Saltar al contenido principal

Biblioteca del Soneto

Presentación del portal Biblioteca del Soneto

Todos los sonetos que figuran en esta Biblioteca del Soneto han sido el resultado de más de cincuenta años de trabajo de investigación sobre el tema. Cuando comencé esta Biblioteca del Soneto tuvieron conocimiento de ella los poetas al uso en la España de los cincuenta, y sobre todo, Gerardo Diego, que me animó en esta incipiente empresa. Por ejemplo, de Lope de Vega apenas se conocían trescientos sonetos, sin embargo, actualmente, dentro de la Biblioteca del Soneto podemos contar con más de mil cuatrocientos sonetos de dicho autor.

La evolución de este trabajo ha recorrido, desde los primeros sonetos, copiados en mis cuadernos a golpe de pluma, pasando por endecasílabo a endecasílabo, e incluso, alejandrino a alejandrino, hasta conseguir la perfección que el soneto exige. La mayoría de las veces los errores encontrados han sido más producto de los transcriptores que de los autores. Ejemplo de estos errores son: Cervantes, Lope de Vega, Góngora, Medrano y muchos de los poetas actuales; poetas, que, por su condición de sonetistas perfectos, eran incapaces de escribir un solo endecasílabo que no tuviera la condición de tal. El error siempre está en las personas encargadas de copiar los originales, que enmendaron, seguramente sin querer, el verso del autor. Mi condición de corrector de sonetos me ha servido para poner en orden el conjunto de muchos sonetos y darles la forma correcta.

Esta Biblioteca del Soneto tiene la misión de divulgar, sin ánimo de lucro, uno de los más grandes tesoros de la poesía: el Soneto. He contado con la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes como editor de mi proyecto. Y como estimo que, dentro de Internet, es la difusora cultural más importante del mundo de habla hispana, me siento honradísimo de colaborar con dicho proyecto universal.

Ramón García González