Saltar al contenido principal

Cinema Universitario

Presentación

Cinema Universitario (Salamanca, 1955-1963). Revista especializada. Editada por el Cine-Club Universitario de Salamanca a partir del primer trimestre de 1955, dos meses antes de la celebración de las Conversaciones Cinematográficas, su publicación fue una iniciativa de Basilio Martín Patino y Joaquín de Prada al frente de un equipo integrado, básicamente, por Luciano González Egido (quien será el director efectivo desde el segundo número), José M.ª Gutiérrez, José Francisco Aranda, Eduardo Ducay, Juan G. Atienza, Ricardo Muñoz Suay y Alfonso Vicente Zamora, a quienes ocasionalmente se unieron nombres prestigiosos como los de Antonio Tovar, Enrique Tierno Galván, Luis G. Berlanga, Manuel Rabanal Taylor, Juan García Hortelano, Mario Vargas Llosa, Antonio López Salinas, Román Gubern, etc. Las páginas de Cinema Universitario, alineadas en principio junto a las de Objetivo y, convertidas muy pronto, al desaparecer ésta en el otoño de 1955, en sucesoras de sus empeños, prolongaron el apoyo a las tendencias realistas -tal y como revelan las colaboraciones de Cesare Zavattini, Guido Aristarco, Jean-Paul Sartre, Joris Ivens o Georges Sadoul- y al regeneracionismo más radical, según ponía de manifiesto la frase que cerraba su primer editorial: «nunca es tarde en España para rescatar el sepulcro de Don Quijote». Radicalmente mezclado con un evidente trasfondo de izquierdas, lo que hacía oscilar su identidad entre Azorín, protagonista de la primera entrega de la sección «Un doncel, una espada», y el Gramsci del artículo «Cine nuevo», de González Egido, en el número 17. Sometida a una periodicidad oscilante, el final de la revista llegó con el número 19 (enero/marzo 1963) por decisión gubernamental, al parecer como consecuencia de una carta del colaborador Carlos Álvarez a Carlos Fernández Cuenca, director de la Filmoteca, pero también por el agotamiento derivado del voluntarismo que, durante casi diez años, había impulsado las actividades salmantinas, un cierre paralelo al traslado a Madrid de Basilio Martín Patino, pero también debido a que las circunstancias habían cambiado y nuevas publicaciones, como Nuestro Cine, parecían ocupar posiciones semejantes en el frente socio-cultural de la reflexión cinematográfica.

JOSÉ ENRIQUE MONTERDE

(En BORAU, José Luis, (ed.), Diccionario del cine español, Madrid, Alianza-Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España-Fundación Autor, 1998, pp. 227-228).