Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
Anterior Indice Siguiente




ArribaAbajo- IX -

Victoria de Hacinas





Almançor vuelve a la carga con un gran ejército

383 Dexemos tolosanos          tristes e desonrados,
eran ya en Tolosa          con su señor llegados;
tornemos en el conde          de los fechos granados
commo avia oido          otros malos mandados.

384 Que venie Almançor          con muy fuertes fonsados,
con çiento e treinta mill          caveros lorigados,
non serien los peones          nulla guisa contados,
estavan çerca Lara          en Muño ayuntados.

385 Quando fue Almançor          la otra vez vençido,
con grand pesar que ovo          a Marruecos fue ido
mando por toda Africa          andar el apellido
e fue commo a perdon          todo el pueblo movido.

386 Los turcos e alarabes,          essas gentes ligeras,
que son pora en batallas          unas gentes çerteras,
traien arcos de nervios          e ballestas çerberas,
d'estos venian llenos          senderos e carreras.

387 Venien los almohades          e los avenmarinos:
traien en sus camellos          sus fornos e molinos;
venien los moros todos          de Oriente vezinos,
de todos estos eran          cobiertos los caminos.

388 Venien y d'estas gentes          sin cuenta e sin tiento,
non eran d'un logar          nin d'un entendimiento,
mas feos que Satan          con todo su convento
quando sal' del infierno          sucio e carvoniento.

389 Quando fueron juntados          e passaron la mar,
arribaron al puerto          que dizen Gibraltar;
coido se Almançor          del buen conde vengar,
por amor d'acabar lo          no s' podie dar vagar.

390 Cordova e Jaen          con toda Andaluzia,
Lorca e Cartajena          con toda Almaria,
de muchas otras tierras          que nonbrar non sabria,
ayunto Almançor          muy grand cavalleria.

391 Quando fueron juntados          començo a venir,
bien coido a España          sin falla conquerir,
que el conde castellano          no s' le podrie foir,
que le ferie en presion          mala muerte morir.


Oración del conde

392 Eran ya en Fazinas          essa gente maldita,
todos los castellanos          eran en Piedrafita;
el conde -la su alma          de pena sea quita-
fue se pora San Pedro          a essa su ermita.

393 Quando fue a la ermita          el conde allegado,
demando por su monje,          don Pelayo llamado;
dixeron le por nuevas          que era ya finado,
ocho dias avia          que era soterrado.

394 Entro en la ermita          con muy grand devoçion,
finco los sus finojos          e fizo su oraçion,
de los ojos llorando          fizo su petiçion:
«Señor, tu me aguarda          d'error e d'ocasion.

395 Señor, por grand amor          de fer a ti serviçio,
passo mucho lazerio          e dexo mucho viçio,
con est' cuerpo lazrado          fago te sacrifiçio,
con moros e cristianos          meto me en grand bolliçio.

396 Los reyes de España,          con derecho pavor,
olvidaron a ti,          que eres su señor,
tornaron se vassallos          d'esse rey Almançor
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

397 Yo quando vi que ellos          fueron en tal error
e por miedo de muerte          fizieron lo peor,
nunca de su conpaña          despues ove sabor,
por fer a ti serviçio          non quise mas su amor.

398 Finque yo entre todos          solo desanparado,
de muert' non ove miedo          nin quise aquel pecado:
quando ellos veyeron          que era yo apartado,
luego fui d'ellos todos          muy fuerte amenazado.

399 Llegaron me las cartas          a Muño esse dia,
venieron mesajeros          çinco en aquel dia
commo me menazavan          reyes d'Andaluzia,
por que de los d'España          yo solo me erzia.

400 Ovieron sus poderes          sobre mi d'ayuntar,
unos venien por tierra,          otros venien por mar;
querrian, si podiessen,          d'este sieglo m' sacar,
quesiste tu, Señor,          valer me e ayudar.

401 Vençi los e mate los,          Señor, con tu poder,
nunca fui contra ti,          segunt mi entender,
tengo me por pagado          si te fize plazer,
bien tengo que non has          por que me falesçer.

402 Por essas escrituras          que dexo Isaias,
que a los tus vassallos          nunca falesçerias:
Señor, tu siervo so          con mis cavallerias,
no m' partire de ti          en todos los mis dias.

403 Mas he yo grand mester,          Señor, de la tu ayuda,
Señor, sea por ti          Castiella defenduda;
toda tierra de Africa          sobre mi es venuda,
anparar non la puedo,          Señor, sin tu ayuda.

404 Por fuerça nin por seso          que yo podiesse aver
non la podrie por guisa          ninguna defender;
Señor, da me esfuerço          e seso e poder
que pueda a Almançor          o matar o vençer.»


Aparición en sueños de San Pelayo y San Millán

405 Teniendo su vegilia,          con Dios se razonando,
un sueño muy sabroso          al conde fue tomando:
con sus armas guarnido          assi se fue acostando,
la carne adormida,          assi yaze soñando.

406 Non podria el conde          aun ser adormido,
el monje San Pelayo          de suso l' fue venido,
de paños commo el sol          todo venie vestido,
nunca mas bella cosa          veyera omne nasçido,

407 Llamo le por su nonbre          al conde don Fernando,
dixo l': «¿Duermes o commo          estas assi callando?
Despierta e ve tu via,          ca te creçe oy grand bando,
ve te pora el tu pueblo,          que te esta esperando.

408 El Criador te otorga          quanto pedido le has,
en los pueblos paganos          grand mortandat faras,
de tus buenas conpañas          muchas y perderas,
pero, con todo el daño,          tu el canpo vençeras.

409 Aun te dize mas          el alto Criador:
que tu eres su vassallo          e el es tu Señor,
con los pueblos paganos          lidiaras por su amor,
manda te que te vayas          lidiar con Almançor.

410 Yo sere y contigo,          que me lo ha otorgado,
y sera el apostol          Santiago llamado,
enbiar nos ha Cristo          valer a su criado,
sera con tal ayuda          Almançor enbargado.

411 Otros vernan y muchos          commo en una vision
en blancas armaduras,          angeles de Dios son;
traera cada uno          la cruz en su pendon:
moros, quando nos vieren,          perdran el coraçon.

412 Amigo, dicho te he          lo que a mi mandaron,
vo me pora aquellos          que me aca enviaron.»
Los angeles fermosos          de tierra lo alçaron,
grand alegria faziendo          al çielo lo levaron.

413 Desperto don Fernando          commo con grand pavor:
«¡Que puede ser aquesto!          ¡Vala me el Criador!
Pecado es que me quiere          echar en un error;
Cristo, yo tuyo so,          guarda me tu, Señor.»

414 Estando en el sueño          que soñara pensando,
oyo una grand voz          que le estava llamando.
«Lieva dend', ve tu via,          el conde don Fernando,
espera te Almançor          con el su fuerte bando.

415 Non tardes, ve tu via;          si non, tuerto me azes,
porque tanto me tardas          en grand culpa me yazes,
no l' des ninguna tregua          nin fagas con el pazes,
a todo el tu pueblo          fazer lo has tres azes.

416 Tu entra con los menos          de partes de oriente,
entrante de la lid          ver me has vesible miente;
manda entrar la otra az          de partes d'oçidente,
y sera Santiago,          esto sin fallimiente.

417 Entre la otra terçera          de partes d'aquilon,
vençremos los poderes          d'este bravo leon;
faras tu, si esto fazes,          a guisa de Sanson
quando con las sus manos          lidio con el bestion.

418 Non quiero mas dezir:          lieva dend', ve tu via.
¿Quieres saber quien trae          esta mensajeria?
Millan so yo por nonbre,          Jesucristo me enbia,
durara la batalla          fasta terçero dia.»


Los castellanos, molestos con su señor

419 Quando ovo don Fernando          todo esto oido,
el varon don Millan          a los çielos fue ido:
fue luego de la ermita          el conde espedido,
torno se a Piedrafita          d'onde fuera salido.

420 Quando el conde llego          a su buena conpaña,
fallo a sus vassallos          todos con fuerte saña,
maltraian le tanto          que eran grand fazaña,
non davan mas por el          que por una castaña.

421 Commo eran malinconicos          todos con grand despecho,
de chicos e de grandes,          de todos fue maltrecho.
«Fazes -dixeron- conde,          sin guisa grand malfecho,
si algun yerro tomamos,          sera muy grand derecho.

422 Assi commo ladron          que anda a furtar,
assi solo señero          te amas apartar;
quando nos te buscamos          no t' podemos fallar,
abremos por aquesto          algun yerro tomar.

423 Por que tanto t' sofrimos          por end somos peores,
pedimos te merçed,          non nos fagas traidores,
ca non lo fueron nunca          nuestros anteçessores,
mas non ovo en el mundo          leales nin mejores.»


Fernán González les arenga

424 Quando a toda su guisa          lo ovieron maltraido,
dixo les don Fernando:          «Por Dios, sea oido:
de quanto que yo fize          non so arrepentido,
no m' devedes tener          assi por tan fallido.

425 Fui yo a la ermita          por mi amigo ver,
por el e yo en uno          amos aver plazer;
quando y fui llegado,          demande d'el saber,
por nuevas me dixeron          que era en otro poder.

426 Sope yo como era          mi amigo finado,
mostraron me el logar          do yazie soterrado;
rogue a Jesucristo          que, si el fizo pecado,
por la su grand mesura          le sea perdonado.

427 Entrante de la puerta          y fize mi oraçion,
tal qual me dio Dios seso          e m' metio en coraçon;
vino a mi este monje          commo en una vision:
"Despierta -dixo- amigo,          que ora es e sazon."

428 Dixo me lo en sueños,          non lo quise creer,
desperte e non pude          ninguna cosa ver;
oi una grand voz          de çielo desçender,
voz era de los santos          segun mi entender.

429 Esta es la razon          que la voz me dezia:
"Conde Fernan Gonzalez,          lieva dend', ve tu via,
todo el poder de Africa          e del Andaluzia
vençer lo has en el canpo          d'este terçero dia."

430 Dixo m' que mal fazia          por tanto que tardava
a aquel Rey de los Reyes          por cuya amor lidiava,
que fuesse e non tardasse          contra la gent pagana,
que por que avie miedo,          pues que el me ayudava,

431 Otras cosas me dixo          que me quiero callar,
serie grand alongança          de todo lo contar,
mas vos aver lo hedes          aina de provar,
fasta que lo provedes,          aver me he de callar.

432 En aquella ermita          fui yo bien consejado
del monje San Pelayo,          siervo de Dios amado,
que por el su consejo          Almançor fue arrancado;
fui lo a buscar agora          e falle l' soterrado.

433 Fasta que lo sepades          com' lo fui yo a saber
por end non me devedes          por fallido tener;
aguardar vos querria          a todo mi poder
de por mengua de mi          en yerro non caer.

434 De Dios e de los omnes          mester nos ha consejo,
si non los afincamos,          fer nos han mal trebejo;
trae rey Almançor          muy grand pueblo sobejo,
nunca en la su vida          ayunto tal conçejo.

435 Mill ha y pora uno,          esto bien lo sabemos,
dicho es que ha mester          que consejo tomemos:
maguer fuir queramos          fazer non lo podemos,
assi commo los peçes          enredados yazemos.

436 Aragon e Navarra,          todos los pitavinos,
si en quexa nos vieren          non nos seran padrinos,
non nos darien salida          por ningunos caminos,
mal nos quieren de muerte          todos nuestros vezinos.

437 Si nos, por mal pecado,          fueremos arrancados,
los nuestros enemigos          seran de nos vengados;
seremos nos cativos,          fanbrientos e lazrados,
seran los nuestros fijos          de moros cativados.

438 Los fijos e las fijas          que nos tanto queremos
ver los hemos cativos,          valer non los podremos;
do nos mandaren ir,          por fuerça alla iremos,
nuestros fijos e fijas          jamas non los veremos.

439 Desanparado es          el que yaze en cativo,
mas dize muchas vezes          que non querrie ser vivo,
"Señor del mundo -dize-          ¿por que me eres esquivo,
que me fazes vevir          lazrado e perdido?"

440 Ligera cosa es          la muerte de pasar,
muerte de cada dia          muy mala es d'endurar,
sofrir tanto lazerio          e ver tanto pesar,
ver los sus enemigos          lo suyo heredar.

441 Contesçe esso mismo          con la gent renegada
heredan nuestra tierra          e tienen la forçada;
endreçar se ha la rueda          que esta trestornada,
seran ellos vençidos,          de Cristus la fe onrada.

442 Non es dicha fortuna          por sienpre en un estado,
uno ser sienpre rico          e otro ser menguado,
camia estas dos cosas          la fortuna priado,
al pobre faze rico          e al rico menguado.

443 Quiere fazer las cosas          assi el Criador,
de dar e de quitar          el es el fazedor
por entender que el es          sobre todos mejor;
el que suel' ser vençido          sera el vençedor.

444 A tal Señor commo este          devemos nos rogar,
que por la su mesura          nos quiera ayudar,
que en el nos esta todo,          caer o levantar,
ca sin el non podemos          nulla cosa acabar.

445 Amigos, lo que digo          bien entender devedes;
si fueramos vençidos          ¿que consejo prendredes?;
morredes commo malos,          la tierra perderedes,
si esta vez caedes,          non vos levantaredes.

446 De mi mismo vos digo          lo que cuedo fazer:
nin preso nin cativo          non me dexare ser,
maguer ellos a vida          me quisieren prender,
matar me he yo ante          que sea en su poder.

447 Todo aquel que de vos          del canpo se saliere
o con miedo de muerte          a presion se les diere,
quede por alevoso          si tal fecho fiziere,
con Judas en infierno          yaga quando moriere.»

448 Quando aquesto oyo          el su pueblo loçano,
todos por una boca          fablaron muy priado:
«Señor, lo que tu dizes          de nos sea otorgado,
el que fuyere yaga          con Judas abraçado.»

449 Quando ovo el conde          dichas estas razones
-antes tenian todos          duros los coraçones-
fueron muy confortados,          caveros e peones;
mando commo fiziessen          essos grandes varones.


Disposición del ejército cristiano

450 Mando que fuessen prestos          otro dia mañana,
fuessen puestas las azes          en medio de la plana,
todos fuessen armados          a primera canpana,
darian lid canpal          a aquella gent pagana.

451 A don Gustio Gonçalez          el que de Salas era,
a el e a sus fijos          dio les la delantera,
con ellos don Velasco          -tambien de Salas era-
que por miedo de muerte          non dexarie carrera.

452 Entro Gonçalo Diaz,          en esta misma faz,
era en los consejos          bueno de toda paz,
era por en faziendas          crudo commo agraz,
quienquier que l' demandasse          fallar lo ie de az.

453 Dos sobrinos del conde,          valientes e ligeros,
-fiziera los el conde          estonçes cavalleros-
devieran ser contados          en los golpes primeros,
fueron estos llamados          los lobos carniçeros.

454 Los que Gustio Gonçalez          avie d'acabdillar,
-dozientos fueron estos          caveros de prestar-
el conde los mando          por una parte entrar;
de quales ellos fueron          no s' podrien mejorar.

455 Dio les seis mill peones          pora la delantera,
omnes de la Montaña,          gente fuerte e ligera:
si bien guisados fuessen,          commo mester les era,
por tres tantos de moros          non dexarien carrera.

456 Dexemos esta az          toda muy bien parada,
non podria el cabdiello          mejorar se por nada,
serie por nulla fuerça          a duro quebrantada;
ya era en todo esto          la otra az guisada.

457 Fue dado por cabdiello          don Lope el vizcaino,
bien rico de mançanas,          pobre de pan e vino;
en la faz se contaron          fijos de don Laino,
e otro de la Montaña          que dizien don Martino.

458 Avie de buroveses,          otrossi treviñanos,
caveros bien ligeros,          de coraçon loçanos,
de Castiella la Vieja          muy buenos castellanos,
que muchos buenos fechos          fizieron por sus manos.

459 Venian y de Castro          unas buenas conpañas,
e venian con ellos          otros de las montañas;
fueron y estorianos,          gentes muy bien guisadas,
muy buenos eran d'armas,          bien conplidos de mañas.

460 Venien estos caveros          en essa az mediana,
estos eran dozientos          de la flor castellana;
todos fueron en canpo          otro dia mañana,
essa fue pora moros          una negra semana.

461 Dio les seis mill peones          con que los conbatiessen,
peones con caveros          En uno los partiessen,
que, quando los peones          carrera les abriessen,
entrarien los caveros          mejor por do podiessen.

462 Ruy Cavia e don Nuño,          de los d'alfoz de Lara,
venien y los serranos,          gentes que el poblara
en una sierra fuerte          que de moros ganara;
venien y los Velascos          que esse dia armara.

463 El conde don Fernando,          de los techos granados,
ovo veinte escuderos          en esse dia armados;
estos con el buen conde          en az fueron entrados,
por todos son cinquenta,          non mas fueron contados.

464 Venien tres mill peones,          todos de buena gente,
que por miedo de muerte          non farien fallimiente;
maguer fuessen buscados          de partes de oriente
non fallarien mejores          fasta en oçidente.

465 Consejo les a todos          del qual guisa fiziessen:
si el dia primero          vençer non los podiessen,
que s' tirassen afuera          quando el cuerno oyessen,
a la seña del conde          todos se acogiessen.

466 Quando ovo el conde          su cosa aguisada,
sus azes bien paradas,          su gente ordenada,
-sabie bien cada uno          su çertera entrada-
tornaron a sus tiendas,          cada uno a su posada.


El prodigio espantoso

467 Cenaron e folgaron          essa gente cruzada,
todos a Dios rogaron          con voluntad pagada
que y les ayudasse          la su virtud sagrada,
et fuessen venturosos          d'aver la lid rancada.

468 Vieron aquella noche          una muy fiera cosa:
venia por el aire          una sierpe rabiosa,
dando muy fuertes gritos          la fantasma astrosa,
toda venie sangrienta,          bermeja commo rosa.

469 Fazia ella senblante          que ferida venia,
semejava en los gritos          que el çielo partia,
alunbrava las uestes          el fuego que vertia,
todos ovieron miedo          que quemar los queria.

470 Non ovo ende ninguno          que fues' tan esforçado
que grand miedo non ovo          e fuesse espantado;
cayo y mucho omne          en tierra deserrado,
ovieron muy grand miedo          todo el pueblo cruzado.

471 Despertaron al conde,          que era ya dormido;
ante que el veniesse          el culuebro era ido,
fallo todo el su pueblo          commo muy desmaido,
demando del culuebro          commo fuera venido.

472 Dixeron gelo todo          de qual guisa veniera,
commo cosa ferida          que grandes gritos diera,
vuelta venia en sangre          aquella bestia fiera:
la tierra s' maravillan          commo non la ençendiera.

473 Quando gelo contaron          assi como lo vieron,
entendio bien el conde          que grand miedo ovieron,
que esta atal figura          diablos la fizieron,
e a los pueblos cruzados          revolverlos quisieron.

474 A los moros tenian          que los venie ayudar
ca coidavan sin duda          cristianos espantar;
por tal que los cristianos          se ovieran a tornar,
quisieran en la ueste          algun fuego echar.

475 Mando a sus varones          el buen conde llamar,
quando fueron juntados          mando los escuchar:
el derie que queria          la serpient demostrar;
luego de estrelleros          començo de fablar.

476 «Los moros, bien sabedes,          se guian por estrellas,
non se guian por Dios,          que se guian por ellas;
otro Criador nuevo          han fecho ellos d'ellas,
diz que por ellas veen          muchas de maravellas.

477 Ha y otros que saben          muchos encantamientos,
fazen muy malos gestos          con sus espiramientos,
de revolver las nuves          e revolver los vientos
muestra les el diablo          estos entendimientos.

478 Ayuntan los diablos          con sus conjuramentos,
aliegan se con ellos          e fazen sus conventos,
dizen de los passados          todos sus fallimientos,
todos fazen conçejo          los falsos carbonientos.

479 Algun moro astroso          que sabe encantar
fizo aquel diablo          en sierpe figurar
por amor que podiesse          a vos mal espantar,
con este tal engaño          cuidaron nos torvar.

480 Commo sodes sesudos,          bien podedes saber
que non ha el poder          de mal a nos fazer,
ca tollo le don Cristus          el su fuerte poder,
veades que son locos          los que l' quieren creer.

481 Que es de todo el mundo          en uno el poder,
que a el solo devemos          todos obedeçer,
ca el es poderoso          de dar e de toller:
a tal Señor commo este          devemos nos temer.

482 Quien este Señor dexa          e en la bestia fia
tengo que es caido          a Dios en muy grand ira,
anda en fallimiento          la su alma mesquina:
quantos que andan assi          el diablo los guia.

483 Tornemos en lo al          en que agora estamos:
trabajado avemos,          mester es que durmamos;
con ellos en el canpo          cras mañana seamos,
todos en su logar          assi commo mandamos.»

484 Fueron a sus posadas,          comiençan a dormir;
començaron las alas          los gallos a ferir,
levantaron se todos,          missa fueron oir,
confessar se a Dios,          pecados descubrir.

485 Todos, grandes e chicos,          la su oraçion fizieron,
del mal que avian fecho          todos se repentieron,
la ostia consagrada          todos la resçebieron,
todos de coraçon          a Dios merçed pedieron.

486 Era en todo esto          el dia allegado,
entraron en las armas          todo el pueblo cruzado,
las azes fueron puestas          commo les fue mandado
bien sabie cada uno          su lugar señalado.


Inicio de la batalla. Primeros golpes del conde

487 Fueron todas las gentes          en un punto guarnidas,
movieron pora ellos          todos por sus partidas,
las azes fueron puestas,          mescladas las feridas,
ovo de cada parte          muchas gentes caidas.

488 El conde don Fernando,          este leal cabdiello,
paresçia entre todos          un fermoso castiello,
avie en la faz primera          abierto un grand portiello,
fincado en el escudo          traie mucho quadriello.

489 Ronpie todas las azes          que fronteras estavan,
a la parte que el iva          todos carrera l' davan,
los golpes que fazia          bien a lexos sonavan,
todos en sus feridas          grand esfuerço tomavan.

490 Andava por las azes          commo leon fanbriento,
de vençer o morir          tenie fuerte taliento,
dexava por do iva          todo el canpo sangriento,
dava y muchas animas          al bestion mascariento.

491 Un rey de los de Africa          era y cavalgante,
-entre todos los otros          semejava gigante-
que al conde buscava,          -e el conde al semejante-;
luego quando lo vio          fue se l' parar delante.

492 El conde quando l' vio          tan irado venir,
aguijo el cavallo          e fue lo resçebir:
abaxaron las lanças          e fueron se ferir,
¡devieran tales golpes          una torre partir!

493 Entramos uno a otro          fueron mucho enbargados,
fueron muy mal feridos,          estavan enbaçados;
fablar non se podian,          tanto eran mal golpados,
eran de fuertes golpes          amos a dos llagados.

494 El conde don Fernando,          maguer que mal ferido,
antes que el rey entrasse          en todo su sentido,
del conde fue otra vez          el rey muy mal ferido,
fue luego del cavallo          a tierra abatido.

495 Los vassallos del moro,          quando aquesto vieron,
çercaron al buen conde,          muy grand priessa le dieron;
essora castellanos          en valde y non fueron:
dando grandes feridas          su señor acorrieron.

496 El conde castellano,          con sus gentes dudadas,
fueron aquestas oras          fuerte miente esforçadas;
el cavallo del conde          traie grandes lançadas,
tenie fasta los pies          las entrañas colgadas.

497 Ovo el su buen cavallo          al conde de morir,
a mayor fuert sazon          no l' podiera fallir,
ca non podie tornar se          nin podia foir,
las coitas que sofria          non las podrie dezir.

498 Estava apeado          derredor su mesnada,
escudo ante pechos,          en la mano su espada.
«Vala me -dixo- Cristus,          la tu virtud sagrada,
non quede oy Castiella          de ti desanparada.»

499 Los moros eran muchos,          tenien lo bien çercado;
maguer que el buen conde          estava apeado,
feria a todas partes          a guisa d'esforçado:
los sus buenos vassallos          valieron lo priado.

500 Dieron le un buen cavallo          qual el mester avia,
dava graçias a Dios,          fazie grand alegria:
«Señor, merçed tamaña          gradeçer no t' podria,
que tal bien acorriste          a la grand coita mia.»

501 Dexemos nos el conde,          mejor de otros reyes,
faziendo lo que faze          el lobo en las greyes;
tornemos a los otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Otros jefes castellanos

502 Los de Gustio Gonçalez,          que la otra az guiava,
-corria mucha sangre          por do el aguijava,
ivan grandes arroyos          commo fuent que manava-
fazien grand mortandat          en aquesta gent brava.

503 Don Diego Lainez,          con amos sus hermanos,
ferie de la otra parte          con otros castellanos,
fazie grand mortandat          en los pueblos paganos,
todos caien de vuelta,          los moros e cristianos.

504 Los moros, en todo esto,          en valde non yazian,
en los omnes de pie          grand mortandat fazian,
sabed, d'amas las partes          muchos omnes caian,
a los golpes que davan,          las sierras reteñian.

505 Estido la fazienda          en peso todo el dia,
sobre ganar el canpo          era grand la porfia,
tenie s' por bienandante          el que mejor feria;
sobre todos, el conde          llevava mejoria.

506 Ferie los don Fernando          de toda voluntad,
en los pueblos paganos          fazie grand mortandad.
«Valas me -dixo- Cristus,          Padre de Piedad,
sea oy ensalçada          por ti la cristiandad.»

507 Tenie llenos de polvo          la boca e los dientes,
abes podie fablar          por confortar sus gentes,
diziendo: «Oy sed buenos,          vassallos e parientes,
los buenos, en tal dia,          devedes parar mientes.»

508 Dezie: «Ferid de rezio,          mis leales amigos,
avedes muchos tuertos          d'Almançor resçebidos,
pora vengar nos d'el          set bien mientes metidos,
acordat vos que somos          por esso aqui venidos.»

509 El sol era ya puesto,          queria anocheçer,
nin moros nin cristianos          non se podien vençer;
mando luego el conde          el su cuerno tañer,
e ovieron se todos          a la seña acojer.

510 Los pueblos castellanos,          essas gentes cruzadas,
sacaran a los moros          fueras de sus posadas:
el conde don Fernando          con todas sus mesnadas
fueron aquella noche          todas bien albergadas.

511 El conde e sus gentes          las posadas tomaron,
ovieron tal albergue          qual a Dios demandaron,
quanto mester ovieron          todo y lo fallaron,
con sus armas guarnidos          essa noche velaron.


Segundo día de combate. Nuevos golpes del conde y sus capitanes

512 Otro dia mañana,          los pueblos descreidos
estavan en el canpo          con sus armas guarnidos,
dando muy grandes vozes          e grandes alaridos,
los montes e los valles          semejavan movidos.

513 El conde don Fernando,          con su gente loçana,
todos oyeron missa          otro dia mañana;
fueron todos en canpo          a primera canpana,
pararon se las fazes          en medio de la plana.

514 Començaron el pleito          a do lo avien dexado,
llamando «Santiago»,          el apostol onrado;
las fazes fueron vueltas,          el torneo mesclado:
bien avien castellanos          aquel mester usado.

515 Orbita, su alferez,          que traie la su seña,
non sofria mas golpes          que si fuera una peña:
nunca mejor la tovo          el buen Terrin d'Ardeña;
¡Dios perdone la su alma,          que el yaze en Cardeña!

516 El conde don Fernando,          coraçon sin flaqueza,
señor d'enseñamiento,          çimiento de nobleza,
feria en los paganos          sin ninguna pereza;
estonz dixo: «Caveros,          afan ha en pobreza.»

517 El conde don Fernando,          mas bravo que serpiente,
avia la grand fuerça          con el dia caliente,
matava e feria          en la mala semiente,
fazie grand mortandat          en la gent descreyente.

518 Dexemos nos al conde          en la priessa estar,
nunca nasçio omne d'armas          que l' podies' mejorar;
digamos de los otros,          non avien mas vagar,
ca y les iva todo,          caer o levantar.

519 Los unos e los otros          de rezio s' conbatieron;
sabet, d'amas las partes          muchos omnes morieron;
la noche fue venida          e de alli se erzieron,
nada non acabaron          por lo que y venieron.

520 Tornaron se a las tiendas          fanbrientos e lazrados:
levaran fuerte dia,          estavan muy cansados,
avien y muchos omnes          feridos e matados;
çenaron e dormieron          toda la noche armados.


El conde infunde ánimos con la promesa de la ayuda divina

521 El conde don Fernando,          de fazienda granada,
mando a prima noche          llamar essa mesnada;
luego fue a poca d'ora          toda con el juntada,
passaron por oir le          aquella gent lazrada.

522 «Amigos -dixo el conde-,          por Dios, que esforçedes,
por el muy mal lazerio,          que vos non desmayedes:
cras ante de la nona          un grand acorro avredes,
en manera que vos          el canpo vençeredes.

523 Si quisieredes vos          que el canpo venzamos,
ante del sol salido          nos los acometamos:
si de rezio ferimos          e vagar non les damos,
dexar nos han el canpo          ante que los firamos.

524 De muertos o vençudos          non nos escaparan,
arrancados del canpo          e vençudos seran,
iremos en alcanco,          ca de nos fuiran:
vengar nos emos d'ellos          del mal que fecho han.

525 Ca seguro so yo:          vençudos non seremos,
ca ante que esso fuesse          morir nos dexariemos,
de dexar nos prender          a vida non querriemos,
ca bien se yo de nos          que lo meior faremos.»

526 Pues que el conde ovo          la razon acabada,
-sabie bien cada uno          su çertera entrada-
tornaron a sus tiendas,          cada uno a su posada,
dormieron e folgaron          essa gente cruzada.


Tercer día de combate. El ejército castellano en apuros

527 Otro dia mañana,          fueron se levantar,
vestieron se las armas          por al canpo tornar,
començaron a Dios          de coraçon rogar
que y contra los moros          los fuesse ayudar.

528 La oraçion acabada,          las lanças abaxaron,
fueron ferir en moros,          «Santiago» llamaron;
maguer que eran cansados,          todos se esforçaron,
mas esforçada miente          que ante començaron.

529 El conde don Fernando,          omne muy bienandante,
fazie grand mortandat,          mas rezio que de ante;
fue la gente africana          d'aquesto muy pesante,
non avie y ninguno          que se l' paras' delante.

530 Todos de coraçon          eran pora lidiar,
nin lanças nin espadas          non avian vagar,
reteñien los yelmos,          las espadas quebrar,
ferien en los capiellos,          las lorigas falsar.

531 Los chicos e los grandes          todos mientes paravan,
commo a angel de Dios          todos a el guardavan;
quando oian «Castiella»,          todos se esforçavan,
todos en su palabra          grand esfuerço tomavan.

532 Don Gustio Gonçalez          era leal cabdiello,
avia en los primeros          abierto un grand portiello;
un rey de los de Africa,          un valiente cabdiello,
ferio l' d'un espadada          por medio del capiello,

533 Capiello e almofar          e la cofia d'armar
ovo los la espada          ligero de cortar,
ovo fasta los ojos          la espada de passar,
d'aqueste golpe ovo          don Gustio a finar.

534 Alli do el murio          non yazie el señero:
un sobrino del conde,          que era su conpañero,
mato se con un moro          que era buen cavero:
non avie y de moros          mas estraño braçero.

535 Cristianos otros muchos          por ende y morieron;
ellos en todo esto          en valde non se ovieron,
en los pueblos paganos          grand mortandad fizieron:
fablaron d'ello sienpre          todos quantos lo oyeron.


Valor y arenga del conde

536 Al conde don Fernando          llegaron los mandados
commo eran los mejores          de los otros finados;
los cristianos estavan          tristes e deserrados:
si non los acorria,          eran desbaratados.

537 Quando lo oyo el conde          por end fue muy quexado,
aguijo el caballo,          acorrio les priado;
fallo de mala guisa          revuelto el mercado:
presos fueran o muertos          si non fuera llegado.

538 Ferio luego el conde          en los pueblos paganos,
de los que el alcançava          pocos se ivan sanos;
dizie: «Yo so el conde;          esforçad, castellanos,
ferid los bien de rezio,          amigos e hermanos.»

539 Los cristianos lazrados,          quando aquesto vieron,
aunque eran mal andantes,          todo el miedo perdieron;
todos con su señor          grand esfuerço cogieron,
en las azes paganas          muy de rezio ferieron.

540 El conde castellano,          de coraçon conplido,
dizie: «Ferit, caveros,          oy avedes vençido;
non se do falle pan          quien oy fuer' retraido:
mucho le valdrie mas          que nunca fues' nasçido.»

541 Non se omne en el mundo          que al conde oyesse
que en ninguna manera          ser le malo podiesse;
nunca podrie ser malo          el que con el comiesse:
mejor devrie ser que otro          el que con el visquiesse.

542 Quien a Gustio Gonçalez          essas oras matara,
del conde, si podiera,          de grado se desviara,
si lo guisar podiera,          mejor lo baratara:
al señor de Castiella          fue se l' parar de cara.

543 El grand rey africano          oyera lo dezir
que nul omne al conde          non se l' podie guarir;
por tanto, si podiera,          quisiera lo foir:
no l' dio vagar el conde          e fue lo a ferir.

544 Firio le luego el conde          e partio le el escudo,
rompio l' las guarniçiones          con fierro mucho agudo:
de muerte el rey de Africa          anparar non se pudo,
de çima del cavallo          a tierra fue abatudo.

545 Fueron los africanos          d'esto mucho pesantes,
ca eran del buen conde          todos muy malandantes,
ferieron sobre el conde          mas de mill cavalgantes,
el torneo fue vuelto          mas firme que de antes.


Situación crítica. Oración del conde

546 Mataron bien quarenta          de parte de Castiella,
salie mucho cavallo          vazio de su siella;
avie de sus vassallos          el conde grand manziella,
coido se que sin duda          se perderie Castiella.

547 Era en fuerte cuita          el conde don Fernando,
iva, si se l' fiziesse,          su muerte aguisando;
alço al çielo los ojos          al Criador rogando,
com' si fuesse con el,          assi le esta llamando:

548 «Pues non so venturoso          d'esta lid arrancar,
quier que escapar pudiesse,          yo non quiero escapar,
nin nunca vere yo          mas coita nin pesar,
meter me he en logar          do me hayan de matar.

549 Castiella, quebrantada,          quedara sin señor,
ire con esta rabia,          mesquino pecador;
sera en cautiverio          del moro Almançor:
por non ver aquel dia,          la muerte es mejor.

550 Señor, ¿por que nos tienes          a todos fuerte saña?;
por los nuestros pecados,          non estruyas a España:
perder se ella por nos          semejarie fazaña,
que de buenos cristianos          non avria calaña.

551 Padre, Señor del mundo,          e vero Jesucriste:
de lo que me dixeron,          nada non me toviste:
que me acorrerias          comigo lo posiste;
yo non te fallesçiendo,          tu ¿por que me falleçiste?

552 Señor, pues es el conde          de ti desanparado,
que por alguna cosa          eres d'el despagado,
resçibe tu, Señor,          en comienda el condado;
si non, sera aina          por suelo astragado.

553 Pero yo non morre          assi desanparado:
antes avran de mi          los moros mal mercado;
tal cosa fara antes          este cuerpo lazrado,
que, quanto el mundo dure,          sienpre sera contado.

554 Si atanta de graçia          me quesiesses tu dar
que yo a Almançor          me pudiesse allegar,
non creo yo que a vida          me pudiesse escapar:
yo mismo cuidaria          la mi muerte vengar.

555 Todos los mis vassallos          que aqui son finados
serien por su señor          este dia vengados,
todos en paraiso          conmigo ayuntados:
farie muy grande honra          el conde a sus criados


Aparición de Santiago Apóstol

556 Querellando se a Dios          el conde don Fernando,
los finojos fincados,          al Criador rogando,
oyo una grande voz          que le estava llamando:
«Fernando de Castiella,          oy te creçe grand bando.»

557 Alço suso los ojos          por ver quien lo llamava,
vio al Santo apostol          que de suso le estava:
de caveros con el          grand conpaña llevava,
todos armas cruzados,          commo a el semejava.

558 Fueron contra los moros,          las sus azes paradas,
-¡nunca vio omne nado          gentes tan esforçadas!-;
el moro Almançor,          con todas sus mesnadas,
con ellos fueron luego          fuerte miente enbargadas.

559 Veien d'una señal          tantos pueblos armados,
ovieron muy grand miedo,          fueron mal espantados;
de qual parte venian          eran maravillados;
lo que mas les pesava:          eran todos cruzados.

560 Dixo el rey Almançor:          «Esto non puede ser;
¿do l' recreçio al conde          atan fuerte poder?
Cuidava yo oy sin duda          le matar o prender,
e avra con estas gentes          el a nos cometer.»


Victoria y persecución

561 Los cristianos mesquinos,          que estavan cansados,
de fincar con las animas          estavan desfiuzados;
fueron con el apostol          muy fuerte confortados,
nunca fueron en ora          tan fuerte esforçados.

562 Acresçio les esfuerço,          todo el miedo perdieron,
en los pueblos paganos          grand mortandad fizieron;
los poderes de Africa          sofrir non lo pudieron,
tornaron las espaldas          del canpo se movieron.

563 Quando vio don Fernando          que espaldas les tornavan,
que con miedo de muerte          el canpo les dexavan,
el conde e sus gentes          fuerte los aquexavan,
espuelas e açotes          en las manos tomavan.

564 Fasta en Almenar          a moros malfaçaron,
muchos fueron los presos,          muchos los que mataron,
un dia e dos noches          sienpre los alcançaron,
despues al terçer dia          a Fazinas tornaron.


San Pedro de Cardeña, monumento funerario castellano

565 Buscaron por los muertos          que espessos yazian,
-commo estavan sangrientos          a dur' los conoçian-;
los cristianos finados          que los soterrarian,
cada uno a sus lugares          que se los levarian.

566 El conde don Ferrando,          conplido de bondades:
«Amigos, no m' semeja          que aquesto vos fagades,
d'enbargar vos de muertos          nulla cosa ganades:
metredes grandes duelos          en vuestras vezindades.

567 Los muertos a los vivos          ¿por que han d'enbargar?;
por duelo non podremos          a ninguno tornar;
aqui ha una ermita          que es un buen lugar,
ternia yo por bien          d'alli los soterrar.

568 Nunca podrien yazer          en lugar tan honrado,
yo mismo e mi cuerpo          y lo he encomendado,
mando me y llevar          quando fuere finado,
y quiero yo fazer          un lugar mucho honrado.»

569 Lo que les dixo el conde,          todos esto otorgaron,
los cristianos finados          pora y los llevaron,
mucho honrada miente          alli los soterraron;
quand fueron soterrados,          su camino tomaron.



Anterior Indice Siguiente