Saltar al contenido principal

Antonio de Solís

Proyecto de investigación

Descripción, planteamiento y objetivos

El proyecto Edición y estudio del teatro breve de Antonio de Solís, del que es investigadora principal Judith Farré Vidal del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), obtuvo financiación dentro del Plan Nacional I+D (FFI 2011-25118) del Ministerio de Economía y Competitividad, con una duración trianual (2012-2014). Igualmente, formó parte del proyecto Patrimonio teatral clásico español. Textos e instrumentos de investigación (TC/12), dirigido por Joan Oleza, de la Universitat de València, que logró apoyo financiero del programa Consolider-Ingenio 2010 (CSD 2009-00033), dentro del Plan Nacional de Investigación I+D+i.

Como se señala en la memoria técnica, el proyecto quiere editar y estudiar el teatro breve de Antonio de Solís, uno de los poetas del ciclo de Calderón de la Barca que, pese a compartir con éste el cargo de dramaturgo de Palacio, ha despertado escaso interés entre la historiografía literaria actual hasta el punto de que sus obras carecen aún de una edición crítica completa desde la perspectiva neolachmaniana.

Por su presencia en el mundo social y cultural de la segunda mitad del siglo XVII, y a raíz de su intensa participación en los festejos palaciegos, resulta imprescindible iniciar la recuperación del teatro de Solís en tanto que contribuye a la estilización mecánica de la comedia de capa y espada y sistematiza ciertos rasgos que se apuntan en Calderón. El teatro breve de Solís, como campo de estudio del procedimiento y la técnica compositiva de sus comedias así como de la dramaturgia de finales del XVII, permite además abordar otras cuestiones interdisciplinares como el mecenazgo en la Corte, la profesionalización del teatro o la evolución de la comicidad.

El propósito es llevar a cabo la edición crítica anotada y el estudio de su teatro breve, con el objetivo de establecer el corpus definitivo de sus bailes, jácaras, loas y entremeses; examinar las circunstancias de creación de su teatro breve para conocer la coyuntura de producción en el entramado teatral áureo y estudiar la técnica compositiva de dichas piezas de encargo.

Este proyecto se suma, pues, al gran esfuerzo de recuperar el patrimonio textual del teatro clásico español, que en los últimos años ha hecho surgir una decena de equipos que trabajan para editar críticamente las obras completas de los dramaturgos más destacados, al amparo de proyectos de investigación I+D muchos de ellos: Lope de Vega, Tirso de Molina, Mira de Amescua, Vélez de Guevara, Ruiz de Alarcón, Pérez de Montalbán, Calderón de la Barca, Rojas Zorrilla y Moreto.

Los primeros antecedentes en el campo de la edición de Antonio de Solís fueron las ediciones paleográficas llevadas a cabo por Manuela Sánchez Regueira, que en 1968 editó sus Varias poesías -un volumen que no se había publicado de forma íntegra desde 1732 y del que tan sólo algunos breves textos escogidos habían aparecido en la BAE (1857)-, y en 1984 publicó la edición paleográfica de sus comedias. Con todo, la recuperación de la vida y obra de Antonio de Solís en la crítica moderna se debe al profesor Frédéric Serralta que, desde la defensa de su tesis doctoral en 1968, ha publicado diversos trabajos sobre la obra y la biografía del dramaturgo.

Si bien algunas de las comedias y piezas de teatro breve de Solís han sido editadas críticamente por Serralta (1987, 1994, 1996), resulta aún necesario abordar la tarea de efectuar una revisión y edición crítica del conjunto de toda su obra, finalidad que contempla llevar a cabo este proyecto de investigación, iniciando con su teatro breve. Ya que todavía no contamos con un corpus dramático depurado y fijado de Antonio de Solís, como sucede con la mayoría de poetas dramáticos del Siglo de Oro, este proyecto quiere seguir la misma orientación de recuperación del patrimonio teatral clásico español que persiguen los principales grupos de investigación en torno al teatro áureo.

El punto de partida para esta recuperación de la figura de Antonio de Solís debe ser el teatro breve puesto que, al tratarse de piezas de encargo y circunstanciales, reflejan bien no sólo el ambiente cultural en el que surge una nueva relación entre mecenas y artista, sino que, además, el estudio, tanto del texto como de su puesta en escena, permitirá extraer conclusiones que apunten a configurar los rasgos característicos del teatro de la segunda mitad del siglo XVII, momento en el que Solís adquiere una especial preponderancia, pues debe recordarse cómo en la etapa de 1651 es nombrado dramaturgo oficial de Palacio, un honor que sólo comparte con Calderón de la Barca, y que, además, fue el encargado de planificar todo el festejo teatral que en 1658 conmemoraba el ansiado nacimiento de Felipe Próspero (el estreno de Triunfos de Amor y Fortuna, con más de sesenta días en cartelera, a pesar de una interrupción por la Cuaresma, fue de los más concurridos de todo el siglo).

Miembros del equipo de investigación