Saltar al contenido principal

UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA.
Biblioteca Pública del Estado de Jalisco «Juan José Arreola»

Presentación

La fundación de la Biblioteca Pública del Estado de Jalisco fue decretada en 1861, siendo gobernador del Estado el general Pedro Ogazón. Tuvo su primer asiento en la planta alta del Seminario Conciliar, trasladándose posteriormente a la parte baja del Liceo de Varones, con entrada por la calle de Hidalgo, hoy local del Museo Regional de Guadalajara.

Su inauguración tuvo lugar el 18 de diciembre de 1874. Contaba entonces con 20.000 volúmenes de las mejores obras que se han escrito en todos los ramos de la ciencia humana. Diego Baz, abogado, escritor y director de la biblioteca, aseguró en el discurso de apertura: «De hoy en adelante el ardiente entusiasmo que anima a nuestro pueblo por la instrucción no encontrará obstáculos y aun la persona más pobre podrá beber su sabor de las aguas cristalinas de las ciencias. Qué utilidad compensará los fondos consumidos y las trabajos empleados a fin de abrir para todos los ciudadanos indistintamente y sin condición onerosa las puertas de esta nueva escuela».

En 1925, con el fin de darle una existencia más idónea para que obrara con mayor independencia y libre de políticas externas, la Biblioteca quedó comprendida dentro de una organización educativo-cultural, acto de trascendental importancia que marca el inicio de la tercera etapa de su desarrollo. Corresponde al gobernador José Guadalupe Zuno Hernández comunicar el decreto del Congreso del Estado, fechado el 15 de septiembre de 1925, relativo a la Ley Orgánica de la Universidad de Guadalajara, la cual asienta en el capítulo primero, artículo segundo, que la Biblioteca Pública es una de las instituciones que forman parte de la Universidad de Guadalajara.

El paso más sólido que el Estado ha realizado a favor de las bibliotecas en Jalisco fue la construcción de un edificio ex profeso en el conjunto de la Casa de la Cultura, ubicado al sur de la ciudad de Guadalajara e inaugurado en febrero de 1959. La sala principal de lectura está adornada con un mural pictórico del artista Gabriel Flores, quien pintó su obra titulada El Parnaso Jalisciense.

La actividad en la Biblioteca muestra el empeño de sus directores por impulsar y desarrollar esta institución, tanto en el aspecto técnico, a través de la elaboración manual de catálogos e inventarios, que encontramos publicados desde 1873, como en la promoción y difusión de actividades culturales.

Con el encargo de dirigir sus destinos, se ha visto transitar por los pasillos de la Biblioteca a personajes relevantes por su destacada trayectoria en las diferentes áreas del conocimiento humano: pintores, historiadores, científicos, políticos, humanistas, literatos, poetas, etc. Solo por mencionar algunos recordemos a Amado de la Cueva, Luis M. Rivera, Enrique Díaz de León, José Guadalupe Zuno Hernández o Juan José Arreola.

La Fundación de la Universidad de Guadalajara adoptó la iniciativa de construir, dentro del Centro Cultural Universitario, la Nueva Biblioteca Pública del Estado de Jalisco «Juan José Arreola» con la visión de que sea la institución de servicios bibliotecarios y de información de carácter público más importante del occidente de México con un acervo general y documental histórico que responda a las necesidades de información de todo tipo de usuarios. Este moderno y funcional edificio se pretende sea inaugurado antes del 150 aniversario de la fundación de la primera biblioteca en el estado de Jalisco.