Saltar al contenido principal

Retórica y Poética

Retóricas y Poéticas Medievales

Aunque la Retórica y la Poética nacen y se desarrollan con propósitos y objetivos diferentes, la confusión entre ambas disciplinas se hace patente durante el Imperio romano y aparece consumada en la Edad Media. Como indica Barthes (1970: 17), esta fusión es capital porque está en el origen mismo de la idea de literatura: la Retórica aristotélica pone el acento sobre el razonamiento; la elocutio (o departamento de las figuras) es sólo una parte de aquél (menor en Aristóteles mismo); más tarde se da lo contrario: la Retórica se identifica con los problemas, no de "prueba", sino de composición y de estilo: la literatura (acto total de la escritura) se define por el "escribir bien".

La tendencia a reducir la Retórica a una de sus partes ‑la elocutio, que progresivamente va degenerando en simple ornatus‑ está, para entonces, muy generalizada. Resulta significativa la alegoría de la Retórica que presenta Marciano Capella (siglo V) en su De nuptiis Philologiae et Mercurii: una hermosa doncella revestida con una túnica adornada con todas las figuras y que es, además, portadora de armas para herir a sus adversarios.

Como afirma Mortara Garavelli (1991: 47), una visión esquemática de la Retórica de este período debe reflejar la separación, ya crónica, entre el arte oratorio como conjunto de medios destinados a inducir a la acción y la preceptiva de la expresión.

Pero en modo alguno era la Retórica la disciplina que enseñaba, en exclusiva, las figuras y su uso. Tal cometido estaba asignado en primer lugar a los estudios gramaticales. Además, la confusión no reside sólo en esta interferencia de carácter disciplinar. La ciencia de las figuras carece de un sistema satisfactorio, afirma Curtius (1984, I: 74). Efectivamente, aunque existía una distinción tradicional entre «figuras verbales» y «figuras de sentido», había que añadir las «figuras gramaticales» y las «figuras retóricas».

No se olvide que la explicación de los poetas formaba parte también de los estudios gramaticales ‑de ahí la inclusión de la Métrica en este ámbito de conocimiento‑, aunque la poesía se asignara, unas veces a la Retórica, otras a la Gramática. Para los gramáticos Mario Victorino y Diomedes, por ejemplo, la Métrica pertenece a la Gramática; para Maximino Victorino, el objetivo fundamental de la Gramática es la interpretación de textos. Nos resulta llamativo que, a las puertas del siglo XIII, Alejandro de Villedieu confiera un carácter multidisciplinar a la Gramática, a la que considera en su Doctrinale (1199) al servicio de la Lógica, maestra de la Retórica, intérprete de la Teología, refrigerio de la Medicina y fundamento glorioso del cuadrivium (citado por Mortara Garavelli, 1991: 50).

Todas estas discrepancias, que impiden tener una visión unitaria y coherente de la Retórica durante este largo período (Mac Keon, 1952), se deben, en gran medida, a la diversidad de criterios y de escuelas surgidos a lo largo de la Edad Media, a la que tendríamos que sumar toda la herencia clásica que, más o menos reformulada, persiste a lo largo de la época medieval. No podemos perder de vista que la transmisión de los saberes clásicos no se lleva a cabo únicamente por Occidente, a partir del Imperio Romano: el Imperio Bizantino ‑que mantuvo bien arraigado el uso del griego y además preservó el legado cultural de la Antigua Grecia‑ aportó un apreciable caudal de conocimientos al ámbito de la Retórica, no siempre bien valorado ni suficientemente considerado (Kennedy, 1980: 161‑172).

El valor educativo de la Retórica durante la Antigüedad clásica es una de las razones fundamentales para que esta materia continuara formando parte de los saberes medievales. Influida por la Segunda Sofística ‑afirma Corbett (1971: 603)‑ durante la Edad Media la Retórica, más que una práctica, terminó siendo un ejercicio escolástico. Sin duda alguna, la Retórica sufrió remodelaciones, pero ello no fue obstáculo para que, basada en conocidas obras latinas, continuara una trayectoria que, de hecho, llega hasta nuestros días.

Hubo una serie de textos latinos que se constituyen en la base de la enseñanza retórica durante la Edad Media: los tratados De Oratore y De Inventione, de Cicerón; la anónima Rhetorica ad Herennium y la Institutio Oratoria de Quintiliano. Afirma Curtius (1984, II: 619) que la influencia de este último fue muy superior a la de los otros puesto que es un auténtico tratado sobre la formación ideal del ser humano. El arte de hablar era, para Quintiliano, un «don divino» y, por lo tanto, iba encaminado a la perfección del espíritu.

El contenido de su Institutio marca las pautas de lo que serían la enseñanza, la teorización y la práctica retóricas a lo largo del Medievo. Distingue en la Gramática dos aspectos fundamentales: uno, dedicado a la formación lingüística y al uso adecuado de la lengua por parte del alumno ‑el ars recte dicendi‑; el otro, destinado al comentario de los poetas: el conocimiento de las obras de los mejores no sólo proporciona un particular goce, sino que además es una fuente de enseñanzas morales. Por esta razón la Retórica ‑en principio considerada como arte menor‑ alcanza una especial relevancia en la Edad Media: la enseñanza de la Gramática y de la Literatura es, también, enseñanza de la Moral. Asimismo influyen, aunque de formas y en grados diferentes, algunos de los rétores latinos menores (Halm, ed., 1863).

A juicio de Murphy (1986: 56), la historia de la Retórica medieval se inicia en el siglo, en el que aparecen dos obras que van a marcar un giro diferente al impuesto hasta entonces por la herencia de la Antigüedad Clásica: se trata de la obra de San Agustín, De doctrina christiana, intento de «cristianizar» la Retórica, y la de Marciano Capella, ya citada, De Nuptiis Philologiae et Mercurii, alegoría en la que aparecen enumeradas las siete artes liberales que, en conjunto, constituirán todo el saber medieval: Gramática, Dialéctica, Retórica, Geometría, Aritmética, Astronomía y Música, agrupadas, más adelante, en trivium (que compendiaba todo lo relativo al dominio de las palabras) y en quadrivium (que reunía los conceptos matemáticos). En las «artes» medievales (entendiendo por tales un conjunto de teorías, un sistema) hay que distinguir, según Curtius (1984, 1: 66‑67), dos ramas: la patrística y la profana.

De las artes del trivium (Gramática, Dialéctica, Retórica) se ponía especial énfasis en los estudios gramaticales, como base de las otras dos. Hay que recordar, sin embargo, las continuas interpolaciones entre Gramática y Retórica que hemos apuntado más arriba, lo que dificulta considerablemente una distinción efectiva entre ambas materias.

La polémica cristianismo versus paganismo y su repercusión en la Retórica y en la Poética medievales

La historia de la Retórica y de la Poética en la Edad Media no podrá ignorar, desde luego, la polémica cristianismo/paganismo, por la amplia repercusión que tuvo en los estudios gramaticales durante los siglos IV y V, principalmente y porque, en gran medida, la «cristianización» de la Retórica (sobre todo, a partir de San Agustín) va a marcar una serie de pautas en su transmisión a etapas posteriores.

Teniendo en cuenta la influencia que, aún en el siglo IV, ejercía la Retórica romana pagana (pese a que el emperador Teodosio había abolido formalmente el paganismo mediante un decreto promulgado en el año 392), la tarea de las autoridades eclesiásticas no se redujo a defender los contenidos de la doctrina cristiana frente a los ataques de ciertas herejías, sino que consistió en revisar, además, los métodos pedagógicos y las pautas culturales que guiaban la formación de los catequistas y de los predicadores.

Las reacciones iniciales iban totalmente en contra de la cultura pagana. Tal actitud fue especialmente violenta en algunos conversos que habían sido formados en la Retórica grecolatina: es el caso de Cipriano y, un siglo más tarde, del mismo San Agustín. Coincidiendo con algunos aspectos del pensamiento platónico, plantean el «poder engañoso» de las palabras y previenen contra un culto excesivo a todo lo que no sea «palabra divina»: no olvidemos que, con independencia de estas disputas, la Iglesia, ya en sus comienzos, oponía Verbum (palabra divina) a verbum (palabra humana). No fue ajena tampoco a esta polémica la actitud generalizada contra los excesos retóricos de la Segunda Sofística. Sintetizando mucho, podríamos afirmar que la postura de la Iglesia era firmemente partidaria de la claridad y de la sencillez expresivas, y estaba más atenta a la formulación rigurosa de las verdades de la fe que a la presunta belleza formal de su expresión, como puede deducirse del «estilo sencillo» empleado por los predicadores del siglo IV.

Ahí se origina el rechazo casi total al uso de las figuras retóricas que aparece en los testimonios de Basilio de Cesarea y San Cipriano de Cartago, entre otros. La oposición paganismo/cristianismo se traduce, pues, en el ámbito de la Retórica, en dos aspectos fundamentales: desde el punto de vista jurídico-dialéctico, en la «elocuencia combativa» ‑apologética‑ de los Padres de la Iglesia (desde Tertuliano a Minucio Félix y Lactancio) y en el terreno de la comunicación, el desarrollo del sermo humilis evangélico, que contrapone la sencillez expresiva de las Sagradas Escrituras a la artificiosidad del discurso retórico (Mortara Garavelli, 1991).>

Pero esta actitud radical no era compartida por todos los Padres de la Iglesia. Si bien San Ambrosio ataca el lenguaje recargado de los oradores y defiende el estilo sencillo de las Sagradas Escrituras, considera la utilidad que tiene, a veces, el ornato retórico. Más ambigua parece la actitud de San Jerónimo en cuyos textos se yuxtaponen la reprobación y la aceptación de los procedimientos retóricos. Habrá que esperar al siglo V, en el que San Agustín, con sus cuatro libros titulados De Doctrina Christiana sienta las bases de lo que debe ser la oratoria sagrada ‑tanto en lo que se refiere al contenido como a la forma‑ y, en conjunto, marca un hito en la transmisión de la Retórica a la etapa renacentista.

La huella de la retórica clásica en la poesía medieval. Las Artes

Ya en Roma y en el ámbito de la enseñanza, las tres modalidades de discurso retórico (forense, político y panegírico) se habían convertido en meros ejercicios ficticios: así ocurre con las controversiae o pleitos fingidos que en la Edad Media fueron interpretados en algunos casos como relatos novelescos, al igual que con el discurso político que en esta etapa se transformó en «discurso disuasorio» (Curtius, 1984, I: 224). El discurso que más influyó en la poesía medieval fue sin duda el panegírico: la alabanza se consagró como tópico fundamental en los poemas de este periodo y, pese a que contaba con algunos detractores (como San Isidoro) se extendió a todos los géneros literarios y se adaptó tanto a la alabanza de personas de diversa condición como de animales, ciudades, etc.

Indicábamos antes que la tradición preceptiva clásica tiene como fundamento el ars grammaticae que incluye todos los aspectos relacionados con el «arte verbal»: estudio de las figuras, comentario de obras literarias... Pero tras un largo proceso de absorción y de selección de numerosos elementos (perceptible sobre todo entre los siglos XI y XIII) acabará cristalizando en las conocidas artes medievales (ars praedicandi, ars dictaminis, ars poetriae), determinadas por su respectivo campo de aplicación (la predicación eclesiástica, el dictado de cartas y la versificación). Realmente, los límites entre prosa y poesía habían ido desapareciendo a lo largo de la Edad Media (lo que, en la teoría, favorecía esa confusión entre Poética y Retórica, ya iniciada durante la Latinidad): de hecho, el ars dictaminis contemplaba tanto el verso como la prosa.

La mezcla de rasgos prosísticos y rítmicos se hace patente en la Poetria de Juan de Garlande, quien distingue tres estilos poéticos y cuatro prosísticos «modernos». Parecida dificultad hallamos para designar la llamada «poesía»: ni se consideraba como arte independiente ni hay en los comienzos de la Edad Media un término adecuado para caracterizar la acción de escribir poesía. Junto con poesis aparece poetria y, más adelante, el verbo poetari.

El ars poetriae

La necesidad del ars poetriae surge del desmembramiento de los tradicionales estudios gramaticales. Según Murphy (1986: 170-171) se trata de un movimiento de escasa duración iniciado hacia 1175 con Mateo de Vendôme, que llega a su culmen con Gervasio de Melkley y Godofredo de Vinsauf (aproximadamente en 1210) y, veinte años después, comienza a declinar con Juan de Garlande. Toca a su fin a mediados del siglo XIII con Eberardo el Alemán. Los seis tratados más importantes de este periodo son el Ars versificatoria de Vendôme (ca. 1175), la Poetria nova (1208-1213) y el Documentum de modo et arte dictandi et versificandi de Vinsauf, el Ars versificatoria (ca. 1215) de Gervasio de Melkley, el De arte prosayca, metrica et ritmica (posterior a 1229) de Garlande, y el Laborintius de Eberardo el Alemán.

Las artes poetriae -destinadas a la composición de obras, sobre todo en verso- incluían algunas cuestiones de carácter teórico (disposición de las obras, que incluían fórmulas de comienzo y de cierre, procedimientos para alargarlas o para acortarlas...), otras relativas al «estilo» (especialmente relacionadas con el decorum) y a los diferentes tipos de ornatos que corresponde a cada uno.

La teoría de los tres estilos

Esta teoría aparece por primera vez en la Rhetorica ad Herennium, aunque es Cicerón (con su noción de decorum que formula en su Orator) quien distingue entre varias modalidades de estilo según el empleo que se haga de diferentes técnicas de composición. A partir de estas propuestas, San Agustín distingue entre tres tipos: genus submissum o tenue (apropiado para la enseñanza), genus temperatum o medio (propio para entretener) y genus grande (indicado para conmover). Esta triple división que, en principio, se utiliza en el ámbito de la oratoria, la recogen los autores carolingios y la asimilan en los estudios de Poética. A partir de ellos, Juan de Garlande sistematiza la teoría de los tres estilos en la llamada «rueda de Virgilio» (rota Vergilii), en la que cada uno de los tres estilos se hace coincidir con otros tantos tipos humanos que aparecen en tres obras de Virgilio: el pastor de las Bucólicas (que representa el «estilo humilde»), el agricultor de las Geórgicas (que representa el «estilo medio») y el noble de la Eneida (que representa el «estilo sublime»). Esta teoría tuvo aplicaciones en el ámbito de la creación literaria.

La Retórica y la Poética en España durante la Edad Media

Afirma Rico Verdú (1973: 36) que durante la Edad Media no se puede decir que se interrumpa en España el contacto con la civilización helénica. Primero directamente, después a través de los árabes, los autores griegos se hallan presentes en los centros culturales de la Península. Lo mismo ocurre con la latina, que proporcionó notables figuras como San Isidoro o sirvió de enlace entre la Europa cristiano‑latina y el mundo griego islámico a través de la escuela de traductores de Toledo.

Podemos considerar al hispanoárabe Averroes como iniciador: en el siglo XII comentó la Retórica y la Poética de Aristóteles. Ya en el siglo XIII, el estudio de la Retórica clásica se centra sobre todo en el tratado De Inventione de Cicerón y en la Rhetorica ad Herennium. En los inicios del siglo XIV parece haber más interés por la Retórica de Aristóteles, mientras que en el siglo XV resurgen, de nuevo, los textos de Cicerón (Faulhaber, 1973: 158‑159).

Las alusiones a la Retórica en los autores medievales españoles son escasas: Alfonso X el Sabio cita ideas de Quintiliano y de San Isidoro en su Setenario. El Bachiller Alfonso de la Torre, en su Visión deleitable, hace una alegoría de la Retórica.

La figura más relevante en esta época es la del mallorquín Ramón Llull, cuya Rhetorica Nova, inédita durante siglos, ha sido publicada en 2006. En su Llibre d'Evast e d'Aloma e de Blanquerna considera que el conocimiento de la Retórica debe ser posterior al de la Dialéctica. La misión del orador consiste, a su juicio, en persuadir a su auditorio mediante el empleo de imágenes. Para él, la Retórica es ars inventa, cum qua rhetoricus colorat et ornat sua verba (Rico Verdú, 1973: 19‑21).

En el ámbito de la Poética debemos citar una obra perdida de Don Juan Manuel, De las reglas como se debe trobar, que sería el tratado más antiguo escrito en castellano. Ya en el siglo XV, El libro de las consonantes o Gaya Ciencia recopilado por Pero Guillén Segovia, que recoge algunas teorías sobre las rimas, del que sólo se conservan unos fragmentos. Más importancia tienen la Carta al Condestable de Portugal del Marqués de Santillana, con interesantes propuestas sobre poesía, y el Arte de poesía castellana de Juan del Enzina.

Son muy pocos los tratados de Retórica y Poética que se publican en España durante la Edad Media; casi todos hacen referencia a las distintas artes: 1) ars praedicandi (Alpran, Martín Alfonso de Córdoba, Puig...), 2) ars dictaminis (Gil de Zamora, Unzola...) y 3) ars poetriae (Baena, Martín de Córdoba, Encina, Marqués de Santillana...).

Referencias bibliográficas:

  • Barthes, R. (1970): La antigua retórica, Buenos Aires, Comunicación (traducción española de L'ancienne rhétorique, 1966).
  • Corbett, E. (1971, 2.ª): Classical Rhetoric for Modern Student, Nueva York, Oxford University Press.
  • Curtius, E. R. (1984, 4.ª reimpr.): Literatura europea y Edad Media latina, 2 vols., Madrid, FCE (traducción española de Europäische Literatur und lateinisches Mittelalter, 1948).
  • Faulhaber, Ch. (1973): «Retóricas clásicas y medievales en bibliotecas castellanas», en Ábaco, 4, Madrid, Castalia: 151-300.
  • Halm, C. (ed.) (1863): Rhetores latini minores. Ex codicibus maximam partem primum adhibitis, Leipzig, B. G. Teubner (1964, Frankfurt, Minerva).
  • Kennedy, G. A. (1980): Classical Rhetoric and its Christian and Secular Tradition from Ancient to Modern Times, Londres, Croom Helm.
  • Mac Keon, R. (1952): «The Concept of Imitation in Antiquity», en R. S. Crane (ed.): Critics and Criticism Ancient and Modern, 1968, Chicago - Londres, The University of Chicago Press.
  • Mortara Garavelli, B. (1991): Manual de Retórica, Madrid, Cátedra (traducción española de Manuale di Retorica, 1989).
  • Murphy, J. J. (1986): Three Medieval Rhetorical Arts, Berkeley - Los Ángeles, University of California Press.
  • Rico Verdú, J. (1973): La Retórica española en los siglos XVI y XVII, Madrid, CSIC.