Saltar al contenido principal

María Teresa Andruetto

Presentación

María Teresa Andruetto es un orgullo para la literatura argentina.

Ha creado una obra extremadamente interesante, no demasiado prolífica, pero de alto nivel y pareja en lo que atañe a valores literarios y temas esenciales a la vida. Una obra que atiende a nuestras preocupaciones como sujetos y como ciudadanos.

Es poeta –una renombrada poeta entre los poetas para adultos– y narradora de cuentos y novelas para diferentes edades. No hace diferencias entre sus libros, dedicándoles a todos la misma consideración y cuidados, como expone en su libro Hacia una literatura sin adjetivos, cito: «sin mención a la condición de "infantil" de la literatura».

Sus novelas pueden considerarse cercanas en la experiencia tanto para adultos como para jóvenes y nos hablan de las migraciones, las raíces, los mundos interiores, el amor, la crisis, la pobreza, la solidaridad, la violencia y los asuntos políticos.  Comprometida como ciudadana, no duda en manifestarse cada vez que aparece alguna situación de injusticia.

No sólo escribe literatura, sino también textos teóricos acerca de la lectura y la escritura.

Ha contribuido a pensar profundamente acerca de un período violento y opresivo de nuestra historia reciente (1976-1983) y sus novelas muestran las consecuencias de la tiranía sin dar mensajes o lecciones.

Nos habla de un fenómeno que no se había revelado suficientemente antes: una especie de exilio que fue atravesado de una manera peculiar por aquellas personas que, sin abandonar el país, tuvieron que abandonar su vida tal como la  transitaban hasta ese momento, opacar su identidad, dejar su ciudad, su familia, su trabajo, y especialmente, y lo más doloroso, ocultar sus propios sueños. Se llamó a esto «insilio» en lugar de exilio.

Para tratar estas cuestiones, es preciso tener su sutileza y la visión de la complejidad del entramado entre lo público y lo privado donde lo ocurrido no opera como un escenario o telón de fondo, sino que está imbricado en la vida de los personajes como una violencia cuyas esquirlas aún duelen. Trata estas cuestiones manteniendo una distancia lúcida que la aleja del motor del odio o la venganza.

A menudo conversa con sus lectores y da conferencias dentro y fuera del país y escribe notas referidas al campo literario.

Ha contribuido con el Plan Nacional de Lectura e interactuado con niños y docentes de diferentes regiones y características.

Desde el comienzo de su carrera ha estado involucrada con organizaciones que intentan establecer un estatus serio para la LIJ, como el CEDILIJ de Córdoba, Argentina, ganador del Premio Asahy.

Como ella misma nos ha dicho: «Aunque he sido publicada y leída, siempre he escrito para entender. Cada libro me ayudó a llegar a una zona especial de lo humano que yo tenía o aún tengo dificultades para entender».

Y si eso no es un efecto de la literatura, ¿qué es?

Alicia Salvi