Saltar al contenido principal

Josep Palau i Fabre

Semblanza crítica

Josep Palau i Fabre (Barcelona, 1917-2008), dramaturgo, ensayista, traductor, crítico de arte y narrador, es uno de los máximos representantes de la poesía catalana de postguerra por su capacidad de asumir una tradición y a la vez subvertir unos modelos yendo más allá de ellos en busca de nuevas formas de experimentación e innovación poética. Estudió Filosofía en la Universidad de Barcelona y, tras la guerra civil, promovió la resistencia cultural con las reuniones de «Els Amics de la Poesia» o la organización de la Universitat Catalana d'Estiu en Prada. Fundó y dirigió la revista Poesia (1944-1945), donde entronca con la vertiente vanguardista, además de colaborar en la creación de Ariel (1946-1951). Su posicionamiento estético en pos de la libertad creadora y la reinterpretación de la tradición subyace en ensayos como La tragèdia o el llenguatge de la llibertat (1961) o El mirall embruixat (1962) además de sus Quaderns de l'Alquimista (1976), Nous Quaderns de l'Alquimista (1983) o Quaderns inèdits de l'Alquimista (1991), conjunto de textos donde recoge meditaciones estéticas y el bagaje de Ramon Llull, Shakespeare, Picasso y Rimbaud entre otros.

En 1945 se exilia a París, donde conoce a Artaud y Picasso, que influyen de manera determinante en su obra con numerosos estudios dedicados al pintor (Vides de Picasso, 1962; Picasso, 1963; Doble ensayo sobre Picasso, 1964; Picasso a Catalunya, 1967; Picasso i els seus amics catalans, 1971; Homenatge a Picasso, 1972; El Guernika de Picasso, 1979; o su monumental Picasso vivent, 1981) y al poeta: Antonin Artaud i la revolta del teatre modern (1976).

Trabajó de secretario de la Maison du Mexique de la Ciudad Universitaria de París, e hizo incursiones en el cine (Le salaire de la peur de H. G. Clouzot). En 1952 aparece Poemes de l'Alquimista (1952), formado por cinco poemarios (L'aprenent de poeta, L'alienat, Càncer, Laberint y Atzucac), escritos entre 1936 y 1952, recorrido existencial y poético por los infiernos de la desolación del ser donde desentraña otras vías estéticas de penetración en el arte con el retorno a lo primigenio, la reivindicación del misterio, el orientalismo o la experimentación con nuevas formas (aforismos, poemas en prosa, teoría de colores, mimesis, laberintos, poemas dramáticos, cuentos alegóricos y desdoblamientos donde el escritor lleva hasta sus últimas consecuencias la idea de imitatio clásica, etc.). Entre sus obras de teatro destacan sus tragedias metafísicas: Aparició de Faust (1939), La caverna (1952), Mots de ritual per a Electra (1958), La tràgica història de Miquel Kolhas (1978) y el ciclo de teatro en torno a Don Juan (La tragèdia de Don Joan, 1951; Don Joan als inferns, 1952; Esquelet de Don Joan, 1954; Príncep de les tenebres, 1955; L'excés o Don Joan foll, 1957), además de obras más recientes como Avui, Romeo i Julieta (1986) o La confessió o l’esclat del pecat (2000). Sus volúmenes de cuentos han sido recogidos en Contes despullats (1982).

En 1997 recibió el Premio Nacional de Literatura, en 1999 el Premio de Honor de las Letras Catalanas, en 2000 Medalla de Oro del Ayuntamiento de Barcelona y en 2001 el título de Officier de l'Ordre des Arts et des Lettres por el Gobierno de Francia; además ha sido investido Doctor Honoris Causa por la Universidad de Las Islas Baleares, y en mayo de 2005 recibió el Homenaje de la ciudad de Barcelona por toda su carrera.

Francisco Ruiz Soriano