Saltar al contenido principal

David Rosenmann-Taub

Poema I (La Mañana Eterna) - fonoteca Ficha de la obra

¡La tesorería! 
Calculando segundos: «Ágil, ágil». 
Engorroso 
-combate 
moscatel-, tropezarme, en la esquina, 
con Pedrito. 
Demonios, 
me encarcelo: 
-¿Tan temprano? 
-Esperándote, pues. 
-¿Esperándome? 
-... 
-¿Por qué? 
-Me punzas. 
-¿Te punzo? 
-... 
Bullicio de mesetas 
de alegría. 
-¿Para qué? 
-¿No lo sabes? 
¿Y tú? 
-Óyelo de tus párpados: 
abrazarte.