Saltar al contenido principal

Centro de Estudios de Historia de México CARSO

Presentación

La primera imprenta del continente americano fue fundada en 1539 en la ciudad de México, capital del virreinato de la Nueva España, con el apoyo del Virrey Antonio de Mendoza, del Cabildo Metropolitano, del obispo de la ciudad fray Juan de Zumárraga (1468-1548) y el parecer imperial.

Del taller sevillano perteneciente a Juan Cromberger, se envió la primera tipografía al Nuevo Mundo. Aún cuando éste no llegó a la ciudad de México, los primeros libros que aparecieron de estas prensas fueron firmados por él. Pocos años después envió como responsable a Juan Pablos, natural de Brescia, Italia a quien se le atribuye la noble tarea de imprimir los primeros impresos mexicanos, mal llamados «incunables americanos».

Además de la imprenta de Juan Pablos se abrieron otras en la ciudad capital. Brillan los nombres de Antonio de Espinosa, Pedro Balli, Pedro y Melchor Ocharte.

El objetivo de los primeros impresos mexicanos obedeció a la necesidad de la evangelización de los indios así como la educación en la Real y Pontificia Universidad. Vocabularios en lenguas indígenas, confesionarios, doctrinas, obras de filosofía entre otras se imprimieron en ese siglo XVI.

Por la importancia que reviste la fundación de la primera imprenta de América en la imperial ciudad de México, orgullo del continente, así como del inicio de una obra que se continuó durante todo el virreinato, popularmente se le ha dado el nombre de incunables americanos, no obstante que el viejo continente no lo reconoce. En Europa se da este título a los libros que se imprimieron a partir las prensas de Gutenberg en el siglo XV hasta 1500.

Otras imprentas del siglo XVI en América fueron inauguradas en la Ciudad de Los Reyes, capital del Virreinato del Perú a fines del mismo siglo. E incorporamos en el rubro de Incunables americanos a la ciudad de Manila, dependiente del virreinato de la Nueva España. Sus impresos por haber sido realizados en el último tercio de dicho siglo merecen el mismo reconocimiento.

En este portal por primera vez estarán disponibles todos los incunables americanos que se conocen y que están resguardos en instituciones públicas y privadas, incluyendo los impresos peruanos y filipinos. Es un verdadero logro interinstitucional de La Biblioteca Virtual Cervantes, en colaboración con el Centro de Estudios de Historia de México Carso fundación Carlos Slim, el Tecnológico de Monterrey, la Biblioteca Nacional de México y la Universidad Iberoamericana plantel México. La finalidad es difundir este tesoro bibliográfico a todo público, sea para la investigación o bien para satisfacer la curiosidad de nuestros consultantes que estamos seguros se sorprenderán al ver estos tesoros de la humanidad.

Manuel Ramos Medina
Director del Centro de Estudios de Historia de México CARSO