Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
 

1

Pablo Neruda, «Nosotros, los indios», en Para nacer he nacido (1977), Barcelona, Seix Barral, 2002, p. 252.

 

2

Ibid., pp. 250-251.

 

3

Fidel Sepúlveda Llanos analiza este influjo en su estudio «Huella de La Araucana en las letras hispánicas», en el que referencia todas las obras producidas tanto en España como en Chile que se inspiraron en La Araucana, entre las que destacamos, como ejemplos principales en la literatura española áurea, la citada Arauco domado por don García Hurtado de Mendoza de Lope de Vega, y La aurora de Copacabana de Calderón de la Barca; y como ejemplo paradigmático desde el ámbito americano, Arauco domado de Pedro de Oña. En Pablo Neruda et al., Don Alonso de Ercilla. Inventor de Chile, Barcelona, Editorial Pomaire, 1971, pp. 137-159. Como ejemplos en la novelística del siglo XX, destacan las novelas de Carlos Droguett: Supray el cristiano (1967) y 100 gotas de sangre y 200 de sudor (1961). Otras referencias en la nota 5.

 

4

Véase August J. Aquila, Alonso de Ercilla y Zúñiga: basic bibliography, Londres, Grant & Cutler, 1975 y Frank Pierce, Alonso de Ercilla y Zúñiga, Amsterdam, 1984.

 

5

Desde el siglo XIX cabe mencionar las obras poéticas de Salvador Sanfuentes, Caupolicán (1831-1835), y Ricardo y Lucía o La destrucción de la Imperial (1857), el ensayo de Francisco Bilbao, Los araucanos (1847), el poema de Guillermo Blest Gana La muerte de Lautaro o la novela histórica de Fernando Alegría, Lautaro, joven libertador de Arauco (1943). Pero entre los distintos géneros, parece que el teatral ha sido el más prolífico en el tratamiento de lo araucanos en el contexto de la conquista. Destaquemos obras como las de Julio Vicuña Cifuentes, La muerte de Lautaro: ensayo trágico en un acto (1898), José Manuel Sánchez, Arauco libre: introducción en un acto y El nuevo Caupolicán o el bravo patriota de Caracas (1924), Remigio Acevedo Guajardo, Caupolicán: tragedia lírica en 3 actos y 8 cuadros (libreto de la ópera) (1942), Benjamin Subercaseaux, Pasión y epopeya de Halcón Ligero (Lautaro): tragedia en cinco actos (1957), e Isidora Aguirre, Lautaro (epopeya del pueblo mapuche) (1982).

 

6

Tal y como se especifica en la publicación de este artículo dentro de las Obras completas de Bello: «Fue publicado primeramente este artículo en El Araucano, de Santiago de Chile, en la entrega correspondiente al 5 de febrero de 1841, n.º 545. Se reimprimió luego en los Anales de la Universidad de Chile, tomo XXI, Santiago de Chile, julio de 1862, pp. 3-11. En los repertorios bibliográficos aparece la siguiente edición en libro: La Araucana, juicio por Andrés Bello, México, Tip. De V. G. Torres, calle de San Juan de Letrán, núm. 31862, 200 pp. El artículo de Bello ocupa sólo las pp. 3-25, pero por el hecho de dar título al volumen ha inducido a error. Se incluyó el trabajo de Bello en O. C. VI, pp. 459-470. Hemos restituido algunas erratas según el texto de El Araucano, evidentemente mal transcritas en las ediciones posteriores». Utilizo la edición del texto en Andrés Bello, Obras Completas, IX, Caracas, Fundación La Casa de Bello, 1981, pp. 349-362. Cito siempre a partir de esta edición indicando el número de página entre paréntesis.

 

7

Agradezco a Pedro Pablo Zejers, Director del Archivo del Escritor de la Biblioteca Nacional de Chile y especialista en la obra de Gabriela Mistral, el aporte de los textos que aquí analizo y su asesoramiento en lo referente a la recepción de Ercilla en la obra de Gabriela Mistral.

 

8

Luis Vargas Saavedra, «Don Alonso de Ercilla y La Araucana vistos por Gabriela Mistral», revista Mapocho, 20 (verano de 1970), pp. 5-22.

 

9

Vargas Saavedra, «Gabriela Mistral, los Indios y Ercilla. Prólogo inédito de Gabriela Mistral a La Araucana de Don Alonso de Ercilla y Zúñiga», Taller de Letras, 20 (1992), Pontificia Universidad Católica de Chile, pp. 25-42.

 

10

Gabriela Mistral, «Música Araucana», La Nación, Buenos Aires, 17 de abril de 1932, p. 82.