Desde lejos: (hoja 15)

Autor: Terán, Oscar

Título: Desde lejos: (hoja 15)

Publicación original: Panamá: Imprenta de Medardo Rivas, 1897

Descripción física: PDF

Notas de reproducción original: Digitalización realizada por la Biblioteca Virtual del Banco de la República (Colombia)

Notas:

  • Panamá
  • Resumen: Mi querido amigo: Nada extraño es para mí el no haber recibido carta suya por mucho tiempo, que bien presumo que muy poco es el que le queda después de satisfacer las tareas, sobrado arduas, de El Constitucional.
  • Resumen: ) . (HOJA 15) p David (Panamá), Ag03tO 2 de 1897. SeñOl' D. Juan B. Pérez 1 Soto.-ll.ogottÍ. Mi q nerido amigo: j I. Nada extl'Uño es para mí el no haber recibi­do carta suya por mucho tiempo, que bien pre­sumo que muy poco es el qne le queda después q.(~u;atisfacel' las t~reas, sobrado arduas, de El Consl'itucional. Qué tiempo ha ' de tenel' si el po­riódico es una bocaza abierta, ~ivida é insaciable que se alimenta ('on el fósfom del cerebro, la · ac­tividad de la mano y la excitación del alma; que más exige cuanto más le dan, más esclaviza cuan · tv: más se le ama, más chupa y flgota las facul­t ades cuanto más pugnan éstas por satisfacerlo. .A más de que El Oonstitucional es un pm'ióclico excepcional: su clave está en la gama ascenden­te ; su misión y objeto exigen de él un eterno c,'escendo, que en marcha hacia elfo'l'tissimo nece­sita recorrer todos los matices del ' sonido. Y la ~lbilidad está en no languidecel', 'habilidad que me compla~co en r econocer en usted en grado sumo. Como algu.nos censurasen á Olmedo el arre­bato con que rompe el Canto á JllnÍn, muy otl'O del modo humilde que conviene á los poemas épicos, Bello replicó q uo el mal no está en la inspiración arrebatada del comienzo, sino en que ella decaiga: manoongaseb ó a tícese l a en el cur­so del poema, y todo irá bien. Estn. observación es también aplicable á ~eriódico s como el suyo, paladines Ü'ansitorios, llamados á combatida de­lincuencia, y á pluársele delante á la iniquidfld. D{(>~ q C TV\I' p<;!tr\<;! , b'ifl'AQ rt" '~ 11"1 r n ,'OI;'?, .. ; "M ."Il ..LJ.s.v'-O 1'\"''' """J l/V trJ ... .... '6vO '1. \.l\"· L v v VilA"Jf¡f.¡(fH.,. t,t.JIl.(Ñ(¡ ha sido suspendido: quiere decir, caso de resul­tar cierta la especie, que no contento con entre­garlo á usted al desprecio. de sus con~iudadanos (quienes parecen ha bel' entEndido al reyés la re­comendación, puesto q ue le aprecian á usted más), y no contento tampoco con lw,berle encon­trado á su apellido un anagrama muy pl'Opio del que en tales necedades se ocupa, el señor Caro ha optado por suprimide su cátedra, sn tribuna, su arma. Vientos de dictadura han de ser los que ~mpiezan á soplar por esos tados, que de una sola ráfaga se llevan ,tI'es pel'iódi~os ; esto es, tl'es válvulas de respiro de la dignidad colombiana, la cual-así comprimida-tiene necesariamente que buscar, como los fuegos subterráneos, otros res­piraderos, ó estallm' en fo rma de teI'l'emoto, para escal'miento de) mandatario audaz que se ha fiO'u­rada en los colombianos manafia de cOl'de~os Jispuestos á seguir por el camino que les trace. i COIT.'O no le salga la cdada respondona á este admÜ'adol' de Iturbide ! Cierta ó nó la noticia de la Ruspensión, la vel'dad es que El Constitucional .ha formado época en el actual debate electoral; á él deben jos cou­sel'vadores, en mucha parte, la actitud resueltll y entusiasta que han asumido respecto del contí­nuismo, y pam el señor Caro y sus parásitos ha debido ser, y será, por el resto de sus días, algo así como la sombra de Dauquo, símbolo del re­mordimiento, que en medio de los festines se le­vantaba y tomaba asiento delante de Maebeth". Su amigo que le estima y admit'a muy de vems. do toda vergüenza, hijos rIel presupuesto, y pór un destino capaces de las mayores infamias . . A q111 'les cayó la noticia de la inhabilitación del señor Caro como una bomba de rlinamita; están que lloran, como aquel Mal'cos de detestable memoria; y yá por 10 bajo hablan de Caro, diciendo cómo se Ihan engañado y qué inex'lctos suelen' salir ciertos títulos. Me parece vel' yá cumplido el pronóstico <le usted~ que en ' dia' no muy lejano tenrtremo's que ananear á un ciego y soberbio señor de los dientes de 10H caues que hoy lo lamen para ablan­. darlo. No pOl'que se hayan portado con usted tan mi¡;;erablemente, lo cre') capaz de desistir de sus nobles pl'Opósitos. Mucho lo hemos considerado aquÍ todos SIIS .buenos amigo~. La noticia de sn prisión la co­municaron lns nacionalistas al Gobernador por cable, y manifestaron una alegl'Ía que bien rte­muestra la roncha que usted venía haciéndoles. ·A ninguno de nosotrOE; le tomó de nuevo el aten­tado: era imposible que tan probada virtud pri­mera nI) CASTIGARA la osadÍtl. republicana de usted, y castigánrtolo á usted castigaba á tortos Jos ene· migas del continuismo. Paciencia, mi amigo: el oía de h ,reacción llegará. Su afectísimo. X. Nall', A!Jnsto 3 de 1897, Señor D. JlI'In B. Pércz y S. to.-Bog(.tú. Estimado amigo: No hp. vuelto á. escribirle por no distmerle su comprometido tiempo, por la ardua. tarea de El Constitucional, tan enérgico como aplaudido, pOl' los qnc no respiramos en la atmósfera rPt'fíti. ca del continuismo. Mi felicitación por el antídoto aplic8.do al telegrama de Chapinel'O ' no le fue por lo antes dicho, pero acá nos la hicimos sus amigm-, y cum-plimos hacienclo la mayol' pl'opagancia. . Desde entollceS 'nos supusimos, viendo y con­siderando á la primera sobe1'bia, debat irse en el vacío, que no se haría esperar la descarga de to­dos los rayos de Júpiter sobre su cabeza. No nos equivocámo~, aunque el hombre ha sido bastante paciente para venil' labomndo á falta de argu­mento, su desquite, desde la época de la multa hasta la presente, en que un Secretario arbitra­rio y-pOL' ello mismo-premiado cún el nom bra­miento. de Gobernador, ha consumarlo no sólo la suspensión del pel:iódico ¡;ino hasta la prisión de usted, pretendiendo vejarlo y callarlo como al insupemble obstácnlo. Están, pues, cumplidos los deseos del desellfl'üno, enca bezadus por el 't'rresponsable, no sólo contra m~t'3d sino contra los otl'OS órganos de) partirlo. Nos contrista, pOl' lo que hace mortificación material á su pel'sOna'; así: Se han dado ellos el regocijo y apurado el te­légrafo para la noticia. Lo que hace á los princi­pios sustentados y al inconveniente de la reelec­ción, alcanzarán mayor vuelo mientms más vallas traten de oponer á la opinión, que está yá com­pletamente pl'Onunciada. Sirvan, pues, estos atropellos, pal'a que su personería moral y política sUI'jaá mayol' altu'ra y estima de sus compatriotas, y para que su es­píritu .se vivifique más, si es posible, con la mag­na obra tan adelantada en la reivindicación de la.s prácticas; plu'a's y -de la' moral perlfida, Deseándole salud y tt'anquilidad, me despi­do su atento seguro servidoL' y amigo, Jos~ MARíA CALVO. U'l'K¡~T4 OE K&04ROO IUV.1..8
  • Resumen: Correspondencia; Memorias; Noticias nacionales; Volantes
  • Dominio público

Portales: Biblioteca Virtual del Banco de la República (Colombia) | Biblioteca americana

Institución origen: Biblioteca Virtual del Banco de la República

Materias:

Forma/género: unidad documental

Idioma: español