiendo ingresar los niños en las escuelas elementales, sino cuando hayan cumplido seis años: en donde no hay escuelas de párvulos suelen admitirse a los cinco años18.

Para fijar en dicha edad el ingreso de los alumnos, se ha tenido en cuenta, a lo que parece, que los niños menores no están en aptitud de tomar parte en los trabajos ordinarios de la escuela, y si lo hacen es interviniendo en ejercicios que no comprenden, por lo que se hallan obligados durante mucho tiempo al silencio y al entumecimiento; todo lo cual resulta al cabo nocivo para la salud, y nada provechoso para el orden y la disciplina de la clase, pues no produce otros resultados la inacción a que por las causas apuntadas se ven reducidos los niños a quienes nos referimos.

Mas como quiera que la legislación y la práctica autorizan la admisión de niños menores de seis años, sobre todo en las poblaciones donde no existen escuelas de párvulos, la Higiene exige al maestro en cuya escuela acontezca esto, que no someta a los referidos niños al régimen común; sino que, por el contrario, les conceda durante las horas de clase algunas recreaciones, sean sus lecciones más cortas que las de los otros y les procure ciertos pasatiempos (como, por ejemplo, entretenerse con libros ilustrados, láminas, etc.). Si el número de estos niños y las condiciones de la escuela lo consintiesen, lo mejor sería formar con ellos una clase especial en la que predominara el carácter de las escuelas de párvulos, y que no sería otra cosa que la clase infantil que muchas escuelas del extranjero tienen establecida19.




Justificación de no padecer enfermedad contagiosa y estar vacunados los niños que soliciten entrar en una escuela

Aunque realmente no existe prescripción legal alguna de carácter general que imponga la justificación de estos requisitos, cada día es más común exigirlos en la práctica, lo cual encuentra una sanción legal en el hecho de que en cuantos reglamentos especiales se publican por la administración de la enseñanza se imponen las condiciones de que tratamos20.

Y es que en esto, como en otras muchas cosas, sucede que las conclusiones de la ciencia y los mandatos de la Pedagogía y la Higiene, imponiéndose a la opinión general, van poco a poco infiltrándose en las costumbres y, por ende, traduciéndose en hechos prácticos.

Por lo que a las enfermedades contagiosas respecta, conviene recordar que ya el Reglamento general de las escuelas, de 26 de Noviembre de 1838, dice, al tratar de la revista diaria que deben pasar los alumnos antes de comenzar los ejercicios (art. 22), que «no se admitirá en la escuela ningún niño que se presente con erupciones, sin que preceda certificación de facultativo que acredito no ser contagiosas». Sin olvidar el maestro esta prescripción, cuya práctica estimamos muy conveniente, no debe prescindir de cerciorarse al tener ingreso un niño en la escuela, de si padece alguna enfermedad de carácter contagioso, sea o no de las que se manifiestan por erupciones, a cuyo efecto necesita exigir el oportuno certificado facultativo. Para este caso puede ser de suma utilidad el servicio médico-higiénico de que antes se ha hablado, pues no hay que perder de vista que no siempre puede tomarse dicho certificado como prueba concluyente.

Otro tanto debe hacerse con respecto a la vacuna, punto acerca del cual es necesario ser muy escrupulosos, pues la menor tolerancia podría acarrear consecuencias funestas a los demás alumnos. Por lo tanto, no debe admitirse en una escuela ningún niño si antes no justifica debidamente este extremo; y obraría con prudencia el maestro que, además del certificado facultativo que generalmente se pide, sometiera, teniendo en cuenta la indicación que acabamos de hacer respecto del valor de estos certificados, a alguna otra prueba a los aspirantes a ingresar en su escuela, prueba que sería la de un reconocimiento facultativo hecho por un médico de la población revestido de carácter oficial: en las escuelas donde se halle establecida la inspección higiénica a que acaba de aludirse, sería obligatorio semejante reconocimiento, que llevaría a cabo el médico encargado de dicho servicio.

Como quiera que sea, el maestro no debe olvidar la importancia de la vacuna, cuya eficacia está hoy generalmente admitida, al punto de que países que la han rechazado, la hacen hoy obligatoria con sanción penal21.




Revacunación

En un buen servicio de Higiene escolar no debería el maestro o la administración contentarse con saber que el niño cuyo ingreso se solicita en una escuela se halla vacunado, sino que sería conveniente conocer la época en que se llevó a cabo la operación; pues es hoy opinión muy admitida por médicos o higienistas que la influencia preservadora de la vacuna, lejos de prolongarse durante toda la vida, como hasta aquí se ha creído, y las costumbres parecen afirmar, no dura más que cierto tiempo, que generalmente es de cinco a siete años, al cabo de los cuales cesa dicha influencia, y el peligro de ser atacado de viruela parece ser el mismo, poco más o menos, que antes de la vacunación.

Se origina de aquí la necesidad de las revacunaciones, que ya empiezan a ponerse en práctica, y de aquí también nuevas condiciones, por lo que a este particular respecta, para la admisión de los niños en la escuela. Una de estas condiciones es la de hacer constar en el certificado antes dicho la fecha de la vacunación, pues si ésta no es reciente, si el período de tiempo que media entre la fecha en que se llevó a cabo y la en que el niño debe ingresar en la escuela excede de los cinco a siete años indicados, se estará en el caso de exigir la revacunación, la cual debiera exigirse también (y esta es otra de las condiciones a que nos referimos) durante la frecuentación de la escuela, respecto de aquellos niños que se hallaran en condiciones análogas a las que acabamos de indicar. La inobservancia de estas prescripciones constituye siempre un peligro para la población escolar, pero mucho mayor en las épocas, tan frecuentes en todas partes, de epidemia variolosa.




Precauciones que deben tomarse para el reingreso en la escuela de los alimnos que hayan padecido alguna enfermedad de carácter contagioso

También tiene que atender el maestro a este caso para evitar el contagio entre sus discípulos.

Se comprende desde luego que, una vez observado en un alumno el más ligero síntoma de cualquiera de esas enfermedades, lo primero que debe hacer el maestro es mandar al paciente a su casa, y no volverlo a admitir hasta que esté completamente curado. Y aquí se presenta una cuestión que entraña verdadera importancia: ¿cuándo reingresará en la escuela el niño que haya sido atacado de una de esas enfermedades?

Nuestra legislación no autoriza realmente formalidad alguna para semejantes casos, de lo que resulta que pueden los padres enviar a sus hijos a la escuela, sin impedimento legal alguno, cuando crean que están curados, por más que no haya desaparecido el peligro del contagio. No tiene, pues, aquí el maestro más recurso que valerse de su discreción, o, como dice M. Pécaut, de su diplomacia, para ver el medio de obtener del médico que haya asistido al enfermo un certificado en que conste la curación de éste, y que ya no puede considerársele como causa de contagio. Cuando no pueda adquirir este documento, y comprenda que el tiempo transcurrido no es suficiente para que el peligro haya desaparecido, u observe en un niño señales de que, en efecto, el peligro existe, se valdrá de todos los medios persuasivos que pueda emplear (entre ellos las malas consecuencias que podrían sobrevenir al mismo paciente), a fin de convencer a los padres de la conveniencia de retenerlo algún más tiempo en casa, y no mandarlo a la escuela. De todos modos, siempre se tendrá en ésta con él algunas precauciones, como la de no mezclarlo con sus condiscípulos hasta pasados varios días de hallarse en su estado normal.

De esperar es, por lo demás, que la legislación acudirá pronto a llenar este vacío; y mientras esto sucede, y sin olvidar las indicaciones que acaban de hacerse, bueno será que se tengan presentes los consejos formulados por la Academia de Medicina de París, contestando a la consulta que hace poco le hiciera el Ministro de Instrucción pública de Francia, al preguntarle «cuánto tiempo debe estar separado de sus compañeros un alumno atacado de enfermedad contagiosa». He aquí las prescripciones contenidas en la contestación dada por la docta Academia:

1ª Los alumnos atacados de variocele, viruela, escarlatina, sarampión, parótidas y difterias, deben ser aislados severamente de sus compañeros.

2ª La duración del aislamiento debe ser de cuarenta días para la viruela, el sarampión, la escarlatina y la difteria, y de veinticinco para la variocele y las parótidas.

3ª El aislamiento no podrá cesar hasta que el paciente se haya bañado.

4ª Los vestidos que el alumno llevase al caer enfermo, deberán ser colocados en una habitación a más de 9º, y sometidos a fumigaciones sulfurosas, limpiándolos después bien.

5ª Las ropas de la cama, las cortinas, etc., los muebles y aun las paredes de la habitación, deberán ser también desinfectados, lavados y sometidos a una apropiada ventilación.

6ª El alumno que haya sido atacado de una enfermedad contagiosa fuera de un establecimiento de instrucción pública, no podrá ingresar sin dictamen facultativo que acredite que ha satisfecho dichas prescripciones.




Vacaciones por motivo de higiene

Aunque no corresponda al maestro resolver sobre este particular, le incumbe muchas veces proponer; v. gr.: cuando observe que entre los niños de su escuela se presenten con insistencia casos de alguna enfermedad contagiosa (sarampión, tos ferina, difteria, etc.), y entienda por ello que el local ha adquirido condiciones nocivas para la salud, y necesita para su saneamiento una desinfección enérgica y constante durante algunos días22.Claro es que para esto debe procurar siempre el maestro asesorarse de algún facultativo, si no hubiere ninguno encargado especialmente de este servicio, y que mientras se llega al extremo de la clausura temporal de la escuela, necesita observar con todo rigor las prescripciones indicadas más arriba respecto de los alumnos atacados de alguna enfermedad contagiosa, extremando los cuidados higiénicos en lo tocante a la ventilación, desinfección y demás condiciones de salubridad del edificio que ocupe la escuela.

Durante la época de la canícula se imponen las vacaciones escolares, más o menos completas, como una necesidad imperiosa en la mayoría de nuestras localidades, sobre todo si se tienen en cuenta las malas condiciones higiénicas de los edificios en que se hallan instaladas gran parte de las escuelas. El Reglamento general de éstas, de 26 de Noviembre de 1838, disponía ya, en su art. 16, que «durarán los ejercicios de escuela tres horas por la mañana y tres por la tarde en todo tiempo, excepto las tardes de la canícula, en que podrán ser de dos horas o de una, a juicio de la Comisión (hoy Junta)»23, lo cual ha sido confirmado por la Ley de Instrucción pública del 57, en cuyo art. 10 se dice que «las lecciones (de los estudios de la primera enseñanza) durarán todo el año, disminuyéndose en la canícula el número de horas de clase». No parece que esto sea suficiente en un país como el nuestro en que por lo general el calor es excesivo en dicha época, y los edificios de escuelas son reducidos en extremo para la población escolar que albergan, y están mal acondicionados al respecto de la Higiene. En semejantes circunstancias, todo trabajo se hace mal, y resulta nocivo para la salud, así de los alumnos como de los maestros. Sería, pues, de desear alguna más amplitud por parte del Gobierno, respecto de las vacaciones caniculares, con la que la enseñanza, más que perjudicada, resultaría en casi todas partes beneficiada por más de un concepto. Después de todo, algunas localidades las conceden completas, y no faltan escuelas primarias que por su Reglamento las disfruten24.




Cuidados higiénicos que al respecto de los alumnos requieren las escuelas en casos de epidemias en las poblaciones

La salud de los alumnos impone a este propósito atenciones que el maestro, o la persona a quien corresponda, no puede desatender sin incurrir en gravísima responsabilidad.

Indudablemente que lo más acertado es suspender las clases. Pero mientras esto tiene lugar, y en el momento que haya temores de que la epidemia existe o puede presentarse, hay que precaverse contra el mal, no sólo mediante un mayor y más asiduo esmero en todo lo que respecta a la higiene local, sino inspeccionando continua y atentamente a los niños para ver si alguno presenta síntomas de la enfermedad imperante, y en tal caso retirarlo inmediatamente de la escuela, vigilando las comidas que los alumnos lleven, y procurando tener a éstos sometidos a un severo régimen higiénico, en el que ha de entrar por mucho la limpieza y el aseo, así como la calma y la tranquilidad de cuerpo y espíritu.

Para destruir en lo posible los gérmenes mórbidos que pudieran contener, además del aire, las ropas, y sobre todo las materias fecales, es necesario hacer uso de los desinfectantes, tales como los cloruros alcalinos, la brea y el vinagre quemado. Uno de los más recomendados al efecto, es el ácido fénico, disuelto en alcohol mezclado con agua; también da muy buenos resultados, sobre todo para los retretes y urinarios, el sulfato ferroso mezclado con agua (en la proporción de 12 kilogramos por 134 litros de agua). La fumigación de las habitaciones, especialmente por los rincones y sitios donde haya ropas, muebles, etc., hechas con azufre quemado, son también del mejor efecto en semejantes casos, en los cuales se halla tan comprometida la salud de los niños, que en número más o menos crecido hacen vida común durante varias horas del día, y por lo regular en un medio que no reúne las mejores condiciones higiénicas.

Si algún niño es atacado por la enfermedad, no han de limitarse las precauciones a retirarlo de la escuela, sino que ha de procurarse desde el primer momento evitar todo contacto con él, con sus ropas y con los objetos de su uso, desinfectando inmediatamente unas y otros, así como el lugar en que el paciente hubiese estado.




Aseo y limpieza de los alumnos

Este es un punto acerca del cual todo lo que insista el maestro será poco. Dejando a un lado los efectos morales del aseo y la limpieza -respecto de los que más adelante decimos algo- no debe olvidarse la influencia que uno y otra ejercen en las funciones orgánicas por mediación de la piel, a cuyo estado higiénico se debe en gran parte la normalidad o las alteraciones de esas funciones.

Teniendo en cuenta todo esto, la legislación se ha preocupado y preocupa en todas partes del aseo y la limpieza de los alumnos, dictando al efecto prescripciones más o menos terminantes. El Reglamento de las escuelas de 1838, antes citado, dice a este propósito en su art. 21: «Examinará también el maestro si los niños se presentan en la escuela con el debido aseo; procurando que se conserven limpios, y anotando los que parezcan descuidados en esta parte, para corregirlos si es defecto personal, o excitar con prudencia el esmero de sus padres».

En consecuencia de este precepto, y de acuerdo con lo que la práctica enseña en todas partes, antes de dar comienzo a las clases, deben los maestros pasar a sus discípulos revista de aseo25 diariamente, y por mañana y tarde, examinándoles a este respecto, no sólo la cara y las manos (sin olvidarse de las uñas), sino los ojos, la nariz, la boca, las orejas y, sobre todo, la cabeza y el estado del cabello. A los que no estén debidamente limpios harán inmediatamente que se aseen en el lugar que al intento debe haber en la escuela (en ninguna debiera nunca faltar lavabos y agua abundante), y en ocasiones, sobre todo cuando se trate del mal estado de la cabeza, enviarán al niño a su casa para que lo laven, a fin de hacerle comprender, así como a sus padres, que la escuela es un sitio que deben respetar, y donde nadie debe ser recibido sin presentarse en las condiciones que la higiene y las conveniencias sociales exigen de consuno. No hay para qué decir, que en caso de duda sobre la existencia de enfermedad o de afección parasitaria en la cabeza de alguno de los alumnos, el maestro deberá consultar al médico y tomar las debidas precauciones, según lo que antes se ha dicho.

Asimismo ha de cuidar también el maestro del aseo por lo que respecta a los vestidos que usen los niños, no consintiendo a éstos que entren en clase llevándolos sucios y mal puestos, a fin de que vayan adquiriendo ese aire de decencia y de dignidad que es el signo de los niños bien educados.

Por último, un buen educador no debe contentarse con lo dicho, sino que, llevando a todas sus consecuencias el precepto legal que acaba de copiarse, se esforzará en encarecer la conveniencia del aseo, no sólo a los niños, sino también a las familias de éstos, respecto de las cuales debe aprovechar cuantas ocasiones se le presenten, y aun buscarlas, para ejercer una saludable influencia por lo que al aseo respecta. Cuanto haga en este sentido será poco, y siempre resultará beneficioso, pues al cabo transcenderá de la escuela a las costumbres públicas, que tanto tienen que corregir por lo que a este particular respecta, sobre todo tratándose de las clases peor acomodadas26.




Los baños en las escuelas

Como complemento de lo que hemos dicho que debe hacerse con respecto al aseo corporal de los alumnos, se emplean en algunas escuelas los baños27,reconocidos como uno de los medios mejores para la conservación de la salud, aparte de lo necesarios que son, con mayor o menor frecuencia tomados, para completar el aseo del cuerpo; pues harto se comprende que estas lociones generales alcanzan a las partes de la piel a que no llegan las parciales de cara y manos, por ejemplo, a que se reducen las empleadas en la práctica diaria.

Establecidos en las escuelas los baños, pudiera influirse mucho en la generalización de una práctica tan higiénica y, no obstante, tan poco generalizada hoy, por desgracia, aun entre las personas que cuentan con medios para realizarla.

Como quiera que sea, en la escuela donde se hallen establecidos los baños, no deben emplearse sino con aquellos niños cuyos padres o encargados convengan en ello, y siempre asesorándose de un médico, a fin de evitar inconvenientes que pudieran traducirse luego en graves responsabilidades.

Como reglas higiénicas del baño, especialmente del templado -que es al que nos referimos aquí especialmente- deben tenerse en cuenta éstas: sumergir todo el cuerpo hasta el cuello, y mojar bien la cabeza; procurar que sobrevenga la reacción y que sea enérgica, a cuyo efecto, el baño debe ser muy breve; si por ser éste largo, o por otra causa, la reacción se retrasara, se provocará frotando con la toalla al niño y vistiéndole en seguida; evitar todo enfriamiento, enjugarle pronto, abrigarlo con el vestido y, en caso de necesidad, procurarle un ligero ejercicio para animar la circulación, son las reglas principales del baño, que nunca debe tomarse antes de terminada la digestión, pues el olvido de este precepto puede costar la vida, en cuanto que el enfriamiento obra sobre el estómago, cuyas funciones interrumpe bruscamente, determinando una violenta digestión y a veces un síncope mortal: entre el baño y la última comida deben transcurrir tres o cuatro horas.

Los baños suelen reemplazarse por fricciones dadas con la esponja, y mejor todavía por duchas, que por la impresión que causan son tonificantes y hasta ejercen una acción terapéutica, por lo que se recomiendan para ciertas enfermedades. Las precauciones que en estos casos deben adoptarse son las mismas, con corta diferencia, que las indicadas para los baños.

Tenga o no establecidos en su escuela los baños, el maestro aprovechará las ocasiones que pueda para aconsejar a las familias de sus educandos el empleo de tan excelentes prácticas higiénicas; pero deberá hacerlo con las reservas convenientes para dejar a salvo la opinión del facultativo, a quien siempre es oportuno oír en estos casos, a fin de proceder según lo que aconsejen el temperamento y las condiciones de salud de los niños cuyos padres no estén en condiciones de apreciar con seguridad estas circunstancias.




Cuidado que debe tenerse en las escuelas respecto de las posturas incorrectas y las actitudes viciosas que toman los niños

Prescindiendo por ahora de las posturas y actitudes que toman los alumnos en algunos de los ejercicios escolares y de las que les hace adoptar el mobiliario y aun las condiciones de las clases -puesto que de unas y otras trataremos en los lugares correspondientes- nos limitaremos a aconsejar al maestro que en toda ocasión y momento vigile las posturas incorrectas y las actitudes viciosas que ordinariamente suelen tomar los niños, y que con frecuencia sin causas de deformidades orgánicas, a la vez que de hábitos impropios de una persona bien educada, y signos de un fondo moral en el que hay mucho de reprensible. Todo lo que no sea correcto en el organismo, es perjudicial para la salud del cuerpo y revela un interior descuidado.

Por ahora -y sin perjuicio de insistir más adelante en algunas de esas posturas y actitudes- nos parece oportuno recomendar al maestro lo que acerca de las que toman los niños cuando andan y están sentados, dice el doctor Dally, en una Memoria sobre la higiene pedagógica, leída en la Sociedad de Medicina pública de París.

En sus trabajos anteriores sobre la ortopedia, y en una comunicación dirigida a la Academia de Medicina, el mismo autor insistía sobre la influencia de la gravedad en la producción de las deformaciones, cuando en vez de repartir igualmente la carga que deben soportar los pies o el asiento, si se está de pie o sentado, se pugna por sostener el equilibrio por medio de un esfuerzo muscular: cuando en vez de compensar la carga adoptando una actitud que la neutralice, se impone al cuerpo una actitud precaria y, por decirlo así, artificial, por medio de una posición forzosa.

Muchas desviaciones dorsales y torsiones vertebrales se deben a las actitudes viciosas; muchas jaquecas, hemorragias nasales, enfermedades de los ojos y de los órganos internos, no reconocen otra causa. No siempre el mobiliario de las escuelas es el culpable. M. Dally recomienda que se examine con frecuencia a los niños para asegurarse de qué manera se reparte en ellos el peso del cuerpo.

Es necesario también observarlos cuando andan. El niño debe andar colocando los pies en un ángulo muy agudo, y evitando que el peso del cuerpo gravite en una parte determinada de la planta, el talón o los dedos.

Las consecuencias de una marcha defectuosa son muy graves y pesan sobre la vida entera. ¡Cuántos miembros deformes engendra la costumbre de una actitud del pie contraria a las leyes del equilibrio fisiológico! La deformidad más común es el pie inclinado hacia afuera. Los niños que andan sobre el borde interno del pie, hacen gravitar el peso de su cuerpo sobre la articulación interior, de manera que el músculo bastante débil que levanta el borde interno de la planta es incapaz de luchar con su antagonista que revela el borde opuesto: las condiciones de esta lucha, de la cual resulta en el estado normal la actitud regular del miembro, son demasiado desiguales cuando el peso del cuerpo favorece la acción del músculo antagónico. Al poco tiempo la planta del pie, que debe, sin embargo, a su forma cóncava un grado de resistencia excepcional, se debilita; la pierna se cansa y ciertos músculos se atrofian; la rodilla se inclina hacia dentro, y la deformidad se propaga por todo el cuerpo. Además, los miembros así deformados son incapaces de un trabajo continuo, tanto en razón de la repartición viciosa del esfuerzo, que se fija enteramente sobre un grupo muscular, con exclusión de su antagonista, como del dolor que causa. M. Dally, cuya competencia ortopédica es conocida, cree poder asegurar que por cada diez niños ofrece uno esta deformidad en mayor o menor grado.

La actitud de estar sentado exige vigilancia en los niños, pero más en las niñas, que presentan veinte veces más deformidades vertebrales que los primeros.

Sentarse sobre un lado, está recomendado por la mayor parte de los profesores en los métodos de escritura. Esta actitud es instintiva cuando el niño se sirve de la mano derecha; la moda la favorece, y es más habitual y prolongada en las niñas, que están ordinariamente más tiempo sentadas.

Ahora bien: esta actitud es eminentemente viciosa, y entraña las mismas consecuencias que el defecto que hemos indicado al tratar del andar. Produce una inclinación con torsión lateral en los músculos que forman el eje del cuerpo, de donde proceden esas deformaciones crónicas del esqueleto que se observan hasta en la segunda infancia.

Es necesario, pues, procurar que los escolares se sienten verticalmente sobre el asiento. Por otra parte, toda actitud permanente demasiado prolongada es viciosa. Los inconvenientes que de ella resultan para los diversos órganos, dependen del modo cómo se coordina la actitud, de las condiciones defectuosas producidas en los mismos, y de la situación que llamaremos contraesfuerzo, que es a la actitud activa lo que el centro de gravedad es a la actitud simplemente equilibrada. Es menester, dice M. Dally, variar los ejercicios con la mayor frecuencia posible y no hacer permanecer a los niños más de una hora en la misma posición, evitando que el pecho se comprima hacia adelante con el peso de las espaldas. Es preciso procurar que los niños no se inclinen hacia adelante. Cuando se recomienda a las niñas que estén derechas, se inclinan hacia atrás, y para mantener el centro de gravedad adelantan la cabeza encorvando la espalda. La costumbre de encorvar la espalda se adquiere desde la infancia, y al mismo tiempo que esta costumbre se contrae, el vientre se adelanta y se produce una concavidad dorsal lumbar.

Resulta de todo esto una fatiga habitual y la agravación progresiva de las deformidades a medida que se adelanta en años.

¿Cuál es, pues, la actitud normal, y cómo corregir esas actitudes defectuosas? Es necesario, dice M. Dally, exigir que el plano anterior del cuerpo sea siempre el pecho y no el vientre ni el estómago; es menester exigir que los omoplatos estén casi paralelos al eje transversal del tórax y que el dorso se halle derecho; es preciso, en fin, exigir que la inclinación sobre los riñones no sea excesiva y que el plano posterior del cuerpo esté ligeramente inclinado de abajo arriba y de adelante atrás. En una palabra, el plano transversal medio debe encontrarse casi a igual distancia de las dos extremidades del eje antero-posterior.

El banco y el pupitre de la escuela influyen mucho en las actitudes viciosas; pero sin renunciar a modificar el mobiliario de las escuelas, lo que debe corregirse ante todo es la educación.

Concluyamos este punto con una observación: «Dally ha insistido con fundamento -dice el doctor Fonssagrives- acerca del peligro de las actitudes exageradas, aun cuando sean correctas, relativamente a la conformación regular y a las dimensiones de la pelvis. Así es que no sin motivo, recrimina: la de los riñones deprimidos, la estación sobre la nalga izquierda y la extensión forzada de la cabeza, que las maestras de escuela imponen frecuentemente a sus discípulas, y que exageradas, como siempre lo son, constituyen en realidad actitudes viciosas»28.




Higiene de los sentidos

El valor psicológico que tienen los que llamara Cicerón ventanas del alma, y se consideran como las puertas por donde llega al espíritu la realidad exterior, como los instrumentos de adquisición de nuestros primeros conocimientos, da una gran importancia a todo cuanto se refiere a los sentidos y, en lo tanto, a su higiene.

Las partes más interesantes de ésta, por lo que a la acción de la escuela respecta, son, sin duda alguna, las que dicen relación con las condiciones acústicas y de luz de las clases, y con las del mobiliario escolar y del material de enseñanza, por ejemplo. Como oportunamente trataremos de estas y otras cuestiones pertinentes a la higiene de los sentidos, nos limitaremos ahora a hacer las indicaciones generales que, en nuestro concepto, deben tener en cuenta los maestros para preservar la salud de órganos tan importantes y tan delicados.

Empezando por el del tacto, lo primero que hay que observar es que el aseo de la piel, a que antes nos hemos referido, favorece su integridad, por lo que las lociones y los baños, así como ciertas unturas y fricciones suaves, contribuyen a dotar al tacto de delicadeza, dando el resultado contrario la exposición de la piel a la intemperie y el manejo frecuente y vigoroso de cuerpos duros, ásperos y calientes: los rozamientos, y el calor y el frío excesivos embotan el tacto, aumentando el grueso de la epidermis, por lo que debe evitarse la acción de uno y otro sobre la superficie cutánea.

En cuanto a la vista, requiere su higiene que las impresiones de luz que reciban los ojos no sean ni muy fuertes ni muy débiles. La luz demasiado fuerte, ora sea solar, ya artificial, irrita el ojo, como lo fatiga cuando es escasa u oscila mucho. Debe evitarse, por lo tanto, leer a los rayos del sol, trabajar mucho con luz artificial, procurando, cuando de ésta se haga uso, que sea regular y sin oscilaciones, y amortiguando sus efectos por medio de pantallas, bombas de cristal deslustrado, etc. La reflexión de los rayos solares sobre nieve, arena y superficies muy planas y lustrosas, es perjudicial para la vista, así como lo son también el paso brusco de la oscuridad a la luz, la acción del aire caliente y seco, y seco y frío, los vientos que llevan polvo, los condimentos irritantes y las bebidas alcohólicas, sobre todo cuando se abusa de unos y otras. La costumbre de mirar los objetos desde muy cerca conduce a la miopía, como la de mirarlos desde muy lejos lleva a la presbicia, por lo que debe evitarse que los niños adquieran semejantes vicios. Los paseos al aire libre, la buena ventilación de las habitaciones, la moderación en el comer y el beber, y el aseo continuo de los ojos, que las personas de temperamento sanguíneo se lavarán con agua fresca y las débiles con agua templada en el invierno, son otros tantos preceptos que aconseja la Higiene para mantener en buen estado el órgano de la visión, al que daña un ejercicio muy continuado, sobre todo si tiene lugar a una luz inadecuada o fijando la vista en colores demasiado vivos o en objetos muy pequeños.

Por lo que al oído atañe, conviene tener en cuenta que mientras el silencio completo lo debilita, los ruidos muy fuertes e intensos le originan inflamaciones, sordera, rotura de la membrana del tambor y otras lesiones graves: la costumbre de comprimir demasiado el pabellón de la oreja contra la cabeza, suele originar una especie de medio sordera, la cual se produce también por la falta de los dientes incisivos. Los cambios bruscos de temperatura perjudican asimismo la salud del órgano de la audición, por lo que deben evitarse, y cuando esto no sea posible se abrigarán las partes laterales de la cabeza o se taparán los oídos con algodón en rama, precaución que también deben adoptar los que se vean obligados a sufrir ruidos muy fuertes, así como los que se ejercitan en la natación. Evitar la humedad, las corrientes de aire y la acción prolongada del viento, así como por medio de lociones de agua fría, la inflamación de las anginas que puede propagarse a la trompa de Eustaquio y producir una sordera pasajera o permanente, son otras tantas advertencias que respecto del oído tiene que hacer la Higiene, la cual no puede menos de insistir mucho en el aseo de la oreja y del conducto auditivo externo, a fin de limpiar estar partes del polvo y el cerumen (cerilla) que en ellas se acumulan y que en ciertas condiciones impiden que se oiga bien.

Relativamente al sentido del gusto lo más importante que la Higiene tiene que observar es lo que respecta al aseo de la boca, acerca del que debe tenerse el mayor esmero posible, en cuanto que por lo que afecta a los dientes, tiene también relación con las funciones digestivas. Privarse de cuantas sustancias puedan irritar o alterar la mucosa bucal, como las bebidas alcohólicas fuertes, los alimentos muy salados o demasiado calientes, los condimentos acres y picantes, las especias, etc., es, en suma, lo que prescribe la Higiene del sentido que nos ocupa.

Análogas son las reglas que deben observarse respecto del olfato: se reducen a evitar cuanto pueda modificar el estado normal de las partes que concurren al desempeño de esta función, como, por ejemplo, los olores demasiado fuertes, que contribuyen a embotar la sensibilidad del nervio olfatorio, las sustancias que irritan la membrana pituitaria; -v. gr.: el polvo de tabaco- y los enfriamientos, que son causa de las anginas y de otras enfermedades que afectan más o menos a dicho órgano.




Ciudados que requieren las comidas que hacen los alumnos en algunas escuelas

Aunque no es lo general que los niños coman en las escuelas, hay muchas de éstas en que lo hacen, sobre todo en las de párvulos, y la Higiene no puede prescindir de hacer algunas indicaciones a este respecto.

En primer lugar, debe procurar el maestro en cuya escuela hagan alguna comida los alumnos, que éstos se hallen mientras coman, sentados y no de pie o corriendo, pues así lo uno como lo otro es contrario a una buena digestión: requiere ésta una masticación bien hecha, completa, de todos los alimentos, por lo que se cuidará que los niños la lleven a cabo dándoles el tiempo que requiere, sin precipitación, con seriedad, y guardando la debida compostura. Si la comida tiene algo de formal (como, por ejemplo, la que en las escuelas de párvulos hacen los niños al medio día), ha de procurarse que éstos tomen los alimentos calientes, pues fríos suelen ser causa de indigestiones y desarreglos del estómago. Deberá cuidarse de que en estas comidas, que siempre son ligeras, y más cuando se trata de meriendas, no beban los niños mucha agua, y que durante la digestión estomacal no se entreguen a ejercicios demasiado violentos ni a trabajos de inteligencia, sino que guarden un reposo relativo, a fin de no turbar las funciones digestivas. Si los niños toman baños, han de hacerlo antes de la comida, y nunca durante la digestión, a la que son perjudiciales.

No siempre llevan los niños buenos alimentos, sino que es muy general que los lleven poco sanos. Respecto de este punto debe el maestro ejercer también una gran vigilancia, dirigiendo su acción hasta no permitir que los niños coman aquello que crea que puede hacerles daño. En este caso, hará que los alumnos que tengan buenos y abundantes alimentos den parte de ellos a los que por dicha causa no deban comer los suyos, lo cual ofrecerá al maestro ocasiones de excitar entre sus discípulos sentimientos de generosidad y caridad, con lo que, a la vez que los habitúe a la práctica del bien, inculcará en sus corazones el sentimiento de alguno de los deberes sociales: cuentos y anécdotas morales, así como ejemplos apropiados, le servirán de auxiliares poderosos para la consecución de estos fines.

Y persistiendo en indicaciones que antes hemos hecho, apuntaremos la idea de que también respecto de la salubridad de los alimentos puede ejercer el maestro una influencia provechosa cerca de las familias de sus educandos, haciéndoles las advertencias y dándoles los consejos a que haya lugar, al intento de divulgar las nociones más elementales relativas a la higiene de la alimentación, y aun a la compostura que conviene guardar en la mesa, respecto de lo cual claro es que puede y debe ejercer un gran influjo en sus alumnos cuando coman en la escuela, puesto que su vigilancia ha de recaer principalmente sobre este punto de buena educación.




La siesta en las escuelas

Cuando los niños permanecen en la escuela todo el día, nada de particular tiene que a cierta hora sientan necesidad de dormir, sobre todo en la estación del calor. La quietud que hemos aconsejado para después de la comida, convida grandemente a ello, por otra parte.

Pero como el sueño es contrario a una buena digestión en sus primeros momentos, conviene que la persona encargada de los alumnos procure entretener a éstos de manera que no se duerman, mediante cuentos y juegos sedentarios que les distraigan, particularmente en las horas del estío que siguen inmediatamente a la comida del mediodía.

Una vez pasada la primera parte de la digestión, pudiera dejarse dormir a los niños que sientan necesidad de ello, máxime si son párvulos; respecto de los mayores, debe evitarse siempre que se pueda esta especie de siesta, que tiene más inconvenientes que ventajas.




Los castigos con relación a la higiene de los escolares

La Pedagogía bien entendida proscribe en absoluto los castigos corporales, que la Higiene no puede menos de mirar como contrarios a la salud del cuerpo, a la cual, y más o menos directamente, en mayor o menor escala, dañan en último resultado; esto sin contar con accidentes imprevistos que por causa de esos castigos pueden sobrevenir.

Pegar a los niños, tenerlos durante cierto tiempo en posiciones difíciles o encerrados en lugares lóbregos, oscuros y húmedos, y privarlos de los alimentos, son castigos que la Pedagogía racional tiene proscritos, porque, más que otra cosa, son contraproducentes, y para los que la Higiene no puede tener sino palabras de reprobación por lo perjudiciales que son a la salud del cuerpo, para la que constituyen un peligro permanente, mayor de lo que muchos padres y muchos maestros se imaginan.

En nombre, pues, de la Higiene, ya que no de otro orden de intereses no menos respetables, deben desterrarse por completo de la escuela los castigos corporales, que, por otra parte, son tan peligrosos para la salud del alma como para la del cuerpo29.




Importancia fisiológica y transcendencia moral de la higiene del alumno

Encaminados los preceptos que en este capítulo se dan a garantir la salud del cuerpo, y a garantirla en la época en que más peligros le rodean y más fácil es alterarla, no puede desconocerse la importancia fisiológica que entraña lo que llamamos «Higiene del escolar». Sube de punto esta importancia cuando se considera que con las prácticas que dicha higiene implica, se contribuye poderosamente a crear en el niño hábitos que le servirán cuando sea hombre, para mejor preservar su salud y la de su descendencia, lo que no podrá menos de traducirse en ventajas evidentes para la manera de ser fisiológica del país, y, en último término, de la raza.

Pero si digno de notarse es esto, no lo es menos el hecho de la trascendencia moral que entraña la Higiene del alumno.

Ya en la introducción de este libro señalamos la importancia que a ese respecto se concede a la Higiene, que por lo mismo consideró Rousseau, según entonces se dijo, más que como una ciencia, como una virtud, y que Joly estima como una colección de virtudes. Ello es que, como dicen dos publicistas de nuestros días30,«tiene la Higiene de bueno, que para alcanzar sus fines regla la vida, forma los caracteres dando el sentimiento de la medida, despierta las energías, modera a los fuertes, fortifica a los débiles, alienta a los tímidos, acrecienta los ánimos, muestra la influencia de la voluntad, el resultado de una buena dirección, la responsabilidad que nos incumbe, y la poca parte que queda al azar en lo que nos sucede; pues nada de lo que ella permite y ordena se obtiene sin el concurso de una voluntad firme y perseverante, de una acción sostenida, de una moderación que conduce a la prudencia y la virtud, por el camino que lleva a la salud y al bienestar; de modo que la conquista de la salud, después de ser un fin, se convierte, por una maravillosa reciprocidad, en un medio de conducta, de moralización».

Concretándonos a las actitudes, que, como se ha dicho, la Higiene está llamada a regular, debe observarse que, si desde luego tienen importancia por lo que atañe al desarrollo del organismo, no la tienen menos por lo que respecta a la vida intelectual y moral. Notemos que si, como la Psicología pone de manifiesto al determinar las relaciones entre espíritu y cuerpo, no hay estado interior que no se traduzca por otro correlativo externo, por un movimiento, por un gesto, por una actitud involuntaria, resulta también, según oportunamente lo ha hecho notar el fisiólogo Gratiolet31,que una actitud imitada, una idea preconcebida, como son frecuentemente en los niños pequeños, despierta en el espíritu ciertas tendencias correlativas; así, si no cabe duda que la doblez y la hipocresía dan el hábito de mirar oblicuamente y hacia abajo, no deja de ser cierto que los niños que por imitación o por violencia, se habitúan a mirar de ese modo están expuestos a hacerse solapados y mentirosos. Así, pues, como dice el fisiólogo mencionado, «es bueno, aun desde el punto de vista moral, obligar a los niños a mantener recto el cuerpo, porque esta es la actitud de la acción libre; mientras que las espaldas caídas y abandonadas, o encogidas y contraídas, expresan pereza o estúpida terquedad».

Y en cuanto al aseo, en que tanto hemos insistido, como uno de los fines que principalmente debe proponerse la Higiene escolar, higienistas y psicólogos están conformes en afirmar, que si por una parte favorece la salud del cuerpo, y aun su desarrollo, es por otra, signo de cierto respeto a las conveniencias sociales, y de un sentimiento habitual de la propia dignidad; de aquí que el hábito del aseo sea colocado por alguien en la categoría de los virtudes32. No se olvide que, como ha dicho una ilustre propagandista de las doctrinas pedagógicas de Frœbel -la baronesa de Marenholtz- «el equilibrio físico ejerce su acción sobre el equilibrio moral, y la armonía y la gracia del cuerpo influyen sobre la minoría del alma».

De estas indicaciones y del hecho, también puesto de manifiesto por la Pedagogía, de que mediante los cuidados prescritos en las páginas que anteceden se disminuye el número de delincuentes en las escuelas, pues que mediante ellos se evitan motivos y ocasiones para que los alumnos cometan faltas; de todo esto, decimos, resulta que la Higiene del escolar no es sólo una Higiene física, como a primera vista parece, sino que hay que considerarla al mismo tiempo como Higiene moral del educando.






ArribaAbajo

Capítulo II

De los ejercicios escolares en relación con la Higiene del alumno



La higiene del encéfalo: influencia del pensamiento respecto del cerebro

Al tratar de la Higiene de la escuela, no puede prescindirse del influjo que sobre el cerebro, y consiguientemente sobre todo el organismo, ejercen los ejercicios escolares.

Probado está por multitud de variados experimentos y de prolijas observaciones, que el cerebro aumenta de volumen y gana en forma mediante los ejercicios intelectuales: a mayor inteligencia mejor cerebro33. Y es que la inacción cerebral hace difíciles las funciones encefálicas, en cuyo caso adquieren las asimiladoras su mayor energía, como sucede con los niños de corta edad o con otros mayores que no ejercitan las funciones intelectuales, y cuyas ocupaciones se reducen a comer, beber y dormir. Pero debe tenerse en cuenta, por otra parte, que el exceso de ejercicio intelectual ocasiona, mediante la especie de erección que se verifica en el encéfalo durante el mismo, una irritación que, continuada, da lugar a dolores de cabeza y a enfermedades que llegan a veces a originar perturbaciones tan graves como la locura, la parálisis y la epilepsia. En una palabra, sucede al cerebro lo que a los demás órganos y al organismo entero: que se acrecienta y fortifica por el ejercicio alternado con el reposo, y disminuye y se debilita en la inacción continua y prolongada.

En consecuencia de esto, si conviene ejercitar el cerebro, también es necesario no sobrecargarlo con un ejercicio excesivo o muy continuado; la alternativa entre el trabajo y el descanso es lo que aconseja la higiene de órgano tan importante, sobre el cual ejerce el pensamiento (y, en lo tanto, las funciones intelectuales) gran influencia, hecho que se explica por la ley fisiológica de que todo órgano entra en ejercicio y se desenvuelve bajo la influencia de su estimulante especial: el pulmón, por el aire atmosférico; el ojo, por la luz; el estómago, por los alimentos, y el cerebro, por el pensamiento, que es el «hecho extraño a la organización» a que alude Geoffroy Saint-Hilaire, en estas palabras: «La arteria carótida interna que alimenta el cerebro, dice, es una ramificación oblicua de la arteria carótida primitiva. Para que la sangre se desvíe de su línea de ascensión y afluya en mayor cantidad a la rama lateral, es preciso que este resultado dependa de algún hecho extraño a la organización, y en el caso que nos ocupa no cabe dudar que esto no depende más que de los trabajos de la inteligencia».

A no imponer al cerebro un trabajo superior a sus fuerzas (y para juzgar de éstas debe tenerse en cuenta, no sólo el desenvolvimiento intelectual, sino también, y muy especialmente, la edad y el estado físico del individuo) y a hacer que alternen en él los estados de reposo y de ejercicio, es a lo que se reduce, por lo que a nuestro objeto presente interesa, la higiene del encéfalo, en la cual es claro que hay que atender a cuanto a la alimentación se refiere y, en una palabra, a cuanto contribuya a aumentar, disminuir o alterar la composición normal de la sangre que afluye al cerebro, en todo lo cual no deja de ejercer influencia el ejercicio físico, de que por este y otros motivos tratamos a continuación.




Necesidad y efectos fisiológico-higiénicos y morales del ejercicio físico en las escuelas: sus relaciones con la enseñanza y la disciplina

No es sólo con relación a la higiene cerebral el único respecto en que debe considerarse el ejercicio físico, que es a la vez condición necesaria del desarrollo y la salud de todo el organismo, al propio tiempo que de la higiene del espíritu.

Se imponen los ejercicios corporales como una necesidad imperiosa en toda buena educación, si ha de cumplirse, como es obligado, el aforismo pedagógico que aconseja atender paralela y armoniosamente a todas las esferas de nuestra naturaleza. Entre todas estas esferas -y, para determinar mejor la cuestión, entre el espíritu y el cuerpo- existe tal compenetración y, como ahora se dice, tal correlación, que no hay estado, cambio, o movimiento anímico que no tenga su correlativo material en el organismo, como no hay estado o determinación del cuerpo que no encuentre su resonancia en el alma. De aquí la necesidad de atender a la cultura del cuerpo a la vez que a la del espíritu, no sólo en bien del cuerpo mismo -lo que ya es una razón decisiva para hacerlo- sino también en beneficio del alma. Y de aquí también que la higiene física sea a la vez, como antes de ahora se ha dicho, higiene moral.

Concretándonos al cuerpo, no ya el hecho de ser el ejercicio condición del desarrollo orgánico, sino lo que acontece con los niños, lo que estos mismos nos enseñan, dice bastante en pro de la utilidad higiénica de los ejercicios corporales. Moverse es la ocupación principal de los niños, para los cuales es un verdadero martirio obligarles a que estén quietos algún tiempo. Y es que, aunque hagan todos los esfuerzos imaginables, no pueden sustraerse a esa ley de su desarrollo y de su vida que constantemente les impulsa a ejercitar su actividad fisiológica, a estar en movimiento, a no permanecer pasivos, a mover sus brazos y piernas, a ir de un lado a otro, a saltar y correr. Por esto que se cansen y se aburran cuando se les obliga a estar demasiado tiempo quietos en un sitio y guardando una posición fija y una actitud determinada. Hasta la atención, la inteligencia toda, se cansa y se distrae cuando el niño se ve constreñido a contrariar los impulsos de la naturaleza, ávida siempre de movimiento, de ejercicio corporal.

Los efectos fisiológicos que producen los ejercicios corporales patentizan más aún la necesidad, importancia y utilidad de éstos al respecto de la Higiene.

Ya se ha indicado que los músculos, como todos los órganos, disminuyen y se atrofian en la inacción y aumentan de volumen y en actividad nutritiva mediante el ejercicio34. Por su parte, la actividad e inacción de los músculos ejerce una gran influencia de la circulación, como lo muestra el hecho de que cuando los músculos descansan, la sangre que los atraviesa no cambia de carácter, continua siendo arterial, mientras que cuando se hallan en acción o en ejercicio, se convierte en venosa. De aquí que de la actividad muscular dependa la actividad de asimilación y desasimilación, así como la intensidad de esos cambios y de las combustiones, que son como la vida misma. Y de todo ello, y del hecho de que un ejercicio excesivo y continuo embaraza esas funciones -de lo que es anuncio el dolor sordo que denominamos fatiga- se sigue que el trabajo o ejercicio corporal ejerce una acción directa respecto de la composición de la sangre y la calorificación y, en lo tanto, de la circulación, la respiración y la digestión, contribuyendo a que los órganos aumenten de volumen y en vitalidad, y mediante todo ello, a desarrollar el cuerpo y mantenerlo en estado de salud, toda vez que el ejercicio muscular se halla ligado a las funciones que cooperan a mantener el equilibrio vital, y en este equilibrio consiste la salud del cuerpo.

En cuanto a los efectos morales del ejercicio físico, debe tenerse presente lo dicho acerca de la Higiene en general y de la del alumno particularmente. Y conviene no olvidarse a éste respecto de que por virtud de la compenetración que existe entre la vida del espíritu y la del cuerpo, todo lo que sea desenvolver la fuerza interna que nos hace reobrar contra el mundo exterior, ayuda a mantener la energía íntima de que la actividad física no es más que una aplicación, y sin la cual no hay actividad moral, ni voluntad, ni carácter. En este caso se hallan los ejercicios corporales, cuyo objeto general -aparte del parcial de desenvolver el organismo y mantenerlo en el estado de salud- es formar el hombre de acción, que en cierta medida debe encontrarse en todo hombre, para que éste adquiera todo su valor moral. Sin esta capacidad para obrar, la misma vida intelectual corre el riesgo de languidecer en la pereza y la esterilidad. No ha de perderse de vista, por otra parte, que la disposición del alma para las acciones visibles, el gusto por los nobles placeres de la actividad, preserva de las seducciones de la molicie y de la voluptuosidad, que tanto enervan los caracteres. Por esto ha podido muy bien decirse, que la gimnástica viene a ser una especie de salvaguardia de la moralidad privada35.

Pero hay más: si la Pedagogía no puede ser indiferente a los puntos de mira que acaban de señalarse, menos lo puede ser respecto de otros aspectos, cuyo interés es para ella más inmediato, y su consideración le incumbe más de lleno, por las conexiones tan íntimas que tienen con la vida escolar. Nos referimos al influjo que ejerce la cultura del cuerpo en los resultados de la enseñanza y en el régimen disciplinario de la escuela.

El ejercicio físico, especialmente si consiste en el juego y reviste, como tal, el carácter de recreaciones, ejerce evidente influencia en el aprovechamiento de la enseñanza, en cuanto que viene a satisfacer la necesidad imperiosa que siente el niño de moverse, de poner en acción su naturaleza física. Así, es un hecho, que todos los que educan niños pueden comprobar, que cuando se sujeta a un alumno más tiempo del que su naturaleza consiente a ejercicios intelectuales, cualesquiera que ellos sean, sucede que al cabo de cierto tiempo, cuando la pobre criatura no puede resistir más la forzada y tenaz pasividad fisiológica a que tan inconsideradamente se le tiene sometido, cuando se siente cansado de estar quieto, de no hacer nada, aunque quiera no puede prestar atención a las lecciones, las cuales escucha, por lo mismo, con indiferencia y hasta con enojo; y en semejantes condiciones la enseñanza pierde más que gana, y se hace rutinaria y mecánica, por lo mismo que quien la recibe nada pone de su parte, sino es el disgusto y la aversión que hacia ella le inspira el estado de violencia contra su naturaleza, a que se le tiene reducido. Por el contrario, saben muy bien los buenos maestros, que cuando el niño ha satisfecho la necesidad de movimiento, cuando ha puesto en ejercicio su cuerpo y éste pide algún descanso, es mucho más fácil conseguir de él que preste atención a los ejercicios intelectuales, los cuales no le cansan ni enojan tanto y le son más provechosos, por ende. Por esto ha podido decirse con razón que «nunca se trabaja mejor que a continuación de esas recreaciones (los juegos), tan buenas para el espíritu como para el cuerpo»; y es que la actividad física refresca la inteligencia y le da nuevos bríos para volver al trabajo, disponiéndola para la atención, y animando al espíritu todo mediante la placidez que siente el que acaba de satisfacer una necesidad imperiosa36.

Por lo que a la disciplina escolar respecta, también saben bien los maestros celosos, que es mucho más fácil someter a los alumnos a un buen régimen disciplinario cuando los ejercicios físicos no faltan, en cuanto que, una vez mitigada la sed de movimiento y de acción libre y espontánea que siente el niño, después de largos ratos de quietud forzada y de obligada atención a las explicaciones y los trabajos escolares de índole intelectual, es tarea fácil la de hacerle guardar orden y compostura, por lo mismo que se ha dicho respecto de la enseñanza. Empero cuando el ejercicio físico brilla en la escuela por su ausencia -como desgraciadamente es muy común que brille;- cuando la apremiante necesidad de poner en ejercicio su organismo, impulsa a los escolares tenaz y vigorosamente a moverse, a hablar, a no estarse quietos, no hay orden ni compostura posibles, a pesar de todos los mandatos, de todas las exhortaciones, de todos los premios y de todos los castigos que imaginen los educadores, los cuales se esfuerzan inútilmente, se mueven en el vacío -pudiéramos decir- cuando esto sucede, sin lograr otra cosa que violentarse y violentar a sus educandos, y concluyendo con lamentable frecuencia por acudir a medios disciplinarios que nunca les es lícito emplear.




Ejercicios físicos de las escuelas

Los ejercicios corporales que pueden tener lugar en las escuelas, y están en práctica en muchas de ellas, para atender a las exigencias que acaban de apuntarse, pueden reducirse a los siguientes grupos:

(a) Marchas y evoluciones para el cambio de los ejercicios propios de las clases.

(b) Movimientos de la llamada gimnasia de sala, los cuales podrán tener lugar en las clases mismas, cuando no sea posible en otra parte más adecuada, y combinados con los juegos. En donde se crea conveniente y haya medios, pueden ampliarse esos movimientos con los de la gimnástica elemental, llegándose hasta el empleo de algunos, aunque muy sencillos aparatos37.

(c)Con preferencia a estos últimos movimientos, los juegos libres y organizados, y las recreaciones y los descansos38.

(d) Trabajos manuales y de cultivo de la tierra39.

(e) Paseos por el campo40.

(f) Cantos (que se combinarán con las marchas, juegos, evoluciones, etc.), lectura expresiva y recitación, por ejemplo, tomados como ejercicios fonéticos o de gimnástica de la voz41.

Claro es que los ejercicios físicos que quedan indicados se pondrán en práctica según lo permitan las condiciones de las escuelas. En las que no haya donde verificar los juegos, por ejemplo, se hará en la clase la gimnasia de sala que se pueda y se acudirá con más frecuencia a los paseos por el campo; donde otra cosa no pueda ser, tendrán lugar las recreaciones en las mismas clases, y consistirán en dejar a los niños cierta libertad para moverse, hablar, ver láminas, etc.: algunos trabajos manuales pueden tomarse por vía de recreación42.




Los ejercicios físicos considerados como higiene

Aunque la función capital del ejercicio, sobre todo cuando de los niños se trata, se refiere al desarrollo del organismo, es una función progresiva, no cabe desconocer que al mismo tiempo lo es preservativa, verdaderamente higiénica. Se ocurre desde luego, que al punto que se ejercitan los órganos para desarrollarlos, que vale tanto como decir, para acrecentar su volumen y su fuerza, se trabaja para preservar la salud del organismo, que descansa primeramente en el buen estado de dichos órganos. Sabido es, por otra parte, que el ejercicio corporal se aconseja, aun tratándose de los mismos niños, como medida higiénica, y que es necesario para la normalidad y buen desempeño de las funciones vitales. Para prevenir ciertas alteraciones de éstas y la presencia de determinadas enfermedades, se prescribe a muchas personas el empleo de la gimnástica, que por eso recibe con frecuencia el calificativo de higiénica. El paseo, que no es otra cosa que un ejercicio, lo toman las personas que se preocupan algo del régimen fisiológico, como un medio higiénico. Lo mismo puede decirse de las demás clases de ejercicios corporales.

Y es que el ejercicio, al robustecer y fortificar los músculos, hace que la piel funcione más enérgicamente, ensancha la cavidad torácica, regula la circulación, favorece la digestión, modifica y aun cambia los temperamentos y estimula el apetito; y todas estas funciones que desempeña son esencialmente preventivas, preservativas de la salud, y, en lo tanto, genuinamente higiénicas.




Precauciones higiénicas que requieren en las escuelas los ejercicios corporales

Con ser en sí el ejercicio físico una función higiénica, tiene su correspondiente Higiene, de la que es necesario cuidar, especialmente en las escuelas.

Ante todo, debe procurarse que los ejercicios de esa clase a que se someta a los escolares no sean muy continuados, que alternen con intervalos de reposo, y que sean siempre proporcionados a la edad y las condiciones físicas de los niños, a los cuales no debe fatigarse mucho; esto impone la necesidad de una buena clasificación por secciones de los alumnos.

Como la mayoría de los ejercicios físicos acaloran a los niños y excitan en ellos la transpiración, es conveniente estar a la vista de esto para evitar los constipados u otras afecciones más serias que pudieran sobrevenir. Así, debe evitarse, cuando los niños se hallen en ese estado, que se expongan a corrientes de aire, que beban agua fría (añadir al agua, cuando la beban, unas gotas de algún líquido alcohólico, es una buena precaución), y que queden parados en lugares húmedos o frescos. Después de un ejercicio violento, como el que se origina en algunos de los propiamente llamados gimnásticos, será prudente abrigar un poco a los niños, máxime si, como también es conveniente, se han aligerado de ropa para entregarse a dichos ejercicios: éstos requieren siempre que el cuerpo esté suelto y no se halle embarazado por ligaduras apretadas, ropas que ajusten mucho, etc.

Tanto con ocasión de los ejercicios a que nos referimos como de las recreaciones y de los trabajos de jardinería, debe cuidarse de que los niños no estén expuestos mucho tiempo a los rayos del sol, sobre todo en primavera y verano. Tampoco debe tenérseles demasiado tiempo expuestos al aire libre en los días de gran frío y de mucha humedad, ni encerrados en las habitaciones continuamente, siquiera sea el invierno. De lo que ha de cuidarse es de que no se les mojen ni humedezcan los pies; pero una vez tomadas las debidas precauciones para que esto no suceda43, y evitando las exageraciones a que acabamos de referirnos, se les debe dejar que anden por todas partes, aunque a veces sufran algo de los rigores de la temperatura, a cuyas inclemencias es menester acostumbrarlos, si bien con cautela y por intervalos graduados. No hay para que insistir aquí en la vigilancia que el maestro debe tener respecto de los ejercicios que nos ocupan, especialmente con los juegos, pues a nadie puede ocultarse la necesidad de estar a la mira, a fin de que lo que se tiene por muy beneficioso no resulte perjudicial, como resultaría si los niños estuviesen abandonados a sí mismos en dichos ejercicios y juegos corporales.




Higiene especial de los trabajos manuales, particularmente los de las niñas

El trabajo manual se refiere hoy en nuestras escuelas, salvo muy raras excepciones, a las niñas. Como quiera que sea, hay que cuidar respecto de los alumnos de uno y otro sexo, no sólo de que no tomen las actitudes viciosas de que en el capítulo anterior hemos tratado, sino también de que se proceda en dichos trabajos moderadamente, y de que se cambien unos por otros, a fin de evitar los inconvenientes de ejercitar siempre los mismos músculos. En general, debe hacerse que alternen, como los ejercicios físicos a que acabamos de referirnos, con las ocupaciones intelectuales.

Concretándonos a las niñas, sabido es que la labor de hacer media, la de aguja de gancho, el bordado y la costura a mano o con máquina, originan actitudes especiales que es preciso vigilar con algún cuidado. Cuando estos trabajos son exagerados (y en muchas escuelas lo son algunos de ellos), o se dirigen sin inteligencia, o sea con falta de sentido pedagógico, dan ocasión al sedentarismo, al ejercicio exclusivo de ciertos músculos, a la fatiga o nocivo ejercicio de la vista, y, en último término, a actitudes viciosas.

Las maestras no deben perder de vista que la pasión inmoderada que las niñas llegan a sentir por los trabajos de aguja, alimenta la vida sedentaria a que las mujeres son especialmente inclinadas por su educación y sus gustos y que tan perjudicial es para la salud. Distribución viciosa del calor orgánico y de la sangre, congestiones incesantes hacia la cabeza y el pecho, carrillos amoratados, pies fríos, una posición encorvada, que embaraza la digestión y la respiración, y un estreñimiento pertinaz con su cortejo de serios inconvenientes; tales son, según el doctor Fonssagrives, las consecuencias en la mujer y, por lo tanto, en las niñas, de la vida sedentaria a que los trabajos que nos ocupan las llevan naturalmente. Por lo mismo, es necesario no abusar de semejantes trabajos, interrumpirlos con frecuencia y alternarlos con ocupaciones más activas. De este modo se evitarán también los inconvenientes que resultan de esos movimientos parciales, en que juegan siempre unos mismos órganos -la mano y el brazo derecho, por ejemplo- y, por consiguiente, unos mismos músculos, en cuyo desenvolvimiento se destruye por este camino la armonía de actividad que debe existir en todo buen desarrollo orgánico. Sería de desear, en consecuencia de esta indicación, que tratándose de los trabajos manuales- y por de contado, de todos los ejercicios físicos que se hagan ejecutar a niños y niñas- los maestros favoreciesen el hábito del ambidextrismo, o sea, de servirse igualmente de ambas manos y de ambos brazos, y, en general, de los órganos derechos o izquierdos. Ciertas afecciones que con más o menos propiedad se califican de «neuralgias», y no pocos dolores de las espaldas son debidos a los movimientos que imponen los trabajos manuales, cuando las mujeres se consagran a ellos con demasiada persistencia y continuidad44.

Causas análogas a las que originan la miopía en los ejercicios de escritura y lectura de que luego hablamos, contribuyen a producirla con respecto a los trabajos manuales propios de las niñas, sobre todo los de bordado, que las habitúan a examinar muy de cerca detalles sumamente minuciosos; de aquí el hecho señalado por M. Jobart, de ser muy frecuente la miopía entre las encajeras de Bruselas. Si se tiene en cuenta que la miopía -que ya de por sí es un grave defecto- al dar a la fisonomía de las jóvenes un aspecto nada agradable45, las inclina más a las actitudes viciosas a que tan propensos son los trabajos que nos ocupan, sobre todo tratándose de las niñas, fácilmente se comprenderá la necesidad de que éstas los tomen con moderación, alternándolos con otros, e insistiendo lo menos posible en aquellos que por lo minucioso de sus pormenores o los contrastes muy pronunciados de los colores, sean de naturaleza a propósito para fatigar la vista, la cual no gana nada cuando se borda con luz insuficiente o aparatos de iluminación que funcionan mal; en uno y en otro caso aumenta la tendencia a la miopía.

No hay para qué tratar aquí de las actitudes viciosas, con relación a los trabajos manuales de las niñas, puesto que es aplicable al caso lo que en diferentes pasajes de esta obra decimos a propósito de las que originan los ejercicios de lectura y escritura, por la falta de luz y las malas condiciones del mobiliario. Pero sí debemos indicar la conveniencia de no abusar de los ejercicios en la máquina de coser, que ya se ha introducido en algunas escuelas de niñas. Los movimientos monótonamente continuados que exigen estas máquinas se refieren constantemente a unos mismos músculos, y su persistencia prolongada puede comprometer la salud de las alumnas, para las cuales son preferibles las máquinas de pedales isócronos (aquellos cuyos movimientos se hacen en tiempos de igual duración), a las de pedales alternados, en cuanto que los primeros evitan excitaciones. La alternativa en los ejercicios a que antes nos hemos referido, y la que impone la preparación de la costura con el empleo prudencial de esta clase de trabajos, hará desaparecer por completo los inconvenientes que con relación a la higiene se achacan a las referidas máquinas, máxime si éstas constan a la vez, como ya es muy general, de pedales y manubrios, en cuyo caso alternarán en el trabajo las piernas y el brazo derecho.




Preceptos higiénicos relativos a los ejercicios intelectuales en general

De lo dicho en el presente capítulo se deducen ya algunas reglas de higiene aplicables a los ejercicios propios de la enseñanza que el niño recibe en la escuela.

En primer lugar, se impone como una exigencia, que un interés exclusivamente pedagógico aconseja atender, la necesidad de que semejantes ejercicios sean siempre adecuados a la naturaleza del niño, a cuya salud perjudica una tensión prolongada de espíritu, así como el permanecer demasiado tiempo en una misma posición. Estos ejercicios deben ser cortos y variados, de manera que no fatiguen demasiado el cerebro, sometiéndolo a un trabajo excesivo, que sería tan perjudicial para la inteligencia como para el cuerpo, y se traduciría al cabo por cansancio y fatiga, así para uno como para otro46.

En algunos de los ejercicios de que ahora tratamos suelen adoptar los niños actitudes que es preciso vigilar, pues que resultan ser viciosas y ocasionan deformidades y aun enfermedades en ciertos órganos. Como de estas actitudes hemos hecho ya algunas indicaciones y las trataremos con detenimiento al ocuparnos del mobiliario escolar, sólo diremos ahora que debe procurarse no tener mucho tiempo de pie a los niños, pues esta posición es de las que más pronto les cansan, porque siendo en ella menor que en ninguna la base de sustentación, tienen que contraerse mucho los músculos exteriores y trabajar no poco para contrabalancearse. Cuando el niño se halle en esta posición o actitud en algunos de los ejercicios orales, se procurará que tenga el cuerpo recto, bien a plomo, que no se apoye en ninguna parte, ni que cruce las piernas: la cabeza derecha y mirando a la pizarra o al maestro; no debe abusarse de la posición de las manos atrás, que no es natural ni normal. Cuando se hallen los alumnos sentados ha de evitarse que lo estén sobre el borde o sobre uno de los extremos del asiento, y a la vez que guarden la posición recta se procurará que las manos medio cerradas descansen sobre la mesa o que se crucen los brazos, a voluntad.

Con relación al oído, hay que tomar también algunas precauciones higiénicas. Aparte de las que en el lugar oportuno se señalan a propósito de las condiciones acústicas de las clases, el maestro cuidará especialmente cuando las dimensiones de éstas sean excesivas, de colocarse bien a la vista de los alumnos, a fin de que se despierte en ellos la atención por el movimiento de los labios; articulará claramente, con expresión más lenta que precipitada, y, sobre todo, evitará dictar andando, como el hacer preguntas a los alumnos cuando estén en movimiento. Debe, por otra parte, examinar a los alumnos a su ingreso en la escuela, bajo el respecto de la audición, y según la capacidad auditiva de cada uno, los colocará, más o menos cerca de él en la clase. A este efecto es necesario abandonar la clasificación actual, que consiste en colocar a los discípulos según las edades y los grados de adelanto que alcanzan; y por de contado, no debieran contener las clases arriba de cuarenta alumnos.

Los maestros no deben olvidar que la causa de que muchos alumnos parezcan aturdidos y desaplicados en las escuelas, radica muchas veces en las malas condiciones auditivas de los niños, y en las no mejores en que para oír bien se hallan colocados en la clase.




Higiene especial de la lectura

A este respecto, lo primero que debe procurar el maestro es que cuando los niños lean de pie, no se prolongue mucho el ejercicio, por los motivos más arriba dichos, y además que coloquen el libro al alcance de la vista y lo sostengan con las manos flojas y convenientemente inclinado, a una distancia de treinta centímetros cerca de los ojos. Si están sentados, se tendrá el libro de la misma manera; los antebrazos se apoyarán en el borde de la mesa de modo que los codos queden fuera, y sin que toque a ella el pecho, y no deberá encorvarse el cuerpo, el cual se mantendrá a plomo, el tronco vertical y la cabeza derecha, no permitiéndose a los niños que crucen las piernas.

Es una costumbre muy frecuente en los niños la de mojarse los dedos con saliva para volver las hojas del libro en que leen: la Higiene y la urbanidad aconsejan que se prohiba semejante costumbre.

Sin perjuicio de lo que se dirá con relación a la Higiene de la vista, cuando tratemos de las condiciones de las clases, del mobiliario y del material de enseñanza, conviene que el maestro tenga en cuenta, además de las que acaban de apuntarse, las siguientes observaciones que encontramos en un trabajo que versa sobre Higiene de la lectura:

«Para leer sin fatigarse es necesario conocer las causas especiales que hacen fatigosa la lectura. Durante el día, mil objetos pasan al alcance de nuestra vista; paisajes variados y movibles panoramas impresionan nuestros ojos, y sin embargo, al fin de día la vista no siente la menor fatiga, con tal que no se haya leído o escrito mucho, o trabajado en cosas diminutas: es que la visión de los objetos lejanos hace descansar la vista, en vez de fatigarla.

»En cambio se siente bastante malestar cuando se fija la atención durante mucho tiempo en los objetos pequeños, y especialmente en lo impreso.

»Se producen, en efecto, en este caso lo que se llaman imágenes accidentales, como es bien fácil notar mirando con fijeza durante cinco o seis segundos bandas blancas trazadas en un fondo negro; si se cierran los ojos en seguida, parece que se ven aún las bandas, sólo que las blancas se presentan negras, y las negras aparecen blancas.

»Cuando se lee, son afectadas siempre las mismas porciones de la retina por el blanco de los espacios interlineales. Esto proviene de que las palabras se adivinan antes de leerlas, a causa de los accidentes superiores de las letras.

»Comprúebase esta verdad cubriendo la mitad superior de una línea de impreso: las palabras no pueden entonces descifrarse; al contrario, se leen con facilidad cuando se cubre la mitad inferior.

»Nada más pernicioso que la formación de las imágenes accidentales. Por estudiar prolijamente la persistencia de la impresión en la retina, Newton padeció durante algún tiempo una completa ceguera, y un ilustre físico belga, el Sr. Planteau, perdió irremisiblemente la vista.

»Para disminuir la intensidad de las imágenes accidentales conviene no leer mucho tiempo seguido. Debe suspenderse la lectura cada cuarto de hora, y descansar un buen rato, que nunca vendrá mal para meditar sobre lo que se acaba de leer.

»Debe evitarse también el leer estando acostado, siendo, sobre todo, pernicioso el hábito de tener, durante la lectura, la cabeza como incrustada en la almohada.

»Otra causa de fatiga inherente a la lectura es el contraste absoluto del negro sobre el blanco. De aquí que sea conveniente a la vista la impresión en el papel algo moreno. Se ha probado también que, en igualdad de condiciones, la facilidad con que un impreso puede leerse, no depende de la altura de las letras, sino de su latitud, o sea de su anchura. Caracteres impresos en el cuerpo cinco, pueden leerse mucho más fácilmente que otros del cuerpo seis, siempre que los primeros sean más anchos que los segundos.

»Causa a veces extrañeza que mientras un trabajo de diez o doce horas durante el día fatiga poco la vista, dos horas de atención durante la noche determinan ya gran sensación de cansancio en el órgano de la visión; y sin embargo, esto no tiene nada de extraño, porque la luz artificial difiere mucho, en su composición espectral, de la luz del día.

»Por otra parte, la diferencia de intensidad es tanta, que al trabajar con luz artificial es menester dilatar mucho la pupila, cosa que ejecutamos fácilmente sin darnos cuenta de ello, pero con lo que se exageran las imperfecciones ópticas, y se provocan alteraciones más o menos profundas en el órgano de la visión».

Para terminar recomendaremos al maestro la conveniencia de esforzarse por conseguir que los niños lean siempre con su natural timbre de voz, es decir, como hablan y no como gritan o cantan, y que adquieran una voz clara, distinta, normal y natural, a cuyo efecto no debe olvidar que con la lectura propiamente dicha, deben alternar ejercicios de fonética.




Higiene especial de la escritura

También la luz que reciben las clases y el mobiliario de éstas ejercen gran influencia al respecto de la vista y de las actitudes, según más adelante veremos. Pero independientemente de lo que en la salud de los alumnos puedan influir esos dos factores (la luz y el mobiliario), la Higiene tiene que hacer algunas recomendaciones al maestro para que preserve, durante los ejercicios de escritura, la salud de sus educandos.

Algo de lo que hemos dicho en el capítulo anterior a propósito de las actitudes viciosas que suelen tomar los niños, es aplicable al caso presente. El doctor Dally, a quien entonces nos referimos, aconseja que no se tenga mucho tiempo a los niños en la estación sentada o glútea, porque se producirían deformaciones análogas a la que origina la estación bípeda prolongada, esto es, aumento del radio de curvaturas normales antero posteriores. No menos ocasionada a deformaciones de esta índole es la posición que se toma de sentarse sobre una sola nalga, lo que es muy frecuente, y aun se suele recomendar, con ocasión de los ejercicios de escritura, respecto de los cuales son dignos de tenerse en cuenta los consejos que da Mme. Sand:

«Puesto que escribimos de izquierda a derecha -dice- sería más natural y más fácil inclinar las letras de izquierda a derecha; la experiencia demuestra que sería el proceder más rápido y menos perjudicial, puesto que en lugar de oprimir el brazo sobre el costado derecho, se separa y no obliga a que el hombro se baje, lo cual produce una gran fatiga muscular47.

»Estoy persuadida, añade, de que en muchos casos el hígado, comprimido por el codo, sufre bastante y se contraen enfermedades de este órgano, cuya causa no se acierta a adivinar.

»Para evitar la inclinación de la cabeza, algunas personas que tienen la letra muy inclinada, colocan el papel torcido y se acostumbran a ver los caracteres de costado, lo cual constituye otro peligro para la vista.

»Haced -añade por vía de conclusión- que se escriba derecho; el cuerpo recto, con el papel colocado naturalmente; las letras derechas, verticales y redondas. Esta escritura, además de ser la más inteligible, es la más rápida y la que no ocasiona enfermedad alguna».

El doctor Javal, autoridad de competencia innegable en estas materias, llega a una conclusión análoga cuando dice:

«El niño debe escribir colocado en una posición recta, y no hay motivo alguno para que incline el papel».

De esta misma opinión es el doctor Fonssagrives cuando al determinar la posición que debe tener el niño al escribir, dice en su obra citada en la nota anterior (páginas 429 y 430): «En una posición correcta, el niño que escribe debe estar colocado en la parte delantera del banco, de modo que el pecho roce en el borde de la mesa sin apoyarse: el talle debe estar recto, separado del respaldo del banco; la cabeza alta, colocada de manera que entre la barba y el cuaderno o papel haya una distancia de veintiséis a veintiocho centímetros; el brazo izquierdo debe aplicarse sobre la parte lateral del pecho; el codo junto al cuerpo, siguiendo la recomendación clásica; la muñeca aplicada sobre la mesa, la cara dorsal de la mano mirando un poco hacia arriba y adelante, de tal modo que la mano descanse sobre su borde interno, y que la palma sostenga por debajo de la escritura la mitad izquierda del cuaderno o plana. El codo derecho, tocando igualmente al cuerpo (recomendación que se omite con sobrada frecuencia), debe tener en la muñeca el centro de sus movimientos para recorrer toda la longitud de la línea, sin que el brazo ni el hombro tengan en ello participación alguna. El niño al escribir, debe hallarse perfectamente sentado, estando la línea transversal que une los dos huesos isquiones paralela al borde de la mesa; pues de otro modo el busto queda torcido, los brazos no se encuentran ya en una posición simétrica, ni es igual el nivel de los dos hombros; el talle debe estar recto y no caído sobre sí mismo, de modo que los caracteres resalten a la distancia normal de treinta centímetros. Conviene también que el cuaderno o papel esté derecho (de haber alguna inclinación vale más que la tenga el papel que el cuerpo), teniendo los movimientos de la muñeca espacio suficiente para recorrer sin violencia toda la extensión de una línea ordinaria, pues su oblicuidad, sea a la derecha o a la izquierda, impone al tronco y al brazo una actitud sumamente defectuosa. «Por esto, sin duda, el mismo doctor aboga más adelante por los caracteres rectos, con los cuales, «puede -dice- ponerse derecho el cuaderno, estando su eje longitudinal perpendicular al borde de la mesa». Añadamos que las piernas deben estar rectas durante la escritura, no permitiéndose a los niños que las crucen ni las replieguen hacia atrás, como es común que hagan.

Sin perjuicio de la ampliación que estas indicaciones hallarán cuando del mobiliario y el material de enseñanza tratemos en la segunda parte de este libro, debemos añadir que en una escritura correcta la pluma debe sostenerse por tres dedos: el pulgar doblado y el índice y medio unidos; el cuarto deberá estar aproximado a la mano que descansará sobre él y sobre el meñique más plegado, con lo que correrá mejor sobre el papel, de modo que éste obedezca al cuerpo y no el cuerpo al papel.

Los maestros deben tener muy en cuenta estas palabras de Fonssagrives: «Los trabajos de escritura, aun cuando se verifiquen en condiciones racionales, son, a causa de la indocilidad de los escolares, un origen de actitudes viciosas, y ni el mejor sistema de bancos y mesas tendría más que una eficacia muy relativa, si no se cuida con todo esmero de la posición del tronco, de la cabeza y de los brazos durante los ejercicios de escritura».




La distribución del tiempo y el tabajo en relación con la higiene escolar

Lo dicho relativamente a la higiene del encéfalo (que implica la alternativa entre el trabajo y el descanso de la inteligencia); lo expuesto a continuación acerca de la necesidad del ejercicio físico (que supone la exigencia de atender a la cultura del cuerpo a la vez que a la del alma), y cuanto en este capítulo hemos dicho respecto de la higiene de los ejercicios escolares, se refiere muy estrecha y directamente a la distribución en las escuelas del tiempo y el trabajo, punto en el cual se halla interesada, como también se ha visto, además de la enseñanza, la disciplina escolar.

La Pedagogía y la Higiene están, pues, interesadas y de acuerdo en afirmar la conveniencia de hacer que alternen entre sí los ejercicios de carácter intelectual y los de carácter físico, considerando comprendidos en estos últimos los trabajos manuales, los juegos y las recreaciones. En una y otra clase de ejercicios ha de procurarse que el alumno no llegue a fatigarse, ya sea intelectual, ora físicamente. No siempre se tiene en cuenta esta condición en los cuadros de distribución y empleo del tiempo, en los cuales es lo común atender más al interés de la enseñanza, a la que se concede todo, que al del cuerpo, al que poco o nada se mira.

En tal sentido, hay que dejar a un lado el sistema de las clases que duran dos o tres horas sin interrupción, durante las cuales están los alumnos sometidos a ejercicios puramente intelectuales, sin dar satisfacción a la necesidad de actividad física que tan vigorosa se manifiesta en todos los niños. Con los ejercicios intelectuales de las clases de la mañana y de la tarde alternarán algunos de carácter físico, descansos y recreaciones; y aun los mismos ejercicios intelectuales serán, no sólo cortos, sino variados. Los descansos, recreaciones, etc., pueden durar un cuarto de hora, tiempo del cual no excederán mucho las lecciones orales48.

Concretándonos a los ejercicios intelectuales, hay que añadir que debiera tenerse en cuenta al tratar de la distribución del tiempo y el trabajo, que alternen los que se lleven a cabo de pie con aquellos en que los alumnos deban estar sentados (los de lectura y escritura, por ejemplo), y que ni unos ni otros se prolonguen mucho; que igualmente alterne el trabajo en que interviene la vista y el que ejercita el oído, y por una razón análoga, los que pongan en juego determinadas funciones y facultades de la inteligencia.

Y aunque virtualmente queda dicho en las consideraciones que preceden, bueno será llamar la atención de las maestras respecto de las labores propias de las niñas, en las que por lo mismo que es difícil guardar la posición normal (lo que ha de procurarse en cuanto sea posible), se impone con mayor fuerza el precepto de que los ejercicios sean de corta duración, lo mismo que se trate de la costura a mano o con máquina (esta última no deja de ofrecer inconvenientes higiénicos), ya del bordado, ora del corte de prendas de vestir.






ArribaAbajo

Capítulo III

La medicina en las escuelas



Objeto y carácter de la medicina en las escuelas

Fácilmente se comprende que tratándose de las escuelas primarias, en las que no hay internado, la medicina no puede ni debe tener otro carácter que el de preventiva, o sea, de higiene médica, pues que no otra cosa puede ser, aun relativamente a los accidentes que suelen sobrevenir a los escolares y a los que es preciso acudir en el acto.

Aun con referencia a estos casos, el maestro no debe perder de vista que el auxilio del médico es la mayor parte de las veces necesario, y que, en lo tanto, se halla obligado a procurarlo, cuando por los caracteres y las circunstancias del accidente no pueda trasladarse inmediatamente a su casa al paciente, que es lo que debe hacer, aconsejando a la familia, cuando lo estime oportuno, la asistencia facultativa.

Tiene, pues, la medicina en las escuelas un objeto predominantemente preventivo, salvo en los casos de accidentes leves y pasajeros, y tiende a ganar el tiempo que se perdiera sin el concurso de los primeros auxilios que puede prestar el maestro, según lo que más adelante decimos.




Servicios que al respecto de la medicina preventiva puede prestar en las escuelas la inspección médico-higiénica

Lo que acabamos de decir nos lleva de nuevo a la cuestión ya tratada, relativa a la organización de un servicio higiénico-médico escolar. Si desde el punto de vista de la Higiene propiamente dicha, tiene importancia este servicio, según oportunamente observamos, la tiene mayor, si cabe, con respecto a la medicina, y, sobre todo, a la medicina de la infancia.

Dejando a un lado los beneficios que a la salud de los alumnos puede dispensar el médico, reconociendo a los que ingresan y reingresan en la escuela, y desempeñando los demás servicios que le asignamos al tratar de la Higiene pedagógica, mediante sus registros y observaciones, y la estadística que de ello resultara, podría contribuir, no sólo a los progresos de esta rama de la Pedagogía, sino muy eficaz y principalmente a los de la Patología y Terapéutica infantiles, que tanto preocupan hoy a los hombres que, a la vez que del amor a la ciencia, se hallan animados del amor a la niñez. De este modo ganarían mucho las ciencias médicas en general, y, en lo tanto, la salud pública.

Aparte de esto, los servicios inmediatos que puede prestar la inspección facultativa a que nos referimos, son innegables, así con relación a los escolares como respecto del maestro, al cual descargaría de trabajo y de responsabilidad, según oportunamente observamos. Insistamos aquí en que el concurso del médico tiene que ser para el maestro de un valor inestimable, cuando por unas a otras causas y con este o el otro carácter, se altere la salud de algún alumno; pues harto sabido es que, aun tratándose de meros accidentes, son muchos los casos en que no puede prescindirse del consejo facultativo.




Papel del maestro con relación a la medicina escolar

No se colija de lo que acaba de decirse, que el maestro nada tiene que hacer por lo que respecta a la medicina en la escuela.

En primer lugar, debe tenerse en cuenta que aún no está organizado en todas partes, ni es fácil que lo esté en mucho tiempo, el servicio facultativo a que más arriba nos referimos, y que, en lo tanto, no hay por ahora en la escuela más higienista ni más médico que el maestro, con lo que dicho se está que todo le incumbe a él. Pero aun hallándose establecido ese servicio, tiene que haber casos en que sea el maestro el llamado a prestar los primeros auxilios, por sobrevenir algunos de los accidentes a que constantemente están expuestos los niños. En este sentido, necesita poseer ciertos conocimientos médicos, y no sólo poseerlos, sino saber ponerlos en práctica, y conocer los diferentes medicamentos que dichos accidentes requieren, a fin de no confundirlos y hacer de ellos funestas aplicaciones.

Por otra parte, es necesario al maestro conocer los síntomas y caracteres de determinadas enfermedades, sobre todo de las contagiosas, para precaver contra ellas la salud de sus alumnos, comprometida muchas veces por falta de esos conocimientos; falta a la que se debe que anden entre sus compañeros escolares afectados de una de las indicadas enfermedades.

Por último, como otra de las razones en apoyo de la idea de que al maestro no deben ser extraños ciertos conocimientos de medicina, siquiera no sea más que en los límites y con el carácter que hemos indicado, debemos recordar aquí lo que repetidas veces hemos dicho, relativamente a la influencia que el maestro puede ejercer en la higiene de las familias y, en lo tanto, en la pública, especialmente en los pueblos de corto vecindario.

En lo que no cabe duda, es en que el maestro se ve precisado no pocas veces a intervenir en los accidentes a que al principio nos hemos referido, y a intervenir en el momento más crítico y que siempre es necesario no desaprovechar, por lo que importa decir algo aquí de los que son más frecuentes tratándose de los niños.




De los accidentes que pueden sobrevenir a los niños en las escuelas

Aparte de las enfermedades propias de la infancia, de cuyos principales síntomas y primeros tratamientos fuera conveniente que tuviesen algunas nociones los maestros y, por de contado, las madres de familia49,es sabido que los niños se hallan expuestos a accidentes de varias clases, que lo mismo pueden ocurrir en la casa paterna y la calle, que en la escuela, y mediante los cuales se altera, por más o menos tiempo, la salud de los que son víctimas de ellos. «La vida de los niños -dice Fonssagrives- es fértil en accidentes de todo género; todo es peligro para ellos y su seguridad encuentra escollos a cada paso: todo es para ellos el aquilón».

Y si es verdad que en dichos accidentes es necesario en la mayoría de los casos el concurso facultativo, también lo es que casi siempre es preciso aplicar algún remedio antes de obtenerlo, porque los primeros auxilios son de todo punto perentorios si han de prevenirse las consecuencias fatales que a veces originan, y no siempre está el médico tan a mano que pueda prestarlos con la debida oportunidad; existen, por otra parte, accidentes para los que no hay necesidad de acudir al facultativo.

Por todo ello es conveniente que el maestro tenga alguna noticia de los que son más comunes, y, sobre todo, de aquellos a que están más expuestos los niño, y de los auxilios que requieren, al menos en el momento de sobrevenir: tal es el objeto de las indicaciones que siguen, relativas a los accidentes a que están expuestos los niños, y que no dejan de presentarse en las escuelas50.

Estos accidentes pueden considerarse divididos en dos grandes grupos, a saber: 1º, accidentes debidos a causa interna, y 2º, accidentes que tienen su origen en causas externas.

En el primer grupo se comprende aquellos accidentes en que no obra, ningún elemento exterior de una manera directa, como sucede, por ejemplo, en las apoplejías, las congestiones y las hemorragias; son inherentes a nuestro organismo y pueden sobrevenir sin causa exterior aparente.

En el segundo grupo se consideran comprendidos los accidentes que son ocasionados por un agente exterior y afectan al organismo en pleno funcionamiento regular y normal, como sucede, por ejemplo, con las heridas, quemaduras, asfixias, envenenamientos y picaduras y mordeduras venenosas.

Esta división nos servirá, pues, de base para tratar de las afecciones a que nos referimos51.


I.- Accidentes por causa interna


Congestiones

Consisten en cierto estado de la circulación que más o menos pasajeramente afecta a una región, y se caracteriza por una grande cantidad de sangre acumulada en los vasos de la parte afectada. Las más frecuentes y peligrosas, y, en lo tanto, las que más deben ocuparnos aquí, son las congestiones cerebrales.

Lo primero que debe hacerse con el paciente es tenderlo, procurando que tenga la cabeza alta y completamente desnuda, y aflojándole las ropas que compriman el pecho y el cuello. Sin pérdida de tiempo se le aplicará agua fresca en la frente y la cabeza, mediante paños mojados y dejando a su alrededor libre la circulación, a cuyo fin no conviene que rodeen muchas personas al enfermo. Se le darán fricciones enérgicas con un paño fuerte en las piernas hasta enrojecer la piel, pudiendo, al efecto, emplearse el vinagre, si lo hay a mano. También puede acudirse a los sinapismos en las extremidades inferiores. Últimamente, se llamará al médico si el accidente se prolonga.




Síncopes

Son desvanecimientos más o menos fuertes, consistentes en la suspensión de los movimientos del corazón, causada por una impresión viva, una emoción, una hemorragia, etc. Aunque a veces sobrevienen bruscamente, es lo general que les preceda cierto malestar, como ansiedad, zumbido en los oídos, sudores fríos, turbación de la vista, etc., que constituyen el desfallecimiento, o sea lo que generalmente se dice «encontrarse mal». En el verdadero síncope hay pérdida momentánea del conocimiento y el movimiento, con palidez de la cara, y algunas veces vómitos. Al cabo de unos minutos todo entra en orden, con frecuencia, no quedando más que algo de cansancio o laxitud, sin embargo, puede prolongarse horas y hasta causar la muerte.

Los cuidados con que debe acudirse en caso de síncope, son los siguientes: ante todo, tender al paciente horizontalmente, teniendo la cabeza en el mismo plano que los pies, si bien durante algunos minutos conviene levantar éstos y bajar aquélla un poco, a fin de hacer afluir al cerebro la sangre que se detiene en el cuerpo y despertar así la vida de este órgano y reanimar los movimientos del corazón y del pulmón; en seguida se aflojarán las ropas al paciente, sobre todo aquéllas que impidan la respiración, y se le pondrá al fresco de una ventana o puerta abierta, y si hace calor, se hará aire a su alrededor; luego se emplearán aspersiones de agua fría en el rostro (nunca en gran cantidad) y se hará aspirar al enfermo olores fuertes, como éter sulfúrico, éter acético, vinagre, carbonato, amoniaco, agua de Colonia, humo de tabaco, plumas quemadas, etc., pero de modo que no se entorpezca la respiración, como sucede cuando se aplican hilas a las narices: bastará con tener esos olores a corta distancia; en fin, si después de esto y de emplear, si el mal se prolonga, fricciones calientes y una lavativa purgante, el síncope no cede -lo que es raro que suceda- se acudirá a la respiración artificial, que constituye el recurso supremo, y de que se habla con ocasión de la asfixia.

Cuando el pulso y el color del rostro indican que el enfermo vuelve en sí recobrando los sentidos, se le administrará un poco de vino puro o un licor alcohólico con agua, pero siempre en pequeña cantidad.




Vértigos

Los atacados de ellos (desvanecimientos) andan con pesadez, torpeza e inseguridad; se detienen a cada momento, y para sostenerse tienen que apoyar la mano sobre un objeto resistente; su color es de ordinario rojo y raramente pálido (lo que se observa en las personas de edad o débiles), sus ojos son más brillantes, su mirada es indecisa, el pulso lleno, fuerte y con frecuencia flojo, y sus respuestas, aunque lentas, son precisas y sosegadas.

Atacada una persona de vértigos, debe conducírsela a un lugar fresco en donde no haya ruido ni movimiento, sentarla y darle a beber algunas gotas de agua fresca; si se queja de mal o dolor de cabeza, se le deben aflojar las ropas que embaracen el cuello y el talle, aplicarle a la frente una compresa mojada en agua fría, y, en fin, un sinapismo Rigollot en la nuca.

Los vértigos son a veces el síntoma inicial de una congestión.




Ataques epilépticos

En estos ataques caen los que los padecen al suelo como en la apoplejía, precediendo siempre a la caída un fuerte grito. Durante algunos instantes queda el paciente sin movimiento. Los músculos de la cara se hallan afectados por sacudimientos debidos a reiteradas contracciones semejantes a gestos y visajes; la boca, cubierta de espuma, con frecuencia sanguinolenta, se entreabre y se cierra espasmódicamente; las manos se cierran con fuerza, teniendo el dedo pulgar en el hueco de ella, y el pulso apenas se altera. Duran los ataques epilépticos algunos minutos y aun horas, se presentan por accesos separados por algunos instantes de reposo relativo, y disminuyen en fuerza y frecuencia antes de su desaparición completa. Estos ataques se hallan seguidos ordinariamente de un estado de atontamiento, y de un gran abatimiento con sudor general y manifestándose en el enfermo necesidad de reposo.

Lo que primeramente necesitan los afectados de esta dolencia es aire y frescura, que debe procurárseles desde luego, a la vez que se les aflojan las ropas del cuello y del cuerpo. No debe acudirse a ellos según es vulgar creer, con un tratamiento activo, y se procurará con cuidado no violentar al paciente para abrirle las manos y contener sus movimientos desordenados; de lo que debe cuidarse es de que no se caiga y no se muerda la lengua, que continuamente lleva hacia los dientes, y que es preciso procurar que tenga dentro de la boca, lo cual puede conseguirse con un pedazo de madera envuelto en un trapo. No hay que hacer más, sino esperar con paciencia el fin del ataque.




Ataques convulsivos

Nos referimos aquí a las convulsiones de que son presa casi repentinamente muchas personas, y que reconociendo por causa lesiones orgánicas, son, por lo general, consecuencia de emociones violentas, de accesos de cólera, de miedo o terror, de la impresión producida por un espectáculo terrorífico, etc.; pero que casi siempre se deben a una disposición nativa suficiente a determinar el ataque, el cual es lo común que comience de un modo brusco. El histerismo, histérico o mal de nervios, como llama el vulgo a esta enfermedad, se manifiesta por movimientos convulsivos generales o limitados a una parte del cuerpo, y que se producen de una manera desordenada e irresistible, privando del conocimiento al paciente, que, como en la epilepsia, cae al suelo y se agita constantemente. Apretar las mandíbulas y rechinar los dientes, echar la cabeza hacia atrás y doblar y extender los dedos alternativamente, gritos y risas a veces, una respiración muy irregular y un pulso sumamente difícil de apreciar que llega hasta 120 pulsaciones por minuto; tales son las manifestaciones más importantes y ostensibles de esta enfermedad, que ataca especialmente a los niños (en la época de la dentición sobre todo), aunque en este caso presenta otros síntomas y no es tan súbita. Nosotros nos concretamos aquí a los ataques convulsivos repentinos, sea cualquiera la edad del que los sufra, y en este sentido indicamos los primeros auxilios que deben prestarse al paciente.

Ante todo, hay que sujetar a éste de modo que no se produzca daño por virtud de sus movimientos desordenados, pero hay que sujetarlo sin violencia, a fin de no irritar más sus nervios y aumentar la intensidad del ataque. Debe cuidarse también de que queden libres, sin obstrucción alguna, la boca y la nariz del enfermo, para que la respiración se efectúe sin dificultad. En la cara y la cabeza se le pondrán paños mojados en agua fría o se harán aspersiones, cuidando de no suprimirlos repentinamente, sobre todo los paños. Si se tiene a la mano éter, conviene hacérselo aspirar y aun tomar de cinco a seis gotas en un cortadillo de agua azucarada.

Lo dicho se refiere al periodo en que se producen los movimientos convulsivos, durante los cuales es más perjudicial que provechosa una intervención muy activa.

Cuando cesan los ataques y el paciente recobra el conocimiento, hay que reanimarlo con tónicos, antiespasmódicos y sudoríficos, y haciéndole andar un poco, si es posible. Pero si cesando los movimientos queda el enfermo como entumecido y se enfría, a la vez que se hace rara su respiración, es menester acudir a las fricciones dadas con energía, a fin de procurarle calor sin pérdida de tiempo, insistiendo en la medicación indicada.

Para los niños que padecen de esta enfermedad se recomienda el carbonato de hierro, el aceite de hígado de bacalao y el cambio de aires como régimen higiénico-curativo.




Hemorragias

Pueden provenir de los vasos capilares, que es el caso más frecuente, y al que corresponden las hemorragias nasales; de una vena que se ha abierto, y, en fin, de la rotura de una arteria, que son las más graves: en el primer caso, la sangre es roja y sale a gotas abundantes; en el segundo, presenta un color oscuro, casi negro, y sale a chorro continuo, y en el tercero, es de un rojo bermejo y sale a chorro fuerte e intermitente, que corresponde a los latidos del corazón.

El tratamiento general consiste en las lociones de agua fría, y, sobre todo, la compresión sobre la parte lesionada, de alguna sustancia astringente o coagulante, como el alumbre, el agua fría avinagrada o con sal común disuelta en ella, el aguardiente puro o en agua, etc., etc.; el sulfato de hierro en polvo y el percloruro de hierro están indicados para el caso en que la hemorragia no ceda a los medios anteriores, y algunas veces basta para atajarla con poner sobre el lugar en que se verifica un poco de yesca. Cuando la hemorragia procede de vena, y sobre todo de arteria, y no cede a las lociones de agua fría, lo que debe hacerse es acudir a la compresión poniendo sobre el lugar lesionado hilas, yesca, compresas, etc., hasta que llegue el facultativo, al que no debe perderse tiempo en avisar.

En las hemorragias de la nariz (epistaxis), que son las más frecuentes en los niños y corresponden a las menos graves, lo primero que debe procurarse es colocar al paciente en un sitio fresco, con la cabeza elevada, desembarazándole de las ropas que le opriman el cuello y la caja del cuerpo, cubriéndole la frente, sienes y nuca con compresas empapadas en agua fría, recurriendo, si el flujo insiste, a las inyecciones en las fosas nasales hechas con sustancias astringentes, como, por ejemplo, agua con vinagre o con unas gotas de la disolución del percloruro férrico, y no permitiendo al paciente que se suene. Cuando ni estos medios dan resultado, hay que recurrir al taponamiento, para el que es indispensable el concurso facultativo52.

Sucede a veces que por ser la hemorragia muy abundante, provoca un desvanecimiento o síncope, en cuyo caso es frecuente que se detenga espontáneamente; pero tenga o no lugar esto, hay que procurar hacer volver en sí al enfermo, para lo cual debe seguirse, independientemente del que la hemorragia requiera si persiste, el tratamiento que indicamos para los síncopes, más un pediluvio sinapizado.






II.- Accidentes por causa externa


Luxaciones

Con tal nombre se designa la salida de un hueso movible fuera de la cavidad articular. Cuando dos huesos que se corresponden pierden por entero sus puntos de contacto, la luxación se llama completa, e incompleta cuando dichas superficies se hallan en contacto todavía por algunos de sus puntos. A esta última corresponden las torceduras (distorsio) que tan frecuentes son en los niños, por virtud de sus movimientos, saltos, carreras, etc.

El tratamiento de las luxaciones consiste en reducir a tiempo el hueso luxado a su cavidad articular, mantenerlo reducido, y combatir los síntomas que las compliquen. a la reducción es, pues, a lo primero a que hay que atender, y se efectúa por la extensión, contra-extensión y la presión ejercida contra la cabeza luxada. Para ejecutarla debe colocarse al paciente en la posición más cómoda posible, según sea el sitio de la dolencia; si se muestra abatido, se le dará una infusión aromática caliente (la tila, por ejemplo), y en caso de presentársele alguna fiebre, agua acidulada con limón o vinagre. Claro es que si la luxación ofrece alguna gravedad, o se complica con inflamación, etc., debe llamarse desde luego al médico, y con más motivo si es antigua.

Si la luxación es de alguna consideración, lo mejor es esperar al médico, y cualquiera que sea su clase, no debe intentar la reducción quien no tenga suficiente seguridad de verificarla con éxito. En este caso, y mientras llega el facultativo, se reducen las precauciones que deben tomarse con el paciente a colocarlo en la postura más cómoda para no mortificar la parte lastimada, y en aplicar a ésta fomentos fríos de agua con o sin adición de subacetato de plomo líquido o de tintura de árnica; también se recomiendan para el caso aplicaciones de alcohol alcanforado.




Fracturas

Suponen rotura de uno o varios huesos, por una o varias partes, y revisten más gravedad que las luxaciones; por las mismas causas que a éstas, se hallan expuestos lo niños a las fracturas, por más que no sean en ellos tan fáciles como en los adultos, por tener los huesos más tiernos.

Con más razón que las luxaciones, requieren las fracturas el concurso del médico, al cual debe avisarse desde el momento que ocurra el accidente. Las precauciones que deben tomarse mientras el facultativo llega, son las de tratar de mantener los huesos fracturados en su posición normal, en cuanto sea posible, por medio de compresas, almohadillas, algodón en rama y vendas colocadas al rededor del miembro fracturado, de modo que quede en la inmovilidad más completa53.

En cuanto al caso de abatimiento y fiebre, deben adoptarse las mismas precauciones dichas al tratar de las luxaciones. Una vez en estas condiciones, puede transportarse al paciente, si hay necesidad, cuidando de que la posición que se le haga adoptar sea lo menos incómoda posible.




Contusiones y heridas

Las más frecuentes en los niños son las contusiones que se producen cuando se caen o en sus juegos y peleas, y las cortaduras y picaduras que se hacen con tijeras, cortaplumas, cuchillos, tenedores, punzones, agujas, etc.

Tratándose de las contusiones y magullamientos, se empleará, si las lesiones producidas no son profundas, el agua de vejeto, la tintura de árnica diluida en agua, abluciones frías, compresas empapadas en aguardiente alcanforado, compresión moderada (con una moneda, por ejemplo) y quietud absoluta de la parte dolorida. Si hay simplemente equimosis (lo que vulgarmente se llama cardenal), basta con aplicar compresas de agua salada o avinagrada; pero si se produce un tumor y además sobreviene inflamación, se aplicará alguna sanguijuela sobre el tumor; e ínterin la inflamación se desarrolla, se emplearán también, en los casos más graves de contusiones (cuando la piel y los tejidos adyacentes se hallan desorganizados a más o menos profundidad y la parte contusa se halle fría, lívida y formando parte homogénea), emolientes y resolutivos, cataplasmas de linaza, de malvavisco, etc., aplicadas al sitio de la lesión. En los casos a que nos referimos, y, en general, siempre que se vea abatido al paciente, debe suministrarse a éste bebidas aromáticas, como manzanilla, tila, té salvia, etc.; y si es necesario para reanimarlo, pueden emplearse las friegas secas.

En cuanto a las heridas hechas con instrumento cortante (heridas incisas), lo primero de todo es lavarlas con agua abundante alcoholizada y asegurarse de que no queda en ellas ningún cuerpo extraño; cuando sangran mucho, debe emplearse el agua fría. Una vez bien lavada la herida, se la enjuga con un trapo fino, si es posible de hilo, se aproximan cuidadosamente los bordes de ella y se procura mantenerlos en este estado por tiras aglutinantes, como el tafetán inglés o el diaquilón, por ejemplo, que abracen una extensión mayor que la herida. En caso de urgencia, se empleará al efecto un simple vendaje, y si es necesario para mantener unidos los bordes, de una sutura (dar unas puntadas), nadie debe hacerlo sino el cirujano. Cuando haya pérdida de sustancia e imposibilidad de unir los bordes de la herida, se empleará el procedimiento de la supuración que trae la cicatrización, y, al efecto, y después de lavada la herida, se cubrirá con hilas cargadas de sustancias grasas emolientes, tales como el cerato simple, el bálsamo samaritano, etc., cuidando en este caso, como en todos los demás, de evitar el contacto del aire, por lo que también en los otros se emplearán las hilas secas o humedecidas con alguna sustancia, el algodón en rama, las compresas de hilo, etc.

Si la herida es producida por instrumento punzante, el tratamiento consiste en lavarla y después de bien seca cubrirla con colodión o diaquilón, y prevenir la inflamación por medio de compresas frías. Estas heridas pueden ser muy graves por causa de su profundidad, por lo que en todos los casos un poco serios o de duda, debe buscarse el concurso facultativo, limitándose a prevenir mientras se obtiene.




Quemaduras

Tal es el nombre que se da a las desorganizaciones de los tejidos producidas por el calor o por los cáusticos (potasa, vitriolo, etc.) Generalmente se las divide en tres grados o categorías (algunos en seis), según su gravedad, a saber: rubicundez, vesicación y ulceración.

Rubicundez. (Primer grado.) Todo se limita a enrojecimiento un poco doloroso de la piel, comparable al que produce un sinapismo; al cabo de dos o tres días cae la piel hecha polvo. El tratamiento consiste en refrescar la parte quemada, mediante compresas de agua con vinagre, y aun de agua para, y en las circunstancias en que la impresión del frío sea de temer, hay que limitarse a cubrir la quemadura con algodón en rama54.

Vesicación. (Segundo grado.) La piel enrojecida se inflama y forma ampollas, siendo su efecto el de un vesicatorio, y tardando la curación de cinco a quince días. El tratamiento se empieza picando las ampollas para vaciarlas, aplicándose después con cuidado la epidermis sobre la piel, y calmando la inflamación por compresas de agua fría, y a veces laudanizada; en seguida se cubre la parte afectada con algodón en rama, que se renovará a medida que el líquido lo vaya mojando.

Ulceración. (Tercer grado.) Están destruídos la piel y los tejidos que cubre, declarándose una fiebre proporcionada a los desórdenes. Debe comenzarse el tratamiento por compresas de agua fría y dieta. Cuando la inflamación se haya reducido y la fiebre calmado (de veinticuatro a cuarenta y ocho horas), se aplicarán cataplasmas emolientes sobre las úlceras, y se cubrirán con algodón en rama las otras partes quemadas en menor grado. Tratándose de estas quemaduras, hay que acudir también a los tónicos y estimulantes para sostener las fuerzas del paciente.

Cuando éste se halle en un estado de excitación nerviosa, de agitación complicada con delirio, debe dársele a beber, por cucharadas (una cada veinte minutos), de la mixtura antiespasmódica simple, o sea la conocida vulgarmente con el nombre de antihistérica, y además unos caldos, obligando al enfermo a guardar cama.

Puede decirse, en realidad, que no hay remedios contra las quemaduras, y que todo el tratamiento consiste siempre en calmar la inflamación por cuerpos frescos, acídulos, agua avinagrada, helados de fruta, etc., y en preservar del contacto del aire la parte afectada, mediante el algodón en rama, harina, o el linimento óleo calcáreo, que es un compuesto de aceite de linaza y agua de sal: el acetato de plomo diluido en agua (agua de vejeto), para rociar las compresas, y el alumbre disuelto en agua, son medicamentos que se emplean con éxito para las quemaduras. Los lavados han de ser abundantes cuando la quemadura resulte de un producto químico, ácido o alcalino mineral, y el agua que a este fin se emplee se hará alcalina por una mezcla de amoniaco, de cal o de potasa, si la lesión es causada por un ácido, tal como el sulfúrico, nítrico o clorhídrico; por el contrario, el agua avinagrada servirá para lavar las quemaduras producidas por el amoniaco, la potasa y la potasa cáustica.




Congelaciones

Consisten en una desorganización de la piel y los tejidos, análoga a la de la quemadura, pero producida por el frío, y que alcanza a las partes menos voluminosas del cuerpo, a las más salientes y más distantes del corazón, tales como la nariz, los dedos y las orejas. Las congelaciones se clasifican también, como las quemaduras, en tres grados.

En el primero, se presenta la parte congelada dura, contraída, blanca, fría e insensible. En el tratamiento para curarla, debe evitarse acercarla repentinamente al calor, y se darán ligeras fricciones con nieve o agua muy fría; a veces basta darlas con sólo la mano.

En el segundo grado sobreviene la inflamación y se forman ficteras; se apelará al tratamiento de las quemaduras del segundo grado.

En el grado tercero puede sobrevenir la gangrena o la mortificación de los órganos, debiendo aplicarse estimulantes, como el aguardiente y los vinos generosos, en pequeñas dosis, y emolientes, como, por ejemplo, las cataplasmas templadas de harina de linaza.

En todo caso, debe evitarse colocar la parte congelada cerca del fuego así como frotarla con un líquido caliente, pues en uno y otro caso pudiera sobrevenir la gangrena. Sólo cuando la parte congelada haya recobrado el calor mediante las fricciones, y se la vea coloreada por la vuelta de la circulación, se empleará un calor dulce, pero evitando siempre que el paciente se halle cerca de un foco de calor: es de dentro y no de fuera de donde le debe venir el calórico. Por esto conviene reanimar al paciente por un ejercicio algo violento, siempre que pueda andar, y dándole a beber los tónicos indicados.




Picaduras y mordeduras venenosas

Son producidas por varios animales, siendo las más comunes, y, por lo tanto, las que más nos importa tratar aquí, las siguientes:

Picaduras de abejas y de avispas.- No causan, por lo general, daño de consideración, salvo en el caso que tengan lugar en sitios especiales, como la garganta, por ejemplo, en que pueden producir la asfixia; suelen ocasionar desórdenes nerviosos más o menos graves, y hasta la muerte, cuando son extremadamente numerosas, y cubren toda la cabeza y el cuerpo, Se acude al daño que estas picaduras producen, cubriéndolas con una compresa de agua pura, salada, avinagrada o alcalina, con lo que el dolor se calmará y cederá la inflamación; también se recomiendan las fricciones con unas gotas de amoniaco en dos cucharadas de agua de Colonia o de alcohol. Si el dardo quedase en la picadura, debe procurarse sacarlo con un alfiler y mejor con la pinza depilatoria.

Picaduras de araña, tábano y tarántula.- Producen las picaduras de estos insectos hinchazón y calentura. Para curarlas se lavarán con agua alcoholizada, vertiendo después sobre la picadura unas gotas de amoniaco líquido y en su defecto se hará el lavado de la parte afectada con una disolución de sal común. Al interior, infusión de manzanilla o de hojas de naranjo con seis gotas de amoniaco en cada taza. La tarántula ocasiona accidentes inflamatorios que es preciso combatir por medio de sudoríficos, de lo que proviene la idea del baile que se hace ejecutar a los pacientes, y que no produce otro efecto que promover un sudor abundante. Las picaduras de estos insectos no originan, en general, tan funestos efectos como vulgarmente se cree.

Picaduras de alacrán o escorpión.- Producen tumefacción dolorosa con fiebre, atolondramiento, escalofríos, convulsiones y náuseas. La actividad del veneno crece con el calor de la región en que el alacrán habita, por lo que en los países tropicales puede producir la muerte a animales mayores, y aun al hombre; pero en nuestros climas no mata sino a animales pequeños. El tratamiento consiste principalmente en impedir que el veneno entre en la circulación, y al efecto, debe ligarse fuertemente el miembro dañado por debajo de la picadura, procurando no perder un segundo; si la picadura tiene lugar en sitio donde no pueda hacerse la ligadura (algún punto del tronco o de la cabeza), se comprimirán fuertemente las partes que la rodeen con los dedos, o más bien con un vaso, una taza, etc.; mejor sería aún transformar el vaso en ventosa, y producir el vacío con la ayuda de un papel encendido. Hecho esto, y después de dilatar la picadura con una lanceta o un cortaplumas, se la hará sangrar en abundancia, se verificará con cuidado la succión, siempre que los labios estén intactos, y se procederá a cauterizar la picadura profundamente con un hierro enrojecido, potasa cáustica o nitrato de plata, según lo que más a mano se tenga. Después se cuidará la herida como en los casos de ulceración.

Mordeduras de víboras y serpientes venenosas.- El tratamiento es el mismo que acabamos de indicar para las picaduras de alacrán o escorpión.

Mordeduras de animales rabiosos.- Resulta la rabia de la inoculación de un virus contenido en la baba de los animales rabiosos, como el perro, el gato, el zorro, el lobo, el cerdo, el cabrito, el ganado vacuno, etc.: el virus no obra sino cuando penetra en una herida.

No todas las personas que son mordidas por un perro o animal cualquiera rabioso, rabian fatalmente; pues son muchas las que escapan al mal, merced, por una parte, a que la baba detenida en los vestidos no llega a la epidermis, y, por otra, a la pronta administración de los recursos médicos. La rabia no se declara en el hombre sino después de un período de incubación que, por lo general, varía de veinte a treinta días en los niños, y de cuarenta a sesenta en los adultos; pero a veces se prolonga este período varios meses.

No se conoce el remedio contra la rabia declarada, pero sí para prevenir que sobrevenga a las personas mordidas por un animal rabioso, a las que al efecto debe cauterizarse pronta y completamente (de la prontitud con que se haga la cauterización depende el éxito de ella) la herida producida, por medio del hierro ardiendo, la potasa cáustica o el nitrato de plata (es más eficaz lo primero), tomando las mismas precauciones que se han dicho al tratar de las mordeduras del alacrán y la víbora: ligaduras, hacer sangrar la herida por medio de ventosas y después de dilatarla, etc., y luego someter al paciente a un régimen moral, procurando no hablarle de la rabia y distrayéndole para que no piense en ella; completan el tratamiento que requiere este terrible accidente. Como remedios interiores se recomiendan el tártaro emético y los purgantes. En Tonquín y Cochinchina usan el siguiente medicamento, que, según se dice, produce excelentes resultados: se hierve un puñado de estramonio en dos cuartillos de agua hasta que se reduzca a uno, y se administra en una sola dosis al paciente: al punto se declara un violento acceso de rabia, pero de muy corta duración55.

Merece ser conocida por el carácter práctico que revela, la instrucción que a propósito de las mordeduras de animales atacados o sospechosos de rabia, aprobó en 1881 el Consejo de higiene y salubridad pública del Sena, y repartió profusamente. Dice así:

«1º Se debe inmediatamente, por presiones suficientes, hacer sangrar con abundancia las mordeduras, así las más profundas como las más ligeras, y lavarlas con agua abundante, con un chorro de agua, si fuese posible, o con cualquiera otro líquido (aun con orines) hasta el momento de la cauterización;

»2º La cauterización podrá hacerse con el cáustico de Viena, la mantequilla de antimonio, el cloruro de cinc y, sobre todo, con el hierro enrojecido, que parece ser el mejor de los cáusticos. Cualquier pedazo de hierro (el extremo de una barra de cortinas, una llave, un clavo, etc.) enrojecido al fuego, puede servir para practicar estas cauterizaciones, que deberán alcanzar a todas las partes de la herida;

»3º El éxito de la cauterización depende de la prontitud con que se haga, y todos son aptos para practicarla antes de que llegue el médico;

»4º Las cauterizaciones con el amoniaco (álcali volátil) y con los diferentes alcoholes, son completamente ineficaces»56.




Envenenamientos

Los síntomas generales que indican envenenamiento, son: dolor y ardor más o menos intenso en el epigastrio o boca del estómago, así como en la boca y garganta; sabor desagradable, ácido, alcalino o acre; boca seca y espumosa, y encías y labios lívidos, amarillentos, rojizos o negros, eructos, náuseas, vómitos más o menos frecuentes de materias biliosas, sanguinolentas o mucosas, de coloración verde, amarilla o azul; deyecciones albinas más o menos abundantes; pulso frecuente, irregular, contraído; sed ardiente y respiración difícil; alteración de la fisonomía y color lívido o aplomado del rostro; perturbación o pérdida del oído y la vista, y agitación general y cambio de timbre en la voz.

Los socorros inmediatos que deben prestarse en caso de envenenamiento, son: procurar la evacuación inmediata del veneno, excitando el vómito por varios medios, por ejemplo: beber gran cantidad de agua caliente, tomar aceite común, y en caso de no ser suficiente esto, recurrir a la ipecacuana y, mejor, por ser de un efecto más seguro, al tártaro emético (dos granos disueltos en seis onzas de agua para tomar una cucharada cada cinco minutos)57. Cuando haya transcurrido mucho tiempo después de tomado el veneno, se empleará con preferencia a todo el mencionado tártaro emético (tres gramos), sulfato de magnesia (dos onzas) y agua (treinta onzas), tomado en cortadillos a pequeños intervalos.

Una vez hecho lo que queda indicado, debe procurarse diluir los restos que queden del veneno, lo cual se conseguirá por medio de una gran cantidad de líquido, siendo preferible para este caso uno albuminoso de los que más adelante se citan. Es conveniente siempre, calmados los primeros accidentes, promover la transpiración (que es un poderoso medio de eliminación de los venenos), a cuyo efecto se darán al paciente bebidas tónicas calientes basadas en el alcohol.

Cuando se note dificultad en la respiración y la circulación, debe reanimarse al paciente calentándole la piel, a cuyo efecto se le envolverá en mantas y se le pondrán en los pies botellas de agua caliente o sinapismos.

Se consideran como contravenenos: el agua albuminosa, o sea mezclada con clara de huevo (seis claras batidas en un litro de agua), la magnesia con agua, el agua de jabón, y en ocasiones (cuando el envenenamiento es debido a algún alcaloide, como la morfina, la estricnina, etc.), el cocimiento de agallas. El agua mezclada con éter y la infusión de café muy concentrada, están recomendadas para algunos envenenamientos (para el de setas, por ejemplo; el café también para el de fósforos, cuyo verdadero antídoto es la esencia de trementina). La leche y el agua de almidón (una cucharada ordinaria hervida en un litro de agua), son líquidos que se emplean en estos casos con bastante éxito.




Insolaciones

Pueden determinarse por la acción intensa y muy persistente del sol sobre la cabeza, especialmente en la marcha y el ejercicio, que produce fatiga muscular. Los niños las padecen con frecuencia por la irreflexión y el ardor con que se entregan a sus juegos en la calle y el campo. Los que son atacados de insolación padecen de mal violento de cabeza, vértigos, zumbidos de oídos, atontamiento y delirio; tienen el rostro de un color rojo intenso, se les inyectan los ojos, el andar es penoso, la palabra torpe y el pulso frecuente y duro.

Inmediatamente que se observen en una persona estos síntomas debe conducírsela a la sombra y a un sitio fresco, sentarla o acostarla con la parte superior del cuerpo algo elevada, darle una bebida refrigerante y cubrirle la cabeza con compresas de agua fría.

Cuando el accidente ofrece un grado mayor de intensidad, presenta los síntomas de la apoplejía, y debe ser tratado como ésta. Los baños fríos y, sobre todo, las duchas, también frías, en la cabeza y a lo largo de la columna vertebral, se recomiendan como especialmente eficaces para estos casos; la sangría, que asimismo se recomienda para esta afección, no debe emplearse sino cuando el facultativo lo ordene.




Asfixias

Así se denomina el estado de muerte aparente producido por la cesación de la respiración del oxígeno necesario para el mantenimiento de la vida. Puede resultar la asfixia por el aire viciado, por una enfermedad que le impida penetrar en los pulmones, por obstáculos que no le permitan pasar, o por sofocación en un medio sin aire58.

El tratamiento general a que se acude en los casos graves para auxiliar a los que padecen de asfixia, tiene por fin en todos ellos el restablecimiento de la respiración, la circulación y la calorificación; debe ser inmediato (en cuanto sea posible, en el lugar mismo del accidente o a poca distancia), y es como sigue: primeramente, abrir puertas y ventanas; colocar al paciente en un lugar ventilado, sin temor a un poco de frío, sobre una cama nada caliente, con la cabeza y el pecho un poco elevados; después procurar la respiración artificial, la cual puede obtenerse, por este procedimiento: una persona aplica las dos manos extendidas todo lo posible sobre las costillas del pecho del paciente, y otra sobre el vientre, de modo que ambas personas compriman fuerte y simultáneamente el pecho y el abdomen, de manera a conseguir que echen un poco de aire fuera del pulmón; después retiran respectivamente las manos, dejando que el cuerpo se dilate por sí mismo. Se repite este doble movimiento unas quince veces por minuto, a fin de imitar, en cuanto sea posible, el ritmo respiratorio, cuidando de sacar la lengua del paciente fuera de la boca, y de mantenerla en esta posición, pues de lo contrario se obstruirían las vías respiratorias. Durante esta operación se harán aspersiones frecuentes en el rostro del enfermo con agua fría, enjugándoselo en seguida; a la vez se le frotarán los miembros con un lienzo empapado en agua de Colonia o aguardiente, se le administrará una lavativa de agua, en la cual se disolverán tres o cuatro cucharadas de sal, y se le hará respirar un instante amoniaco, éter o vapores de azufre en combustión.

Como este procedimiento no permite más que una débil constricción del pecho, y, en su consecuencia, introduce una cantidad de aire pequeña, y como es además en extremo penoso para el paciente y para las personas que lo ponen en práctica, se acude a otro, o sea a la insuflación pulmonar, que es el medio más seguro de imitar y reemplazar los movimientos respiratorios. Se efectúa del modo siguiente: con una mano se aprietan las narices del asfixiado, y con la otra se comprime ligeramente la nuez a fin de aplastar y cerrar el esófago, por donde el aire insuflado se iría a perder en el estómago. Después, uniendo los labios a los del paciente (o por medio de un fuelle ordinario, soplillo o tubo), se sopla lentamente y con moderación. Una vez que el pecho se encuentra medio elevado y lleno de aire, se comprime, así como el vientre, para que arroje el aire, y se comienza de nuevo la insuflación. Es preferible la operación hecha por medio del soplo o tubo.

No son sólo los indicados los auxilios que pueden y deben prestarse al asfixiado, al cual, desde que haga algunos movimientos, se colocará en un lecho caldeado, se le rodeará de botellas de agua caliente, ladrillos, etc., envueltos en franela, y se le darán algunas cucharadas de vino azucarado y caliente o de ponche ligero, a menos que no tenga congestionado el rostro, en cuyo caso, en vez de excitantes, se le hará beber limonada y se le aplicarán sinapismos en las piernas.

Además de estos auxilios generales, deben tenerse en cuenta otros de carácter especial, que responden a la causa productora de la asfixia. Así, cuando ésta es debida al aire viciado, basta con facilitar la respiración, ventilando el lugar donde el paciente se encuentre, aflojando a éste de ropas, rociándole la cara con agua fresca y dándole fuertes fricciones por todo el cuerpo, principalmente por los pies, las piernas, los brazos y las manos. Cuidados análogos requiere la asfixia originada por el ácido carbónico y óxido de carbono (producidos, por ejemplo, por las combustiones de los braseros que dan lugar a los atufamientos), y gases mefíticos, en cuyos casos se empleará además el agua avinagrada, el amoniaco volatilizado, el cloruro, una infusión concentrada de café, algún emético o lavativas de agua con vinagre o sal. En cuanto a la asfixia por el agua, después de facilitar la salida del agua tragada, inclinando, al efecto, por algunos segundos la cabeza del paciente, se recurrirá a la respiración artificial y después se procurará reaccionarlo por los medios indicados. En la asfixia debida a la cuerda (ahorcado), lo primero es romper ésta y desalojar de ropas al paciente, procediéndose en seguida como en los casos, precedentes, o sea mediante la respiración artificial, el calor, las fricciones, etc.




Atragantamiento

Hay un caso de asfixia que requiere otro género de auxilios y que no deja de ser frecuente en los niños, al menos el accidente que puede originarla. Nos referimos a la que suele producirse mediente la fijación en el esófago de un cuerpo extraño, dando lugar a lo que comúnmente llamamos atragantamiento. La manera precipitada e incompleta con que los niños acostumbran hacer la masticación y la deglución, sus movimientos cuando comen, sus juegos y bromas, que les llevan muchas veces a introducir en la boca objetos extraños, son causa de esta clase de accidentes, que siempre producen una gran sofocación y a veces la asfixia completa.

Es preciso en semejantes casos, favorecer la expulsión del objeto atragantado, a cuyo efecto debe acudirse a un medio que haga estornudar al paciente, como el polvo de tabaco, el de eléboro, etc., o mejor, vomitar. Si el paciente no pudiera tragar nada, se provocaría el vómito mediante una inyección hipodérmica de apomorfina. Pero como estos casos apremian, hay que proceder con rapidez a extraer el objeto atascado, y si esto no es fácil por estar algo profundo, empujarlo hacia abajo con un alambre, ballena, o alguna otra cosa a propósito. Lo recomendado para esto último es el empleo de la sonda esofágica (de caucho endurecido o de ballena flexible con o sin una pequeña esponja en el extremo), que es de fácil manejo y nunca ofrece el peligro que otros objetos: no hay más que introducirla en la faringe teniendo el paciente algo sacada la lengua o inclinada hacia atrás la cabeza (posición que siempre debe hacérsele tomar, cualquiera que sea el objeto que se emplee para deshacer el atragantamiento), yempujar hacia el esófago y por todo lo que se pueda de éste, el objeto atragantado.








El botiquín escolar

Para que se puedan prestar a los alumnos conveniente y oportunamente los auxilios necesarios en caso de ser atacados de algunos de los accidentes de que acaba de tratarse, es menester que haya en la escuela un botiquín, dotado de los medicamentos, instrumentos y objetos más indispensables para atender al expresado servicio.

No parece que sea necesario esforzar mucho el razonamiento para probar la conveniencia e importancia de los botiquines escolares. Aunque esta innovación no estuviese abonada ya por la práctica -pues no faltan escuelas que la hayan adoptado- la aconsejaría la previsión más rudimentaria, pues todo el mundo sabe que los niño están expuestos a ser víctimas de alguno de dichos accidentes, lo mismo en la escuela que fuera de ella, y que de la oportunidad con que se les prestan los primeros auxilios, depende con frecuencia que el mal tome o no tome proporciones, y tenga o no tenga consecuencias lamentables. En la inmensa mayoría de nuestras poblaciones reviste un carácter de verdadera necesidad el botiquín de la escuela, por lo mismo que en ellas faltan los elementos que en otras partes pueden suplirlos, y la asistencia facultativa no suele obtenerse con la oportunidad que exigen los casos a que nos referimos. No se olvide, por otra parte, que los primeros auxilios que demandan los accidentes a que aludimos son muchas veces tan perentorios, que es preciso suministrarlos sin esperar la llegada del médico, por cerca que se halle, y que es menester tener muy a mano los remedios, y aplicarlos instantáneamente para que surtan efecto.

Teniendo esto en cuenta, así como los peligros que dentro de la escuela amenazan la salud de los alumnos, por causa del género de vida que en ella hacen éstos -debido principalmente a las malas condiciones de los locales, y al excesivo predominio de los ejercicios intelectuales, sin contar con los accidentes a que dan lugar los físicos- los padres de familia son los primeros interesados en que se generalicen los botiquines escolares.

Para desearlo así, tenemos otras razones además de las apuntadas. El mismo valor que por sus aplicaciones prácticas, hemos reconocido antes (en la segunda nota a este capítulo) a los conocimientos médicos que, en nuestro concepto, debe poseer el maestro, es preciso reconocer en los botiquines escolares, que una vez generalizados, contribuirán, sin duda alguna (por la eficacia que tiene siempre el ejemplo, máxime cuando se halla secundado por la influencia que ejerce la escuela), a que se propaguen los botiquines domésticos, que tan útiles y positivos servicios pueden prestar a las familias, sobre todo en lo que atañe a la salud de los niños59. Por otra parte, los botiquines escolares están llamado en muchas localidades a prestar servicios análogos a los que en Madrid y otras poblaciones prestan las Casas de Socorro, y ser por ello especie de botiquines de urgencia, y, en muchos casos, como las farmacias de los pobres, aunque no sea más que con relación a los primeros auxilios que reclaman ciertos accidentes.

Sin insistir en estas indicaciones -pues basta lo dicho para poder apreciar el alcance y la utilidad práctica de la innovación que proponemos- nos limitaremos a nuestro objeto, esto es, a considerar el botiquín de la escuela con relación sólo a los alumnos. En este sentido, creemos que, para que resulte eficaz y pueda considerarse como medianamente instalado, deberá contener, siempre en cantidades modestas, pero suficientes, los medicamentos, instrumentos y utensilios que a continuación se expresan:

EMOLIENTES.- Glicerina, harina de linaza, cerato simple, bálsamo samaritano, malvas y malvavisco.

Es tan conocida la aplicación de estos medicamentos, que hace innecesaria toda explicación. Se emplean especialmente para calmar el dolor y los fenómenos inflamatorios de las partes sobre que se aplican, como fácilmente se comprende recordando el uso de los emplastos, las cataplasmas de linaza, malvas, etc.

ASTRINGENTES, RESOLUTIVOS y DERIVATIVOS.- Tintura alcohólica de árnica, agua de vegeto, subacetato de plomo líquido, alumbre, percloruro de hierro (que también se considera como coagulante), alcanfor (que es tenido asimismo como estimulante), aceite esencial de trementina (que es un hemostático), nitrato de plata (debe haberlo fundido o en barra y cristalizado para disolverlo en agua), que obra también como cáustico, colodión, papel sinapismos de Rigollot y tintura de yodo.

Los astringentes se usan, en general, para producir una constricción en los tejidos y, por consiguiente, una disminución de capacidad: se emplean para contener los flujos y las hemorragias, y conseguir la reducción de las partes alteradas. Para las contusiones, por ejemplo, está indicada el árnica como el percloruro de hierro para las hemorragias, mediante hilas empapadas en él. El nitrato de plata en barra o fundido se emplea para cauterizar heridas por mordeduras o inoculación de virus ponzoñoso, y el cristalizado en disolución para los mismos accidentes, cuando por ser aquéllas profundas no pueda tocarse a ellas con el fundido, en cuyo caso se emplea el cristalizado, mediante un pincel. Los revulsivos y derivativos tienen por objeto determinar la resolución de los derrames o infiltraciones de los líquidos y de los infartos o induraciones: la tintura de yodo, por ejemplo, se aplica a éstos, a los tumores blancos y también a las contusiones sin equimosis o cardenales.

ANODINOS o CALMANTES.- Láudano de Sydenham y pomada de belladona.

Respecto del empleo del láudano, debe recomendarse al maestro la mayor cautela, pues no deja de ofrecer peligros el suministrarlo al interior, sobre todo tratándose de niños. Debe, pues, limitarse a emplearlo exteriormente, en los casos que quedan indicados al tratar de los accidentes, y cuando más en lavativas, por ejemplo, como calmante, tratándose de un cólico60.

EVACUANTES: VOMITIVOS y PURGANTES.- Polvos de ipecacuana y tártaro emético; sulfato de sosa, magnesia y aceite de ricino.

La ipecacuana obra como vomitivo en pequeñas cantidades (un gramo en varias dosis, ya sola, o bien asociada al tártaro emético) y en mayores, como purgante. El tártaro emético es a la vez que vomitivo, espectorante y purgante, según la dosis en que se suministre; es el más enérgico, por lo que debe ser preferido en casos de urgencia, como, por ejemplo, de envenenamiento61.

REFRIGERANTES.- Ácido cítrico o tártrico, ácido acético (vinagre), magnesia calcinada de Henri y magnesia granular efervescente.

Esto ácidos se usan, para que surtan efecto como refrigerantes, disueltos en bastante cantidad de agua pura o azucarada.

TÓNICOS Y ANTIESPASMÓDICOS.- Mixtura antiespasmódica (vulgo antihistérica), esencia de anís, jarabe de corteza de sidra, espíritu de Minderero, licor anodino de Hoffmann, agua carmelitana, éter sulfúrico, tila, salvia, manzanilla, hojas de naranjo, , café, aguardiente y vino.

De estos medicamentos obran también como sudoríficos el espíritu de Minderero, asociado al jarabe de sidra y a la infusión de flor de violeta; son también sudoríficos la tila, la salvia, la manzanilla, las hojas de naranjo y el té, así como las flores de malva y de violeta, y, en general, las llamadas cordiales, que no deben faltar en el botiquín que nos ocupa. El café es tónico a la vez que antiespasmódico; el aguardiente y el vino (Jerez seco y blanco de Rueda, por ejemplo) son tónicos, y tónicos excitantes el cognac y el ron. El éter sulfúrico se emplea con éxito en inhalaciones en los casos de mareos, síncopes, etc., y también para los espasmos, poniendo cuatro o cinco gotas en un terrón de azúcar62.

ANTISÉPTICOS.- Alcohol puro y ácido fénico, puro también.

El ácido fénico se disuelve en alcohol, y la mezcla que resulta, en agua y en una proporción de 2 por 100, empleándose, así preparado, para lavar las heridas principalmente.

HEMOSTÁTICOS y CONTENTIVOS.- Tiras de tela usada (hilo o algodón) y de franela, kilas, yesca y aglutinantes (tafetán inglés y diaquilón, por ejemplo); compresas, almohadillas (especie de saquitos de lienzo largos y estrechos), algodón en rama (parte de él fenicado) y vendas.

No requieren en verdad estos objetos explicaciones, pues su uso es muy vulgar. El algodón fenicado se emplea como antiséptico, por ejemplo, en las heridas incisas. Con las compresas, almohadillas, algodón en rama y vendas, se hacen los apósitos más sencillos para fracturas (los que cabe hacer al maestro y bastan en los primeros momentos hasta la llegada del médico), colocando dichos contentivos sobre la parte fracturada, uno sobre otro, por el orden que quedan enumerados. Los aglutinantes (tafetán inglés, por ejemplo), sirven especialmente para mantener unidos los bordes de una herida, y preservarla del contacto con el aire.

ÚTILES e INSTRUMENTOS.- Agujas y alfileres, unas tijeras (con preferencia convexas por el plano), una cuchara, una lavativa, un par de ventosas, una espátula, una lanceta, un porta-cáusticos (si ha de usarse el nitrato de plata en barra), una sonda esofágica (la del núm. 1, que es la propia para niños), y varias pinzas, entre ellas la depilatoria y la de Pean.

La sencillez y lo vulgar de estos objetos parece que también hacen innecesarias explicaciones respecto de su uso. Digamos sólo que las ventosas pueden reemplazarse, donde no las haya, por vasos pequeños (de cortadillo); que los pinceles, además de sustituir a las plumas para producir el cosquilleo en la garganta, sirven para la aplicación del nitrato de plata cristalizado; que las pinzas depilatorias se usan para extraer espinas y aguijones de insectos venenosos, y las de Pean, para cohibir hemorragias, comprimiendo los vasos lesionados.

Con lo indicado en la enumeración que precede (en la que más que el rigorismo científico de la clasificación, hemos tenido en cuenta la sencillez), creemos que hay suficiente en una escuela para atender a las primeras necesidades de los accidentes que en ella pueden sobrevenir a los alumnos. En algunos grupos de medicamentos en que indicamos varios de una misma clase, pueden suprimirse uno o dos de éstos, pues no es menester que los contenga todos el botiquín escolar, en el que tampoco es preciso que figuren (al menos en muchos de ellos) sustancias que, como la sal común, el vinagre, el aguardiente y el vino, por ejemplo, se tienen a mano en todas o en casi todas partes.

Fácilmente se comprende que las sustancias y efectos que constituyan el botiquín escolar, deben custodiarse en un armario, taquilla o cajón, etc., a propósito para fijarlo en la pared o colocarlo sobre una mesa, y con los compartimientos o divisiones consiguientes para que todo se pueda clasificar y rotular convenientemente, y se halle dispuesto de modo que no haya entorpecimiento ni dudas en casos de urgencia.

El modelo que ofrecemos en nuestro grabado (fig. 1ª), da una idea de lo que debe ser, al respecto que ahora nos ocupa, el botiquín escolar: de entre los varios que conocemos, es éste el que nos parece más adecuado a su objeto, lo que explica que se halle muy generalizado en Inglaterra63.




Lo que puede hacer la escuela en favor de la salud de los niños

Las indicaciones que preceden y las que contienen los capítulos anteriores, muestran lo mucho que en favor de la salud de las nuevas generaciones puede hacerse en la escuela primaria, el día en que esta institución, dejando añejos hábitos y aproximándose al tipo que la Pedagogía presenta hoy como ideal, se preocupe más que lo hace al presente, de los intereses del cuerpo, y comprenda que tan importante como la cultura intelectual (en la que parece concentrar actualmente todo o casi todo su interés) es la cultura física. Cuando llegue ese anhelado día, podrá decirse que las escuelas primarias son verdaderos centros de educación, y con los ejercicios corporales se concederá en ellas a los cuidados higiénicos el lugar que la Pedagogía y el bienestar físico de los niños reclaman de consuno.

Entonces será la escuela, no el lugar en que se multiplican los agentes que de ordinario conspiran contra la salud de los niños, sino salvaguardia de esa misma salud. Que estamos en vía de que esto se realice, lo declaran (aparte de las manifestaciones de las personas que de estas cuestiones se preocupan, y de los nuevos rumbos que toma en todas partes la Pedagogía), las prácticas que empiezan a introducirse en muchas escuelas, no ya por lo que atañe a la higiene del alumno (bajo los conceptos que en los dos capítulos anteriores la hemos considerado), y la de los edificios de escuelas, el mobiliario de las clases y el material de enseñanza (de que tratamos en la segunda parte de este libro), sino a otros respectos, tales como son la administración de medicamentos a los escolares y el llevar a éstos al campo o a las orillas del mar con el intento de fortificar su organismo, y reponer y robustecer su salud.

Como de todas estas cuestiones importa mucho que se hallen enterados, así los maestros -que son los factores con que primera y principalmente debe contarse para realizar la obra a que aludimos- como las personas que intervienen en el régimen de la enseñanza primaria, creemos oportuno hacer acerca de ellas las indicaciones que siguen.




Los medicamentos en las escuelas

Entre lo mucho que puede hacer la escuela para garantir y mejorar la salud de los escolares, figura, como se ha indicado en el párrafo que precede, la dispensa de ciertos medicamentos.

Así, es hoy opinión muy generalizada y que empieza a introducirse en la práctica, que, en una buena y completa organización escolar, la higiene médica o medicina preventiva, debería llegar hasta el punto de suministrar a los alumnos aquellos tónicos y reconstituyentes que su estado somatológico indicase como necesarios. Se entiende especialmente respecto de los niños cuyas familias no puedan llenar estas atenciones, según se practica, por ejemplo, en Bruselas, en donde la Dirección de Higiene, penetrada de los inmensos beneficios que reporta la medicina preventiva, ha querido utilizar el vasto campo de experimentación que ofrece el conjunto de las escuelas municipales, en provecho de sus tentativas para mejorar la salud de los niños débiles, predispuestos a la escrófula y a la tisis tuberculosa, habiendo obtenido en tan filantrópica empresa el concurso de la administración de los hospicios y socorros de aquella ciudad, que ha puesto a disposición de dichas escuelas los medicamentos indicados, y otros recursos terapéuticos que poseen las farmacias de los hospitales64. La administración municipal de Bruselas ha comprendido, con gran sentido, que los gastos hechos por este concepto en favor de los escolares65le habían de asegurar importantes economías para lo porvenir, sin contar con que la dispensa de las medicinas en las escuelas se presta a una comprobación seria, mientras que los mismos remedios, repartidos en abundancia por la beneficencia, no siempre van a su destino, o son frecuentemente despilfarrados a domicilio, y administrados de un modo irregular.

La cuestión de los medicamentos suministrados en las escuelas a los niños de las clases pobres, entraña verdadera importancia, pues que mediante ella pueden prestarse grandes y oportunos servicios a la niñez. Por esto creemos que a la escuela toca removerla, y que de ella debieran ocuparse los Municipios de las poblaciones de alguna importancia, y especialmente las asociaciones de beneficencia domiciliaria, y las sociedades que tienen por objeto la protección de los niños.




Las excursiones escolares con relación a la salud de los alumnos

Sabido es que la Pedagogía aconseja las excursiones a que aquí aludimos como un excelente procedimiento de cultura general, que tanto se generaliza en las escuelas de los países en que añejas preocupaciones y miras bastardas no se sobreponen a los legítimos intereses de la educación. Entre nosotros se hallan todavía poco generalizadas semejantes excursiones, que no bien habían empezado a introducirse en nuestra legislación escolar, han desaparecido de ella como por ensalmo, y sin razón alguna que lo justifique66.

Y es lo cierto, que si las excursiones escolares son necesarias y de gran utilidad en todas partes, lo son evidentemente más allí donde las escuelas carecen, como sucede entre nosotros, de condiciones higiénicas y de medios para atender a los ejercicios físicos. Porque entre los múltiples fines que mediante ellas se aspira a realizar, figuran los de la recreación y la salud; pues, como dice M. Paroz67, «se sabe hoy, sin género de duda, que la escuela engendra cierto número de enfermedades (las de que nosotros hemos hecho mención más arriba) que provienen de una actitud embarazosa y sostenida que comprime la expansión de la vida; de aquí la necesidad imperiosa que tienen los niños de recrearse después que salen de la escuela. Los momentos de recreación, los ejercicios de gimnasia y los juegos, que cada vez entran más a formar parte de la vida escolar, responden a esa necesidad de la naturaleza, y son eminentemente favorables a la salud, como asimismo los paseos diarios de los que hacen vida colegiada. Pero esas recreaciones, esos juegos y esos paseos, por útiles que sean, no reemplazan a una excursión algo larga. Y es bueno que de tiempo en tiempo el cuerpo se fatigue por una actividad mayor, y que los músculos y los pulmones tengan un ejercicio más acentuado. Yo he oído de boca de un antigno médico, que los niños que diariamente hacen alguna carrera de unos kilómetros para ir a la escuela, son más fuertes y enferman con menos frecuencia que los otros. Durante los grandes calores del estío, los maestros de las localidades que tengan cerca un bosque o una elevación, deberán conducir a estos lugares a sus alumnos, cuando la temperatura de la clase exceda de cierto grado; si no estoy mal informado, los reglamentos escolares ordenan en Prusia cerrar la escuela cuando el calor llega a 26º Reaumur. Y cuando los recursos de los alumnos lo permitan, un viaje a pie de algunos días, en ziszás, según el método de Tœpffer, el célebre escritor ginebrino68, será para maestros y alumnos uno de los medios más eficaces de fortificar nuevamente el cuerpo y darle las fuerzas perdidas en la vida enervante de la escuela».

No parece que sea necesario aducir otras consideraciones para mostrar la influencia que al respecto de la salud de los alumnos pueden ejercer las excursiones escolares, que, como ya se ha indicado, responden a otros fines de importancia capital para la buena y completa cultura de los niños.




Las colonias escolares de vacaciones

Complemento de la institución a que se refieren las precedentes indicaciones, desde el punto de vista de la salud de los alumnos, es otra más reciente, que tiene su origen en Suiza y que, importada más tarde a Alemania y Austria, empieza a generalizarse en varios otros países. Nos referimos a las colonias escolares de vacaciones, nombre que se da a la residencia en los mejores puntos de la montaña o cerca del mar, durante los meses del estío, de los niños débiles o convalecientes que asisten a las escuelas urbanas, y pertenecen a familias poco acomodadas.

Son verdaderamente maravillosos los resultados que se obtienen de estas colonias, desde el punto de vista de la salud y el desarrollo físico de los niños que forman parte de ellas, al extremo de que de regreso, algunos de éstos se han presentado desconocidos hasta para sus madres: tal es lo que habían ganado en color, en robustez y hasta en estatura. En comprobación de lo que aquí afirmamos, véase el relato que hace M. Cottinet, refiriéndose a una de las primeras de estas colonias organizadas en París:

«El 20 de Agosto, dice, la edad media de nuestras niñas era de doce años y medio. Según Quetelet, el aumento normal de peso de una niña de esta edad es de 291 gramos por mes; las nuestras habían aumentado en 2.391, esto, cerca de nueve veces más. Para la estatura, Quetelet fija el crecimiento en 4 milímetros, y nuestras niñas habían ganado 20; Pagliani estima el desenvolvimiento torácico en 2 milímetros, y ellas lo habían duplicado.- En nuestros niños, la edad media era la de once años y tres décimos. A esta edad asigna Quetelet a los niños un aumento de 150 gramos sólo por mes, y los nuestros habían alcanzado 1.083; término medio, en verdad, calculado con los seis que engruesaron, pues dos de ellos enflaquecieron y uno no tuvo alteración. El resultado parece ser en los niños inferior al obtenido respecto de las niñas; pero el aire excesivamente vivo de Chaumon (donde residió la colonia de alumnos), los ejercicios violentos, los paseos largos al sol, el alimento fuerte, si bien sóbrio, de la Escuela Normal, explican bastante esta diferencia. En cambio, ¡si se medía el tórax! En nuestros niños se había desenvuelto en un mes tanto como Pagliani quiere que se desenvuelva en un año en los de su edad y sus condiciones: en 16 milímetros. Y, observación curiosa, en los que habían adelgazado es en los que este desarrollo fue mayor (de 20 milímetros en cada uno). Por lo que respecta a la estatura, los niños habían alcanzado, como las niñas, cinco veces el término medio del crecimiento normal»69.

Revelan las indicaciones que preceden lo mucho que en la escuela puede hacerse, mediante las mencionadas colonias, en favor del bienestar físico de los niños, especialmente de los pobres y malsanos, a los que el más rudimentario sentimiento de caridad aconseja sustraer al mefítico ambiente de los grandes centros de población, al confinamiento, a la ociosidad y al tedio que se ceba en ellos, y sustraerlos siquiera durante esa época del año en que, como el citado Cottinet dice, otros niños más favorecidos de la fortuna escapan a esos peligros, y van lejos a hacer provisión de libertad, de alegría y de salud.







Arriba
Indice Siguiente


Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes