Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
Indice


Abajo

Después de leer los monólogos «A traque barraque», de Alonso Zamora

Leopoldo de Luis





  —311→  

MUERE el pez por la boca o por la boca
intentamos librarnos de la muerte,
ese pez que navega por el río
que nos inunda y va contra corriente.

Vive el pez por la boca hecho palabra
multiplicada, hecho materia leve,
cabrilleante espuma que a la arena
arroja el limo que en el fondo crece.

Está la vida en la palabra irguiendo
su ansia de salvación, a la intemperie,
descubriendo sus pozos angustiados,
sus cataclismos de hoyos indelebles.

Por la palabra se liberan tristes
formaciones de pánico, las huestes
rotas de un pobre ejército cercado
detrás de la barrera de los dientes.

Somos palabra que jadea, hálito
de invisible paloma, rosa breve,
sonora lumbre alzando sus señales,
sus signos de socorro, su ala urgente.
—312→

Somos soledades de una barca,
somos crujir de su madera endeble.
Soledad y crujido nos revelan:
somos palabra de sufrida gente.

Cascos a la deriva, zozobrada
embarcación que el viento amargo vence.
¡Hombre al agua! Descarga la tormenta
en el pequeño mar de cada frente.

Como una mano entre las olas, una
palabra avisa en el naufragio, extiende
su palma de esperanza, su llamada,
su desesperación de eseoese.

Un oscuro naufragio cada día,
cada vida, cada asco, cada suerte.
Tabla de salvación, a la palabra
van abrazados los supervivientes.

Pasa a traque barraque la esperanza
fragmentada en sin fin de aconteceres
que se fueron a pique, derrelictos
que a flote el ansia de vivir mantiene.

Narrador o hallador de los despojos,
rastros o señas que en palabra prenden.
Soledades a punto ya de hundirse.
Tú les das voz que salva la muerte.

LEOPOLDO DE LUIS





Rodón, 12.

Madrid - 20.



Indice