Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
 

31

Rafael Cansinos-Assens, La nueva literatura. IV. La evolución de la novela. Colección de estudios críticos, Madrid, ed. Páez, 1927, págs. 102-103.

 

32

Ibíd., pág. 106.

 

33

«La aldea lejana. Con motivo de La aldea perdida», en Helios, n.º 1 (abril de 1903); recogido en O. C., I, págs. 1192-1199.

 

34

En este sentido, pueden citarse los artículos «Calamo currente», Caras y Caretas, Buenos Aires, 4 de mayo de 1929; recogido en O. C., I, págs. 87-91; «Divagaciones. La novela», ABC, 14 de junio de 1957; y «La novela y la nivola», Divagaciones literarias, O. C., IV, págs. 909-914.

 

35

«El periodismo literario», Divagaciones literarias, en O. C., IV, pág. 1001.

 

36

R. Cansinos-Assens, Op. cit., pág. 102.

 

37

Miguel de Cervantes, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, I, cap. XLVII, ed. de Martín de Riquer, Barcelona, ed. Planeta (Col. Hispánica, Planeta), 1975, pág. 520.

 

38

Es la línea innovadora que siguen los autores más representativos del período: José Martínez Ruiz expone sus ideas sobre la novela en el capítulo XIV de la primera parte de La Voluntad (vide la ed. de E. Inman Fox, Madrid, ed. Castalia, 1968, págs. 129-135), y Unamuno en sus prólogos a Amor y pedagogía, Tres novelas ejemplares y un prólogo, en Cómo se hace una novela, o introducidas en el texto de Niebla o La novela de don Sandalio, jugador de ajedrez, principalmente. Del mismo modo, su personal concepción de la novela siguen autores tan renovadores como Gabriel Miró, Gómez de la Serna o el genial Valle-Inclán, por citar sólo tres.

 

39

El libro de Ruth. Ensayos en vivo, Madrid, ed. Páez, 1928.

 

40

Ramón Pérez de Ayala, «Prólogo» a Troteras y danzaderas, Buenos Aires, ed. Losada, 1942, págs. 5-21; el fragmento citado corresponde a la pág. 19.