Saltar al contenido principal

Biblioteca Nacional de la República Argentina

Presentación

Entrada principal de la Biblioteca Nacional de la República ArgentinaLa Biblioteca Pública de Buenos Aires -hoy Biblioteca Nacional-, nació con la independencia política del país. Fue creada por decreto de la Junta de Gobierno de la Revolución de Mayo el 7 de setiembre de 1810. La importancia y variedad de su caudal bibliográfico la coloca entre las más importantes de América. La primera sede de la Biblioteca estuvo en la Manzana de las Luces, sobre la actual calle Moreno. Constituyeron sus fondos iniciales las donaciones realizadas por el Cabildo Eclesiástico, el Colegio San Carlos, el Canónigo Luis José Chorroarín y el Dr. Manuel Belgrano, entre otros. Sus primeros bibliotecarios fueron el Dr. Saturnino Segurola y Fray Cayetano Rodríguez, mientras que Mariano Moreno fue designado protector. Hacia 1823 contaba ya con un patrimonio que superaba los 17000 volúmenes. Tras la batalla de Caseros fue designado Director Marcos Sastre, a quien le sucedió un poeta y novelista, en 1858: se trata de José Mármol, el autor de la primera novela argentina, Amalia. En 1871 lo sucedió el Dr. Vicente Quesada, quien modernizó las instalaciones, la vinculó con sus pares de Europa y obtuvo donaciones de material bibliográfico extranjero.

Antigua sala de lectura de la Biblioteca Nacional de la República ArgentinaEn 1884 la biblioteca pasó a pertenecer al Gobierno Nacional, y fue su primer director el Dr. José Antonio Wilde, aunque brevemente, pues murió a los tres meses. Wilde implantó el servicio nocturno y estableció un nuevo reglamento. El 19 de enero de 1885 fue designado Director el historiador francés Paul Groussac, uno de sus directores más destacados. Groussac obtuvo el traslado al edificio de la calle México 564, donde la biblioteca funcionó hasta hace pocos años. Hacia 1893, la Biblioteca poseía ya un fondo de 62707 volúmenes, y en los años siguientes su patrimonio continuó creciendo. Gustavo Martínez Zuviría, conocido como escritor con el seudónimo de Hugo Wast, ejerció la dirección entre 1931 y 1955, y fue durante su gestión que se adquirieron los fondos de la colección del hispanista francés Foulché-Delbosc.

Actual sala de lectura de la Biblioteca Nacional de la República ArgentinaEn octubre de 1955, el gobierno de la Revolución Libertadora designó como Director al escritor Jorge Luis Borges, quien fue secundado por José Edmundo Clemente, ensayista y bibliotecólogo. Hasta el despacho de Borges en la calle México llegaban sus lectores, a quienes recibía sin ninguna clase de impedimentos y mantenía con ellos cordiales charlas. La gestión de ambos puso en marcha la construcción del nuevo edificio de la calle Agüero, donde funciona en la actualidad. Obra de los arquitectos Clorindo Testa, Alicia D. Cazzanica y Francisco Bullrich, fue inaugurada el 10 de abril de 1992.

Busto de Manuel Mujica Láinez en la Biblioteca Nacional de la República ArgentinaEntre sus libros más valiosos figuran 21 incunables, destacándose entre ellos los titulados Cuestiones de Potencia Dei de Santo Tomás, impreso en Venecia en 1476, y un ejemplar de La Divina Comedia de Dante Alighieri, impreso en 1484 también en Venecia. Su patrimonio se enriquece con numerosas ediciones del Quijote, destacándose la de Bruselas del año 1607, ediciones príncipes del Facundo y Martín Fierro, y numerosas obras argentinas fundamentales.

Josefina Delgado
(Universidad de Buenos Aires)