Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
 

61

Escritos inéditos de Clarín, loc. cit., p. 168.

 

62

Trece cartas..., loc. cit., p. 155.

 

63

Ibid., p. 148.

 

64

En un Palique publicado en el Madrid Cómico del 7 de marzo de 1891, se refiere Clarín a su amigo Sánchez Calvo, autor de Lo maravilloso positivo, quien «les saca mucha miga a estas casi alucinaciones: a estos despliegues de personalidad.

 

65

Clarín y las heridas de la cultura (La Vanguardia, Barcelona, 20-3-1984).

 

66

Son la espasmofilia, la tetania, el stress psicológico, la rectocolita úlcero-hemorrágica, la colopatía funcional, la angustia de la defecación incompleta (L’anxiété. De quelques métamorphoses de la peur, Paris, Laboratoire Diamant SA, 1975, pp. 8-10). Sobre este último síntoma, véase por ejemplo, las cartas de Clarín del 3-4-1883 y del 17-5-1895, apud M. Gómez Santos, op. cit., pp. 49-50.

 

67

Trece cartas..., op. cit., p. 164.

 

68

Madrid, n.º 1, 1 de enero de 1896, p. 3. El poema dice así:


Tengo un hijo enfermo
quisiera que el alma
que tengo en el pecho
tuviera mi carne
tuviera mis nervios,
todos sus dolores
para padecerlos.
Mi pena es más pena,
pero no es del cuerpo;
yo lloro, yo sufro,
pero no padezco
la sed que le abrasa,
el ansia del pecho...
todos los dolores
de que estoy tan lejos
aunque están mis labios
dándole mil besos...
Quisiera, quisiera...
¡Ah! ¡Ahora comprendo
por qué Dios al mundo
bajó desde el cielo,
y quiso ser hombre,
y su amor inmenso
tomó sangre humana
que vertió contento!
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¡Para mí la fiebre
de mi niño enfermo!


(Febrero del 92)                


 

69

Treinta relatos, op. cit., pp. 171-172.

 

70

Ibid., p. 189.