Saltar al contenido principal

Francisco Rico

Presentación del portal Francisco Rico

Por Miguel Ángel Auladell Pérez

Francisco Rico en su biblioteca personal (Fotografía de María José Rasero).Con Francisco Rico nos encontramos ante un caso ejemplar de dedicación fructífera y excelente a los estudios humanísticos y, en particular, a la filología. Dice el novelista Javier Cercas, uno de sus más admirados discípulos, que si en los últimos [...] años alguien ha sabido releer creativamente la literatura del pasado -lo que es una forma decisiva de intervenir en la del presente-, ése ha sido Francisco Rico («Literatura», en Francisco Rico. Premio Provincia de Valladolid 1998 a la trayectoria literaria, 2000).

Catedrático de Literaturas Hispánicas Medievales de la Universidad Autónoma de Barcelona, su nombre entronca con la mejor tradición de la disciplina filológica desde Marcelino Menéndez Pelayo (obtuvo el premio internacional homónimo en 1998) y Ramón Menéndez Pidal (en 2004 le fue concedido el Premio Nacional de Investigación así llamado) hasta nombres que la hacen pervivir en algunos de sus maestros más directos, como Martí de Riquer, José Manuel Blecua, Giuseppe Billanovich o el propio Fernando Lázaro Carreter. El profesor Rico posee un inmenso caudal de lecturas (Los discursos del gusto: notas sobre clásicos y contemporáneos) y de conocimiento de diversas literaturas (latina, castellana, catalana, italiana, francesa...). Muchas de sus obras y ediciones son continuamente reeditadas y algunas de ellas han sido traducidas a varias lenguas (inglés, italiano, francés, alemán, japonés...). Asimismo, es Doctor honoris causa por las universidades de Nápoles, Burdeos y Valladolid, y diversas instituciones académicas nacionales (la Real Academia Española, entre ellas) y extranjeras (la Accademia dei Lincei, The British Academy, la Académia das Ciéncias de Lisboa, l'Ordre des Palmes Académiques de France) le cuentan entre sus miembros de número o correspondientes.

Portada de «Estudios de literatura y otras cosas» (Destino, 2002) de Francisco Rico.Desde los orígenes de la literatura española (ahí está su estudio sobre el Cantar de Mio Cid, acompañando al texto en reciente reedición) hasta los hitos más relevantes de la literatura occidental (Vida u obra de Petrarca), pasando por su interés recurrente hacia la Edad Media -presidió la Asociación Hispánica de Literatura Medieval de 1985 a 1999- (El primer siglo de la literatura española -en preparación-, Alfonso el Sabio y la «General Estoria». Tres lecciones, el Libro de Buen Amor del Archipreste de Hita, el romancero, San Vicente Ferrer, fra Anselm Turmeda, Joan Roís de Corella, Jorge Manrique, La Celestina); el Renacimiento Nebrija frente a los bárbaros. El canon de gramáticos nefastos en las polémicas del humanismo; El sueño del humanismo. De Petrarca a Erasmo); también la aportación a los estudios sobre la picaresca y la invención de la novela (La novela picaresca y el punto de vista; Problemas del Lazarillo); la novela de caballerías (Libro del Caballero Zifar, Amadís de Gaula); la crónica de Indias (Historia verdadera de la conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo), la obra de Teresa de Cepeda («Éxito y fracaso de Santa Teresa»). La investigación filológica queda patente en alto grado a través de títulos misceláneos, como El pequeño mundo del hombre. Varia fortuna de una idea en la cultura española (reeditada de nuevo por Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores este mismo año); Primera cuarentena y Tratado general de literatura; Texto y contextos. Estudios sobre la poesía española del siglo XV; Figuras con paisaje; Estudios de literatura y otras cosas; etc. Por último, su dedicación a la crítica textual (En torno al error. Copistas, tipógrafos, filologías) le ha hecho contribuir de forma destacada al establecimiento del canon literario y le ha convertido en fijador de textos fundamentales de nuestra literatura, como son las dos obras maestras de la picaresca, el Lazarillo de Tormes y el Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán, o dos de las más famosas piezas del teatro del Siglo de Oro, El Caballero de Olmedo de Lope de Vega y El desdén con el desdén de Agustín Moreto. Mención aparte merece su muy conocida y espléndida edición del Quijote que ha culminado su atención al texto cervantino, de la cual han resultado sugerentes y estimulantes acercamientos a la novela, como El texto del «Quijote». Preliminares a una ecdótica del Siglo de Oro o Quijotismos. Ha sido muy reeditada su Antología comentada de la poesía española y también ha publicado Todos los cuentos. Antología universal del relato breve. Desempeña igualmente una tarea de divulgación de alto nivel en la prensa escrita, sobre todo, a través de sus colaboraciones en El País (suplemento Babelia).

Bajo su dirección, ha venido publicándose desde 1980 la Historia y crítica de la literatura española, algo más que un manual, de gran utilidad para especialistas, profesores, estudiantes y lectores en general, puesto que, además de presentar en cada caso el estado de la cuestión actualizado, ofrece una antología selecta de estudios -muchos de ellos agotados, inencontrables o de difícil acceso. En esta magna obra convocó a los más destacados hispanistas españoles y extranjeros para que coordinaran o participaran en los sucesivos volúmenes.

Entre las numerosas y variadas empresas que ha acometido figuran por una parte, las colecciones dirigidas para diferentes sellos editoriales, como es el caso de «Textos hispánicos modernos» (Labor), «Letras e Ideas» (Ariel), «Filología» y «Clásicos y Modernos» (Crítica), «Letras Hispánicas» (Cátedra) y «Biblioteca Clásica» (Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores), y por otra, la fundación -junto a otros destacados académicos y eruditos- del Centro para la Edición de los Clásicos Españoles (C.E.C.E.), cuya revista coeditada con la Universidad de Bolonia, Ecdótica, codirige desde 2004, contando en su consejo editorial con eminentes intelectuales, como, por ejemplo, Umberto Eco. Del mismo modo, debe señalarse que es asesor de las revistas científicas más prestigiosas de su especialidad tanto del ámbito europeo como americano.

Y aunque al final, vaya por delante nuestro sincero agradecimiento al profesor Francisco Rico por la generosidad mostrada hacia la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes al autorizar la publicación en internet de una significativa muestra de sus títulos más requeridos, entre los que se halla alguno de los que siente como más entrañables el propio autor. Manifestamos desde aquí nuestro deseo de que ese conjunto de estudios e investigaciones suponga un primer capítulo en la incorporación a nuestra biblioteca digital de una producción filológica tan extensa y sobresaliente como la del castellano catedrático de Barcelona, y que, además, sirva de acicate para que otros eminentes colegas y sus obras puedan ser cada vez más difundidos a través de las nuevas tecnologías.