Saltar al contenido principal

Baldomero Lillo

Presentación

Por Berta López Morales

Baldomero Lillo Figueroa nació en Lota, un pequeño pueblo minero de la provincia de Concepción, Chile, el 6 de enero de 1867. Sus padres fueron José Nazario Lillo Mendoza y Mercedes Figueroa. El matrimonio tuvo ocho hijos, entre los que se encuentra su hermano Samuel Lillo, escritor chileno, ganador del Premio Nacional de Literatura en 1947. Su madre enseñó a los hijos las primeras letras.

Seguramente su salud precaria -padeció de tos convulsiva-, unida a una falta de interés por los estudios convencionales y la muerte de su padre lo hacen abandonar el liceo y comenzar a trabajar como dependiente y, posteriormente, como jefe de una pulpería, en la zona minera de Lota y cercanías de Coronel, respectivamente. Esta experiencia laboral le permitió observar y conocer de primera fuente el sufrimiento, la explotación y las precarias condiciones en que vivían los mineros, como se refleja en sus relatos de Sub terra. De carácter silencioso, algo vacilante de ademanes, su figura se levantaba inconfundible en las tertulias literarias a las que acudía en Santiago, en compañía de su hermano Samuel. Recibe diferentes premios por su obra y comentarios críticos, que lo consideran un maestro del cuento de corte realista y social. Posteriormente, en 1907 publica Sub sole, colección de cuentos cuyo escenario ya no es el de las profundidades sino que está ambientado a ras de suelo bajo la luz del sol, escribe sobre modos de vida y de trabajo del mundo campesino, temas a los que volverá en Relatos populares. La imposibilidad de escribir una novela que narrara los luctuosos hechos acaecidos en la pampa salitrera, lo sume en un profundo silencio pues no logra encontrar la forma ni el estilo que satisfagan su propuesta estética. Pese a los estímulos permanentes de sus compañeros de generación no pudo escapar de la abulia, su debilidad pulmonar mina día a día su lazo con este mundo, que  se rompe el 10 de septiembre de 1923.