Saltar al contenido principal

Sociedad Menéndez Pelayo

Presentación del portal Sociedad Menéndez Pelayo

Marcelino Menéndez Pelayo. Fotografía de Kaulak.Cuando Marcelino Menéndez Pelayo murió, un 2 de mayo de 1912, no había cumplido aún los cincuenta y seis años (había nacido un 3 de noviembre de 1856). Y sin embargo, la obra de sus treinta y siete años de vida intelectual (desde La novela entre los latinos de 1875, a su muerte en 1912) resulta absolutamente inabordable por su vastedad para cualquier otro escritor, a no ser que dispusiera de noventa años para desarrollar su obra y no de los menos de cuarenta de que disfrutó el polígrafo santanderino.

Esa vastedad de la obra de Menéndez Pelayo ha hecho enormemente difícil una valoración justa de su papel en la cultura española. En muy pocas ocasiones ha dependido tanto la valoración de un escritor de las vicisitudes políticas como lo ha sido en el caso de Marcelino Menéndez Pelayo. Protagonista de enconadas disputas ideológicas y políticas en su juventud, más templado y menos ardoroso en su madurez, su nombre ha servido de bandera para la derecha reaccionaria española, y, como casi inevitable contrario, ha sido denostado de forma acrítica por la mayor parte de la izquierda, que ha relacionado de manera insistente y reiterada a Menéndez Pelayo con el Estado franquista.

El transcurso de la historia debe representar la posibilidad de plantear una visión de don Marcelino, alejada de las banderías políticas y de los reproches o alabanzas ideológicas que de forma interesada se le han venido proliferando durante tantos años.

Su obra ha sido, y sigue siendo, un semillero de ideas que han hecho fortuna en la literatura, la filosofía y la cultura española. Esa obra, inencontrable hace ya muchos años en las librerías españolas, imprescindible para la cabal comprensión del recorrido histórico de nuestra historia e historiografía literaria, esa obra, dispersa, desordenada y poco capaz de sujetarse a un molde (como poco capaz de ello era el autor), esa obra que en casi todas sus series y colecciones quedó incompleta porque la vida de Menéndez Pelayo no alcanzó a darle el tiempo suficiente para ver cumplidas sus ambiciones, esa obra tan a menudo utilizada, a veces declaradamente, otras no, sale de nuevo ahora a la luz, gracias a la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes para fomentar el conocimiento de un español universal, cuya huella se percibe por todas partes cuando el interesado se acerca a conocer la historia de la Literatura española.

De los Orígenes de la Novela a la Historia de las Ideas Estéticas, desde los Estudios sobre el teatro de Lope de Vega a la Historia de la Poesía Hispanoamericana, desde la Antología de Poetas Líricos, a los Estudios y Discursos de Crítica Histórica y Literaria, Menéndez Pelayo ha ido dejando un rosario de juicios, estudios, análisis y comentarios iluminadores sobre infinidad de aspectos de nuestra cultura. Y además de legarnos su obra, nos legó también su Epistolario, el más rico de los epistolarios del XIX, testimonio vivo, proceloso y apasionante de una vida presidida por el amor a la lectura y a los libros.

Sean ustedes bienvenidos a estas páginas y disfruten y aprendan con el genio de Menéndez Pelayo.

Borja Rodríguez Gutiérrez
Universidad de Cantabria