Saltar al contenido principal

Fundación Joaquín Díaz

Aleluyas de Fundación Joaquín Díaz

Aleluya Un género muy difundido de «literatura de cordel» eran las «aleluyas», que fueron tan populares en España en el siglo XVIII y en el XIX. La aleluya («auca» en catalán) es una hoja de papel, generalmente de 420 mm x 305 mm, en la que van impresas 48 viñetas cuadradas, en 8 filas de 6 viñetas cada una, que tratan de asuntos varios, o que relatan una historia o un asunto determinado. Combinaban grabados y texto para facilitar la comprensión, estaban destinadas a una lectura rápida y eran baratas. Trataban temas tan variados como la zoología, la historia, la vida de los santos o las suertes de toros. Bastantes reproducían diversos tipos del mundo, de ciertos países en particular, o de regiones españolas, todos vestidos con el traje propio de su tierra. Las vendían los ciegos a un público lector humilde, y su precio y el que se pudieran adquirir por calles y plazas las diferenciaba de la producción literaria vendida en las librerías.

A partir del siglo XVII, tanto las aleluyas como los azulejos o «rajolas» decorativas valencianas reprodujeron series de tipos representativos de «Artes y oficios», de «Vendedores ambulantes» y de «Pregones», tal como eran vistos y oídos en Madrid, Barcelona y Valencia, que eran los grandes centros productores y consumidores de aleluyas.

Se ha de advertir que mientras la literatura y los grabados destinados a las clases educadas se inspiraban a veces en las obras de cordel, éstas, a su vez, tomaron sus temas de libros y estampas. Por ello, al contemplar los tipos representados en las aleluyas resulta sorprendente la mezcla de fidelidad, inocencia y, a veces, desbordante fantasía con la que están representados. A no ser que aparezca el año de impresión, es casi imposible fechar las aleluyas, pues los mismos bloques de madera se usaban hasta quedar inservibles, y los nuevos se hacían imitando a los viejos.

Colección de Aleluyas