Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
Indice


 

1

Willard P. King, Prosa novelística y academias literarias en el siglo XVII (Madrid, 1963). De la abundancia literaria en esa época es testimonio elocuente el Panegyrico por la poesía (1627), de Fernando de Vera y Mendoza, que registra los nombres o títulos de más de cien poetas vivos, entre ellos el rey y la plana mayor de la nobleza española (Ed. facsímil de A. Pérez y Gómez [Cieza, 1968], págs. 48-56).

 

2

«Figura designaba primariamente una apariencia estrambótica, una exterioridad provocante a risa. Pero su campo semántico se dilataba en la esfera moral y social abarcando, desde el vicio a la monomanía, desde el amaneramiento hasta la aberración, desde la exageración de las modas en el lenguaje y el vestido hasta el rasgo especial de carácter arraigado en el humor dominante. Propendía a subrayar el aspecto cómico de las pretensiones y vanidades que impulsan a los hombres a tomar actitudes falsas, a simular realidades vacías» (Eugenio Asensio, Itinerario del entremés [Madrid, 1965], pág. 84).

 

3

Erasmo de Rotterdam, Elogio de la estulticia, trad. por Julio Puyol (Madrid, 1917), pág. 168.

 

4

Miguel Sánchez de Lima, El Arte Poética en romance castellano, ed. Rafael de Balbín Lucas (Madrid, 1944), pág. 33 (Diálogo primero).

 

5

Rinaldo Froldi, Lope de Vega y la formación de la comedia (Salamanca, 1968).

 

6

Ed. BAE, t. 3, pág. 422 (parte II, lib. III, cap. IX).

 

7

Francisco de Quevedo, La vida del buscón llamado don Pablos, ed. crít. de Fernando Lázaro Carreter (Salamanca, 1965), pág. LIV.

 

8

Agustín G. de Amezúa y Mayo, Cervantes, creador de la novela corta española (Madrid, 1958), II, 399.

 

9

M. de Cervantes Saavedra, El casamiento engañoso y el Coloquio de los perros, ed. crít. de Agustín G. de Amezúa y Mayo, (Madrid, 1912), pág. 229.

 

10

M. de Cervantes Saavedra, Viaje del Parnaso, ed. crít. de Francisco Rodríguez Marín (Madrid, 1935), n. 55 al cap. II, pág. 197.

Indice