Saltar al contenido principal

Juan de Palafox y Mendoza

Nota biográfica de Juan de Palafox y Mendoza

Nacido en Fitero (Navarra) el veinticuatro de junio de 1600, Palafox fue obispo, hombre político, literato, historiador y escritor ascético. Era hijo natural del marqués de Ariza, Jaime de Palafox, y estudió como colegial en Tarazona, en el colegio de san Gaudioso, en el quinquenio 1610-1615. Pasó luego a las universidades de Huesca, Alcalá y Salamanca y pronto se destacó por su afición a las letras y su capacidad. Doctor en Derecho, se distingue así en las Cortes de Monzón de 1626 y al momento se le hizo por ello fiscal del Consejo de Guerra, el cual deja en 1629 para igual ocupación en el de Indias. Por estos años abraza la vida religiosa siguiendo un modelo riguroso de conducta y hábitos que le hace famoso.

En los años siguientes estudia todo tipo de materias pero llega a conocer bien la realidad americana desde la metrópoli, lo que le hace ser preconizado como Obispo de Puebla de los Ángeles en México, el tres de octubre de 1639. Una vez en su sede, encuentra un panorama más duro de lo esperado en cuanto a problemas de jurisdicciones reales y eclesiásticas, corrupción desde instancias de poder, omisión de los mandamientos de la Corona desde poderes del virreinato, confrontación de religiosos regulares -sobre todo jesuitas y franciscanos- con el poder central y virreinal y escasez de recursos económicos o pérdida de los mismos. Palafox no sólo va a Puebla como su Obispo sino como visitador general de Felipe IV para dar cuenta del estado de todas estas cuestiones al monarca a través de sus informes al Consejo de Indias y de su correspondencia al propio rey. Esta documentación, con las consultas que el Consejo eleva a la majestad de Felipe IV y otro tipo de documentos, es la que se encuentra en sus originales en el fondo palafoxiano de la Real Biblioteca ya que en el siglo XVIII llegó a Palacio dicha documentación procedente de Simancas.

Además de los aspectos indicados, en Puebla termina la catedral no sin polémica, levanta el seminario conciliar y también el palacio episcopal. No obstante, lo que más célebre le hizo en sus años mexicanos fue el choque con la Compañía de Jesús, muy instalada en el virreinato. Este hecho, en el siglo XVIII, cuando la expulsión de la Compañía, le haría ser recuperado por la Corona como defensor del regalismo. En mayo de 1649 deja la diócesis de Puebla y fue propuesto para la de Burgo de Osma en la Península, en 1653, firmando entonces una concordia con la Compañía. Sus últimos seis años gobernó así la diócesis de Osma, hasta 1659, falleciendo en la localidad el uno de octubre. En Osma, con mayor tranquilidad pese a sus actividades, se centra más en lo pastoral y en lo literario. En 1691 se le incoó proceso de beatificación a instancias de la diócesis oxomense y a mediados de los años setenta del XVIII se retomó el proceso impulsado en Roma por la Corona. Pero tras la aprobación de sus escritos en febrero de 1777, se suspendió el proceso. La huella de Palafox alcanza por tanto diferentes dimensiones, que van de lo pastoral-diocesano a la literatura ascética pasando por su labor de gobierno como hombre de la Monarquía hispánica en un momento de máxima tensión de la misma, los años cuarenta del siglo XVII, cuando la crisis constitucional en los reinos que la componían no sólo afectaba a Portugal o Cataluña sino también, en otro nivel, a los virreinatos de Indias. El fondo documental de la Real Biblioteca contempla esta faceta con amplitud.

Valentín Moreno Gallego
(Patrimonio Nacional. Real Biblioteca)