Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
Anterior Indice Siguiente




ArribaAbajo- VII -

La reconquista del conde





Toma de Carazo

191 Fizo su oraçion          el moço bien cunplida,
de coraçon la fizo,          bien le fuera oida;
fizo grandes batallas          con la gent descreida,
mas nunca fue vençido          en toda la su vida.

192 Non quiso, maguer moço,          dar se ningun vagar,
començo a los moros          muy fuerte guerrear;
movio se con sus gentes,          Caraço fue çercar,
una sierra muy alta,          muy firme castellar.

193 El conde castellano,          con todos sus varones,
conbatian las torres          a guisa d'infançones,
de dardos e d'asconas          peleavan peones,
fazien a Dios serviçio          de puros coraçones.

194 Non se podien los moros          por cosa defender;
enante que Almançor          los pudiesse acorrer
ovieron se los moros          por fuerça a vençer:
ovieron los cristianos          las torres en poder.


Batalla de Hacinas


Almançor contraataca

195 Llego a Almançor          luego el apellido,
sopo commo avia          a Caraço perdido.
Dixo: «Ya firme so          del conde maltraido;
si non me vengo d'el          en mala fui nasçido.»

196 Enbio por la tierra          a grand priessa troteros,
unos en pos de otros,          cartas e mensajeros,
que veniessen aina          peones e caveros,
sus reyes que veniessen          de todos delanteros.

197 Quando fueron con el          juntados sus varones,
reyes e ricos omnes          e muchos infançones,
si todos los contassemos,          caveros e peones,
serian mas por cuenta          de cinco mill legiones.

198 Quando ovo Almançor          su poder ayuntado,
movio pora Castiella          sañudo e irado;
avie muy fiera miente          al conde amenazado
que non fincarie tierra          que non fuesse buscado.


Los castellanos se preparan

199 Avia aquestas nuevas          el conde ya oido,
commo era Almançor          pora venir movido;
de toda el Almaria          traia el apellido:
mayor poder non          viera ningun omne nasçido.

200 Enbio por Castiella          apriessa los mandados
que fuessen en Muño          todos con el juntados;
fizo saber las nuevas          a sus adelantados
commo de Almançor          eran desafiados.

201 Fablo con sus vassallos          en que acordarian,
querie oir a todos          que consejo l'darian,
si querien ir a ellos          o los atenderian,
o qual serie la cosa          por que mejor ternian.

202 Fablo Gonçalo Diaz,          un sesudo varon,
rogo que le escuchassen,          que deria razon:
«Oit me -dixo- amigos,          si Cristus vos perdon,
pora aver la lid          non tenemos sazon.

203 Si alguna carrera          podiesse omne fallar
de guisa que s' podiesse          esta lid escusar,
non devriamos tregua          nin pecho refusar,
por do quier que podiesse          al omne amansar.

204 En otras muchas cosas          se despiende el aver,
en el lidiar el omne          non puede estorçer,
avra cuerpo e alma          todo y a poner,
que por oro nin plata          non lo puede aver.

205 Muchos son e sin guisa          los pueblos renegados,
caveros e peones          todos bien aguisados;
somos poca conpaña,          de armas muy menguados,
seremos, si nos vençen,          todos descabeçados.

206 Si nos pleito podiessemos          con Almançor tener,
que fincasse la lid          por dar o prometer,
es el mejor consejo          que podriemos aver;
si otra cosa fazemos,          podemos nos perder.

207 Todo el mi sentido          ya oido lo avedes;
si yo fable sin guisa,          vos me lo perdonedes;
dezit agora vos          lo que por bien tovierdes;
¡por Dios, que lo mejor          al conde consejedes!»

208 Fue de Gonçalo Diaz          el conde despagado,
ca non se tovo d'el          por bien aconsejado;
maguer que fue sañudo,          no l' fablo desguisado,
mas contradixo l' todo          quanto avia fablado.

209 «Por Dios -dixo el conde-          que m' querades oir,
quiero a don Gonçalo          en todo recudir;
contra quanto ha dicho,          quiero le yo dezir,
ca tales cosas dixo          que sol' non son d'oir.

210 Dixo de lo primero          d'escussar el lidiar,
pero non puede omne          la muerte escusar;
el omne, pues que sabe          que non puede escapar,
deve a la su carne          onrada muerte l' dar.

211 Por la tregua aver          por algo que pechemos,
de señores que somos          vassallos nos fariemos;
en logar que a Castiella          de la premia saquemos,
la premia en que era,          doblar gela y emos.

212 Por engaño ganar          non ha cosa peor,
quien cayere en est' fecho          cadra en grand error;
por defender engaño          murio el Salvador:
mas val ser engañado          que non engañador.

213 Nuestros anteçessores          lealtad aguardaron,
sobre las otras tierras          ellos la heredaron;
por esta aguardar          la muerte olvidaron,
quanto saber ovieron          por y lo acabaron.

214 Todavia s' guardaron          de mal fecho fazer,
non les pudo ninguno          aquesto retraer;
eredar non quisieron          pora menos valer
lo que ellos non podiessen          enpeñar nin vender.

215 Este debdo levaron          nuestros anteçessores:
de todos los que viven          mejor guardar señores,
de morir ante que ellos          tenien se por debdores,
catando esto ganaron          el prez de los mejores.

216 Non deve otra cosa          de vos ser olvidada:
por que el señor fiziesse          cosa desaguisada,
ellos nunca le ovieron          saña vieja alçada,
mas sienpre lealtat          leal mientre pagada.

217 Assi aguiso la cosa          el mortal enemigo:
quando perdio la tierra          el buen rey don Rodrigo
non finco en España          quien valiesse un figo,
si non Castiella Vieja,          un logar muy antigo.

218 Fueron nuestros abuelos          muy grand tienpo afrontados
ca los tenien los moros          muy fuerte arrenconados;
eran en poca tierra          pocos omnes juntados,
de fanbre e de guerra          eran mucho lazrados.

219 Maguer mucho lazerio          e coita que sofrieron,
d'otros sienpre ganaron,          lo suyo non perdieron.
por miedo de la muerte          yerro nunca fezieron,
todos sus adversarios          por aqui los vencieron.

220 ¿Commo se nos oviera          todo esto d'olvidar?
Lo que ellos ovieron          a nos es d'heredar;
veniendo a nos en miente,          non podremos errar,
puede nos todo aquesto          de mal fecho librar.

221 Dexemos los parientes,          a lo nuestro tornemos,
por ir a la batalla          aquesso aguisemos:
por miedo de la muerte          la lid non la escusemos,
caer o levantar          y lo departiremos.

222 Esforçad, castellanos,          non ayades pavor,
vençremos los poderes          d'esse rey Almançor,
sacaremos Castiella          de premia e d'error,
el sera el vençido          yo sere el vençedor.

223 Maguer que muchos son,          non valen tres arvejas,
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
mas pueden tres leones          que treinta mil golpejas,
irian treinta lobos          a treinta mil ovejas.

224 Amigos, d'una cosa          so yo bien sabidor:
que vençremos sin duda          al moro Almançor;
de todos los d'España          faredes me el mejor:
sera grand la mi onra,          e la vuestra mayor.»

225 Quando ovo el conde          la razon acabada,
con estos tales dichos          su gente conortada,
movio se de Muño          con toda su mesnada,
fueron se pora Lara          tomar otra posada.


San Pedro de Arlanza

226 El conde don Fernando,          cuerpo de buenas mañas,
cavalgo en su cavallo,          partio s' de sus conpañas,
por ir buscar el puerco,          metio s' por las montañas,
fallo lo en un arroyo          çerca de Vasquebañas.

227 Acojio, se el puerco          a un fiero lugar,
do tenia su cueva          e solia albergar;
non se oso el puerco          en cueva asegurar,
fuxo a una ermita,          metio s' tras el altar.

228 Era essa ermita          d'una yedra techada,
por que de toda ella          non parescia nada;
tres monjes y vevian          vida fuerte lazrada,
San Pedro avia nonbre          essa casa sagrada.

229 Non pudo por la peña          el conde aguijar;
sorrendo el cavallo,          ovo se d'apear;
por do s' metio el puerco,          metio s' por es' lugar,
entro por la ermita,          llego fasta el altar.

230 Quando vio don Fernando          tan onrado logar,
desanparo el puerco,          no l' quiso y matar:
«Señor -dixo- a quien temen          los vientos e la mar,
si yo erre en esto,          deves me perdonar.

231 A ti me manifiesto,          Virgen Santa Maria,
que d'esta santidat,          Señora, non sabia:
por y fazer enojo          yo aqui non entraria,
si non por dar ofrenda          o por fer romeria.

232 Señor, tu me perdona,          e me vale e me ayuda
contra la gent pagana          que tanto me es erguda;
anpara a Castiella          de la gent descreuda;
si tu non la anparas,          tengo la por perduda.»

233 Quando ovo el conde          la oraçion acabada,
vino a el un monje          de la pobre posada,
Pelayo avia nonbre,          vivie vida lazrada,
pregunto le quien era          e qual era su andada.

234 Dixo que tras el puerco          ay era venido,
era de su mesnada          arredrado e partido;
si por pecados fuesse          de Almançor sabido,
non fincaria tierra          donde escapasse vivo.

235 Recudio el monje e dixo:          «Ruego t' por Dios, amigo,
si fuesse tu mesura          que ospedasses conmigo,
dar te he yo pan d'ordio,          ca non tengo de trigo,
sabras commo has de fer          contra el tu enemigo.»

236 El conde don Fernando,          de todo bien conplido,
contra el monje Pelayo          resçibio su convido,
del ermitaño santo          tovo s' por bien servido:
mejor non albergara          despues que fuera vivo.


Promesa de ayuda divina

237 Dixo don fray Pelayo          escontra su señor:
«Fago te, el buen conde,          de tanto sabidor,
que quiere tu fazienda          guiar el Criador:
vençeras el poder          del moro Almançor.

238 Faras grandes batallas          en la gent descreida,
muchas seran las gentes          a quien toldras la vida,
cobraras de la tierra          una buena partida,
la sangre de los reyes          por ti sera vertida.

239 Non quiero mas dezir te          de toda tu andança,
sera por todo el mundo          temida la tu lança;
quanto que te yo digo,          ten lo por segurança,
dos vezes seras preso,          crei me sin dudança,

240 Antes de terçer dia          seras en grand cuidado,
ca veras el tu pueblo          todo muy espantado:
veran un fuerte signo          qual nunca vio omne nado,
el mas loçano d'ellos          sera muy desmayado.

241 Tu confortar los has          quanto mejor podieres,
dezir les has a todos          que semejan mugieres,
departir has el signo          quanto mejor sopieres,
perderan todo el miedo          quand' gelo departieres.

242 Espidete agora          con lo que has oido,
aqueste lugar pobre          non lo eches en olvido;
fallaras el tu pueblo          triste e dolorido,
faziendo lloro e llanto          e metiendo apellido.

243 Por lloro nin por llanto          non fazen ningun tuerto,
ca piensan que eres preso          o que moros te han muerto,
que quedan sin señor          e sin ningun confuerto,
coidavan con los moros          por ti salir a puerto.

244 Mas ruego te, amigo,          e pido lo de grado
que quando ovieres tu          el canpo arrancado,
venga se te en mientes          d'est convento lazrado,
e non se te olvide          el pobre ospedado.

245 Señor, tres monjes somos,          assaz pobre convento,
la nuestra pobre vida          non ha nin par nin cuento;
si Dios non nos envia          algun consolamiento,
daremos a las sierpes          el nuestro avitamiento.»

246 El conde dio l' respuesta          commo omne enseñado.
Dixo: «Don fray Pelayo,          non ayades cuidado,
quanto que demandastes          ser vos ha otorgado,
conosçere a donde          me diestes ospedado.

247 Si Dios aquesta lid          me dexa arrancar,
quiero todo el mio quinto          a este lugar dar;
demas, quando muriere,          aqui me soterrar,
que mejore por mi          sienpre este lugar.

248 Fare otra iglesia          de mas fuerte çimiento,
fare dentro en ella          el mi soterramiento,
dare y donde vivan          de monjes mas de çiento,
sirvan todos a Dios,          fagan su mandamiento.»

249 Despidio se del monje          alegre e muy pagado,
vino se pora Lara          el conde aventurado;
quando alla llego          e le vio su fonsado,
el lloro e el llanto          en gozo fue tornado.

250 Conto a sus varones          commo le avie contido,
del monje que fallara          que yazia ascondido,
commo fuera su uesped,          tomara su convido,
mejor non albergara          despues que fue nasçido.


Batalla de Lara


Inferioridad de fuerzas. Miedo en el campo cristiano

251 Otro dia mañana          mando mover sus gentes;
pora cada cristiano          avie mill descreyentes;
los del conde eran pocos,          mas buenos conbatientes,
todos eran iguales,          d'un coraçon ardientes.

252 Bien se veien por ojo          los moros e cristianos;
non es omne en el mundo          que asmasse los paganos,
todos venien cobiertos,          los oteros e llanos:
a cristianos cuidavan          prender se los a manos.

253 Fazien grand alegria          los pueblos descreidos,
venien tañendo tronpas          e dando alaridos,
davan los malfadados          atamaños roidos,
que los montes e valles          semejavan movidos.

254 El conde don Fernando          estava muy quexado,
querie morir por ver se          con moros en el canpo;
bien cuidava esse dia          reignar y el pecado,
que metio grand espanto          en el pueblo cruzado.

255 Uno de los del conde,          de la Puente Ytero,
cavalgava un cavallo          fermoso e ligero;
puso l' de las espuelas          por çima d'un otero,
partio s' con el la tierra          e somio se el cavero.

256 Fueron los castellanos          todos muy espantados:
«Esto que nos conteçe          es por nuestros pecados;
bien semeja que Dios          nos ha desamparados,
mejor seso fizieramos          si fueramos tornados.


La arenga

257 Bien vemos nos que a moros          quiere Dios ayudar;
¿commo podremos nos          contra ellos lidiar.»
Dixo estonçes el conde:          «Querades me escuchar:
non querades en poco          mal prez sienpre ganar.

258 Lo que muestra este signo          quiero vos departir,
amigos e vassallos,          si queredes me oir:
si tierra dura e fuerte          vos fazedes somir,
pues ¿cuales cosas otras          vos podrian sofrir?

259 Los vuestros coraçones          los veo enflaquesçer
contra gentes que son          de muy menos valer.
Non devedes, varones,          ningun miedo aver,
ca yo en este dia          me cobdiciava ver.

260 Amigos, d'una cosa          so yo bien sabidor:
ellos seran vençidos,          yo sere vençedor;
en gran afruenta en canpo          sere con Almançor:
vere de castellanos          com' guardan su señor.»


La batalla

261 Pues que ovo acabada          el conde su razon,
e esforçadas sus gentes          commo omne de sazon,
mando a sus conpañas          desbolver su pendon:
firieron en los moros          todos d'un coraçon.

262 Ferio luego el conde          en los pueblos paganos,
quien con el se encontravan          non se ivan d'el sanos;
dizie « Yo so el conde;          esforçad, castellanos,
ferid los bien de rezio,          amigos e hermanos.»

263 Otrossi un rico omne          que dezien don Velasco
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

264 Metien toda su fuerça          en guardar su señor,
non avien de su muerte          nin pesar nin dolor,
tollie les el grand depdo          de la muerte el pavor,
non avie pora buenos          d'este mundo mejor.

265 Commo todos fizieron          refez es d'entender,
tanto non fizo omne          con tan poco poder;
semeja poca cosa          pesada de creer
con trezientos caveros          tan grand pueblo vençer.

266 Caveros e peones          firme miente lidiavan,
todos quanto podian          a su señor guardavan,
quando dezie «Castiella»          con el se esforzavan;
los moros, en todo esto,          las espaldas tornavan.

267 Fue les de una lid          el conde acuitando,
iva s' contra la tienda          d'Almançor acostando.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

268 Llegaron a Almançor          estos malos roidos
sabiendo commo eran          sus poderes vençidos;
eran muchos los muertos          e muchos los feridos,
avia de sus reyes          los mejores perdidos.


Fuga del enemigo

269 Demando su cavallo          por lidiar con sus manos,
fueran y venturados          caveros castellanos:
muerto fuera o preso          de los pueblos cristianos,
mas non lo consejaron          los sus pueblos cristianos.

270 Por non vos detener          en otras ledanias,
fue Almançor vençido          con sus cavallerias:
alli fue demostrado          el poder del Mexias,
el conde fue David          e Almançor Gollias.

271 Foia Almançor          a guisa d'algarivo
«Todo el mi grand poder          es muerto o cativo;
pues ellos muertos son,          ¿por que finco yo vivo»
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

272 Dizie: «Ay, Mafomat,          en mal ora en ti fio
non vale tres arvejas          todo el tu poderio.»
Fincaron en el canpo          muertos muchos gentios,
de los que sanos eran          estonz fueron vazios.


Persecución y botín. Riqueza de éste

273 Quando fueron vençidos          essos pueblos paganos,
fueron los vençedores          los pueblos castellanos;
el conde don Fernando          con todos los cristianos
fueron en su alcançe          por cuestas e por llanos.

274 Rendieron a Dios graçias          e a Santa Maria
por que dexo les ver          tamaña maravilla:
duro les el alcançe          quanto que medio dia,
enriqueçio s' por sienpre          la pobre alcaldia.

275 Quando fue Almançor          grand tierra alexado,
finco de sus averes          el canpo bien poblado;
cojieron sus averes          que Dios les avie dado;
tan grand aver fallaron          que non serie contado.

276 Fallaron en las tiendas          sobejano tesoro,
muchas copas e vasos          que eran d'un fino oro:
nunca vio atal riqueza          nin cristiano nin moro,
serien ende abondados          Alexander e Poro.

277 Fallaron y maletas          e muchos de çurrones
llenos d'oro e de plata,          que non de pepiones,
muchas tiendas de seda          e muchos tendejones,
espadas e lorigas          e muchas guarniçiones.


Donación a San Pedro de Arlanza

278 Fallaron de marfil          arquetas muy preçiadas,
con tantas de noblezas          que non serien contadas;
fueron pora San Pedro          las mas d'aquellas dadas,
estan todas oy dia          en su altar asentadas.

279 Tomaron d'esto todo          lo que sabor ovieron,
mas finco de dos partes          que levar non podieron;
las armas que fallaron          dexar non las quisieron,
con toda su ganançia          a San Pedro venieron.

280 Quand' fueron y llegados          a Dios graçias rendieron,
todos, chicos e grandes,          su oraçion fizieron,
todos por una boca          «Deo gratias» dixeron,
cada uno sus joyas          al altar ofreçieron.

281 De toda su ganançia          que Dios les avie dado,
mando tomar el quinto          el conde aventurado,
qualquier cosa que l' copo,          ovo lo bien conprado,
mando lo dar al monje          que le diera ospedado.

282 El conde e sus gentes          e todos los cruzados
a la çibdat de Burgos          fueron todos llegados;
folgaron e dormieron,          que eran muy cansados,
demandaron maestros          por sanar los llagados.




ArribaAbajo- VIII -

Guerra contra Navarra





Navarra ha saqueado Castilla

283 Dexemos estos y          que eran muy mal golpados
El conde don Ferrando          de los fechos granados
avia ya oidos          unos fuertes mandados,
que avian los navarros          a sus pueblos robados.

284 Mientra que estava el conde          faziendo a Dios plazer,
lidiando con los moros          e todo su poder,
el rey de los navarros          ovo se a mover,
cuido toda Castiella          de robar e correr.

285 El conde castellano,          quando lo ovo oido,
por poco, con pesar,          non salio de sentido;
commo un leon bravo          assi dio un gemido:
«Aun gelo demande          con mis armas guarnido.»

286 Quando los castellanos          ovieron sus mandados,
bien cuidavan que nunca          d'ellos serien vengados;
dizien: «En fuerte ora          fuemos mesquinos nados,
de todos los del mundo          somos desafiados.»

287 Avien los castellanos          d'esto fiero pesar,
por que los confondia          quien los devie salvar.
«Señor -dixo el conde-          quieras me ayudar,
que pueda tal sobervia          aina arrancar.»


Fernán González desafía al rey navarro

288 Al rey de los navarros          envio demandar
si s' querie contra el          en algo mejorar,
ca farie su mesura          e el su bienestar;
si fer non lo quisiesse,          mando l' desafiar.

289 Llego al rey don Sancho          aqueste mensajero:
«Omillo me -dixo- rey,          luego de lo primero;
del conde de Castiella          so yo su mandadero,
dezir te he lo que t' dize          fasta lo postrimero.

290 Sepas que ha de ti          el conde grand querella,
que te lo gradesçria          si le sacasses d'ella,
ca traxiste a Castiella          grand tienpo a la pella:
dos vezes en el año          veniste a corrella.

291 Por fer mal a Castiella          e estruir castellanos
feziste te amigo          de los pueblos paganos;
feziste guerra mala          a los pueblos cristianos
por que non quieren ellos          meter se en las tus manos.

292 Ha sobre todo esto          de ti fiera rencura,
ca feziste otra cosa          que fue mas desmesura,
ca mientra el corria          alla a Estremadura,
feziste le atal daño          que fue desapostura.

293 Si d'aquesta querella          le quisieres sacar,
de commo es derecho          assi lo mejorar,
farias tu mesura          e el tu bienestar;
si esto non quisieres,          manda t' desafiar.»


El rey navarro amenaza al conde

294 Quando ovo el mensajero          su razon acabada,
(avie por lo que iva          la cosa recabdada),
fablo don Sancho e dixo          su razon e vegada:
«Non le mejorare          valia d'una miaja.

295 Ermano, it al conde          e dezit le el mandado:
d' el me desafiar          so yo maravillado:
tan bien commo deviera          non fue aconsejado,
no s' puede bien fallar          d' aqueste tal mercado.

296 Mucho l' tengo por loco          e de seso menguado
sol' por me desfiar          e de ser ende osado;
por que ha aquesta vez          los moros arrancado,
por esta loçania          ha esto començado.

297 Dezit te que aina          le ire yo a buscar,
en torre nin en çerca          no s' me podrie escapar
que buscado non sea          dentro fasta la mar:
sabre por que me oso          el a mi desfiar.»

298 Torno se el mensajero          yaquanto espantado
por que viera al rey          fiera miente irado;
conto gelo al conde,          nada no l' fue çelado,
dixo l' commo le avia          muy fuert amenazado.


El conde convoca a combate

299 Mando llamar el conde          a todos sus varones,
todos los ricos omnes,          todos los infançones,
tan bien a escuderos          commo a los peones,
querie de cada uno          saber sus coraçones.

300 Quando fueron juntados          començo de fablar,
qualquier se lo veria          que avia grand pesar:
«Amigos, ha mester          de consejo tomar,
de guisa que podamos          tal fuerça rencurar.

301 Nunca a los navarros          mal non les meresçiemos,
nin tuerto nin sobervia          nos nunca les feziemos;
muchos fueron los tuertos          que d'ellos resçibiemos,
por gelo demandar          nunca sazon toviemos.

302 Cuide que se querian          contra nos mejorar
e d'aquesta querella          querian nos sacar;
la querella que avemos          quieren nos la doblar,
a mi e a vos otros          envian desfiar.

303 Amigos, tal sobervia          nos non gela suframos,
que nos venguemos d'ella          e todos y muramos,
ante que tanta cuita          e tal pesar veamos:
¡por Dios, los mis vassallos,          nos los acometamos!

304 En nos los cometer          es nuestra mejoria,
por quanto ellos son          mayor cavalleria;
nos non mostremos y          ninguna covardia,
en dudar nos por ellos          serie grand villania.

305 Sepades que en la lid          non son todos iguales,
por cient lanças se veçen          las faziendas canpales;
mas valen cient caveros          d'un coraçon iguales
que non fazen trezientos          de los descomunales.

306 Ha y buenos e malos,          que non puede al ser,
los malos que y son          non podrien atender,
aver se han por aquellos          los buenos a vençer,
vemos nos muchas veçes          tal cosa conteçer.

307 Muchos son mas que nos          peones e caveros,
omnes son esforçados          e de pies muy ligeros,
d'asconas e de dardos          fazen golpes çerteros,
traen buena conpaña          de buenos escuderos.

308 Por esto ha mester          que nos los cometamos;
si ellos nos cometen,          mejoria les damos;
si ellos entendieren          que nos non los dubdamos,
dexar nos han el canpo          ante que los firamos.

309 Otra cosa vos digo,          e vos la creeredes:
muerto sere en pelea          o en quexa me veredes;
vere los castellanos          commo me acorredes,
mester a vos sera          quanta fuerça tenedes.

310 Si por alguna guisa          al rey puedo llegar,
los tuertos que me fizo          cuedo le demandar;
no l' podrie ningun omne          de la muerte escapar,
non avrie, si el muere,          de mi muerte pesar.»


Batalla de la Era Degollada

311 Quando ovo el buen conde          su razon acabada,
mando contra Navarra          mover la su mesnada;
entro les en la tierra          quanto una jornada,
fallo al rey don Sancho          a la Era Degollada.

312 Quando el rey vio al conde          venir atan irado,
enderesço sus azes          en un fermoso prado;
el conde castellano,          con su pueblo loçano,
non alongaron plazo          fasta otro mercado.

313 Abaxaron las lanças          e fueron a ferir,
el conde, delantero,          commo oyestes dezir;
don Sancho de Navarra,          quando lo vio venir,
con sus azes paradas          salio lo a resçebir.

314 Feria entre las azes          que fronteras estavan,
en la part que el conde iva          todos carrera l' davan;
los unos e los otros          firme mientre lidiavan,
navarros con la muerte          lidiavan e lazravan.

315 Tan grand era la priessa          que avian en lidiar,
oie el omne a lexos          las feridas sonar:
non oirien otra voz          si non astas quebrar,
espadas reteñir          e los yelmos cortar.

316 Nonbravan los navarros          «Navarra» e «Estella»,
los firmes castellanos          nonbravan a «Castiella»;
nonbrava el rey don Sancho          a las vezes «Castiella»,
commo algunos françeses          a vezes echan pella.

317 El conde e el rey          buscando se andudieron
fasta que uno a otro          a ojo se ovieron,
las armas que traian          çerteras las fizieron,
fueron se a ferir          quant de rezio pudieron.

318 Entramos uno a otro          tales golpes se dieron,
los fierros de las lanças          al otra part salieron;
nunca de cavalleros          tales golpes se vieron,
todas sus guarniçiones          nada non les valieron.

319 Cuitado fue el rey          de la mala ferida,
entendio que del golpe          ya perdiera la vida,
la su grand valentia          luego fue abatida
man a mano del cuerpo          el alma fue salida.

320 El conde fue del golpe          fiera miente golpado,
ca tenie grand lançada          por el diestro costado;
llamava «castellanos»,          mas ningun fue allegado,
de todos sus caveros          era desanparado.

321 Tovieron castellanos          que eran muy falesçidos,
todos sus buenos fechos          que eran por y perdidos,
con quexa castellanos          andavan muy marridos,
por que en muy grand yerro          eran todos caidos.

322 Tanto tenie cada uno          en lo suyo que ver
que non podien ningunos          al conde acorrer;
fizo les la verguença          todo el miedo perder
e ovieron por fuerça          las azes a ronper.

323 Sofriendo grandes golpes          al conde allegaron,
antes que a el llegassen          a muchos derribaron;
muy maltrecho sin duda          al buen conde fallaron,
d'una parte e d'otra          muchas almas sacaron.

324 Llegaron castellanos,          al conde acorrieron,
luego que y llegaron,          sobre todos firieron:
a navarros por fuer ça          a fuera los fizieron;
temian que era muerto          e grand miedo ovieron.

325 Alçaron le de tierra,          la ferida le vieron,
todos que muerto era          bien assi lo tovieron,
por poco, con pesar,          de seso non salieron,
commo si fuesse muerto          muy grand duelo fizieron.

326 Firieron en navarros,          del conde los tiraron,
sobre un buen cavallo          a su señor alçaron,
la sangre de la cara          toda gela alinpiaron,
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

327 Todos commo de nuevo          a lidiar començaron
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

328 Cuitaron los afirmes,          davan lid presurada,
reteñien en los yelmos          mucha fuert cuchillada,
davan e resçebian          mucha buena lançada,
davan e resçebian          mucha buena porrada.

329 Non vos queremos mas          la cosa alongar;
ovieron los navarros          el canpo a dexar,
ovo el rey don Sancho          muerto a y fincar,
mando le luego el conde          a Navarra levar.

330 Dexemos a don Sancho,          ¡perdon' le el Criador!,
los navarros maltrechos          llorando a su señor,
avian de vengar se          todos fuerte sabor,
salieron al buen conde          todos por su amor.


El conde de Tolosa quiere vengar al rey navarro

331 El conde de Piteos          e conde de Tolosa,
-pariente era del rey,          esto es çierta cosa-
tomo de sus condados          conpaña muy fermosa,
movio pora Castiella          en ora muy astrosa.

332 El conde non uvio          por a la lid llegar,
pero quando lo sopo          no s' quiso detardar;
al buen rey de Navarra          cuido lo bien vengar,
al puerto de Getarea          ovo de arribar.

333 Los navarros al conde          todos se allegaron,
commo fue la fazienda          todo gelo contaron,
quantos fueron los muertos,          quantos los que fincaron,
commo a el enantes          dos dias le esperaron.

334 El conde de Tolosa          dio les muy grand confuerto,
coido con esse fecho          con el salir a puerto;
«ca me han castellanos          fecho este grand tuerto
cuido vengar al rey,          que ellos lo han muerto».


Los castellanos prefieren la paz

335 El conde don Fernando          avie lo ya oido
commo era aquel conde          al puerto ya venido;
el conde don Fernando,          maguer tan mal ferido,
atal commo estava          pora alla fue ido.

336 Los vassallos del conde          tenien se por errados,
eran contra el conde          fuerte miente irados;
eran de su señor          todos muy despagados
por que avian por fuerça          sienpre d'andar armados.

337 Folgar non les dexava          nin estar segurados,
dizien: «Non es tal vida          si non pora pecados,
que andan de noche e dia          e nunca son cansados,
el semeja a Satan          e nos a sus criados.

338 Por que lidiar queremos          e tanto lo amamos,
nunca folgura avemos          si almas non sacamos
a la ueste antigua          a aquellos semejamos,
ca todas cosas cansan          e nos nunca cansamos.

339 Non ha duelo de nos,          que sofrimos tal vida,
nin lo ha de si mismo,          que tiene tal ferida;
si, ¡mal pecado!, muere,          Castiella es perdida:
nunca tomaron omnes          atan mala caida.»

340 Ovieron su acuerdo          que gelo departiessen
que lo que bien non era          luego gelo dixiessen,
que por grand loçania          en yerro non cayessen,
que por mala cobdiçia          su señor non perdiessen.

341 Dixo Nuño Laino:          «Señor, si tu quisieres,
si a ti semejasse          o tu por bien tovieres,
estoviessedes quedo          fasta que guaresçieres,
que por mala cobdiçia          en yerro non cayeres.

342 Non se omne en el mundo          que podiesse endurar
la vida que avemos          nos e vos a passar,
la nuestra grand cobdiçia          non nos dexa folgar,
avemos la mesura          por aqui d'olvidar.

343 Non recuden las cosas          todas a un logar,
deve aver el omne          grand seso en lidiar;
si non, podra aina          un grand yerro tomar,
podrie todo el grand prez          por y lo astragar.

344 Los vientos que son fuertes          sabemos los cansar,
el mar que es irada,          vemos la amansar;
el diablo non cansa          nin se puede folgar,
quiere la nuestra vida          la suya semejar.

345 Dexa folgar tus gentes,          a ti mesmo sanar,
tienes muy fuerte llaga,          dexa la tu folgar,
dexa venir tus gentes,          ca aun son por llegar,
muchos son por venir,          deves los esperar.

346 Tu seras a diez dias          del golpe bien guarido,
sera ya el tu pueblo          a esse plazo venido,
poner te has en el canpo          con tu pueblo guarnido,
el sera muerto o preso,          d'esto so bien creido.

347 Señor, dicho te he          lo que dezir queria,
mejor consejo d'este,          señor, yo non sabria;
non temas que lo digo          por nulla covardia,
queria te guardar          como al alma mia.»


El conde exhorta al combate

348 Quando ovo acabada          don Nuño su razon,
començo el buen conde,          esse firme varon;
avie grand conplimiento          del sabio Salamon,
nunca fue Alexandre          mas grand de coraçon.

349 Dixo: «Nuño Lainez,          buena razon dixiestes,
las cosas commo son          assi las departiestes,
d'alongar esta lid          creo que assi dixiestes,
quien quier que vos lo dixo,          vos mal lo aprendiestes.

350 Non deve el que puede          esta lid alongar,
quien tiene buena ora,          otra quiere esperar;
un dia que perdemos          no l' podremos cobrar,
jamas en aquel dia          non podemos tornar.

351 Si omne el su tienpo          quiere en valde passar,
non quiere d'este mundo          otra cosa levar
si non estar viçioso          e dormir e folgar;
el fecho d'este muere          quando viene a finar,

352 El viçioso e el lazrado          amos han de morir,
el uno nin el otro          non lo pueden foir,
quedan los buenos fechos,          estos han de vesquir,
d'ellos toman enxiemplo          los que han de venir.

353 Todos los que grand fecho          quisieron acabar
por muy grandes trabajos          ovieron a passar:
non comen quando quieren          nin çena nin yantar,
los viçios de la carne          han los de olvidar.

354 Non cuentan d'Alexandre          las noches nin los dias,
cuentan sus buenos fechos          e sus cavallerias;
cuentan del rey Davit          que mato a Golias,
de Judas Macabeo,          fijo de Matatias.

355 Carlos e Valdovinos,          Roldan e don Ojero,
Terrin e Gualdabuey,          Arnaldo e Olivero,
Torpin e don Rinaldos          e el gascon Angelero,
Estol e Salomon,          otro su conpañero.

356 D'estos e d'otros muchos          que non vos he nonbrados
non fablarian mas          que sin non fuessen nados,
si tan buenos non fueran,          oy serien olvidados,
seran los buenos fechos          fasta la fin contados.

357 Por tanto, ha mester          que los dias contemos,
los dias e las noches          en que las espendemos,
quantos en valde passan          nunca los cobraremos;
amigos, bien lo vedes          que mal seso fazemos

358 Caveros e peones          ovo los de vençer,
a cosa que el dezia          non sabien responder,
quanto el por bien tovo          ovieron lo a fazer;
su oraçion acabada,          mando luego mover.


El ejército castellano se lanza al combate

359 El conde don Fernando          con toda su mesnada
llegaron a un agua          muy fuerte e muy irada,
Ebro l' dixeron sienpre,          assi es oy llamada,
vieron se en grand rebate          que fuesse y su posada.

360 Tovieron la ribera          tolosanos guardada,
non dieron castellanos          por esso todo nada:
dando e resçebiendo          mucha buena lançada
ovieron mucho aina          el agua travessada.

361 Ovieron grand rebato          en passar aquel vado,
ovo de petavinos          grand pueblo derribado,
maguer que non querian,          vevien mal de su grado,
d'ellos se afogavan,          d'ellos salien a nado.

362 Abrio por medio l'agua          el conde la carrera,
ovieron tolosanos          a dexar la ribera,
ordeno las sus azes          en medio d'una glera,
fue los acometer          d'una estraña manera.

363 Quando ovo el conde          el rio travessado
ferio luego en ellos          commo venie irado;
al que el alcançava          mucho era de malfado,
d'el iva a sus parientes          aina mal andado.

364 El conde don Fernando,          sabidor atamaño,
firia en pitavinos          e fazie les grand daño,
ronpie las guarniçiones          commo si fuessen paño,
non les valia esfuerço          nin les valia engaño.

365 Acorrian le luego          los sus buenos varones,
ca tenia y muchos          de buenos infançones;
d'un logar eran todos          e d'unos coraçones,
lazravan tolosanos          e lazravan gascones.

366 Pero commo eran muchos,          ivan los acoitando,
de fiera guisa se iva          la lid escalentando,
iva se d'onbres muertos          essa glera poblando,
maltraie los afirmes          el conde don Fernando.

367 Andava por las azes          muy fiera mient irado,
por que non los vençia          andava muy cuitado,
dixo: «Non puede ser          aunque pese al pecado,
no s' pueden tolosanos          fallar bien d'est' mercado.»

368 Metio se por las azes          muy fuerte espoleando,
la lança sobre mano          e su pendon alçando:
«¿Donde estas, el buen conde»,          assi iva vozes dando,
«¡Sal lidiar aca al canpo!,          ¡cata aqui a don Fernando!».

369 Antes que ellos amos          veniessen a feridas,
las gentes tolosanas          todas fueron foidas;
nunca ningunas gentes          fueron tan mal fallidas,
ca fueron en grand miedo          e en mal preçio metidas.

370 Fueron todos foidos          por una grand montaña,
fincaron con el conde          muy poca de conpaña:
nunca fue el tolosano          en quexa atamaña,
el conde de Castiella          le tenie fuerte saña.


Fernán González mata al tolosano

371 El conde de Tolosa          mucho fue espantado,
ca vio a don Fernando          venir mucho irado,
por non tener la gente,          que era desmanparado,
con sus armas guarnido          contra el fue llegado.

372 El conde don Fernando,          omne sin crueldat,
olvido con la ira          mesura e bondat:
fue ferir a esse conde          d'ira e de voluntat,
non dudo de ferir lo          sin ninguna piedat.

373 El conde castellano,          guerrero natural,
ferio al tolosano          de ferida mortal;
cuitado fue el gascon          de la ferida mal,
dixo a altas voçes:          «¡Santa Maria, val!»

374 El conde de Tolosa          assi fue mal ferido,
fue luego del cavallo          a tierra abatido,
dezir non pudo nada,          ca fue luego transido;
luego quando el fue muerto          su pueblo fue vençido.

375 Los pueblos castellanos          quando aquesto vieron,
caveros tolosanos          trezientos y prendieron:
muchos fueron los otros          que estonces y murieron,
estonçes castellanos          en grand preçio sobieron.


El conde castellano honra a su rival muerto

376 Ahe el castellano,          de coraçon loçano,
oiredes lo que fizo          al conde tolosano:
desguarneçio le el cuerpo          el mismo con su mano,
no l' fizo menos honra          que si fuera su ermano.

377 Quando le ovo el conde          de todo despojado,
lavo lo e vestio lo          d'un xamete preçiado,
echo lo en un escaño          sotil mientre labrado,
ovo lo en la batalla          de Almançor ganado.

378 El conde castellano          con todo su consejo
fizieron le ataut          bien obrado, sobejo,
guarnido rica miente          de un paño bermejo,
de clavos bien dorados          que luzien commo espejo.

379 Mando a sus vassallos          de la presion sacar,
mando les que veniessen          a su señor guardar,
a grandes e a chicos          todos fizo jurar
que d'el non se partiessen          fasta en su lugar.

380 Mortajaron el cuerpo          commo costumbre era
d'unos paños preçiado,          ricos de grand manera;
dio les que despendiessen          por toda la carrera,
mando les dar mill pesos,          fechos çirios de çera.

381 Quando ovo el conde          el cuerpo mortajado,
el ataut fue preso,          de clavos bien çerrado,
fue sobre una azemila          aina aparejado,
mando que lo levassen          luego a su condado.

382 Tolosanos, mesquinos,          llorando su malfado,
sus caras afiladas,          pueblo mal desonrado,
llegaron a Tolosa,          cabeça del condado,
fue commo de primero          el llanto renovado.



Anterior Indice Siguiente