Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
Indice
Abajo

Ibérica por la libertad

Volumen 19, N.º 6, 15 de junio de 1971

Portada



«UNIDAD DE TODA LA OPOSICIÓN DEMOCRÁTICA»

Don José Andreu Abello fue Presidente del Tribunal de Casación de Cataluña y de la Audiencia Territorial en años difíciles para la República. Gran español, gran catalanista y gran republicano, ha contestado a una encuesta que le ha sometido la revista madrileña Discusión y Convivencia, encabezando su contestación con el título que lleva esta nota. De esas contestaciones reproducimos los siguientes párrafos:

A la pregunta «¿Por qué vino la República?», el Sr. Andreu contesta:

Porque una gran parte del país perdió su confianza en la capacidad de la Monarquía para resolver los graves problemas que España tenía planteados.

Los siete años de Dictadura, régimen de partido único, con ausencia absoluta de toda clase de libertades, con censura de prensa, con una Asamblea Parlamentaria carente de toda responsabilidad, todo ello bajo la idea primitiva y simple de mantener el orden público a toda costa, sin preocupación para resolver los problemas sociales, los de la enseñanza y las aspiraciones de Cataluña y el País Vasco, acentuaron la crisis.

Cuando el rey Alfonso XIII quiso volver al régimen constitucional, alejando al dictador del poder, se encontró con que no tenían fe en la Monarquía ni los hombres más cercanos a ella. Esto se resume en el hecho de que en el distrito madrileño que rodea el Palacio de Oriente ganaron las elecciones del 12 de abril los republicanos.



A la pregunta «¿Cuándo la vio fracasada?», el Sr. Andreu contesta:

Mis primeras dudas respecto a la viabilidad de la República nacieron al constatar que si en Cataluña la Lliga aceptó lealmente el nuevo régimen, en el resto del Estado español gran parte de las derechas la combatieron y empezaron a conspirar contra ella a partir del mismo día de su proclamación.

Otro síntoma preocupante era la actitud de extensos sectores de la Iglesia, quienes manifestaron frecuentemente, desde puestos de gran influencia, su hostilidad a la República.





IBÉRICA es una revista de información y doctrina, cuyo primer número apareció hace 18 años, dedicada a los asuntos españoles. La carencia de información objetiva dentro de España y la parquedad de la información exterior, hacen esta revista indispensable para los interesados en obtener una información veraz y responsable de la vida española en todos sus aspectos.

IBÉRICA ofrece a todos los que mantienen sus esperanzas en una España libre y democrática, la oportunidad de expresar sus opiniones.

Directora:

  • VICTORIA KENT

Presidentes de Honor:

  • SALVADOR DE MADARIAGA
  • NORMAN THOMAS1

Consejeros:

  • ROBERT J. ALEXANDER
  • ROGER BALDWIN
  • CLAUDE G. BOWERS2
  • WILLIAM EBENSTEIN
  • FRANCES R. GRANT
  • JOHN A. MACKAY
  • VICTOR REUTHER
  • MANUEL TUÑÓN DE LARA
  • ARTHUR P. WHITAKER

IBÉRICA is published monthly on the fifteenth of the month, except August-Sept. when bimonthly, in Spanish, by the Ibérica Publishing Co., 112 East 19th St., New York, N. Y. 10003. All material contained in this publication is the property of the Ibérica Publishing Co., and may be quoted, but not reproduced in entirety.

Copyright 1971, by Ibérica Publishing Co.

Price: Single copy, 40¢. Year's subscription: $4.

Second Class Mail Privileges Authorized at New York, N. Y. Second Class Postage Paid at U. S. Post Office, New York, N. Y.






ArribaAbajo La eficacia de la oposición

Manuel Díaz-Marta


El planteamiento en Ibérica del tema de la oposición antifranquista ha sido tan acertado como oportuno. Los artículos de Bullejos en los números de diciembre y febrero, y los de Virgilio Botella y Manuel de Irujo en el de marzo, describen el cuadro de las fuerzas que actúan en contra y a favor del régimen, aclaran el importante papel desempeñado por la oposición e indican sus deberes y responsabilidades en la hora presente.

Pero el tema de la oposición es de tal interés y actualidad, que su discusión no debe darse por terminada con esos valiosos trabajos. Conviene ampliarla a fin de analizar otras facetas opositoras distintas a las de carácter meramente político. Interesa conocer el vigor y las modalidades de la oposición al régimen en los medios escolares, sindicales y profesionales, y destacar las manifestaciones culturales y artísticas que se desvían del estilo y de las normas impuestas por el régimen. También es necesario inventariar la oposición en el exterior, cuyo peso, como se ha visto durante el proceso de Burgos, puede ser decisivo en momentos cruciales.

Labor de afirmación y de crítica

En este trabajo deben participar los que puedan aportar datos sobre las fuerzas que resisten al régimen en forma activa o pasiva y sugerir ideas el fortalecimiento y asunción de funciones de los grupos opositores. La tarea no se reduce a investigar las tendencias políticas del momento. Es una verdadera labor de afirmación, ya que la existencia de oposición digna de ese nombre ha sido negada sistemáticamente por el régimen.

Por mi parte quisiera contribuir al análisis de las fuerzas opositoras iniciando un examen crítico de las mismas desde el punto de vista de su eficacia. Si el estudio lo emprendiera un especialista en análisis de sistemas, comenzaría por revisar los antecedentes y características de esas fuerzas y las condiciones que favorecen o coartan su desarrollo. Es decir, haría un análisis histórico, el cual serviría para descubrir, entre otras cosas, las deficiencias y limitaciones del sistema y las causas a que obedecen.

Aquí nos topamos con otro hecho positivo. Los trabajos de crítica histórica, o simplemente de historia contemporánea, son de utilidad inmediata desde nuestro punto de vista. El régimen franquista ha vivido del engaño tanto como de la coacción, por lo cual tiene una especie de alergia a todo lo que signifique análisis. Sobre todo al que se hace con seriedad y altura de miras. La experiencia nos demuestra que las monografías de historia contemporánea que versan sobre las disciplinas de estudio, actividades profesionales y en general sobre temas concretos y especializados, han contribuido a la liberación del pensamiento de los moldes en que se ha tratado de confinarlo, ya que los lectores aprenden a ver los hechos con diferentes perspectivas y ejercitan así su espíritu crítico. Por otra parte, estos trabajos, como toda publicación, están sometidos a la censura, aunque ésta es más transigente con esta clase de trabajos.

Deducciones del análisis

Los artículos a que antes nos hemos referido conforman un cuadro de observaciones sobre la oposición al régimen que intentaremos reforzar con éstas que siguen:

-En el ambiente publicitario en que vivimos, los hechos adquieren importancia en la medida en que pasan a ser noticias, y éstas, a su vez, engendran y determinan nuevos hechos. La falta de medios de difusión en apoyo de los opositores hace que sus actos y manifestaciones queden prácticamente ignorados, de tal manera que su repercusión no refleja la magnitud de los núcleos que integran la oposición. El control que ejerce el Gobierno sobre los canales de propaganda reduce aún más su imagen publicitaria.

-Todo el que se lo proponga advierte la cuantía y calidad de las fuerzas de oposición. Pero el hombre medio, sin acceso a otra información que la oficial, sólo percibe su importancia cuando hay una causa que sacude emocionalmente al público. Pasada ésta, no vuelve a tener más noticias que las que publican los diarios, o sea las que tolera el régimen.

-Por estas y otras razones, la oposición se mueve en círculos cerrados. Los que se agrupan en torno a determinadas ideas saben poco de lo que sucede en el predio vecino. Dentro de España se desconoce el valor de la oposición constituida por emigrados políticos y residentes en países extranjeros.

-También se ignora cuál es la reacción del mundo hacia el régimen. Muchos aceptan la versión oficial de que los desaires al Gobierno por parte de otros países se deben a una supuesta animadversión contra España, que viene de los tiempos del Descubrimiento de América y del Imperio Español, y los éxitos a la perspicacia diplomática del dictador y sus consejeros.

-Ocurre justamente lo contrario. El régimen goza de muy pocas simpatías en el mundo; y la buena aceptación que encuentra España en otros países se debe a la grandeza de su pasado y al buen comportamiento actual de sus hijos, al margen del gobierno que les ha tocado en suerte.

-La carencia de tribunas públicas, tales como periódicos o revistas de circulación general y centros donde se discuten los problemas del momento por personas de diferentes tendencias, contribuye al aislamiento de los grupos opositores. Existen, aunque no abundan, los individuos capaces de trasponer los linderos de su grupo y contemplar la oposición con una perspectiva general.

-El régimen ha procurado dispersar los esfuerzos de sus oponentes, sobre todo en el orden cultural. Los encargados de esta tarea no se cuidan de los casos aislados: por ejemplo, de algunos críticos del sistema, o de los exilados que tras un destierro corto o largo vuelven a la patria. Al contrario, prefieren exhibir esos casos. Pero no toleran que los que piensan libremente se organicen y laboren en conjunto. Saben que el trabajo en equipo es fundamental en las creaciones de nuestra época y tratan de impedirlo a toda costa.

-La labor de los exilados de la guerra civil ha sido extraordinaria, pero no ha podido constituir una obra de conjunto, de interés colectivo para la sociedad de donde procedían, debido a las condiciones internas de la dictadura. Con la nueva emigración cultural, integrada por universitarios que han buscado mayor libertad o mejores condiciones de vida y de trabajo fuera de las fronteras, el fenómeno su repite. La labor de estos nuevos embajadores de la cultura española no desmerece de la realizada por los de la emigración anterior; pero, a pesar de los nexos que mantienen con España, su labor tiende a la dispersión y no es fácil que de ella broten corrientes de pensamiento que vivifiquen al país.

La falta de comunicación

En lo acabado de exponer se advierte que la falta de comunicación paraliza gran parte de las acciones de la oposición. Esa falta produce una sensación de aislamiento entre los que actúan o quieren actuar como opositores. La sensación se borra durante contadas sacudidas emocionales, pero vuelve a imponerse tan pronto como pierden actualidad.

Sin desdeñar la importancia, sobre todo publicitaria, de estos estallidos emocionales, debemos dar mayor atención a la continuidad e intensidad del esfuerzo. La efectividad de éste se multiplicaría estableciendo la comunicación entre grupos e individuos que hoy actúan aislados; y se conseguiría además la participación en la vida pública de muchos individuos que han permanecido en el silencio por falta de medios de expresión y comunicación.

Obviamente, lo primero para desarrollar la comunicación es que todos nos lo propongamos. La comunicación verbal, siempre de gran efecto, jugaría un papel importante. La escrita puede convertirse en arma eficacísima. La correspondencia epistolar no implica mayores peligros y hace pensar a los corresponsales, lo cual es siempre provechoso.

La crítica del régimen en la prensa española está llena de dificultades. Por eso hay que intentarla por todos los medios. El diario Madrid la intentó en un editorial reciente afirmando que España no tiene ni gobierno ni oposición, y que «por lo tanto lo único que importa es la decisión del jefe del Estado», lo que le valió una multa de 250.000 pesetas. ¡Bravo por el director! ¡Madrid bien vale una multa!, podríamos decir en lugar de París bien vale una misa! Sin exponerse a sanciones, siempre hay un hueco en diarios y revistas para las mejores plumas y es preciso aprovecharlo. Si la dirección del periódico y sus lectores coartan la libertad del autor, éste puede desquitarse en la prensa internacional o en la clandestina.

Cuando una dictadura tiene que aflojar los resortes de mando, como pasa en España, las revistas de información de tono neutro pueden ser el vehículo de muchas ideas. Se cuenta con las de oposición declarada, editadas en la clandestinidad o en otros países. A juzgar por el interés del Gobierno en impedir su circulación, deben ser bastante eficaces. Sin embargo, apenas traspasan los linderos del grupo a que están dedicadas. Al efecto de hacer a cada grupo permeable a las ideas de los demás, conviene que los que leen o colaboran en una revista clandestina procuren hacerlo en dos cuando menos. Así podrán servir como enlaces culturales entre su grupo y algún otro.

Nuevos planteamientos

El proceso de industrialización ha creado condiciones socio-económicas distintas de las que prevalecían en España al término de la guerra civil. El sistema político originado entonces, influido por los de Alemania e Italia, tiene algo de nazi, bastante de fascista y mucho de antidemocrático, centralista y estatificados, mediante sus jerarquías y su organización vertical, de un orden social caduco. Tal régimen, que ya era anacrónico en sus comienzos, resulta hoy totalmente obsoleto. Para rejuvenecerlo no bastan los remedios caseros que se le han aplicado, ni siquiera los del Opus Dei. Sus concepciones básicas no son bien recibidas ni en Oriente ni en Occidente, y los ensayos para aplicarlas a varias repúblicas americanas tampoco han tenido éxito. El desarrollo económico favorece el sentir democrático de los ciudadanos y por tanto conspira contra el autoritarismo vigente. Por otra parte, ese desarrollo ha provocado una redistribución demográfica que puede tener implicaciones políticas. Las razones de tradición industrial han incrementado su población a expensas de zonas más atrasadas. Como la fisonomía política de cada zona se mantiene por la asimilación de los recién llegados, la proporción de oponentes al régimen en toda España se vería incrementada con los nuevos habitantes de las zonas industriales cuyo voto siempre estuvo en favor de la República democrática.

El desarrollo cultural es el que más profundamente mina los cimientos del régimen. Éste en un principio logró detenerlo -lo que no era tarea fácil, por lo cual se le debe reconocer su mérito-, pero después el desarrollo ha continuado. Hoy sigue avanzando por sí mismo, sin que el régimen, que cada vez inspira menos temor, sea capaz de detenerlo ni de encauzarlo.

Esto se nota principalmente en la literatura. Ya nadie quiere leer a los literatos que surgieron de la guerra civil, ni siquiera a los que firman manifiestos de protesta, pero los grandes escritores de la época anterior tienen cada vez mayores audiencias y mayor número de lectores. Los dramas de García Lorca y Valle-Inclán se representan en las mejores salas de teatro, y los versos de Antonio Machado se cantan por Juan Manuel Serrat y por los jóvenes de todo el mundo. Toda la nueva canción española significa un reproche al pasado inmediato y un canto de esperanza. Hay un despertar de la prosa hispanoamericana, principalmente en la novela, y los autores más leídos en este género, igual que en la crítica y el ensayo, son todos de tendencias opuestas a lo que significa el régimen de dictadura en España. En el cine, la figura de Luis Buñuel se agiganta; y las que han surgido en España saben casi tanto de persecuciones, cárceles como de estudios cinematográficos. Los españoles, por otra parte, emprenden trabajos culturales muy importantes en las universidades y centros de estudio de España y de todo el mundo.

Criterios ecológicos

Los opositores al régimen de dictadura cuentan hoy con nuevos argumentos e ideas. El criterio ecológico que hoy priva en el análisis de las empresas humanas (Ibérica, abril 1969) ofrece argumentos con los que el régimen sale muy mal parado. Su capacidad para mantenerse en el poder se debe principalmente al millón de muertos de la guerra civil y al otro millón o más de expatriados y encarcelados. Estas bajas, consideradas por el jefe del ejército nacional como un desgaste del enemigo -necesario para asegurar la victoria y librar de obstáculos el camino ulterior- significan un desastre desde el punto de vista de la ecología humana. Después de la guerra, el principio de la explotación de la victoria -totalmente antiecológico- que figuraba en las instrucciones militares de la época, se incorporó a la cruzada y ha regido hasta nuestros días. Con la atención vigilante del mundo y el tiempo transcurrido, los métodos para acabar con las tendencias adversas han disminuido su rigor, pero el propósito de anular al contrario persiste y ha seguido inspirando la conducta del régimen. Éste, ignorante de que el respeto a las minorías y grupos humanos, incluso ideológicos, es un principio ecológico aceptado en todo el mundo, suele jactarse de haber acabado con todos los sectores que defendieron la República.

La insensibilidad ecológica de la dictadura es también notoria en lo que hace a la conservación de la naturaleza. Con el afán de realizar una obra de prestigio, se aprobó e inició el trasvase del Tajo al Segura (Ibérica, junio 1970), atropellando los intereses de los ribereños del Tajo y menospreciando los trastornos ecológicos que la merma de importantísimos caudales de agua del río Tajo puede causar a las zonas y poblaciones contiguas a dicho río, especialmente por ser el colector de las aguas residuales de Madrid y de su zona industrial. Todavía más grave podría ser que por la costumbre de fundar cualquier decisión en un principio general, se haya inventado uno, absurdo y antiecológico, según el cual la transferencia de unas cuencas a otras sería, con la «cirugía hidráulica» que preconizan algunos doctores, la panacea que curaría todos los males de escasez de agua en la Península.

La divulgación de los conceptos ecológicos tan en boga hoy en el mundo y los estudios de esta clase que se emprendan en España, ya sea sobre temas de preservación del medio natural o de ecología humana, pueden contribuir a encontrar puntos de convergencia entre tendencias diversas y a alumbrar derroteros de salida de la situación actual.

El cerco

En mayor o menor escala, la mayoría de los españoles y muchos de otros países estamos participando en un asedio al régimen franquista. Intervenimos en el cerco desde diferentes posiciones, unas muy combativas y otras no tanto; pero que tienen la ventaja de estar muy cerca o dentro de la fortaleza. El cerco empezó a tenderse hace años y se va cerrando de un modo lento, inexorable.

Quizás sea ésta la respuesta más natural de los pueblos contra los sistemas que los someten por la fuerza; pues lanzar una lucha armada contra un sistema tal sería tanto como llevar la contienda a su propio terreno. No queda otro procedimiento viable que reforzar el asedio, que reputamos como una reacción o defensa natural, haciéndolo constante, tenaz y consistente.

De los resultados que pueden obtenerse con un cerco de esta naturaleza podemos darnos cuenta observando el proceso evolutivo que se está verificando en un importante país de América. En menos de un año, y ante la presión de la opinión pública, manifestada de mil maneras, las fuerzas armadas han depuesto a dos presidentes, nombrados por ellas mismas, que según parece trataban de perpetuarse en el puesto. Esa misma presión ha hecho cambiar el centro de empuje y la dirección de dichas fuerzas, de tal manera que ya se han manifestado en favor de una vuelta, tan rápida como sea posible, al sistema democrático y representativo. Han puesto, claro está, ciertas condiciones de modernización de la democracia y, corrección de antiguos vicios políticos, en un intento de respetar una parte de los fines que animaron años ha su intervención de los órganos del poder.

Todo esto puede ocurrir en una nación que esté en la etapa industrial de desarrollo, con grado de cultura medianamente avanzado y en la que se encuentren medios de expresión y se permitan algunas libertades mínimas. En España, aunque no hay mucho de esto último, se dan condiciones favorables para establecer y apretar el cerco y para obtener, gracias al mismo, avances y éxitos que satisfagan a cuantos participamos en el asedio y robustezcan la tenacidad en el esfuerzo.

MANUEL DÍAZ -MARTA




ArribaAbajo1936 -España- 1971

Notas cortas de un viaje rápido (II)


Andrés Montes


España es hoy un pueblo desorientado, un Sancho Panza monstruoso, sentado sobre la losa que cubre la sepultura de Don Quijote.

Para el observador superficial hay libertad en España. Los policías atienden con urbanidad a los ciudadanos. El tránsito rueda, con más o menos algarabía, y restaurantes, teatro, fútbol, centros de diversión y la lotería, tienen clientela. La televisión informa, deshaciéndose en detalles extraordinarios, sobre sucedidos comunes y cerrando sus pantallas a los acontecimientos vitales, que no están de acuerdo con la «orientación o el interés nacional».

Hay seguridad, tranquilidad y complacencia. También en los cementerios existe la paz. Pero ya hemos visto los límites de esta libertad, que coarta la presencia, persona y reflejo de Francisco Franco.

¿Es real esta apariencia de tranquilidad? Sí. No dudo que haya fuerzas rebeldes, no es posible negar los brotes de insurrección, pero estos se estrellan contra la apatía, la «neutralidad» de la mayoría y contra las fuerzas represivas.

Las condiciones de vida son tales en una nación en que la opulencia es más bien falta de distribución equitativa de los productos, más que la abundancia de éstos; en que la falta de garajes se confunde con los muchos automóviles, que para poder vivir se necesita trabajar en dos puestos, jornadas de 14 a 16 horas. Hay trabajo porque hay millares y millares de españoles en Francia, Alemania, Italia, Bélgica, etc. que fueron a trabajar. Hay seguridad en los empleos porque los empresarios, los dueños, no tienen libertad de despedir. No hay quiebras monumentales porque el Estado interviene las industrias en quiebra y las salva el erario público.

Hay libertad, quizá porque los años de dictadura han formado una mentalidad especial para los ciudadanos de todas clases. La prensa sale todos los días; la radio da noticias y la televisión también. Se escriben libros, se leen muchos, pero España está aislada del mundo, de las corrientes modernas, no tanto por interferencia del gobierno como por la psicosis especial creada por lo que puede considerarse una autoemasculación de periodistas, locutores y escritores.

La libertad existe donde se aceptan los cánones establecidos sin discusión. Las penalidades se soportan pensando en que «pasamos tiempos peores». La falta de transportación particular es algo que ya está a su alcance. Hay más personas con licencia de conducir que automóviles. Uno de los mejores negocios en las grandes ciudades son las escuelas de enseñanza de conducir. Si pudiera establecerse un deseo colectivo para los españoles hoy, habría que decir que es el de poseer un automóvil.

Poseer es la meta del español medio, del mismo que seguía la máxima de Séneca: «No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita». Como no todos pueden poseer, todos comen. Comer, que en otras naciones es simplemente una necesidad, en España es hoy un ritual, más que eso: síntesis de la vida. Antes se comía para vivir, ahora se vive para comer: Sancho Panza ahogando a don Quijote.

Una nación sometida a la influencia directa de la Iglesia por 32 años, ha olvidado que uno de los pecados capitales es la gula. El estómago lleno, la satisfacción de poder llenarlo, es todo. Tan convencidos están los españoles de su bienestar, que creen que los turistas, los 24 millones que los visitan anualmente, vienen a España por sus atractivos, por sus buenas comidas, por su clima... por su paz.

No se les ocurre pensar que los turistas, que son obreros y empleados, vienen de otros países en plan de recreo, de visita, de paso. El español no viaja, no puede. Los visitantes comen, y lo hacen más y mejor que los del país. Mientras en ciertos barrios y pueblos hay escasez de viviendas decentes, cuando hay españoles todavía viviendo en cuevas durante el invierno, en las playas del Mediterráneo hay grandes y lujosos hoteles vacíos.

No puede concebirse que haya tantos hoteles, no puede creerse que una industria como la turística, que obliga a una nación a presentar cara de opulenta, y hacer un esfuerzo como el de construir tantos hoteles, pueda ser una buena inversión. Casi todos los españoles creen que el turismo es una bendición y una de las grandes empresas del Gobierno.

Para sostener esa masa turística España tiene una balanza de compras en déficit. Son los extranjeros y algunos pocos privilegiados los que gozan de las ventajas climatológicas y ambientales de España. Los españoles son servidores de los turistas, pero están muy orgullosos de su importancia, de ser atracción mundial, sin darse cuenta de que lo son por el desnivel de su economía ante el auge de un mundo que no conocen ni quieren conocer.

Un hombre, joven todavía, para el que la guerra civil había sido estela de sufrimientos y no participación, me decía con cierta sorna: «Cuando inaugura algo Franco nos dice la prensa que es lo más moderno del mundo... Tiene razón, estamos tan atrasados que lo que hacemos tiene que ser moderno».

Este pensamiento sardónico lo expresan pocos y lo comprenden menos. El español actual se siente muy conforme en su ambiente, y, cuando éste no llena sus necesidades, se refugia en la televisión, el cine y la lectura. Lee novelas del oeste y ve el cine a la medida.

Así como van cambiando los ideales, las aspiraciones, también el lenguaje. Los periódicos están plagados de anglicismos. En las carreteras, en vez de ¡alto! vemos «stop», en los letreros oficiales. Los sacerdotes jóvenes visten por la calle con trajes negros y cuello blanco, que podría ser de paisano, pero el pueblo dice «clergyman» sin saber que eso quiere decir eclesiástico en inglés. Los sacerdotes de más edad visten con sotana, y continúan apegados a las antiguas formas. Los jóvenes piensan de otra manera.

¿Síntomas esperanzadores? Quizá los hubiese podido encontrar en mejores condiciones de clima y con más tiempo, pero no los observé. Aparte de un sentido general de respeto individual en las cosas triviales de la vida, una tendencia hacia la cortesía y el desinterés, en cosas que otros pueblos no muestran esta tendencia, que pueden ser signos esperanzadores para su resurgimiento, no son generales, y, contra esto, existen también síntomas de excesivo egoísmo.

En cierto modo es una actitud egoísta el pensar que ellos están mejor que nadie con su paz, que parecen querer ignorar siguió a una guerra provocada por los pacifistas de hoy.

Si hubiese de definir el estado actual anímico del español podría decir que es de incertidumbre con ribetes de cobardía. Es posible que la inseguridad ya sea demostración de cobardía. El español medio teme el momento en que Franco no ocupe el puesto de hoy. Teme a lo que puede pasar cuando él falte. Todas las dictaduras producen, al perpetuarse, estas psicosis en los pueblos dominados.

Para los jóvenes la guerra fue «algo absurdo». Para los no tan jóvenes «una cosa inexplicable», y para los que participaron o fueron espectadores algo que «no puede repetirse». Muy pocos analizan las razones que pudieron haber para tal guerra. El clima general no se presta al análisis, puesto que lo que importa es la vida, vivirla lo mejor posible.

¿Hay curiosidad por lo exterior en España? Muy poca. Sobre la guerra de 1936-1939, las opiniones pueden ser menos creativas. Sobre el exilio, pasan a lo ridículo: «No cabe duda que son ustedes españoles; la labor que han hecho internacionalmente lo demuestra. Lástima que entre ustedes haya algunos que todavía atacan a España, como si no fueran españoles». Cuando menos a los 32 años de exilio hemos recobrado algunos la nacionalidad. Pero no mucho más.

Hay revistas que tratan de establecer diálogo entre los de dentro y los de fuera. A nadie se le ocurre pensar que, a estas alturas, no debía existir el diálogo, sino la convivencia en el propio país.

No creo que sea ésta posible, mientras viva Franco, y dudo que el príncipe, rey por designio de Franco, tenga habilidad y fuerza para orientar al país hacia fórmulas democráticas o constitucionales.

Si España no se orienta hacia la libertad democrática, de nada servirá el rey, que no tiene autoridad moral con sus súbditos. Le reconocen simpatía, pero no le acreditan carácter. El pueblo español admira el carácter, hoy más que nunca, quizá porque a él se lo ha quitado la dictadura.

Todos admiran tanto la firmeza, que se escuchan observaciones como ésta: «Puede decirse de Franco lo que se quiera, pero él no ha salido de España para nada. Todos vienen a rendirle honores a España. Incluso Nixon y De Gaulle». Esto, que debería ser una vergüenza para todos, es una de las pocas cosas que hasta muchos que no son partidarios del dictador admiran. Mi interlocutor olvidaba que Franco visitó hace años a Hitler, Mussolini y Salazar; e ignoraba (o prefería ignorar), por esa falta de penetración general que observé en España, que Franco nunca se pudo arriesgar a visitar países y estadistas democráticos porque la reacción contra él en esos países, siempre latente, sería arrolladora, peligrosa quizá.

¿Qué hay que admirar en una política de inmovilismo, de recibir a los demás, sin aportar nada al conjunto internacional? No sé qué me hubiesen respondido mis paisanos al preguntarles esto. No creí pertinente hacerlo, pues fui a solventar un problema familiar de conciencia, y a escuchar. No pude escuchar mucho, pero lo que oí me produjo las impresiones que quedan aquí plasmadas.

¿Cuál será el futuro de España? Es tan incierto hoy como lo era el mes de julio de 1936. La única diferencia es que en aquella ocasión estuvo a punto de volver a ser una fuerza decisiva y necesaria en la orientación del mundo. Hoy es una nación alejada del escenario internacional, con pujos de señora que se cree virtuosa porque a nadie le interesa atacar su virtud. Después de más de treinta años de estar alimentando una ilusión, no es muy agradable ver que lo que se creía de una forma es de otra y que la nueva no admite ni la posibilidad de una tenue esperanza, como no sea la de que esté completamente equivocado.

¿Resucitará Don Quijote? Es la única salvación posible para un pueblo que, por sus merecimientos, luchas y orientación humana, bien merece otro destino que el que parece esperarle, como consecuencia de la cobardía, la ceguera y la estulticia internacional.

Algún día podremos conocer la historia verdadera y entonces se darán cuenta los pueblos de que el conflicto que se llamó «Guerra Civil Española» fue el último esfuerzo de los hombres por asegurar la supervivencia y la dignidad del ser humano en libertad.

Caro estamos pagando la ceguera internacional, y duele pensar que sea el pueblo español que tuvo la visión de lanzarse a luchar por la dignidad, el que ahora esté también infectado del virus de apatía, desorientación, pragmatismo y carencia de aspiraciones, como el resto del mundo.

¡Sancho Panza ríe y llora sobre el cadáver de Don Quijote!

ANDRÉS MONTES


NUESTROS LIBROS

MONODIÁLOGOS DE DON MIGUEL DE UNAMUNO, por Eduardo Otrega y Gasset. (3'00 dól.)

«Libro de sumo interés, pues no sólo recoge recuerdos personales del autor, sino que transcribe las palabras y dichos de Unamuno según las oyera en las múltiples conversaciones mantenidas con él».


RICARDO GUILLÓN                


LOS CINCO LIBROS DE ARIADNA, por Ramón Sénder. (3'50 dól.)

«La ironía goyesca de Sénder se empina a veces con genialidad bíblica. Nos encontramos frente a una obra trascendente que logra, en momentos de culminación, asir el complejo palpitar de nuestra época».


EDUARDO ORTEGA Y GASSET                


ESPAÑA EN LA ENCRUCIJADA, por José M.ª Semprún Gurrea (2'00 dól.)

«Muchas cosas hay en este libro que parecen sabidas, pero suenan a novedad y las leemos como si fuera la primera vez que se dicen. Otras hay, sobre todo en los apéndices finales, que tocan aspectos del complejo problema español, siempre vivos y de una importancia enorme».


RAMÓN SÉNDER                


GENERAL, MÁRCHESE USTED, por Salvador de Madariaga. (3'00 dól.)

«Colección de crónicas que, en su conjunto, forman uno de los alegatos más demoledores contra la dictadura. En sus páginas se presentan con luz meridiana los auténticos problemas actuales de España y se señala el único camino posible para iniciar soluciones».


VICTORIA KENT                


UNA REPÚBLICA PARA ESPAÑA, por José M.ª Semprún Gurrea (4'00 dól.)

«Libro de sana doctrina, apoyado en argumentos sólidos y expuestos con claridad y buen estilo, en el que se desarrollan diversos temas de carácter político». «Obra valiosa, que se lee con interés. Muy recomendable por sus ideas y por la ponderación con que el Sr. Semprún Gurrea las expone y sostiene».


ANTOINE LAFONT                



Pida estos libros a su proveedor o a

IBÉRICA PUBLISHING CO.
119 East 19 Street
New York, N. Y. 10003

Descuento del 20% a nuestros suscriptores.




ArribaAbajo Lecturas

¿HACIA EUROPA?, por Jesús Rodríguez del Castillo. Editorial Quevedo. Madrid, 1970.

Queda bien evidente en este volumen la preocupación del autor por numerosos aspectos de la historia española. Su tesis fundamental es que la verdadera dimensión de España está ligada al destino europeo. Los lectores podrán discrepar de ciertos enfoques; pero los trabajos de que el libro se compone tienen el valor de la sinceridad y de la meditación.



LA ECONOMÍA ESPAÑOLA, 1969 (Anuarios de hechos, polémicas, leyes, bibliografía). Cuadernos para el Diálogo, Madrid, 1970.

Tres españoles, Juan Muñoz, Santiago Roldán y J. L. García Delgado, han preparado este volumen que en 470 nutridas páginas presenta la realidad económica, con más otros atrayentes aspectos a ella ligados, de la España de 1969. Trabajo meritorio, imparcial, de rica información que obedece a planes que la editorial está llevando a cabo como un excelente servicio a las realidades españolas de nuestro tiempo.



ANTONIO MACHADO. ANTOLOGÍA DE SU PROSA. Vol. I, Cultura y Sociedad; Vol. II, Literatura y Arte.

Seleccionados y prologados finamente por Aurora de Albornoz, han visto recientemente la luz, publicados por Cuadernos para el Diálogo, estos dos volúmenes, Madrid, 1970, a los que seguirán otros dos que completarán esta oportuna y necesaria presentación de los trabajos en prosa del inolvidable y gran poeta. Estudios críticos, cartas, evocaciones, cuentos, ensayos históricos; trabajos que confirman la alta categoría de su autor.



ORTEGA Y GASSET OTRA VEZ (La situación de 1930), por Mariano Granados. Costa-Amic, México, 1971.

Mariana Granados ha estimado de gran conveniencia publicar esta antología de comentarios políticos de José Ortega y Gasset, circunscritos a la situación de 1930, de tanta trascendencia en la historia de España. Tras propias palabras de presentación Granados ha seleccionado el pensamiento político de Ortega en dicho momento, y ciertamente lo ha hecho con maestría y sagacidad. Este recuerdo orteguiano a través de la selección de Granados constituye un nuevo servicio a la causa de la democracia española.



MI POLÍTICA FUERA DE ESPAÑA, tomos II, III y IV (I), por Félix Gordón Ordás, México.

Estas nuevas entregas del estadista republicano han sido precedidas por los tres tomos de Mi política en España y el primero de Mi política fuera de España. En el segundo, que ahora reseñamos, Gordón Ordás hace historia de su actuación como embajador en México y otras naciones, reproduce sus conferencias sobre asuntos históricos, políticos y económicos, así como correspondencia, relatos, acuerdos y reuniones del exilio republicano oficial, con detalle especial respecto a la constitución de las Naciones Unidas en 1945 y la labor efectuada allí por los delegados oficiosos de la República Española.

El tomo III lo dedica Gordón Ordás a un extraordinario estudio sobre la situación económica de la España franquista desde 1939 a 1968, trabajo de enorme importancia y seguramente único, del que no se podrá prescindir para enjuiciar al régimen franquista en este aspecto. En cuanto al tomo IV, que el autor se ve obligado a dar en dos volúmenes, del que sólo hasta ahora ha aparecido el primero, Gordón Ordás hace historia de su etapa de jefe del gobierno en el exilio desde agosto de 1951 a abril de 1960. A través de sus tan nutridas páginas, el autor da cuenta de todas las actuaciones de su gobierno, de sus viajes por Europa y, en fin, de todo cuanto fue realizado.

Ya hemos dicho en otra ocasión que estos volúmenes, testimonios de un excepcional actor y testigo del desarrollo de la Segunda República Española, constituyen una fuente de información y educación política insustituible.



LA LLUVIA, por Jaime F. Gil de Terradillos. Editores Mexicanos Unidos. México, 1968.

Este libro de relatos o escenas de la postguerra española, puede sintetizarse con la calificación, ya expresada por la editorial, de «amargo y desesperanzador testimonio». Añadiendo, lo que es muy cierto: «Nos muestra la vida atormentada de un hombre varado en la inhóspita España franquista». De todos estos relatos se destacan, como los más logrados, La angustia se hizo noche, La página vacía y Diálogo con las sombras.




ArribaAbajo Crónica del País Vasco

Cada vez más orgánica


Parece que la democracia orgánica se vence definitivamente, y pese a toda la palabrería oportunista, más hacia el lado de «orgánica», concepto vago que lo permite todo, que hacia el de democracia, que es a lo que cada día se parece menos. No es que el franquismo haya parecido nunca democrático, pero en los últimos años se ha tratado de darle un rostro nuevo; rostro que incluso ha tenido buena acogida por parte de un mundo apresuradamente dispuesto a perdonarle al régimen su pasado. Pero ni siquiera las apariencias son posibles en un sistema de fuerza que sólo sobre la fuerza se mantiene. El reforzamiento de la ley de Orden Público, la revisión propuesta de los códigos penal y de justicia militar, son pruebas, entre otras, de que se quiere institucionalizar el estado de excepción, para que así pase más desapercibido que con las actuales y frecuentes proclamaciones de ese estado. El ejército está retrasando los consejos de guerra que esperan turno, pero no por benevolencia hacia los acusados, sino porque han salido resentidos del de Burgos. Una cosa eran los antiguos sumarísimos, con defensores militares nombrados de oficio, sin publicidad, con condenas inmediatas, fuertes y cuyo cumplimiento estaba asegurado, y otra muy distinta recibir las constantes lecciones de los abogados civiles, tener que tolerar sus respuestas y aparecer como el organismo represivo e impopular, todo para que luego sean conmutadas las penas de muerte pronunciadas.

La dureza, toda la dureza posible, debe estar en los códigos, para que el Tribunal de Orden Público pueda llegar tan lejos como un consejo de guerra; en la ley de orden público para sustraer a los acusados de sus defensores y hacer inútil la garantía de las setenta y dos horas de máxima retención por la policía. Lo que no quiere decir que ahora la haya, pues de los recientes detenidos en Guipúzcoa, el abogado Idiáquez ha estado 37 días en comisaría, María Jesús Muñoz 36, Florencio Mazo 18 y siete más en el cuartelillo de la guardia civil de Rentería, y ninguno menos de 16 ó 17 días. Debe legalizarse todo lo ilegal sin tener que acudir a suspensiones o excepciones, como la prohibición a los detenidos de recibir visitas de sus abogados, cosa que acaban de hacer los directores de la cárcel de Granada y del penal de Puerto de Santa María ante varios abogados que han acudido a ellos para visitar a sus clientes, ya juzgados y condenados ciertamente, pero con otras causas pendientes. El juego es de una simplicidad casi grotesca: se incorporan a una ley todas las actuaciones hasta ahora ilegales de las fuerzas de represión del régimen y, como dice su domesticada prensa, «en todos los países del mundo, por demócratas que sean, es preciso acatar las leyes».

Elecciones sindicales

A través de las polémicas, clandestinas claro, sobre participar o no en las elecciones sindicales, se han planteado las diversas posibilidades entre las que optar en las futuras luchas obreras. Desde la radical proclamación de Batasuna, órgano de una facción de Eusko Gastedi, que decía: «No debemos permitir que trabajadores luchadores estén a disposición de la maniobra de la oligarquía y del fascismo, agotándose y quemándose en labores inútiles y creyendo que están haciendo algo», hasta lo expuesto por Euskadi Obrera, portavoz del Partido Comunista de Euskadi, que invita a apurar todas las posibilidades legales. Las Comisiones Obreras, en su llamamiento-declaración dicen también: «Por eso, las de CC. OO. de Euskadi llaman a todos los trabajadores, a todos los obreros revolucionarios, a todas las fuerzas de la oposición en el campo obrero, a participar en las elecciones para transformarlas en un paso importante en la preparación del futuro Congreso de los Trabajadores Vascos». Y en Navarra: «El sindicato fascista para los fascistas. Boicot a las elecciones sindicales. Elijamos en Asamblea a nuestros propios representantes».

Mientras tanto, y sin saberse aún con claridad los resultados reales de esas elecciones, ciento cuatro trabajadores de la empresa Franco-Belga, de Bilbao, han sido despedidos por un paro laboral consecuencia de la inatendida petición de un aumento de 16 pesetas diarias a base del aumento del coste de la vida en la provincia. Y en la fábrica de armas cortas Star, de Eibar, otro paro laboral ha supuesto la supresión de empleo y sueldo de 250 trabajadores de los 350 de que se compone la plantilla.

Por otra parte, los médicos de diversos centros hospitalarios del País Vasco se solidarizaron con el paro iniciado en Asturias, y treinta y siete psiquiatras bilbaínos han publicado una carta abierta en la que se preguntan «si no es tiempo ya de que estos problemas se resuelvan de acuerdo con la justicia y no invocando el principio de autoridad».

También sobre los mismos temas laborales y la nueva ley sindical ha dirigido un documento, este clandestino, a la opinión pública «un grupo de técnicos vascos» en el que principalmente dicen que los «ingenieros, técnicos y cuadros de diferentes empresas... rechazamos categóricamente la creación de asociaciones de empresarios, técnicos y trabajadores. En el fondo, la separación impuesta a través de la ley sindical entre los técnicos y demás trabajadores, que presupone la afirmación absurda de que los técnicos no somos trabajadores, sino "algo distinto", tiene por finalidad dividir la base de los asalariados, hacer de los técnicos un puente entre el capital y el trabajo, un elemento amortiguador cuando no represor en los enfrentamientos de clase, intentando hacer nacer en nosotros la ilusión de que formamos parte de una tercera categoría social».

En este cargado ambiente del mundo del trabajo, y poco antes de las elecciones sindicales, se ha visto el consejo de guerra contra dos vecinos de Erandio acusados de haber agredido a la policía armada en los famosos sucesos que produjeron dos muertes por disparos de la fuerza pública. El consejo de guerra no ha podido menos de absolver a uno de los procesados, condenando a otro a tres meses de arresto por lanzar piedras contra los agentes de la autoridad; pero el caso era tan ostentosamente antipopular que el propio consejo de guerra se ha visto en la obligación algo insólita de añadir que «llama respetuosamente la atención de la autoridad judicial militar de la Región por si considera oportuno dar a conocer al Gobierno de la nación la existencia de un grave problema de salud pública en la localidad de Erandio (Vizcaya), por el grado intolerable de polución atmosférica reinante, según se deduce de las actuaciones, problema que pese a las reiteradas peticiones del vecindario, parece ser que no ha sido solucionado».

Expulsiones

Cercado por problemas de toda índole, por protestas que surgen incluso de sus antiguos asociados, como los carlistas, el régimen trata de contener las vías de agua y seguir asestando golpes a sus numerosos enemigos. Suspende la revista Montejurra, alegando vagas razones administrativas sobre la inscripción legal de la revista, y hace pasar por comisarías y juzgados a dirigentes carlistas de Madrid, Navarra y Guipúzcoa; pero un grupo apedrea la delegación de sindicatos de Estella, dos enmascarados asaltan Radio Requeté de Pamplona y obligan pistola en mano a pasar una cinta que tiene grabado un manifiesto con gritos carlistas además del «Gernika'ko Arbola». La intranquilidad se generaliza y el descontento crece en Navarra. En otra parte se produce el intento de secuestro de un conocido industrial de Zumárraga. Faustino Orbegozo, propietario y gerente de una de las fábricas más importantes de Guipúzcoa. Incapaz tanto de detener las protestas como de calmar la intranquilidad, el Gobierno sigue tratando de continuar con el asunto del cónsul Beihl, del que se ocupa machaconamente un enviado especialísimo de ABC en reportajes que reproducen los periódicos del País Vasco, con el fin de crear problemas a los vascos de las zonas fronterizas. Y para obtener un golpe espectacular, y apuntarse una victoria, presiona sobre el Gobierno francés hasta conseguir la expulsión, de los cuatro departamentos próximos a España, de Telesforo Monzón, presidente de Anai-Artea, y Álvarez Emparantza, anunciando la posibilidad de la misma medida contra Ángel Arregui y otros dieciocho refugiados más. Dada la orden por la prefectura, las autoridades francesas se han encontrado con otro problema que agradecer al Gobierno español y sus continuas presiones exigentes, pues la reacción de los expulsados les ha creado un foco de preocupación donde por el momento no lo tenían, ya que el movimiento Embata jugaba políticamente dentro del cuadro de posibilidades legales -organizaciones, prensa, elecciones- ofrecidas por el Gobierno francés. Efectivamente, Monzón, Álvarez Emparantza y otros treinta refugiados vascos se han encerrado en la catedral de Bayona para iniciar una huelga de hambre indefinida, a consecuencia de la cual ha tenido que ser hospitalizado Monzón tras un desvanecimiento que los médicos han calificado como provocado por una angina de pecho. El grupo continúa en el mismo sitio y en el mismo lugar, esperando las próximas decisiones del Gobierno francés.

Esta expulsión (a la que tan decididamente se oponen) de su propia tierra vasca, no es, sin embargo, la única, aunque sí sea la más espectacular. Hay otras formas de expulsar a alguien de su propio país, y cada día se ponen en práctica nuevos métodos para empujar a los opuestos a un exilio en el mismo interior. Uno de ellos es negar los derechos más elementales, como el del nombre a elegir. Recientemente un padre ha ido, en Bilbao, a inscribir a su hijo recién nacido en el registro civil; trata de ponerle un raro nombre ruso que en el juzgado no conocen. Le preguntan si ese nombre es vasco y el padre responde que no, que es ruso. Entonces el juzgado le pide un certificado de la Academia de la Lengua Vasca que acredite que ese nombre, para ellos extraño, no es vasco, y al obtenerlo y presentarlo es inscrito su hijo con el nombre deseado. Lo cual es un ejemplo claro y bien real de expulsión de unos seres humanos de su propio hogar, de su propia lengua, de sus costumbres y de su historia. O, por lo menos, un intento de hacerlo.

J. OÑATE




ArribaAbajoSin permiso de la censura

Información de nuestro corresponsal en España


Resultado de 30 años de «democracia»

Ha transcurrido un mes más y los españoles siguen viviendo en el equívoco, por lo menos si se creen lo que dice la prensa y los portavoces oficiales, lo que se dice en ese mundillo, cada vez más artificial, que se empeña en tutelar a treinta millones.

Un asociacionismo sin asociaciones, un sindicalismo sin sindicatos tal como se entienden en todo el mundo, un desarrollismo de gabinete cuando no de combina, marcan el tono de una situación política que, por todo eso, tiene que ser forzosamente regresiva.

Porque, por triste que parezca -y hablamos, claro es, de cuatro semanas tan sólo-, la expresión inmovilismo parece suave; la de regresión es más exacta.

Empezamos porque los dirigentes del país se consideran incapaces de hacer algo que ellos mismos creían viable y que, ni es democrático ni parecía entrañar peligro para el régimen: unas asociaciones políticas, en el marco del Movimiento, con sujeción a los llamados Principios Fundamentales, vigiladas por el ojo atento de los altos mandos. Pues, bien, ¡ni eso! Como alguien dijo en el Consejo Nacional del Movimiento, «por ahí puede filtrarse el enemigo». Tal es la mentalidad de guerra civil, de amigos y enemigos, que tienen esos señores. No bastaba el bloqueo de todos los proyectos; ahora el premio de cien mil pesetas dado por Nuevo Diario (publicación comprada por Mortes, López de Letona, Gallardón, etc., bajo la mirada paternal de don Laureano López-Rodó) al mejor trabajo sobre «asociaciones» ha levantado un poco un pico del velo. El trabajo en cuestión, original del Sr. Estevill, viene a decir que las asociaciones no son partidos, ni grupos de presión, ni pueden tener fines electorales, ni soñar en nada que se relacione con el ejercicio del Poder. ¿Qué son, qué podrán ser?, se pregunta cualquiera. Pues «entidades para la promoción de los hombres, educándolos políticamente y excitándolos a participar». ¿A participar en qué? Porque, por lo visto, las asociaciones no podrán ser órganos de participación. Como ven, cada día somos más maestros en eso de hacer una tortilla de patatas, sin huevos y sin patatas. Las asociaciones servirían para «detectar, seleccionar, entrenar y promover figuras políticas», pero «jamás tendrán que perseguir las asociaciones la ocupación del poder». No faltaba más, el Poder ya saben ustedes para quién es.

El equívoco de las asociaciones tiene un parangón, ya con su pequeña tradición, en el famoso sindicalismo del régimen. Se han celebrado elecciones sindicales para enlaces y jurados en el 50 por 100 de las empresas (no se ha querido que vote el 100 por 100, como era legal, para evitar «sorpresas» a la hora del voto indirecto para secciones sociales, etc.). Naturalmente, en el peculiarísimo sindicalismo español no se puede saber a estas alturas quién ha ganado las elecciones: ¿los gubernamentales o conformistas? ¿las comisiones obreras? ¿los falangistas de izquierda? ¿Otros núcleos sindicales de la oposición? ¿Tal vez los carlistas, los nacionalistas vascos o catalanes? Bah, todo eso es democracia inorgánica, que diría el Sr. García Ramal. Conténtense con saber el porcentaje de votantes y aún eso dispuestos a creérselo de buena fe, ya que se trata de unas elecciones celebradas en una situación tan de excepción que la policía dispone de poderes discrecionales, a causa de la suspensión del artículo 18. Se nos dice que en Madrid ha votado el 90% del censo y lo creemos. En Vizcaya y Guipúzcoa el 70% (pero en los Astilleros sólo el 30%); en Navarra se habla del 80%, pero sólo el 20% en I. Metálicas, Eaton Ibérica y Perfil en Frío, que conocieron grandes huelgas los pasados meses. Hay casos curiosos como en la Empresa Nacional Bazán y varias otras de La Coruña donde el 75% de votos emitidos resultaron ser papeletas en blanco. Otro caso curioso es el de la Unión y el Fénix de Madrid donde los trabajadores no quisieron presentar candidatos y los presentó de oficio el jefe del Sindicato del Seguro. Sólo votó el 40% y los elegidos renunciaron allí mismo a sus cargos. En cuanto al sur del país, se tienen noticias de que en la provincia de Sevilla los votantes no han llegado ni al 10% del censo electoral. En la capital andaluza, tras la represión de los últimos meses, los medios obreros parecían retraídos.

Hay que señalar que todos los sectores de la oposición no han estado de acuerdo sobre la táctica a seguir; en Madrid, donde la situación social es muy tensa (se han roto las negociaciones de la metalurgia a causa de la intransigencia patronal), el criterio inmensamente mayoritario es de presentar candidatos. También en Cataluña, aunque ya las opiniones se dividen, como también están bastante divididas en el norte del país.

Sin duda, con sus limitaciones y posibles inconvenientes, esta elección ha atraído lo suficiente la atención para que durante dos semanas sea menor, en apariencia, el número de conflictos. No obstante, hay algunos de talla; por ejemplo el de los mineros de antracita de la región leonesa, en número de 1.800, que han entrado en su cuarta semana de huelga. Otras huelgas han tenido lugar en Constructora Gijonesa, en Francobelga de Bilbao, SEAT de Barcelona y Montajes del Nervión. Pero sobre todo la tensión en la metalurgia madrileña y barcelonesa puede derivar rápidamente hacia el conflicto abierto.

Nada de esto es extraño; sépase que según las estimaciones de la revista Acción Empresaria, el presupuesto mínimo diario de una familia con dos hijos en Madrid es de 335 pesetas. Y sépase también que lo que ofrecen, como máxima largueza, las empresas metalúrgicas a modo de salario mínimo es 165 pesetas (los obreros pedían 300 y estaban dispuestos a rebajar hasta 240). Es también muy revelador que el índice oficial del coste de vida haya aumentado 1'05% en el mes de abril y 1'72% los gastos de alimentación, siguiendo la progresión creciente desde hace ya varios meses.

Otros aspectos de los equívocos

Naturalmente, y aunque la noticia no es todavía oficial, el Consejo Nacional del Movimiento ha rechazado los recursos de contrafuero presentados por el profesor D. Raúl Morodo y por el también profesor D. Leopoldo Torres. ¿Cómo podría ser de otra manera? El areópago que decide sobre lo que en lenguaje moderno suele llamarse inconstitucionalidad (y aquí contrafuero por nostalgia de lo medieval) está formado por personas como el conocido notario don Blas Piñar (cabeza visible de «ultras», guerrilleros de Cristo-Rey, manifestantes fascistas, etc.), el Sr. Elola-Olaso, el Sr. Salas Pombo y otros «camisas azules» por el estilo, a quienes les importa un comino la legalidad (y si les importase sería desdecirse de una conducta de treinta y cinco años), con otros como el alto tecnócrata Sr. Sánchez-Cortés, junto a los cuales un falangista como el Sr. Fueyo hace figura de «liberal». Este es otro de los aspectos del equívoco español. Recurso a elevar delante de un grupo de señores cuyo pasado fascista es conocido («a mucha honra» dicen ellos, y nosotros no decimos nada sino señalamos la paradoja) y que, por añadidura, no representan nada de la opinión nacional.

Y como para desestimar recursos nadie mejor que esta «democracia orgánica», también la Comisión Permanente de las Cortes (otra reunión de familia) ha rechazado el que formuló el letrado Sr. García Valdés contra la reforma de la Ley de Orden Público.

No paran aquí los equívocos. Según la letra y el espíritu, el tradicionalismo se unificó (o lo unificaron) en 1937 con el falangismo para formar eso que sus protagonistas han llamado unas veces partido único y otras Movimiento, según el sol que calienta más. Pero ahora resulta que los carlistas reunidos en Montejurra no aceptan a Don Juan Carlos (cosa, si se quiere, lógica, desde su punto de vista) y, lo que es más grave, que propugnan una democracia que no sea de mentirijillas, sino como esas de Europa, con partidos políticos, prensa y sindicatos libres, etc. Al día siguiente se cierran los locales tradicionalistas de la capital de España (como el conocido Círculo Vázquez de Mella), se llama a la policía a varios de sus directivos y se crea un movimiento «carlista» a base de los requetés del Cuerpo de Ejército del Maestrazgo, que es el «bueno», el que acepta a don Juan Carlos y al régimen. Y esos señores se presentan en el Monasterio de Montserrat, formados militarmente, con banda de trompetas y tambores, rompen las publicaciones religiosas, molestan a los fieles y hasta suben a las celdas de los monjes golpeando a varios de ellos y destrozando toda clase de enseres que arrojan por la ventana. Los «católicos» requetés ocupan todo el día el Monasterio, en formación militar, interpretando marchas militares, a ciencia y paciencia de la policía de Barcelona, en un siglo en que hay teléfono y helicópteros. Coincidió la agresión con unas curiosas declaraciones en Bilbao del ministro de la Gobernación, Sr. Garicano Goñi, quien dijo que «la extrema derecha no tiene bula»; lo que pasa es «que resulta muy difícil localizar a los autores de esos actos y, por consiguiente, sancionarlos». Y, en el fondo, como ha dicho alguien, «¡qué alegría en el subconsciente cuando apedrean la librería Antonio Machado!».

Pero, sigamos con los carlistas. Tras cerrarles los locales, les suspenden ahora su revista Montejurra, que se publicaba mensualmente. «Somos un Estado de derecho, pero el que no esté de acuerdo conmigo que se atenga a las consecuencias». Este razonamiento ramplón, pero auténtico, es el que se oculta detrás de tanto equívoco y de las contorsiones pseudo-liberales de los López-Rodó, López-Bravo y sus próximos amigos.

Situación represiva

La situación represiva sigue siendo impresionante. Sólo damos algunos ejemplos significativos: cuarenta santanderinos ante el Tribunal de Orden Público acusados, en mesa revuelta, de ser comunistas, de las Hermandades Obreras de Acción Católica, de las Comisiones Obreras, de propaganda ilegal, etc. Detención en Barcelona, el 18 de mayo, de seis estudiantes universitarios. Detención en Madrid, en plena calle y esta misma semana, de un estudiante delegado de curso de tercer año de Políticas y Económicas, Sr. Lovelace. Y la más sonada, la detención en el aeropuerto de Barajas de don Carlos Pardo, director del boletín informativo para los trabajadores españoles en Alemania, que edita el I. G. Metall de los Sindicatos alemanes. Los agentes de la Brigada Social lo estaban esperando cuando llegaba a Barajas procedente de Frankfort y, al parecer, pensaba ir también a Bilbao, con objeto de preparar la visita de un dirigente sindical de la República Federal Alemana. Después de tenerlo varios días en Gobernación lo han trasladado a Carabanchel y procesado por «delito contra la seguridad exterior del Estado», habiendo denegado el juez la libertad provisional. Según la legislación represiva del régimen el Sr. Pardo corre el riesgo de una pena de entre seis y doce años de prisión.

En otro orden de cosas ha sido muy comentado el procesamiento del canónigo y sabio teólogo don José María González-Ruiz por un artículo publicado en Sábado Gráfico, cuyo título era «Cristo Guerrillero o Cristo Rey». Al parecer, el ministro no quiso recoger el semanario, pero los «ultras» se han arreglado para que el Tribunal de O. P. dicte auto de procesamiento.

En fin, también ha sido muy comentada la detención de numerosos estudiantes de la Universidad de Valencia acusados de pertenecer a organizaciones comunistas. El asunto se ha complicado, porque el gobernador civil, Sr. Rueda, se permitió, en una nota oficiosa, atacar a la Universidad de Valencia como un foco de subversión. El rector, Sr. Barcia Goyanes, lo tomó a pecho y le dijo al ministro que dimitía, así como los dos vicerrectores y los decanos de todas las Facultades. Villar Palasí se desvivió por dar explicaciones y evitar el escándalo. Y el gobernador civil tuvo que ir a visitar al Rector y ofrecerle sus excusas, noticia que, apenas velada, ha publicado la prensa. Para compararlo con un hecho análogo hay que retroceder a primeros de siglo, siendo ministro el conde de Romanones, que hizo que el gobernador de Barcelona fuera a excusarse ante el Rector de la intervención de la fuerza pública en la Universidad agrediendo a profesores y estudiantes.

La verdad es que el país admite cada vez peor el inmovilismo y la regresión. A pesar del artículo 18 hay manifestaciones callejeras; estos últimos días en Villaverde, en Carabanchel, en calles céntricas de Barcelona, y también en Valencia, donde apedrearon el Banco Popular. Los periodistas están en contra de la asamblea nacional que se está celebrando en Bilbao. Los de Barcelona acusan a su presidente de asistir a ella sin haber convocado asamblea; tanto ellos como un gran sector de los de Madrid piden la convocatoria de un Congreso Nacional Abierto de todos los periodistas.

Los abogados de Sevilla, que querían reunirse para protestar contra la suspensión del art. 18 y la reforma de la Ley de Orden Público, se vieron impedidos por el gobernador y han dirigido su protesta al Consejo General de la Abogacía. El Colegio de Abogados de Baleares sí que se ha podido reunir y ha formulado oficialmente idénticos puntos de vista.

Anuncio

Dos conflictos de talla

En Madrid, los profesores no numerarios de la Universidad están dispuestos a volver a la huelga; en Granada, donde el Ministerio había dispuesto la pérdida de matricula de 4.000 estudiantes huelguistas, ha tenido que retroceder. Pero, sobre todo, la situación sigue siendo muy grave en el cuerpo médico y en el de segunda enseñanza, convertidos en dos grandes problemas nacionales. Las últimas noticias son la dimisión del presidente del Consejo de Hospitales de Asturias y nuevas huelgas de médicos residentes en Madrid, Barcelona, San Sebastián, Sevilla, Oviedo y Orense.

Estos dos problemas merecen una consideración algo más detallada. El de medicina viene desde que hace un año el Instituto Nacional de Previsión, el Consejo de Colegios Médicos y el llamado Consejo Nacional de Trabajadores, empezaron a elaborar la asistencia médica dentro de la Seguridad Social sin contar con los médicos de hospitales, a pesar de las reiteradas peticiones de éstos (en el primer año ganan 3.000 pts. al mes, en el segundo poco más de 5.000 y en el tercero de 8.000). Al cabo de tres años o logran un destino más elevado o los ponen en la calle (España es el país que menos camas de hospital cuenta en Europa). El choque se ha producido con la huelga de los médicos del hospital psiquiátrico de Oviedo, que ganaban salarios aún más inferiores. El resto es conocido: destitución del director; huelga de miles de médicos en los hospitales de toda España. El asunto sigue en pie.

El otro conflicto también es conocido. Los profesores no numerarios de segunda enseñanza (que sostienen casi todo el trabajo de los Institutos) se han puesto en huelga; mas de 12.000. Los titulares han apoyado el movimiento. Los no numerarios de las Facultades de Derecho, Ciencias, Políticas y Económicas han ido igualmente a la huelga. ¿Qué pasa ahora? La aplicación de la Ley de Educación choca con las realidades. Catedráticos y profesores no numerarios de segunda enseñanza, todos están descontentos de la Ley. Se reúnen, forman sus comisiones. Son la fuerza viva de la enseñanza con la que no se consultó para elaborar la Ley. Hay que saber que los profesores no numerarios -la inmensa mayoría- son nombrados ahora por un solo año, con sueldos irrisorios, sin primas ni quinquenios, sin derecho a la seguridad social. La Asamblea Nacional de Profesores no numerarios ha expresado su oposición a la nueva Ley, considerada como regresiva, ya que, según ella, en el nuevo y breve Bachillerato -entre los catorce y los diecisiete años- el alumno tendrá que pagar el «coste» de su puesto escolar, mientras que, hasta ahora, en la enseñanza estatal, esos cursos eran gratuitos. La Asamblea ha elaborado las reivindicaciones del profesorado en cuanto a estabilidad del empleo, seguridad social, colegios profesionales y oposiciones. Y ha empezado por recordar que en España hay 200.000 niños sin escolarizar. El ministro y el subsecretario rompieron las negociaciones porque los profesores exigían que no se sancionase a ningún huelguista. Estas semanas hay una tregua artificial, a causa de los exámenes. Sin embargo, ninguna sanción ha sido adoptada contra los huelguistas. Es un primer paso, pero el mal es de fondo.

Incertidumbre y agitación universitaria

Igual incertidumbre existe en la Universidad. Como consecuencia de las asambleas de profesores y de alumnos, varias de ellas disueltas por la fuerza pública, fueron suspendidos de empleo y sueldo los profesores no numerarios de las Facultades de Políticas y de Derecho Srs. Carlos Moya y Julio Rodríguez Arambarri. La respuesta ha sido una huelga prolongada de todos los estudiantes de Políticas y Derecho, y diversas acciones y asambleas de los profesores en esas Facultades y en Ciencias. La vida académica se ha paralizado prácticamente en las tres Facultades. Al principio se levantó la sanción de suspensión de sueldo al Sr. Moya. Quince días después también ha sido levantada al Sr. Arambarri. Pero queda el expediente con la suspensión de empleo. Detrás de todo están los hombres de Blas Piñar como son, en la Universidad, los Srs. Elías de Tejada y don Diego Sevilla. Este último hizo que le «regalaran» una cátedra el año pasado al Sr. Carvajal. Ahora este mismo señor, presa del engranaje, se ve obligado a actuar de juez instructor contra los profesores expedientados. Hay que decir que el Sr. Carvajal es un «teórico» de ese «Nuevo Estado», que es tan viejo como los más rancios autoritarismos.

Vamos a entrar en el verano -aunque nadie lo diría, con cero grados en plena Gran Vía y la Sierra encapuchada de nieve- y todos esos problemas están ahí acumulados; con el de Hunosa, con el de la metalurgia, con el endémico de los estudiantes, con el del Concordato y el nombramiento de jerarquías eclesiásticas que se avecina... Y eso no lo pueden arreglar el Sr. López-Bravo con un nuevo viaje que va a realizar en Hispanoamérica, ni los tecnócratas del Sr. López-Rodó, que dejan la democracia para cuando España tenga 2.000 dólares de renta «per capita». Se habla, naturalmente, de remiendos ministeriales, pero nadie lo toma muy en serio. Más en serio puede ser la batalla entre las diferentes familias del régimen, por conquistar posiciones en la nueva legislatura de Cortes, en otoño. Los más siguen en un compás de espera con vistas a lo que todo el mundo se supone: la sucesión. Y cada grupito del régimen piensa que el Ejército está con él. Cuando cualquiera de estos señores habla en confianza, nada le importa la opinión, lo «social», de que se jactan en su prensa, etc. «La opinión pública no existe» -me decía uno de ellos, que juega a la oposición dentro del régimen-. «Desengáñese usted, la única fuerza es el Ejército».

Ahí, a la hora de la verdad, terminan todos los equívocos. O llamando a la policía o a los «guerrilleros de Piñar-Rey», que viene a ser lo mismo. Ese es el resultado de treinta y dos años de «democracia orgánica».

TELMO LORENZO

Madrid, 27 de Mayo de 1971






ArribaAbajoEditorial

Sin equívocos


Reina una animación discreta en ciertos medios políticos integrados por antiguos colaboradores del régimen, colaboradores en funciones y otras personas que aspiran a llegar a introducir modos de color democrático en el régimen que puedan ser estimados como una evolución hacia la apertura. Estos movimientos los recoge la prensa española, no la extranjera, bien por considerarlos intrascendentes, bien por estar a la espera de acontecimientos dignos de mención.

Es de observar que estos movimientos se producen sólo en los medios políticos tolerados por el régimen, es decir, que no saldrá de ellos el más leve intento que pueda traducirse que va contra la integridad del régimen. Están nutridos por grupos de personas como las siguientes: antiguos ministros del régimen, representantes oficiales que lo fueron en otros tiempos, actuales procuradores en Cortes y algún que otro profesor señalado como demócrata.

Estos movimientos tienen maneras modernas de producirse, se celebran almuerzos y cenas que se titulan «comidas políticas», y entre plato y plato se trata de la situación actual y se esbozan lo que los organizadores llaman «temas políticos».

La última reunión se celebró en un céntrico hotel de Madrid el 6 de mayo, y se trataron temas como los siguientes: necesidad de una política aperturista, asociaciones políticas y hasta de la necesidad de una política democrática; pero se execró el 14 de abril. El tema fundamental de la reunión era el «desarrollo político», tema que fue abordado por el Sr. Fraga, sosteniendo que el desarrollo político había comenzado, haciendo notar que hace unos años esas cenas no hubieran podido celebrarse. Se habló sobre la solución sucesoria, afirmándose, por un procurador en Cortes que asistía a la cena, que era «la única solución viable, justa y progresiva».

De estos movimientos en sí, hemos dicho, no hace referencia la prensa extranjera, pero no hay que minimizar su importancia. El ducho observador político aprecia una cierta orquestación entre esos discretos movimientos y la predicción modernizada que aparece en estos días en la prensa francesa: el príncipe Juan Carlos es la solución para llegar al restablecimiento de las libertades en España. Lo que no puede decirse que sea un hallazgo periodístico.

Desde el nombramiento del príncipe Juan Carlos por las cortes en 1969, el pueblo español está enterado de la inapelable solución del general Franco para la continuación del franquismo. Lo que tiene de novedad la vieja fórmula, aireada por la prensa francesa, es la conexión entre esas reuniones -que silencia- celebradas en almuerzos y cenas.

Si el Gobierno español permite esas «reuniones políticas», a las que no asisten españoles representativos de la verdadera oposición, sino solamente elementos pertenecientes a las tendencias toleradas por el régimen, es porque además de no tratarse en ellas temas opuestos a la solución dada por Franco y aprobada por las Cortes respecto a la sucesión franquista, ésta ha sido defendida calurosamente en esa última reunión a que hemos aludido, por un procurador de las actuales Cortes.

La situación social y política por que atraviesa España no admite los equívocos, y esas reuniones son un equívoco. Se habla de democracia, se habla de apertura, se habla de desarrollo político; pero no se señalan procedimientos para llegar a establecer la democracia ni se insinúan puntos concretos de etapas futuras para hacer de España un país europeo.

La instauración de la monarquía en el príncipe Juan Carlos es el continuismo franquista basado en los principios del Movimiento, condiciones impuestas por Franco y aceptadas por Juan Carlos solemnemente y ratificadas después. Aun con su buena inclinación juvenil, el príncipe Juan Carlos es un prisionero de su juramento.

Queremos admitir que a esas reuniones concurran elementos que sinceramente deseen encontrar una salida de tipo democrático para cuando llegue el momento; pero que no se hagan ilusiones esos bien intencionados: ninguna solución de naturaleza verdaderamente democrática saldrá de reuniones toleradas por un gobierno franquista.

Oyendo al Sr. Fraga Iribarne hacer el elogio del desarrollo político y de la tolerancia de las autoridades respecto a esas reuniones, tenemos la evidencia de que los animadores de esos actos -que no son ingenuos políticos- han tomado el camino del tránsito permitido que conduce directamente a la instauración de una monarquía franquista que personaliza el príncipe Juan Carlos, abrigando quizá la posibilidad -la inteligencia humana es traviesa- de un juego político que permita establecer una democracia «inorgánica», es decir, una situación democrática sin órganos democráticos.

Los políticos cometen errores; es humano; pero lo inadmisible en hombres que aspiran a dirigir un país, es que manejen el equívoco. Si sinceramente los políticos, o aspirantes a políticos, buscan soluciones para devolverle a España su vida democrática, sólo la mayoría de la opinión española puede dárselas.




ArribaResumen de noticias

Cena política

MADRID, mayo, Ibérica: -En el hotel Mayte Comodore se celebró el 5 del corriente una nueva cena política, similar a almuerzos y otras cenas que se vienen celebrando últimamente con el propósito de tratar temas políticos por elementos coincidentes con los fundamentos del Movimiento y decisiones del régimen.

Esta última cena la organizó don Antonio Gavilanes, y la presidieron los ex ministros Fraga Iribarne y José Solís, así como la condesa de Campo Alange, la actriz María Cuadra, Lilí Álvarez, Pilar Salcedo, Fernando García-Lahiguera y otras personas. Asistieron, entre otros, José M.ª de Areilza, el conde de Montarco, Fernando Chueca, los profesores Ollero y Prados Arrarte, José Manuel González Páramo, Arturo Núñez-Samper y Macho-Quevedo, los procuradores Fernando Suárez, Joaquín Viola, Jesús Esperabé, José Ángel Zubiaur y Auxilio Goñi, y muchos periodistas.

Fraga y Solís hicieron uso de la palabra, con otros señores, tratando de las asociaciones políticas y de una política aperturista. Pero, en conclusión, las opiniones fueron favorables a la solución Juan Carlos.


El gobierno satisfecho de las elecciones

MADRID, 3 junio, Ibérica: -En los medios oficiales hay satisfacción por el resultado de las elecciones sindicales. Se estima en esos medios que la participación electoral puede cifrarse en un 80%. Pero se sabe que las papeletas en blanco han sido numerosas. Del 20% de los representantes elegidos en las grandes empresas, son oficiales el 10%, y el otro 10% pertenece a los no conformistas, de movimientos clandestinos. Según nuestras informaciones estos porcentajes son los mismos, con muy poca diferencia, que los obtenidos en las empresas medias; pero en aquellas que emplean más de 500 productores se calcula que más de un 30% son candidatos pertenecientes a los movimientos clandestinos.


Paro en las minas de León

LEÓN, 29 mayo, Ibérica: -Continúa el paro en las minas de antracita leonesas de El Bierzo, Bembibre, Torres, Marrosa y San Cruz del Sil, empresas Gaiztarro, Victoriano González y Fabero, habiendo cesado las explotaciones en las dos primeras. De los seis mil obreros que integran las nóminas de las distintas empresas de antracita, están ya en paro 3.000. La reducción en el trabajo afecta también a las labores de conservación.

En la última reunión con representantes de la empresa y trabajadores, los primeros se negaron a continuar las conversaciones para un convenio colectivo porque exigen previamente (con el amparo del sindicato oficial) que los obreros en paro se reintegren al trabajo. Los productores siguen sin acceder a ello. La prensa española continúa dando cuenta de esta situación.


Elecciones en los sindicatos oficiales

LONDRES, mayo, Ibérica: -The Guardian, el 18 del corriente, decía (extractamos): «Los sindicatos obreros oficiales de España han dado comienzo a las elecciones para proveer miles de puestos, empezando por los jurados de empresa. Éstas son las primeras elecciones que se celebran después de haber sido aprobada una nueva ley sindical».

«Los sindicatos oficiales disfrutan de un monopolio legal en las relaciones laborales. Por ello, la Unión General de Trabajadores, socialista y clandestina, pidió a sus afiliados el boicot de las elecciones». «En cambio, en el sindicato obrero clandestino nuevo, Comisiones Obreras, entre cuyos dirigentes hay católicos y comunistas, se han registrado divisiones en cuanto a la conducta a seguir. El partido comunista invitó a sus seguidores y simpatizantes a tomar parte en las elecciones con objeto de penetrar en los sindicatos oficiales y servirse de ellos contra Franco».


Línea aérea entre Madrid y Moscú

MADRID, 21 mayo, Ibérica: -Reproducimos del ABC de hoy: «El próximo mes de junio, en fecha todavía no determinada, llegará a Madrid una comisión de la compañía aérea soviética Aeroflot, para tratar diversas cuestiones que tienen por objeto llegar a un acuerdo para establecer la línea aérea Madrid-Moscú. Esta comisión, que estará integrada por miembros de la compañía Aeroflot y de diferentes organismos soviéticos, mantendrá conversaciones con representantes de los Ministerios del Aire y Asuntos Exteriores y de la compañía Iberia. Al parecer, las autoridades aéreas rusas negociarán la puesta en marcha de la línea Madrid-Moscú, que luego utilizarían los aviones rusos como escala para continuar sus viajes con destino a Iberoamérica». «En la actualidad se están llevando a cabo negociaciones destinadas a establecer en Madrid una agencia para la venta de billetes aéreos rusos, de la que formarían parte Aeroflot y una empresa española, concesionaria del intercambio comercial entre España y la URSS».


Protesta de abogados

MADRID, 18 mayo, Ibérica: -Extractamos del ABC de hoy: «El Colegio de Abogados de Madrid presentó al presidente del Consejo General de la Abogacía un escrito firmado por medio centenar de letrados en el cual se protesta por haber sido prohibida por el gobernador de Sevilla la reunión que el sábado pasado deseaba celebrar el Colegio de Abogados de la capital andaluza. Se proyectaba tratar asuntos profesionales relacionados con los acuerdos del Congreso Nacional de Abogacía, celebrado últimamente en León, y con las incidencias surgidas por la suspensión del art. 18 del Fuero de los Españoles y el proyecto de reforma de la ley de Orden Público».


Andanzas carlistas

PARÍS, mayo, Ibérica: -La prensa francesa, entre otros diarios Le Monde y L'Aurore, comentando la concentración carlista del 2 de mayo dicen, entre otras cosas: «Desde las alturas del Montejurra, los dirigentes carlistas declararon: "Nos hemos colocado oficialmente en las filas de la oposición al régimen franquista". "El régimen se niega a conceder todas las libertades al pueblo español y ejerce una represión constante contra todos los que luchan por la justicia. Nosotros, carlistas, que nos consideramos oficialmente en la oposición, pedimos a los esbirros del régimen que no se muestren más tolerantes con nosotros que con los demás grupos de la oposición"».

«Las autoridades franquistas habían prohibido toda manifestación, autorizando solamente una ceremonia religiosa en la cima del Montejurra. Pero un millar de carlistas se manifestaron en la plaza de Estella -donde tradicionalmente celebraban sus manifestaciones-, exhibiendo pancartas denunciando la violación de la libertad y gritando: ¡Franco, traidor! y ¡Abajo el príncipe Juan Carlos!».

En esta situación un grupo minoritario ha creado una nueva organización carlista, la que -según rumores- está apoyada por ciertos medios oficiales. Por su parte la policía ha cerrado los locales de la antigua organización carlista en Madrid.


Vandalismo carlista en Montserrat

PARÍS, mayo, Ibérica: -Según Le Monde, pequeños grupos de carlistas afectos a la llamada «regencia de Estella» penetraron en la basílica de Montserrat, hicieron destrozos en la biblioteca, tiraron al suelo y por ventanas útiles y enseres y maltrataron de obra a varios religiosos. Antes visitaron el mausoleo del Tercio de Requetés, en la basílica, y con una banda de tambores y cornetas recorrieron las dependencias exteriores y algunas interiores del monasterio. En la biblioteca destruyeron varias publicaciones, entre ellas Documentos de Iglesia.


Tendencia regionalista

PARÍS, mayo, Ibérica: -La revista Le Monde Diplomatique publica un artículo, entre otros, de Denis de Rougemont, acerca del problema regionalista de la Europa Occidental. Dice Rougemont (extractamos):

«El Estado-nación de tipo centralizado que impone los límites territoriales a realidades tan heterogéneas como la lengua que se habla, la economía, los recuerdos colectivos y las esperanzas individuales, no es capaz de asegurar la prosperidad de las provincias ni de permitir una vida cívica digna de tal nombre: una "participación" real». Por otra parte el autor se pregunta a continuación si «el plazo de quince o veinte años que hace falta para formar una generación y crear las regiones ¿no resultará demasiado largo frente a la urgencia de los peligros que corre Europa?»


Mineros despedidos

BILBAO, mayo, Ibérica: -La empresa minera antigua Franco-Belga tiene una plantilla de 239 trabajadores en las minas de Gallarta y Somorrostro. Más de cien de ellos abandonaron el trabajo por no habérseles concedido un aumento de 16 pesetas diarias para compensarles de la carestía de la vida. La empresa ha respondido despidiendo a 104 mineros.


Cierran astilleros

OVIEDO, mayo, Ibérica: -Han cerrado sus puertas los astilleros de Gijón, Sociedad Anónima Juliana, ante la continuidad del paro por parte de los 525 productores que componen su plantilla. La empresa había comenzado a enviar cartas a estos trabajadores, dándoles cuenta de su despido. Estos han apelado a la Magistratura del Trabajo.


Dimisión de un decano

MADRID, 21 mayo, Ibérica: -Según Ya, de ayer, «el decano de la Facultad de Ciencias de esta Universidad, don José M.ª Torroja Menéndez, y dos de sus más íntimos colaboradores han presentado la dimisión de sus cargos. Así lo anunciaron los interesados en el transcurso de una junta de profesores numerarios celebrada ayer tarde. La dimisión tiene carácter irrevocable y es consecuencia de los numerosos incidentes ocurridos desde que comenzó el tercer trimestre y del problema planteado por profesores no numerarios del centro, que, entre otras reclamaciones, pedían la dimisión del Sr. Torroja».


La seguridad en el Mediterráneo

GINEBRA, 20 mayo, Ibérica: -El periódico Journal de Genève, del miércoles, publica un telegrama de la agencia AFP que trascribimos: «No sería realista pensar en un Mediterráneo desmilitarizado. Pero sería igualmente peligroso y negativo admitir que los países ribereños no participan en el sistema de seguridad de esta zona». Ésta es una declaración hecha por el ministro español de Asuntos Exteriores, Sr. López Bravo, en una cena ofrecida a su colega de Tunicia Sr. Mohamed Masmoudi.

En su contestación, el Sr. Masmoudi afirmó que «el problema de Gibraltar afecta a todo el Mediterráneo y su seguridad, añadiendo que para asegurar la paz en la otra punta del Mediterráneo, es necesario tener en cuenta los derechos de Palestina». «Si el Mediterráneo occidental conoce la paz -terminó diciendo el ministro-, será un contagio de paz para el Mediterráneo oriental».


Profesores golpeados por la policía

PARÍS, mayo, Ibérica: -Según L'Humanité una manifestación de profesores de esta Universidad, en su mayor parte pertenecientes a la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas, ha sido dispersada por la policía armada, la cual golpeó a varios profesores y lesionó a algunos. Los profesores intentaban organizar una asamblea libre para protestar contra las recientes detenciones de estudiantes y de profesores y contra las sanciones administrativas.


Las vacaciones en España

PARÍS, junio, Ibérica: -Siguen circulando profusamente por toda Francia unos impresos con recomendaciones a los franceses que piensan pasar sus vacaciones en España. El título del impreso es: «Vuestras vacaciones y vuestra conciencia». Traducimos también los párrafos principales:

«Quizá tiene usted la intención de pasar sus vacaciones en España. Está usted en su derecho de una manera absoluta: hay sol, atractivas playas, buenos hoteles y la vida no es cara. Pero no debe usted olvidar:

»Que la España de Franco es la España de Burgos;

»Que Franco está en el poder por un golpe de Estado militarista apoyado por Hitler y Mussolini;

»Que después de su victoria Franco ha fusilado más de 200.000 republicanos españoles;

»Que durante la ocupación nazi de Francia, Franco ha entregado a la Gestapo gran número de franceses que buscaban refugio en España;

»Que Franco continúa persiguiendo, encarcelando y torturando a cuantos españoles desean la libertad.

»Vayan si quieren a tomar el sol de España; vuestra presencia hará creer en la libertad del país y consolidar con vuestras divisas el régimen de Franco. VAYAN SI LO DESEAN; pero si vuestra conciencia os dice que estáis traicionando los principios fundamentales de la Libertad... si hay un gramo de dignidad en vosotros, entonces...».




Buques soviéticos en puertos españoles

PARÍS, mayo, Ibérica: -La revista internacional The Spanish Economic News Service, escribe: «Dieciocho técnicos rusos y dos máquinas trituradoras de carbón deben llegar este mes destinados a la Hunosa (Asturias).» Añade: «Más de 1.500 buques soviéticos han llegado a España en el año 1970. Hace un año Suardíaz, Bakumar, Aucona e Ibarra eran las cuatro compañías marítimas españolas que cooperaban con los rusos. El comercio de 1970 con la URSS ha presentado un déficit de 266 millones de pesetas. Las cifras para el primer trimestre de 1971 han sido: importaciones 142 millones de pesetas; exportaciones españolas, 69. Dos líneas regulares rusas de viajeros hacen escala en puertos españoles: la línea Báltico-América del Sur toca en Bilbao, y la línea Mar Negro-Canadá, en Barcelona, Tarragona, Valencia y Alicante. Entre las mercancías rusas figuran la madera para la construcción, el asbesto, el petróleo bruto y la maquinaria, como mercancías preferentes». Se añade también que en Canarias 870 buques soviéticos de pesca han realizado 1.370 escalas.


Medidas del gobierno francés

BAYONA (Francia), 15 mayo, Ibérica: -Se asegura que son 18 los refugiados españoles que tendrán que abandonar la zona francesa fronteriza con España. Monzón sería detenido y expulsado del departamento si cumplido el plazo de quince días que se le concedieron no se hubiese marchado. Han influido en la presión del Gobierno francés ciertos actos de la ETA francesa contra la bandera de Francia y el intento de volar un repetidor que Televisión tiene instalado muy cerca del lugar donde el primer ministro, Mr. Chaban-Delmas, posee su finca de recreo. En una de las últimas reuniones del Gabinete francés se acordaron expulsiones y confinamientos de varios vascos españoles refugiados.


Ayuno voluntario

PARÍS, 24 mayo, Ibérica: -En la catedral de Bayona un grupo de 35 personas, entre las cuales se halla el Sr. Monzón, así como tres mujeres y un sacerdote, han comenzado a practicar un ayuno voluntario por tiempo indefinido en señal de protesta contra la decisión del Gobierno francés de alejar a varios refugiados españoles de la zona fronteriza con España.

BAYONA, 28 mayo, Ibérica: -Los vascos que habían iniciado la huelga de hambre en número de unos 40 en esta catedral, han dado fin a esta manifestación y abandonado el local tras decidirlo en votación secreta y dadas las seguridades que la prensa dice haber recibido en relación con la situación de dichos exilados así como las repercusiones en el estado de salud de algunos de los manifestantes.


Sánchez-Albornoz, Doctor Honoris Causa

A don Claudio Sánchez Albornoz, antiguo Rector de la Universidad de Madrid, actualmente profesor de Historia de la Universidad de Buenos Aires, gran investigador científico, especializado en la Historia Medioeval de los reinos de la Península Ibérica, y Presidente de la agrupación Acción Republicana Española, le ha sido otorgado el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de Tübingen (Alemania occidental), el 29 de abril.

Al Dr. Sánchez-Albornoz le fue concedido en el mes de junio del año pasado el premio internacional Feltrinelli, por la Academia Nacional Italiana de Liceos.

Entre sus obras principales figuran: España, un enigma histórico y La España musulmana. Es para nosotros un motivo de gran satisfacción que la obra de este gran historiador español sea apreciada en su justo valor en el extranjero, mientras en España se hace el silencio a su alrededor por su noble calidad de exilado republicano.


Detenido a pesar de la autoridad judicial

MADRID, 13 mayo, Ibérica: -Extractamos de Ya, de hoy: «El letrado madrileño Jaime Miralles solicitó del gobernador de Barcelona que dé "las órdenes oportunas a fin de que cese la prisión gubernativa de mi defendido don Miguel Peláez Puebla y pueda así tener efectividad práctica la libertad del mismo acordada jurisdiccionalmente". El detenido, estudiante, lo fue en febrero de este año, y en mayo el juzgado de Orden Público dispuso su libertad; pero la autoridad gubernativa no ha acatado esta decisión».


Marchan los Padres Blancos

PARÍS, 26 mayo, Ibérica: -Los periódicos La Croix y Le Monde, publicaron el lunes amplias informaciones respecto a la marcha de Monzambique de los Padres Blancos.

El obispo holandés, Mon. Blomjous, que fue durante el Concilio Vaticano II secretario del Episcopado africano, ha comentado el 21 de este mes en París la carta de los Padres Blancos anunciando la retirada de sus cuarenta misioneros de Mozambique diciendo: «Si los obispos de Mozambique hubiesen dado el menor signo de independencia respecto del Estado portugués, los Padres Blancos no se hubiesen marchado. Pero este episcopado está totalmente dentro del Estado portugués. Desde siempre la preocupación de los Padres Blancos ha sido ponerse al servicio de las iglesias locales y reconocer el derecho a la independencia. Su situación era falsa, en ese país donde, además, el simple hecho de predicar la justicia social se considera subversivo».

Esta decisión de los Padres Blancos -dice La Croix- tendrá una gran repercusión en toda el África.


Conflictos estudiantiles

MADRID, mayo, Ibérica: -La prensa española registra diariamente conflictos estudiantiles, entre otros la suspensión de clases en la Facultad de Medicina de Sevilla, por disconformidad con los Estatutos universitarios. También se registró inasistencia en la Escuela de Ingenieros Industriales de dicha capital, por negarse el ministro de Educación y Ciencia a recibir una comisión formada por el director de la Escuela y representantes de los alumnos. Han hecho causa común los estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras, y los de Ciencias.

En Madrid continuó el paro académico en las Facultades de Ciencias Políticas y Económicas en relación con las sanciones impuestas a los profesores Moya y Rodríguez Arambarri. La ausencia estudiantil fue total, y parcial la del profesorado.

En la Facultad de Medicina se declararon en huelga numerosos estudiantes que asisten a clase en el Hospital Clínico, en solidaridad con los médicos residentes e internos que se hallan en paro.

En Barcelona prosiguió la inasistencia a clase de alumnos de las Facultades de Derecho, Filosofía y Letras, y Económicas. La Escuela Superior de Arquitectura permaneció cerrada. En el resto de los centros académicos las actividades se desarrollaron normalmente.

En cuanto al profesor Rodríguez Arambarri, ABC del 20 de mayo da cuenta de que se le ha levantado la suspensión de sueldo, sin perjuicio de que siga el expediente académico incoado y la suspensión de empleo. Este expediente se debe a una supuesta celebración, en una de sus clases, de una asamblea de alumnos no autorizada.


Perturbaciones en la frontera angolesa

GINEBRA, 22 mayo, Ibérica: -El Journal de Genève, de ayer inserta un telegrama de la agencia AFP, desde Lusaka, del que reproducimos los siguientes párrafos: «Se han producido nuevas perturbaciones el martes (18) en Zambia, en las proximidades de la frontera de Angola, en la misma región donde se habían realizado incursiones de grupos armados pertenecientes a la colonia portuguesa, dice la prensa de Zambia. Tres campos de la policía paramilitar han sido destruidos y cuatro personas asesinadas en la noche del domingo como consecuencia de las incursiones, denunciadas por el Gobierno de Lusaka como incursiones portuguesas. El ministro portugués del Interior no ha precisado a quién corresponde la responsabilidad de esos nuevos incidentes, pero ha afirmado que el Gobierno conocía bien la situación».


Acuerdo militar franco-español

MADRID, 28 mayo, Ibérica: -Según la agencia oficial Efe, «un acuerdo bilateral de intercambios militares fue firmado ayer en París por el jefe del Alto Estado Mayor español, teniente general Díez-Alegría, y el jefe del Estado Mayor francés Miguel Fourquet, según se anunció en medios autorizados». Se añade que el teniente general Díez-Alegría, tras saludar al ministro francés de Defensa, Michel Debré, manifestó: «Esta visita a Francia es un nuevo jalón en las excelentes relaciones que unen a Francia y España».


Intentan raptar a un cónsul francés

PARÍS, 28 mayo, Ibérica: -Según la emisora de radio francesa «Trance Inter», dos jóvenes han intentado raptar al cónsul francés en San Sebastián (España), Mr. Henri Woliner, de 58 años, pugnando por introducirle en un coche. El cónsul se defendió, y apoyado por un colaborador suyo puso en fuga a los desconocidos, que cubrieron su retirada con una ametralladora, aunque no llegaron a disparar. La policía española sospecha que la organización ETA es responsable de este intento y busca a los dos desconocidos.


Adhesión de 39 alcaldes

PARÍS, mayo, OPE: -El boletín vasco OPE informa, en relación con el asunto Monzón, lo siguiente: «A la iniciativa adoptada por 38 alcaldes de la región de Bayona en favor de solicitar del Gobierno francés que no se lleve a efecto la decisión de alejar de aquella zona a Monzón y Emparantza, se ha unido la firma del alcalde de San Juan de Luz».

«La prensa no cita las manifestaciones habidas en San Juan de Luz el 11 de este mes ni que en dicho día la pequeña casa rural que posee Monzón en las afueras de San Juan de Luz, fue destruida por un incendio ese atardecer».


Déficit

MADRID, mayo, Ibérica: -Según la Dirección General de Aduanas las importaciones han sumado, en marzo, 28.204 millones de pesetas, y las exportaciones 15.909, con un déficit, pues, de 12.295 millones. El primer trimestre no es mucho más lucido: importaciones 81.923 millones; exportaciones 49.327 millones; déficit 32.596 millones.



Indice