Saltar al contenido principal

David Rosenmann-Taub

LVI (Cortejo y Epinicio) - fonoteca Ficha de la obra

Twilight

Soler ir por arcanos recodos, timonel
de mallas y barrancos y claustros y atavismos, 
acosando el oleaje de sensatos delirios
con la soberanía de lo que no ha de ser.

Como a la esposa esposo vigilante y dormido,
proteger el regazo del ángelus que sufre,
aguardando en portales de ciudades de herrumbre,
noche, tu advenimiento, cual si llegara un hijo.

Aguardarte, sí, noche, con tumultuoso hierro
y templar en el aire el materno alarido
y a la tarde que cae pungirle: «¡Es hijo nuestro!».

Y bebiendo la sangre del lubricán herido,
a ti, negro pomar, celada de senderos,
ofrecerme cual padre con los brazos tendidos.