Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.

30.      Mote glosado por Pero de Andrade Caminha (Poesías Ineditas, pág. 227) y por George de Montemayor (Cancionero, edic. Alcalá, 1572, fl. 8).

Anterior


31.      �De dentro tengo mi mal- Que de fuera no hay señal...�. Juan del Encina, Teatro completo, pág. 172. Véase Revista de Filología Española, tomo V, 1918, pág. 352.

Anterior


32.      Compárese con la Canción VIII de Garcilaso:

                                      Nadie puede ser dichoso;

                                      señora, ni desdichado,

                                      sino que os haya mirado.

                                      Porque la gloria de veros

                                      en ese punto se quita

                                      que se piensa mereceros.

                                      Así que, sin conoceros,

                                      nadie puede ser dichoso,

                                      señora, ni desdichado,

                                      sino que os haya mirado.

Anterior


33.      Cantiga también glosada por Pero de Andrade Caminha (Poesías Inéditas, pág. 235) y por Gregorio Silvestre (Obras, fl. 76 v.).

Anterior


34.      Es una elegía en la cual la Princesa D.� Juana (?-1573)*, hija del Imperador Carlos V, llora la muerte de su marido el Príncipe Don Juan, hijo del Rey de Portugal, Don Juan III.

     Fue el mozo Príncipe -estudioso y protector de las Musas- ensalzado como tal por los poetas de su tiempo, incluso Luis de Camoens. En la elegía se nota la influencia del lirismo de Garcilaso de la Vega.

*                                            La otra junta a ella es doña Ioana,

                                             de Portugal Prinçesa, y de Castilla

                                             infanta, a quien quitó fortuna insana,

                                             el seçptro, la corona, y alta silla,

                                             y a quien la muerte fue tan inhumana,

                                             que aun ella assí se espanta y marauilla

                                             de ver quan presto ensagrento sus manos

                                             en quien fue espejo y luz de Lusitanos�.

                                                                                          GEORGE DE MONTEMAYOR, Diana, libro 4.�, p. 300.

Anterior


35.      �...el cuerpo es la prisión, y el alma el preso�. Boscán, Soneto 52. -�...verás mi ánima del desventurado cuerpo en espacio breve ser separada�. Lope de Rueda, Tymbria, OBRAS. Tomo II, p. 129. -�el alma abandonaba ya la humana -carne...�. Garcilaso, Égloga II, 561-62.

Anterior


36.      Citherea.

Anterior


37.      tercero assiento -vide: �tercer cerco�. Juan de Mena, Las Trescientas. -�tercera rueda�. Garcilaso, Égloga I, 400.

Anterior


38.      -suppremo- así en la edición príncipe.

Anterior


39.      guerra del amor -inquietud angustiosa. -�el Amor destierra -y da guerra -al que l'es aficionado!). Lucas Fernandes, Églogas y Farsas, p. 121. -�Quédate en paz, causadora de mi guerra...�. Cervantes, Quijote. Parte Primera, cap. 23. Véase Enfatriões, nota 292.

Anterior