Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.

ArribaAbajo

Acto segundo

El Rey poeta

 

Salón en el Palacio del Buen Retiro, suntuosamente adornado; mesa con papeles y sillón para el REY.

 
 

Escena I

 

DON LUIS DE HARO, EL CONDE-DUQUE.

 
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Digo, que apenas lo creo,          
Sobrino, a fe de Gaspar.
DON LUIS DE HARO Yo lo quisiera dudar,
pero es cierto que lo veo.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES ¿Tanto ha podido ese Orfeo 5
con su lira altisonante?
DON LUIS DE HARO Aguardad, Tío, un instante,
vuestros ojos verán
o que tal vez dudarán
aun teniéndolo delante. 10
CONDE-DUQUE DE OLIVARES ¿Cómo a mí se me ha escapado?
DON LUIS DE HARO Vos entre tanto negocio
no podéis cual yo, en el ocio,
observar; sois observado.
Gentil-hombre adocenado 15
en mí nadie se detiene,
ni a ninguno se previene
que yo le sigo los pasos.
Ved, pues, como en muchos casos
no ser temido conviene. 20
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Teniendo tan buen amigo,
que observa mientras trabajo,
difícil será que abajo
esa gente de conmigo.
DON LUIS DE HARO (Aparte.)   Yo veré si lo consigo. 25
(Al CONDE-DUQUE.)
No os perdáis por confianza,
mirad que vuestra privanza
está en peligro inminente,
que el Rey, Tic, ya consiente
que otro tenga la esperanza. 30
CONDE-DUQUE DE OLIVARES ¿En fin, él ya se envanece?
¿Ya sueña en el Ministerio?
DON LUIS DE HARO Apenas hace misterio...
CONDE-DUQUE DE OLIVARES ¿Y su valimiento acrece?
DON LUIS DE HARO Ello así me lo parece 35
más claro que el medio día.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Un poeta: eso sería
fenómeno, vive Dios.
DON LUIS DE HARO Pues si él puede un sois vos
quien se lo estorba, a fe mía. 40
CONDE-DUQUE DE OLIVARES ¡Villamediana ministro!
¡Un poeta mi rival!
¡El gobierno universal
quien no peina ni una canal!
¡Ah! cabeza casquivana, 45
a tanto habéis aspirado,
pues queda por mí el cuidado
de haceros arrepentir.
DON LUIS DE HARO Yo os he dicho mi sentir,
pero tal vez me he engañado. 50
CONDE-DUQUE DE OLIVARES No por Dios, tenéis razón,
desde aquello del incendio
creyose el hombre un compendio
de la humana perfección.
Ya tuve cierta aprensión 55
y después la descuidé;
mas o le prometo a fe
no olvidarle en adelante.
DON LUIS DE HARO (Aparte.)   Ya está de muy buen talante,
Jueguen: que yo cobraré. 60
CONDE-DUQUE DE OLIVARES ¿Quién le da su valimiento?
Que yo allá entre los papeles,
las tramas de esos donceles
no las veo, aunque las siento.
DON LUIS DE HARO Como aún no está en el asiento 65
no tiene muchos parciales.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES ¿Siquiera entre sus iguales...?
DON LUIS DE HARO El de Orgaz, su grande amigo.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Nunca le he visto conmigo
y siempre entre mis rivales. 70
DON LUIS DE HARO Algunos de los Guzmanes
le demuestran grande afecto.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Mis parientes, en efecto,
son conmigo muy galanes.
DON LUIS DE HARO También dicen que en tus planes, 75
mas yo afirmarlo no puedo,
don Francisco de Quevedo.....
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Si estará; lengua mordaz.....
DON LUIS DE HARO Pasa por hombre capaz.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Yo también se lo concedo. 80
DON LUIS DE HARO Otros de menos cuantía
que fuera largo nombrarlos.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES No fuera malo apuntarlos,
porque esta memoria mía...
DON LUIS DE HARO Hacerles mal no querría... 85
CONDE-DUQUE DE OLIVARES (Sonriéndose.)   Ni yo lo quiero tampoco,
con que viajen un poco
para que no estorben, basta.
DON LUIS DE HARO Clavósele yerro y hasta.
Ya de celos está loco. 90
(A OLIVARES.)
Como deudo y como amigo
una palabra y no más;
¿tente lengua, dónde vas...?
CONDE-DUQUE DE OLIVARES (Con interés.)
Decid, decid, yo me obligo
a callarlo, y por testigo 95
de mi promesa a Dios pongo.
DON LUIS DE HARO Ved, Duque, que yo me expongo...
CONDE-DUQUE DE OLIVARES ¿Dudáis de mi fe, Sobrino?
¿Tan necio soy? ¿tan sin tino?
Yo de secretos dispongo..... 100
DON LUIS DE HARO Basta, al cabo es lo diré;
murmuran, sin fundamento,
al menos yo así lo siento,
porque otra cosa no sé:
dicen, y muchos a fe 105
que al Conde ayuda a subir,
quien, no me atrevo a decir,
baste que él es muy galán,
lo demás os lo dirán,
si lo quisiereis oír. 110
CONDE-DUQUE DE OLIVARES (Después de una breve pausa.)
¿Será alguna dama?
DON LUIS DE HARO                                Sí.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES ¿Muy noble, muy principal?
DON LUIS DE HARO (Bajando la voz.)
Acaso no tiene igual.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Está bien: ya os entendí,
fiad el resto de mí. 115
DON LUIS DE HARO Mirad que importa el secreto.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Bueno está, yo lo prometo.
DON LUIS DE HARO Ya viene su Majestad,
os dejo con él.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES                        Andad.
DON LUIS DE HARO (Aparte.)
Bueno le he puesto el coleto.   (Vase.) 120
   
 

Escena II

 

El REY de negro en cuerpo, el Toisón pendiente de una cadena de oso, y gorra de terciopelo también negra.

 

El REY, CONDE-DUQUE DE OLIVARES.

 
REY DON FELIPE IV Muy temprano, Conde-Duque,
hoy viene vuestro desvelo.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES A vuestras plantas, Señor...   (Arrodillándose.)
REY DON FELIPE IV Alzad; despachemos presto   (Levantándole.)
los negocios más urgentes, 125
que audiencia he de darles luego
a Góngora, Calderón,
Villamediana y Quevedo.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Felices son, pues al Rey
vienen a darle recreo, 130
y no como yo a amargarle
con negocios su contento.
REY DON FELIPE IV Pensión es a que los Reyes
nacieron, Conde, sujetos:
resignémonos con ella, 135
pues así lo quiso el cielo.
¿Qué hay de Flandes?   (Siéntase.)
CONDE-DUQUE DE OLIVARES                                    Nuevas hay,
Señor, de grande contento;
antes de mucho el de Orange
que ha de verse sólo espero; 140
Breda sus muros rindió
de Espínola a los esfuerzos.
REY DON FELIPE IV Gran caudillo es el Marqués,
eternos serán sus hechos.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Un poco blando, Señor, 145
ha andado con los Tudescos.
REY DON FELIPE IV Vencidos ya fuera mengua
andar con ellos severo.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Herejes son y rebeldes.....
REY DON FELIPE IV Pero son vasallos nuestros. 150
CONDE-DUQUE DE OLIVARES (Aparte.)   ¿Qué es esto? ¿Piensa por sí
quien antes obraba ciego?
Yo he de perderme, por Dios,
u otra vez ponerle el freno.
REY DON FELIPE IV Haced, Conde, que esa nueva 155
notoria sea a mis pueblos;
mañana la Corte a Dios
dará gracias en el templo,
y al Marqués por su victoria
una carta escribir quiero. 160
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Tantas honras.....
REY DON FELIPE IV                             Son debidas
a Espínola, y a sus hechos.
Él da su sangre por mí,
para mí gana trofeos,
él solo me sirve más 165
que hieran cien lisonjeros.
Honrarle, Duque, es justicia,
y lo he de hacer, vive el cielo.
Quiero que sea su triunfo
en los siglos venideros, 170
estímulo a los soldados,
a los Monarcas ejemplo.
Ofrézcase en nuestro nombre
espléndido, rico premio,
a quien la toma de Breda 175
mejor trasladare al lienzo.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Y grande al verla pintada,
dirán, Señor, nuestros nietos,
fue la acción, pero más grande
el monarca que dio el premio. 180
(Aparte.)   Mucho quieres al Marqués,
yo trabajaré en perderlo.
(Al REY.)   Mas hay de mil memoriales
y todos con un intento,
quéjense de que el de Lerma 185
en su fatal ministerio.....
REY DON FELIPE IV Mi padre reinaba entonces,
que lo olvidaréis no pienso.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Respeta, Señor, mi fe
al Rey que ya está en el cielo.... 190
REY DON FELIPE IV Yo sé bien que mi buen padre
no pude, como no puedo,
en su inmensa Monarquía
por sí solo todo verlo,
el Cardenal abusó 195
de que el Rey le amaba ciego:
y costárale muy caro
si yo un delito le pruebo.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Dueño fue de los tesoros,
chupó la sangre del pueblo, 200
vuestras cajas están faltas,
él, Señor, vive opulento...
REY DON FELIPE IV Examinad si las quejas
están fundadas primero.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES No hay dudarlo.
REY DON FELIPE IV                          Pues devuelva 205
lo que ha usurpado a mi pueblo;
y válgale a su cabeza
que la protege el capelo.
OLIVARES Murmura el Duque de Osuna,
hombre, Señor, turbulento, 210
de vos y de vuestra Corte
sin medida ni respeto.
REY DON FELIPE IV Imaginose en Italia
el Duque ser un portento.
Mi padre ya lo quitó 215
por otras sospechas creo.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Su nobleza y su valor
le dan con el vulgo necio
gran peso, y aún en la Corte
que tiene amigos sospecho. 220
Es su grande admirador
Don Francisco...
REY DON FELIPE IV                            Quién? ¿Quevedo?
Ese tiene por divisa
estar siempre descontento.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Bueno será que uno y otro, 225
el grande como el pequeño,
aprendan en reclusión
a tener al Rey respeto.
REY DON FELIPE IV Prended a Osuna en su casa,
sirva a los otros de ejemplo; 230
en cuanto a Quevedo, Duque,
más tarde lo pensaremos.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Mire vuestra Majestad
que su lengua mordaz temo.
REY DON FELIPE IV Yo no os he dicho que no 235
sino que pensarlo quiero.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Esos poetas, Señor,
escudados con su ingenio
no hay esfera a que atrevidos
no emprendan alzar el vuelo. 240
REY DON FELIPE IV Yo le cortaré las alas
al que tenga un loco intento;
que a mi lado y en la Corte
están para mi recreo,
y no me han de hacer, por Dios, 245
de la triaca veneno.
CONDE-DUQUE DE OLIVARES Ella es gente que delira,
que vive de devaneos,
de amores, que muchas veces
pasan de falsos a ciertos. 250
¿Quién sabe hasta dónde puede
oculto tras de sus versos,
poner un audaz poeta
el osado pensamiento?
REY DON FELIPE IV Explicaos, Olivares, 255
¿qué queréis decir con eso?
CONDE-DUQUE DE OLIVARES (Aparte.)   La flecha ha dado en el blanco.
(Al REY.)   No digo, Señor; provengo.
(Arrodillándose.)   Deme vuestra Majestad
 

(El REY le da la mano y él se la besa.)

 
su mano.... 260
REY DON FELIPE IV Guárdeos el cielo.   (Vase OLIVARES.)
   
 
Escena III
 

El REY.

 
Fulgente brillo, que al mortal deslumbras
con mentido esplendor en las diademas
de lejos eres como el sol, alumbras:
mas a la frente que te ciñe quemas. 265
Es ser un numen que la tierra habita
reinar para el que nace al pie del trono;
y para el triste que sobre él se agita,
es ser el blanco del humano encono.
Amigo, esposa, hermano, a los mendigos 270
a quien amar y en quien fiar dio el cielo:
ve el Rey hasta en sus hijos enemigos,
cada instante en su vida es un recelo.
Tranquilo el pobre vive ¡oh providencia!
y hasta en suelos el grande ve su ruina. 275
Así el raudo huracán en su violencia
deja la caña y llévase la encina.
   
 
Escena IV
 

EL REY, EL BUFÓN.

 
BUFÓN (Desde la puerta.)
Vuestra Majestad permite...
REY DON FELIPE IV Entrad, entrad, Gentil-hombre.
¿Qué nos tenéis que decir? 280
BUFÓN Como mandasteis anoche
afuera esperando están
con sátiras, odas, motes,
zarzuelas, tragicomedias
y otras que no sé sus nombres, 285
cuatro cisnes del Parnaso
todos famosos y nobles.
REY DON FELIPE IV Vengan, que ya los espero;
y a la Reina, de mi orden,
haced que avisen también, 290
(Vase el BUFÓN.)
que ella ha de ser quien corone
al vencedor del certamen
porque sea el premio doble.
   
 
Escena V
 

El REY sentado, DON LUIS DE GÓNGORA, EL CONDE DE VILLAMEDIANA, DON PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA, DON FRANCISCO QUEVEDO DE VILLEGAS, introducidos por un Ujier, que se retira.

 
REY DON FELIPE IV Venid en buen hora, llegad trovadores,
gala y ornamento del suelo español: 295
venid, los más claros, ilustres cantores
que nunca inspiraron los rayos del sol.
DON PEDRO CALDERÓN Salud, coronado, magnánimo Apolo;
dos mundos el cielo naciendo te dio:
del numen de Delfos faltábate sólo 300
el cetro: a tu ingenio, Señor, lo rindió.
DON LUIS DE GÓNGORA Dos veces tu frente, Monarca, corona
la rama de Dafne, la ninfa cruel,
tejieron las musa allá en Helicona
la hispana diadema y el sacro laurel. 305
CONDE DE VILLAMEDIANA Que nada deciros conviene, contemplo
que en cifra el Parnaso ya ha hablado, Señor.
El mudo Heliotropo me sirva de ejemplo
que adora callando de Febo el fulgor.
REY DON FELIPE IV (Levantándose.)
La Reina, Señores: aquí su hermosura 310
del campo de Apolo será digno juez.
CONDE DE VILLAMEDIANA (Aparte.)
La Reina! de verla tendré la ventura!
Fortuna es piadosa conmigo esta vez.
   
 

Escena VI

 

Dichos, LA REINA con Damas que se retiran desde la puerta, un Ujier la precede y se retira cuando estén todos sentados. EL REY va a recibirla, y ofreciéndola su mano la lleva al sillón que él mismo ocupaba.

 
REY DON FELIPE IV Las gracias os damos, señora, los Vates,
pues viene a escucharnos la vuestra beldad, 315
aliento el mirarla dará en los combates;
venid, Reina hermosa, mi asiento tomad.
REINA Sentarme! no puedo tomar vuestra silla.
REY DON FELIPE IV Tomadla a fe mía, que aquí no soy Rey.
CONDE DE VILLAMEDIANA (Aparte.)
¡Qué hermosa! adorarla no es gran maravilla. 320
REINA Señor, obedezco, tu gusto es mi ley.
REY DON FELIPE IV Tomad caballeros, tomad taburetes,
 

(Todos toman taburetes. El ujier va a ofrecer al REY un sillón y rehusándole éste le presenta un taburete, en que se sienta. El ujier se va.)

 
asientos iguales a todos nos dan.
Por Dios que al juzgarnos a nadie respetes,
aquí entre poetas no soy Majestad. 325
DON FRANCISCO QUEVEDO Si ciegos no somos, y al sol brillar vemos,
que faltan sus luces en vano es decir.
REY DON FELIPE IV Por Dios que a Quevedo también le tenemos.
DON FRANCISCO QUEVEDO Con estos Señores mandasteis venir....
REY DON FELIPE IV Por mudo o ausente, Quevedo, os contaba; 330
¡callar tanto tiempo! ¿dudaralo yo?
DON FRANCISCO QUEVEDO Mi lengua al silencio, Señor, ensayaba,
que dicen por suelta, que a veces pecó.
REY DON FELIPE IV Si hablarais conmigo tan solo, Quevedo,
por cierto que amargo no os fuera el hablar. 335
DON FRANCISCO QUEVEDO Señor, lo confieso, tenerme no puedo.
REY DON FELIPE IV Pues cuenta que un día no os llegue a pesar
REINA No empieza, Señores, la noble academia.
¿Quién es el que debe, decid, proponer?
REY DON FELIPE IV Con justo derecho la Reina os apremia. 340
Don Pedro el primero por fuerza ha de ser:
primero es en letras, en ciencia y en años,
y al hábito santo se debe este honor.
DON PEDRO CALDERÓN Honraisme, Felipe, por modos extraños.
REINA Decid que os escucho.
DON PEDRO CALDERÓN (Poniéndose en pie, y leyendo.)
                                   "Poder del amor 345
¿Cuál es la gloria mayor
de esta vida? Amor, amor.
No hay sujeto en que no imprima
el fuego de amor su llama,
pues vive mas donde ama, 350
el hombre, que donde anima.
Amor solamente estima
cuando tener vida sabe,
el tronco, la flor y el ave;
luego es la gloria mayor 355
de esta vida: amor, amor.
Aquel ruiseñor amante
es quien respuesta me da,
enamorando constante
a su consorte que está 360
un ramo más adelante.
Calla, ruiseñor, no aquí
imaginar me hagas ya
por las quejas, que te oí,
como un hombre sentirá 365
si siente un pájaro así.
Mas no, una vid fue lasciva
que buscando fugitiva
va el tronca, donde se enlace,
siendo el verdor con que abrace 370
el peso con que derriba.
yo así con verdes abrazos
me hagas pensar en quien amas,
vid, que dudaré en tus lazos,
si así abrazan unas ramas, 375
como embrazan unos brazos.
Y sino en la vid, será
aquel girasol, que está
viendo cara a cara el sol,
tras cuyo hermoso arrebol 380
siempre moviéndose va:
no sigas, no, tus enojos,
flor, con marchitos despojos,
que pensarán mis congojas
si así lloran unas hojas, 385
como lloran unos ojos:
cesa, amante ruiseñor,
desunete, vid frondosa,
párate, inconstante flor;
o decid ¿qué venenosa 390
fuerza usáis? amor, amor."
 
(Hace una reverencia a la REINA y le entrega el papel.) (1)
 
REINA Muy bella es por cierto de amor la pintura.
(Aparte.)   Sentirlo en el pecho, tormento fatal.
CONDE DE VILLAMEDIANA Son versos, don Pedro, de extraña dulzura.
REY DON FELIPE IV Digo que poeta no encuentro su igual. 395
REINA Será la materia trovar este asunto,
el premio una banda de verde color.
CONDE DE VILLAMEDIANA (Aparte.)
¡Oh, lógrela! o muero de celos al punto.
REINA Pues Góngora diga que siente amor.
DON LUIS DE GÓNGORA Ni espero que el premio mi numen alcance, 400
ni aspira a la palma, mi corta ambición.
Mas por obediencia diré yo un romance
que tengo compuesto, prestadme atención.
"Ciego que apuntas y atinas,
caduco Dios y rapaz, 405
vendado, que me has vendido,
y niño mayor de edad;
por el alma de tu madre,
que murió, siendo inmortal,
de envidia de mi Señora, 410
que no me persigas más:
déjame en paz, amor tirano,
déjame en paz.
Baste el tiempo malgastado
que he seguido a mi pesar 415
tus inquietas banderas,
forajido capitán.
Perdóname amor, aquí,
pues yo te perdono allá,
cuatro escudos de paciencia, 420
diez de ventaja en amar.
Amadores desdichados,
que seguís milicia tal,
decidme ¿qué buena guía
de un ciego podéis sacar? 425
¿De un pájaro qué firmeza?
¿Qué esperanza de un rapaz?
¿Qué galardón de un desnudo?
¿De un tirano qué piedad?
Déjame en paz, amor tirano, 430
déjame en paz.
Diez años desperdicié,
los mejores de mi edad,
en ser labrador de amar
a costa de mi caudal. 435
¡Cómo aré, sembré, cogí!
Aré un alterado mar;
sembré en estéril arena,
cogí vergüenza y afán.
Déjame en paz &c. 440
Una torre fabriqué
del viento en la vanidad,
mayor que la de Nembrot,
y de confusión igual.
Gloria llamaba a la pena, 445
a la cárcel libertad,
miel dulce al amargo acíbar,
principio al fin, bien al mal. (2)
Déjame en paz &c.
 
(Reverencia a la REINA y la entrega el papel.)
 
DON PEDRO CALDERÓN Bello es el romance y agudo el conceto. 450
REY DON FELIPE IV Por Dios que en amores no es hombre novel.
DON LUIS DE GÓNGORA Salí como pude, Señor, del aprieto.
CONDE DE VILLAMEDIANA (A QUEVEDO.)
A vos don Francisco, tomad el pincel.
DON FRANCISCO QUEVEDO Ha tiempos tan largos que duerme mi Erato...
REINA Disculpa ninguna queremos oír, 455
hacednos, Quevedo, de amor el retrato.
DON FRANCISCO QUEVEDO Mandaislo, Señora, ya es fuerza decir.
   No admiten, no, Floralva, compañía
amor y majestad siempre triunfante,
sólo ha de ser el Rey, sólo el amante, 450
humos tiene el favor de Monarquía.
   El padre ardiente de la luz del día,
no permite que muestre su semblante
estrella presumida, y centellante,
en cuanto reina en la región vacía. 455
   Amor es Rey tan grande, que aprisiona
en vasallaje el cielo, el mar, la tierra,
y única, y sola majestad blasona;
todo su imperio un corazón le cierra,
la soledad es paz de su corona, 460
la compañía sedición y guerra. (3)
 
(Reverencia a la REINA, y te entrega el papel.)
 
DON LUIS DE GÓNGORA Hermoso artificio; muy lindo soneto.
CONDE DE VILLAMEDIANA Que amor no se parte sin duda es verdad.
REY DON FELIPE IV Yo apruebo los versos, y más el conceto.
Amores y reinos no tienen mitad. 465
Veamos del Conde la musa que dice.
Entrad en el campo que el turno os llegó.
REINA (Aparte.)
¡Oh, plegue a los cielos que no se deslice!
CONDE DE VILLAMEDIANA Que pueda deciros, Señor, no sé yo.
DON FRANCISCO QUEVEDO No hagáis del modesto, pues todos sabemos. 470
DON LUIS DE GÓNGORA No habéis de escaparos vos solo, a fe mía.
DON PEDRO CALDERÓN Al juez del certamen querella daremos.
CONDE DE VILLAMEDIANA Señores, me rindo, cesó mi porfía.
(En pie leyendo.)
Amor imposible: habla el amante.
Ira del cielo, amor, fueron tus tiros 475
Sobre el que adora un imposible objeto:
Arde y su fuego que ocultó el respeto,
Bramando exhala en rápidos suspiros.
¡En vano ablandan bronces y porfiros
lágrimas de dolor, cruel Aleto! 480
¡Dura suerte! no muda un solo afecto,
En tanto el hombre cambia en raudos giros.
Bárbaro amor, concede una esperanza
O que a olvidar, me mueva su desprecio;
Rompe sino los lazos de la vida, 485
Baste ya lo sufrido a tu venganza
¡Oh! no es escuches, amor, mi ruego necio,
No: ingrata sea: nunca aborrecida.
 

(Reverencia y entrega el papel. - Durante la lectura de este soneto GÓNGORA y QUEVEDO se miran entre sí con malignidad, ocultándose del REY: éste presta la mayor atención como quien no comprende bien; la REINA tiene los ojos clavados en el suelo procurando reprimir su agitación; CALDERÓN es el único que oye esta composición como las demás sin otro interés que el de literato. Concluyendo, levántase el REY como distraído y los demás por respeto. La REINA permanece sentada dando vueltas al soneto del CONDE entre las manos. VILLAMEDIANA absorbido en sus pensamientos parece no saber donde se halla.)

 
REY DON FELIPE IV (Aparte.)   ¡¡¡Amor imposible!!!
DON PEDRO CALDERÓN                                               Soneto extremado.
REINA (Aparte.)
¡Oh ciega imprudencia! perdido nos ha. 490
DON FRANCISCO QUEVEDO (Aparte a GÓNGORA.)
¡Amor imposible! ¿habeislo notado?
DON LUIS DE GÓNGORA (Aparte a QUEVEDO.)
¡Pardiez! Sólo un sordo dudarlo podrá.
DON PEDRO CALDERÓN Digo que es muy bello. (4) ¿ y vos qué pensáis?
DON FRANCISCO QUEVEDO Es bueno; es del Conde.
DON PEDRO CALDERÓN (Al REY.)                      Podreme atrever,
¿Señor, a deciros que el turno olvidáis? 495
REY DON FELIPE IV ¡Mi turno!
DON PEDRO CALDERÓN Ha llegado.
REY DON FELIPE IV (Con intención.)   Pudiera bien ser.
DON FRANCISCO QUEVEDO (A GÓNGORA.)   ¡Cargose la nube!
DON LUIS DE GÓNGORA (A QUEVEDO.)   Fue mucha imprudencia. 500
DON PEDRO CALDERÓN (Aparte.)   ¡Si al Rey mi recuerdo tal vez enojó!
REY DON FELIPE IV Por hoy se dilate saber la sentencia,
mañana, Señores, diréosla yo.
 

(Hace seña con la mano, retíranse los poetas, menos VILLAMEDIANA; QUEVEDO lo advierte, vuelve y le toca en el hombro; vuelve en sí el CONDE y entendiendo la seña de QUEVEDO, hace una reverencia al REY, otra a la REINA y se retira con los demás.)

 
   

Escena VII

 

EL REY, LA REINA sentada y siempre con el soneto de VILLAMEDIANA en la mano.

 
REINA (Aparte.)   Mal haya, amén, el soneto.
¡Mal haya el hombre imprudente! 505
Se ha vendido.
REY DON FELIPE IV ¿Qué os parece del conceto
del Conde? ¿no es excelente,
bien sentido?
REINA Confuso me pareció. 510
REY DON FELIPE IV Yo lo tengo por muy claro,
mi Señora.
REINA Que no entiendo, Señor, yo
tanto como vos, ni es raro,
ni se ignora. 515
REY DON FELIPE IV Modesta estáis por demás,
que al cabo sois vos el juez
del combate.
REINA Quedándose alguno atrás,
fuera, Señor, dar el prez 520
disparate.
REY DON FELIPE IV ¿Pues quién falta?
REINA                              Vos faltáis.
REY DON FELIPE IV Es el pretexto ingenioso,
bien hallado.
REINA Vos sois el que rehusáis 525
por modesto o perezoso
lo tratado.
REY DON FELIPE IV En fin que al premio renuncio
por una u otra razón
ya os advierto. 530
REINA Que es de nuevo amor anuncio
despreciar así mi don
tengo cierto.
REY DON FELIPE IV Sutil estáis, por mi vida,
aunque Reina, sois mujer, 535
no hay dudarlo.
Mucho tenéis de entendida:
mas, el premio he de saber
a quien darlo.
REINA Yo pensaba que a mi esposo, 540
al Rey, ornara la banda
que ofrecía;
que por discreto y dichoso
juzgaba que en la demanda
vencería. 545
REY DON FELIPE IV Discreta lisonja, a fe.
Decid: ¿el premio ofrecido
no era verde?
REINA Eso lo que dije fue.
REY DON FELIPE IV Pues el que ya ha conseguido 550
poco pierde.
REINA Por qué, Señor, no comprendo.
REY DON FELIPE IV Pues claro está, vive Dios.
REINA Soy tan corta.
REY DON FELIPE IV Muy bien la trova os entiendo. 555
REINA Pues no os entiendo yo a vos.
REY DON FELIPE IV Nada importa.
REINA (Levantándose.)
Que es mi presencia importuna
me dice bien claramente
vuestro enfado. 560
Nunca en ocasión ninguna
el seros impertinente
me ha gustado.
 
(Hace una reverencia y se dirige hacia la puerta.)
 
REY DON FELIPE IV (Deteniéndola.)   No, Isabela, no os marchéis.
REINA (Insistiendo en irse.)
No lo hagáis de cortesano 565
por mi vida.
REY DON FELIPE IV ¿No os he dicho que os quedéis?
REINA (Insistiendo en irse.)
Presumís que lo hago, en vano,
de ofendida.
REY DON FELIPE IV (Deteniéndola.)   No habéis de salir de aquí, 570
que aquesta es mi voluntad.
REINA La obedezco.
REY DON FELIPE IV Queréis burlaros de mí...
REINA Mire vuestra Majestad...
(Aparte.) Yo fallezco. 575
REY DON FELIPE IV Miro y veo, mas acaso...
que muchos que aquí se mueven
y se amañan.
Si fiando, a dar un paso
en que soy ciego se atreven,
bien se engañan. 580
REINA Extraño está el Rey conmigo,
nací a penar en mal hora,
¡Desdichada!
REY DON FELIPE IV Fuera el Rey muy vuestro amigo,
sino os hallara, Señora... 585
REINA ¿Qué?
REY DON FELIPE IV           Culpada.
REINA Oh! válgame Dios del cielo.
La muerte venga a librarme
prontamente.
Morir es ya mi consuelo, 590
pues que la infamia sellarme
vi en la frente.
Nací de sangre Real,
soy de la casa de Francia,
soy Borbón. 595
Vine a España por mi mal,
y cediendo a vuestra instancia
y petición...
REY DON FELIPE IV No levantéis tanto el tono
que oyen hasta los tapices, 600
en Palacio;
y se ha de andar sobre el trono
hasta en los mismos deslices
muy a espacio.
REINA ¡Ay infelice mujer! 605
¿Quién nunca me vio liviana?
¿Quién impura?
REY DON FELIPE IV ¿Si hoy os llegaran a ver,
vivierais hasta mañana
por ventura? 610
Con una sombra de agravio,
con una sola mirada
deshonesta...
REINA Pues confiesa vuestro labio
mi inocencia, es ya escusada 615
la respuesta.
REY DON FELIPE IV No digo tampoco tanto:
no habéis llegado a pecar,
lo concedo:
pero a veces al más santo 620
le puede el demonio armar
un enredo.
REINA Ni el pensamiento tampoco
tiene de qué arrepentirse
cosa alguna. 625
Los celos os tienen loco.
REY DON FELIPE IV Luchar antes de rendirse
ya es fortuna.
Dadme esos versos acá
y decidme si estoy ciego, 630
si deliro:
al menos no se dirá
que están escritos en griego.
REINA (Aparte.)   No respiro.
REY DON FELIPE IV Aqueste amor imposible 635
que tanto oculta el respeto
¿no es bien claro?
REINA ¡Por Dios que es cosa terrible!
¡A mí que no hice el soneto
me está caro! 640
REY DON FELIPE IV Pagaralo quien lo hizo,
y sin que mucho se tarde
yo os lo juro:
su amor ya se satisfizo,
que no hará más del alarde 645
le aseguro.
REINA ¿Tan presto le condenáis?
REY DON FELIPE IV Aún vive y decís que presto.
REINA Pues ¿cuál culpa?
REY DON FELIPE IV De quien sois os olvidáis, 650
en vos ha puesto los ojos,
no hay disculpa.
REINA ¿En mí? ¿dónde está la prueba?
¿En esos versos acaso?
REY DON FELIPE IV Sí, Señora. 655
 

(El REY examina con mucha atención el soneto, y lo vuelve de manera que pueda leer la dicción que forman reunidas las primeras letras de cada verso.)

 
REINA Os engañáis. ¿Cosa nueva
es, Señor, en el Parnaso,
ni de ahora,
que finja un poeta amores
con damas que el mismo sueña...? 660
¿Qué queréis?
REY DON FELIPE IV De que sueñan trovadores
venid, y os daré una seña.
¿No lo veis?
REINA (Aparte.)   ¡Qué mira mi confusión! 665
REY DON FELIPE IV Acróstico es el soneto,
tiene un nombre,
y es Isabel de Borbón,
será el último, os prometo,
de ese hombre! 670
 

(El REY que ha tenido siempre asida la mano de la REINA, repele a ésta con fuerza: ella cae en el sillón como desmayada, y él sale furioso del salón rasgando el soneto. El telón debe caer precisamente antes de salir el REY de la escena.)

 

Arriba