Saltar al contenido principal

Eugenio Cambaceres

Presentación

Si hay un novelista argentino del siglo XIX sobre el que se haya incrementado el interés de la crítica durante las últimas décadas, este indudablemente ha sido Eugenio Cambaceres. Por medio de esta Biblioteca de autor, la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes rinde su homenaje al que podemos considerar primer novelista moderno de la República Argentina, superador de los temas y clisés del Romanticismo para incorporarse con fortuna a la escuela realista-naturalista y, más allá, adelantar el simbolismo o el personaje conflictivo característicos del siglo XX.

El permanente interés de Cambaceres por el mundo de la escena ha inspirado nuestra portada, una encendida vista interior, aunque moderna, del Teatro Colón de Buenos Aires, a la que se superponen una confesión autobiográfica y la propia mirada del autor. Mirada que este continuamente dirigió hacia el mundo del teatro, tanto el de los cómicos y las cantantes como el de la sociedad que acudía a sus palcos y salones, a mirar y a mirarse u ocultarse: figuras de una «comedia humana» que Eugenio Cambaceres, lejos de las proezas narrativas de Balzac o de Zola (también de sus necesidades pecuniarias) solo retrató en cuatro novelas de mediana extensión.

Nuestro sitio facilita a los visitantes la transcripción completa de estos títulos. Música sentimental (1884), Sin rumbo (1885) y En la sangre (1887) hace tiempo que ya formaban parte del Fondo Varela Jácome de Novela Hispanoamericana del siglo XIX de esta Biblioteca Virtual. Se ha añadido en esta ocasión la opera prima de Cambaceres, Potpourri (1882), con la correspondiente revisión de la ortografía y los signos de puntuación, a menudo descuidados incluso en ediciones recientes y que seguramente facilitarán la lectura de un texto en que tan a menudo se entreveran, en largas digresiones, la voz del narrador y de los personajes.

Incorporamos asimismo las únicas incursiones conocidas de nuestro novelista en la crítica artística y literaria, dedicadas a la ópera Mefistófeles y a la novela Ley social, más algunas cartas enviadas a relevantes personajes de su generación como los escritores Miguel Cané o García Mérou o el intelectual católico Pedro Goyena. Estas aportan, además de cierta información biográfica, interesantes muestras de la escritura espontánea del autor, tan similar a la de sus primeros libros, y declaraciones sobre la manera en que este entendía su propia labor como escritor.

Debemos al profesor Claude Cymerman, la mayor autoridad hoy existente sobre la vida y la obra de Eugenio Cambaceres, su gentileza de haber autorizado este último material por él reunido. Asimismo, el de algunas de críticas contemporáneas a la obra de Cambaceres, muestra de la controversia que desde el momento de su aparición ocasionó entre los lectores porteños.

El apartado «Bibliografía» incluido en «Su obra» proporciona un amplio, aunque espero que selecto, catálogo de trabajos dedicados en parte o totalmente a la obra de Eugenio Cambaceres. En ella es posible apreciar cómo la atención de la crítica se ha dirigido con predilección hacia la novela Sin rumbo, obra maestra de su autor y la más adelantada a su tiempo frente a las vacilaciones de las dos primeras y el naturalismo más «ortodoxo» de En la sangre. Algunos de los autores han autorizado la reproducción de estos trabajos, de modo que una veintena de los cuales resultan accesibles en el apartado «Estudios».

Incluimos asimismo un capítulo de «Imágenes» en el que, con el afán de reconstruir visualmente la época de Eugenio Cambaceres esbozados en el apartado «El autor» y en sus novelas, ofrecemos una galería de retratos de escritores y personajes públicos (con frecuencia coincidían en ambas facetas). Igualmente se presentan varios de los escenarios representativos del mundo de Cambaceres, sobre todo el cambiante Buenos Aires de los años 80 pero con incursiones en la Pampa argentina de los estancieros y la Francia por él visitada de París y la Costa Azul. Completan el panorama algunos retratos personales y del ámbito familiar del autor, lamentablemente escasos, más una breve panorámica de textos autógrafos y ediciones de su obra. Junto con estas, la última sección de «Enlaces» supone una prueba del incesante aunque intermitente interés que ha suscitado nuestro escritor a lo largo de la historia de la literatura argentina.

Manuel Prendes Guardiola
(Universidad de Piura)