Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
Indice


 

61

Edwin S. Morby, «Persistence and Change in the Formation of La Dorotea», Hispanic Review, XVIII, núm. 2, 1950, pp. 108-125 y núm. 3, pp. 195-217. Sobre el tema véase también, Alan S. Trueblood, Experience and Artistic Expression in Lope de Vega. The Making of La Dorotea, Cambridge, Mass., Harward University Press, 1974; Rinaldo Froldi, «Autobiografismo y literatura en una de las primeras comedias de Lope: el tema de La Dorotea y Las ferias de Madrid», en Teoría y realidad en el teatro español del siglo XVII. La influencia italiana, Roma, Publicaciones del Instituto Español de Cultura y de Literatura, 1981, pp. 315-324.

 

62

Morley y Bruerton, ob. cit., p. 237.

 

63

Lope de Vega, Belardo el furioso, en Obras de Lope de Vega, XIII, Comedias pastoriles, ed. de Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, RAE, 1965, p. 78.

 

64

Cfr. Alberto Porqueras Mayo,«La imagen de la "bella dormida" en el teatro de Calderón» en Estudios sobre Cervantes y la Edad de Oro, Alcalá de Henares, Ediciones del Centro de Estudios Cervantinos, 2003, pp. 213-232.

 

65

Cfr. Maria Grazia Profeti, «"La bella dormida" . Repertorio e codice», Quaderni di Lingue e Letterature, 7, 1982, pp. 197-201. La estudiosa italiana nos recuerda que el sueño es «da sempre e per sempre traslato di impotenza e di fuga sessuale».

 

66

Sobre la cuestión véase mi artículo «El primer Lope y el teatro de inspiración ariostesca (con un estudio de Los celos de Rodamante», en prensa. La obra se representó entre finales de 1588 y principios del año siguiente.

 

67

Recordemos que en el teatro del primer Lope, el código de la honra no está todavía codificado, y tanto las damas como los galanes gozan sus aventuras amorosas con mucha soltura. Cfr. Milagros Torres, «Algunos aspectos del erotismo en el primer teatro de Lope», Edad de Oro, IX, 1990, p. 323: «Muchas de las obras del primer teatro de Lope parecen hacer un claro elogio del goce vital, del goce físico, de la fiesta, de una cierta intrascendencia, del juego momentáneo, de la seducción. Son obras fundamentalmente cómicas en las que el placer, en un sentido amplio, tanto sexual como vital aparece como motor de la acción». Por lo mismo el cura del Quijote califica las comedias coetáneas de «espejos de disparates, ejemplos de necedades e imágenes de lascivia» (ed. cit., I, XLVIII, p. 553).

 

68

Cfr. Ovidio, Metamorfosis, VIII, vv. 38-39: «ferré per agmen / virgineos hostile gradus».

 

69

Véase por ejemplo, Furioso, XXXI, 61: «De le lor donne e de le lor donzelle / si fidar molto a quella antica etade. / Senz'altra scorta andar lasciano quelle / per piani e monti e per strane contrade; / ed al ritorno l'han per buone e belle, né mai tra lor suspizione accade».

 

70

En el canto V, Rostubaldo arremete contra a Angélica diciendo sarcásticamente: «una mujer, doncella entre soldados» (v. 434).

Indice