Saltar al contenido principal

Biblioteca Histórica Municipal de Madrid

La Biblioteca

La Biblioteca Histórica Municipal de Madrid es una biblioteca especializada que conserva un importante patrimonio bibliográfico de la más diversa tipología. Grabado de Ramón de Mesonero Romanos. Impulsó la creación de la Biblioteca Municipal de Madrid, por acuerdo del Ayuntamiento en febrero de 1876.La calidad de los fondos, su riqueza en obras sobre Madrid, o relacionadas con su historia, arte, literatura, economía, sociedad o cualquier otro tema referido a la capital; la gran cantidad de manuscritos originales de teatro y música de escena españoles de los siglos XVIII y XIX, que, por circunstancias especiales posee, y algunas otras piezas bibliográficas de carácter único que la enriquecen, le dan un alto valor cualitativo y le han hecho objeto indispensable de estudio y consulta para los aficionados e investigadores, tanto extranjeros como nacionales.

Se formó como Biblioteca Municipal por acuerdo del Ayuntamiento en febrero de 1876 bajo el impulso de Ramón de Mesonero Romanos. A este escritor costumbrista, que además fue concejal en 1846 y Cronista de la Villa desde 1864, el Ayuntamiento compró una parte de su biblioteca particular integrada por casi mil seiscientos volúmenes como lote fundacional de la misma.

Con posterioridad, la Biblioteca Municipal ha continuado enriqueciendo sus fondos  a través de la compra o la donación de una serie de colecciones temáticas. La referida a Paremiología, centrada en adagios, refranes, aforismos, etc., la Colección Bio-bibliográfica o la Colección Lope de Vega cuyo contenido se describirá en el apartado correspondiente de los fondos teatrales.

Algunas, no menores en importancia, son la Colección Veterinaria, reunida por Cesáreo Sanz Egaña que cuenta entre sus fondos con libros de albeitería en ediciones rarísimas de los primeros años de la imprenta en España; y la Colección Cervantina que tiene además de numerosas ediciones de las obras de Cervantes, folletos, estampas, tarjetas postales y otros materiales en torno a la figura del gran personaje creado por su pluma, don Quijote. Por último, cabe señalar una abundante representación de las obras de las generaciones literarias españolas de finales del siglo XIX y primer cuarto de la siguiente centuria, ofrecidas en donación por uno de los más significativos directores que ha tenido nuestra institución, Ricardo Fuente.

En la actualidad alberga más de 219.000 volúmenes, de los cuales una gran parte corresponde a impresos, monografías y folletos y alrededor de dos mil obras de música impresa. El resto son manuscritos teatrales y musicales, que integran la Colección de Teatro y Música Escénica de la que hablaremos a continuación, así como un pequeño fondo de Cartas Reales.

Del fondo impreso debemos destacar más de 50.000 impresos anteriores a 1901, entre los cuales hay catorce incunables, más de quinientos libros editados durante el siglo XVI, algunos son ejemplares únicos, o primeras ediciones de obras de los grandes autores del Siglo de Oro.

Obligado es también señalar los ejemplares que la Biblioteca posee de alguno de los mejores tipógrafos españoles de todos los tiempos: Joaquín Ibarra con dos ejemplos de su producción editorial, el «Quijote de la Academia», impreso en 1780, y La conjuración de Catilina y La guerra de Yugurta del historiador latino Cayo Salustio Crispo; ambas obras están consideradas como las más bellas composiciones tipográficas salidas de prensas españolas.

En 1990 se convierte en Biblioteca Histórica Municipal por la escisión de las competencias que venía asumiendo desde su fundación en dos instituciones diferentes: Bibliotecas Públicas y Biblioteca Histórica y cuyo objetivo prioritario, desde ese momento, es la salvaguarda y custodia del patrimonio bibliográfico del Ayuntamiento de Madrid.