Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
Indice


60

Estas palabras importan más de lo que parece: quiso decir que los americanos son vivos, impacientes a par de biliosos, y tienen poco sufrimiento para dedicar días enteros a esta clase de trabajo tan asiduo y penoso; los indios si están dotados de una constancia sin término, muéstranla en el modo de tratar a los borricos que se las disputan en lo pachorrudos. En Norte América se padece de falta de bilis y aun es necesario que los médicos apliquen algunas medicinas para criarla. ¡Qué diferencia de caracteres en un mismo continente! (N. del A.)



 

61

Tomo 2.º, página 77. (N. del A.)



 

62

Acompañolo en aquella desgraciada jornada y en el acto de atacar a los moros cuando saltó a tierra y se metió Cortés en un pantano, se ató estas alhajas con un pañuelo a la cintura pues las traía consigo, y se le desataron sin saber cómo... Siempre lo mal habido se lo lleva el diablo. (N. del A.)



 

63

Chimalpain, o dígase mejor Francisco López de Gomara, capellán de Cortés, que sabía bien su vida. Tomo 2.º, página 64. (N. del A.)



 

64

Esto es certísimo, pues Cortés para fundir algunas piezas de artillería y ligar el cobre con estaño tuvo mil trabajos, y compró por precios muy altos el estaño, echando mano aun de los platos de peltre, hasta que se halló en abundancia en Tasco. (N. del A.)



 

65

O sea salsa de chile. Esta voz se usa aún en Oaxaca. La de chile ancho tostado y mezclado con sal pimienta se vende muy cara en Londres; llévanlo en botes los ingleses y a nuestras comidas y pulque no les hacen fieros. (N. del A.)



 

66

Como los del callejón de Tabaqueros o de los agachados. (N. del A.)



 

67

He aquí la razón por que los pintores de Europa no pueden contrahacer el colorido de las antiguas pinturas mexicanas, porque son de zumos de yerbas, raíces, rosas y árboles de que allá no se extraen. (N. del A.)



 

68

Según don Nicolás Antonio en su Biblioteca el artículo de Gomara. (N. del A.)



 

69

Tal es la conseja que se nos cuenta; creo que aunque quedase el décimo de los perros que hay, no carecerían de este auxiliar los hermanos zurradores. (N. del A.)



 
Indice