Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
 

1

En las citas que se aducen de los textos del poeta, van en el primer paréntesis referencias a la edición de Oreste Macrí: Poesie (Lerichi, Milano). Acoge el segundo paréntesis la fecha de la composición, siguiendo casi en todos los casos la data de Macrí.

 

2

Hay un caso mucho más tardío (1925), donde también hay un río real como imagen de la vida. Se trata de caracterizar la situación del poeta por medio de la descripción de un río:

 

3

También los espejos y las galerías. Sobre esto último véase Ricardo Gullón: «Mágicos lagos de A. M.», Los papeles de Son Armadáns, Palma de Mallorca, 1962; núm. 35-37, pp. 132-173.

 

4

Es en los «Recuerdos de fiebre, sueño y duermevela» donde tiene lugar el diálogo:

CARONTE
-¿Delito?
-No recuerdo...
-¿Ida, no más?
-¿Hay vuelta?
-Sí.
-Pues ida y vuelta, ¡claro!
-Sí, claro... y no tan claro: eso es muy caro.
-Aguarda un momentín, y embarcarás.

(CLXXXII-IX, p. 894)                


 

5

El mismo trasiego de agua y una simbología cercana a la de la fuente nos encontramos en la noria:


...¿Está seca
la noria del pensamiento,
los cangilones vacíos,
girando, de sombra llenos?



y también en la poesía titulada «La noria».

Es posible que esta imagen machadiana guarde relación con el emblema que representa los arcaduces de una noria y lleva por leyenda: «Los llenos, de tristeza, y los vacíos, de esperanza». Más probable es el recuerdo de la obra de Jorge Manrique, donde aparece también la imagen poética de la noria.

 

6

En esta dualidad objetiva se plantea también la contraposición movimiento-estatismo, tema que obsesionó siempre a don Antonio. En este caso, sin embargo, es un problema secundario al que se concede escasa importancia.

 

7

La fuente es receptáculo del pasado. La «leyenda del pasado», contrapuesta a la historia, se encuentra con frecuencia en la obra machadiana bajo las formas de historia-pena, historia-melancolía. Donde vemos cómo pena y melancolía se identifican entre sí y con la «leyenda olvidada». Es una caracterización sentimental paralela a la que reciben los espejos, cuyas simbología es cercana a la de la fuente.

 

8

La influencia de la filosofía oriental puede llegarle a Machado por medio de Schopenhauer, por quien nuestro poeta sentía un vivo interés y a quien comenta en más de un ensayo.

 

9

Se refiere Machado a los anteriores encuentros con la fuente, reflejados en los poemas que hemos ido viendo.

 

10

Uso del artículo que revela una vez más el gusto de Machado por las formas poéticas populares o tradicionales. Lo mismo ocurre en el poema que comienza: «Que tú me viste hundir mis manos puras», donde el que narrativo, frecuente en la poesía popular, representa la misma tendencia. Este que ha sido estudiado por Leo Spitzer, en RFH, 1942, IV, pp. 106 y ss. «Sintaxis y estilística del español que».